Skip to main content

Ley 4 – Siempre decí menos de lo necesario

Hay momentos donde no es inteligente quedarse callado. El silencio puede levantar sospechas y hasta inseguridad, especialmente en tus superiores; un comentario vago o ambiguo puede llevar a interpretaciones que no habías previsto. El hacer silencio y el decir menos de lo necesario se debe hacer con cautela, y solo en la situación correcta. Veamos seis formas de ejercer mas poder al practicar como escuchar.

Hace que la gente revele mas sobre si mismos

Hablar menos hace que la gente revele mas sobre si mismos. Esta es información que podes llegar a usar contra ellos mas adelante. Tus respuestas cortas y silencios los va a poner a la defensiva, haciendo que se pongan nerviosos e intenten llenar los silencios con todo tipo de comentarios que pueden terminar revelando información valiosa sobre ellos y sus debilidades. Cuanto mas escuchas, mas logras que los demás estiren la lengua. Y mientras hacen eso, vos quedas libre para entender sus intenciones reales.

La gente escucha e interpreta cada palabra cuidadosamente

Hablar menos fuerza a que la gente escuche e interprete cada palabra que decís cuidadosamente. Tu silencio va a hacer que los demás se sientan incómodos. Los humanos somos máquinas de interpretar y explicar; necesitan saber qué es lo que estas pensando. Cuando controlas cuidadosamente lo que revelas, no pueden dilucidar que es lo que querés decir ni tus intenciones. Van a irse de la reunión y llegar a casa mientras piensan sobre cada palabra. Esta atención extra a tus comentarios breves solo le suman a tu poder. Los maestros del enigma como Andy Warhol y Marcel Duchamp sabían del poder de hablar menos y mantener en vilo a la gente. Mientras menos hablaba Duchamp sobre su trabajo, mas se hablaba de él en los círculos de arte. Andy Warhol se dio cuenta que era difícil convencer a la gente para poder hacer lo que el quería, así que cuando lo entrevistaban, daba respuestas vagas y ambiguas y dejaba que el entrevistador llegue tenga sus propias interpretaciones.

Una vez que las palabras salieron de tu boca, no las podes recuperar

Mantené las palabras bajo control. Se muy cuidadoso con el sarcasmo: Esa satisfacción momentánea que obtenés con tus palabras hirientes no compensan el precio que terminas pagando.

Cuanto mas decís, menos especial pareces

Cuando intentas impresionar a la gente con palabras, cuanto mas decís, menos especial pareces, y por ende menos control tenes. Incluso si estas diciendo una cosa banal, va a parecer original si lo haces vago, indefinido y enigmático.

Decir menos evita que digas algo tonto o peligroso

Cerca del 454 A.C., Coriolano, un gran héroe militar de la antigua Roma. La gente le tenia una gran admiración. Decidió competir para el senado y dijo lo que pensaba, a duras penas pudiendo contener su arrogancia y su jactancia. Difamó e insulto gente. Cuando mas discursos daba, menos lo respetaban. Sufrió el enojo del pueblo y eventualmente desterrado de la ciudad.

La gente no te va a poder engañar si nunca sabe cual es tu postura

Luis XIV era un hombre de muy pocas palabras. Su famoso “Ya veremos” era una de las muchas frases extremadamente breves que utilizaba para todo tipo de pedidos. Luis no fue siempre así; cuando joven se lo conocía por hablar mucho, deleitando a sus interlocutores con su elocuencia. Su comportamiento silencioso de grande fue auto-impuesto, un acto, una mascara que usaba para desequilibrar a que todos los que estuvieron abajo de el. Nadie sabia con exactitud donde se paraba, o podía predecir sus reacciones. Nadie podía engañarlo diciéndole lo que quería escuchar, porque nadie sabia lo que quería escuchar. Y mientras mas hablaban ante el silencioso Luis, mas revelaban sobre si mismos, información que luego el usaría contra ellos