Skip to main content

Ley 3 – Escondé tus intenciones

¿Escuchaste de algún hábil general, que mientras intenta sorprender a su enemigo, le anuncia su plan?
Disimula tu propósito y escondé tu progreso; no divulgues tus planes hasta que no puedan ser
opuestos, cuando el combate ya haya terminado. Ganá la victoria antes de declarar la guerra. En resumen, imita aquellos en la guerra a quienes nadie supo que estaban haciendo excepto por el resultado devastador que dejaron a su paso (Ninon de Lenclos, 1623-1706)

Toma bastante esfuerzo controlar tu lengua y estar atento a lo que revelas. Es mucho mas prudente medir tus palabras y decirle a la gente lo que quiere escuchar antes que la dura y cruda realidad de lo que sentís o pensás. Mas importante, si son deshinibidamente abierto te volvés tan predecible y familiar que se vuelve casi imposible respetarte o temerte, y ninguna persona que no pueda inspirar tales emociones no puede acumular poder.

Capacitate en el arte de ocultar tus intenciones. Volvete un maestro en ese arte y siempre vas a tener la ventaja. Nuestro primer instinto es siempre confiar en las apariencias. Este hecho hace que sea relativamente fácil disimular nuestras propias intenciones. Veamos como la gente disimula sus intenciones y te engaña.

1. Usa señuelos para confundir a la gente

Apoyá una idea o causa que sea contraria a tus propios sentimientos pero que te pueda ayudar a lograr tus objetivos. Por ejemplo: Ocultá tus intenciones pero no cerrándote (con el riesgo de aparecer como reservado y hacer hacer que la gente sospeche) sino al contrario, ¡hablando sin parar de tus deseos y objetivos! – solo que no los de verdad. Con esta táctica terminas matando tres pájaros de un tiro: Aparecer como alguien amistoso, abierto y confiable; disimulas tus verdaderas intenciones; y haces que tus rivales terminen consumiendo tiempo en pistas falsas.

2. Falsa Sinceridad

La gente confunde fácilmente la sinceridad con la honestidad. Recordá – su instinto les hace confiar en las apariencias, y como valoran la honestidad y quieren creer en la honestidad de quienes los rodean, raramente van a dudar de vos o ver a través de tu actuación. Si te ves como alguien que cree lo que dice le da a tus palabras un gran peso. Acordate: los mejores impostores hacen todo lo que pueden para ocultar sus cualidades no honestas. Cultivan un aire de honestidad en un área para disimular su deshonestidad en otra.
La honestidad es simplemente otro señuelo en su arsenal.

3. In-Expresiones Faciales

Detrás de un exterior sobrio e ilegible, se puede planear cualquier tipo de caos, sin ser detectado. Esta es un arma que los hombres mas poderosos de la historia aprendieron a perfeccionar.

4. Gestos Nobles
La gente quiere creer que todos los gestos nobles son genuinos, ya que esa creencia es placentera. Rara vez notan cuan engañosas pueden ser esos gestos.

5. Aparentar pertenecer a un grupo
Es la tendencia a confundir las apariencias con la realidad – el sentimiento de que si alguien parece pertenecer a tu grupo, su pertenencia debe ser real. Este hábito puede ser muy efectivo. El truco es fácil: Simplemente te volvés casi inconfundible con aquellos que te rodean. Cuanto mejor te adaptes menos sospechoso te volvés. Acordate: Toma paciencia y humildad descolorearte lo suficiente para no destacar y ponerte la mascara de discreción. No desesperes por tenes que llevar tal mascara – a menudo la gente se va a ver atraída a vos justamente por ser difícil de leer, una cualidad que hace que parezcas una persona con poder.

¿Dé que forma se aplica esto para engañar a la gente?

Simplemente poniéndote un objeto que pareces desear, un objetivo al que pareces apuntar, en los ojos de la gente van a tomar esas apariencias por encima de la realidad. Una vez que sus ojos se enfocan en el señuelo que les pusiste, van a dejar de notar tus verdaderas intenciones. Los políticos usan esta tecnica todo el tiempo.

Objetos deseados de señuelo y cómo lograr que una mujer se enamore de vos
El Marqués de Sevigne era inexperto en el arte del amor. Le confió este hecho a la famosa cortesana francesa del siglo diecisiete Ninon de Lenclos, para que lo instruya sobre como seducir a una joven y difícil condesa. Ella lo hizo seguir un plan durante varias semanas, donde el Marqués aparecería en público siempre rodeado de hermosas mujeres, en los lugares donde se esperara que la condesa lo viera. El debía asumir un aire de indiferencia. Esto aumentó los celos de la joven condesa, la cual no estaba segura de su interés en ella. Un día el Marqués, no pudiendo controlar su pasión, rompió el plan de Ninon y se le soltó a la condesa de que la amaba. Luego de esta confesión la condesa dejo de encontrarlo interesante y comenzó a evitarlo. Toda la premisa de las citas se basa en juegos, movidas decisivas y en ser impredecible. Si demostrás tus sentimientos demasiado pronto se termina volviendo en un show de pasión aburrido. Una puerta cerrada que nunca se puede volver a abrir. En la seducción, tenes que enviar señales conflictivas, tales como el deseo y la indiferencia, y no solo las vas a despistar, sino que les vas a avivar el deseo de poseerte.

Otto von Bismarck se vuelve el Primer Ministro de Prusia
Otto era un comisario del parlamento Prusiano en una época en la que muchos de sus compañeros comisarios pensaban que era posible ir a la guerra contra Austria y vencerla. Bismark también quería entrar en guerra pero sabia que el Rey no estaba a favor de ella. También sabia que el ejercito Prusiano no estaba preparado, así que ideo una forma ingeniosa de lograrlo. Públicamente declaró sus halagos por los Austriacos y habló de la locura de la guerra. Muchos comisarios terminaron así cambiando sus votos. Si Bismark hubiera anunciado sus verdaderas intenciones, argumentando que era mejor esperar para poder luchar y ganar decisivamente luego, no hubiera podido ganar. La mayoría de los Prusianos querían ir a la guerra en ese momento y creían equivocadamente que su ejercito era superior al Austriaco. Si hubiera ido al Rey, su sinceridad hubiera sido cuestionada. Pero al declarar engañosamente que quería la paz y al disimular sus verdaderas intenciones, el discurso de Bismarck lo catapultó a la posición de Primer Ministro. No mucho después lideró al país en una guerra contra los Austriacos, en el momento justo, cuando el sintió que el ejercito Pruso era mas capaz y unido que Alemania.

Duque de Marlborough uso esto mismo en la Sucesión Española
Durante la Guerra de Sucesión Española en 1711, el Duque de Marlborough, cabeza del ejercito Ingles, quería destruir un fuerte Francés clave, porque protegía un camino vital hacia Francia. Sin embargo el sabia de que si lo destruía, los Franceses se darían cuenta de lo que realmente quería – avanzar por ese camino hasta conquistar Francia. En cambio, simplemente capturó el fuerte y lo acuartelo con algunas de sus tropas, haciendo parecer como si lo quisiera utilizar para algún otro propósito. Los Franceses atacaron el fuerte y el duque les dejo recapturarlo. Una vez que los franceses lo Recuperaron, sin embargo, lo destruyeron, pensando que así evitaban que el duque lo pueda usar para sus objetivos. Una vez que el fuerte ya no estuvo y el camino quedó desprotegido, Marlborough pudo marchar fácilmente hacia Francia.

Iago engaño y destruyo a Otello siendo sincero
Dado lo profundo de sus emociones, la aparente sinceridad de sus dudas sobre la supuesta infidelidad de Desdémona, ¿Cómo podía Otello desconfiar de él? La sinceridad es una herramienta delicada: Si apareces demasiado pasional levantas sospechas. Si sos medido y creíble tu engaño va a pasar sin problemas.

Henry Kissinger uso In-expresiones faciales para ganarle a sus oponentes
Henry Kissinger solía aburrir a morir a sus oponentes en la mesa de negociaciones con su voz monótona, su mirada vacía y su interminable descripción de todos los detalles; entonces, cuando los ojos de sus oponentes se volvían vidriosos del aburrimiento, les pegaba con una lista de términos audaces. Tomados por sorpresa, terminaban siendo fácilmente intimidados. Así lo explican los manuales de poker, “Mientras juega su mano, el buen jugador rara vez es un actor. En cambio, practica un comportamiento aburrido que minimiza tenes patrones legibles y termina frustrando y confundiendo a sus oponentes, a la vez que le permite lograr mayor concentración.”

Los Espías usan el método de “Aparentar pertenecer a un grupo”

Durante la Guerra Fría de los 50 y 60, un montonazo de empleados públicos Británicos pasaron secretos a los Soviéticos. Pasaron indetectables por años ya que aparentaban ser tipos decentes, habiendo ido a las escuelas correctas y calzando en el estereotipo perfectamente.

(enlace al original en ingles)

Navegación de la Serie<< Ley 2 – Nunca confíes demasiado en tus amigos, aprendé a usar a tus enemigosLey 4 – Siempre decí menos de lo necesario >>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: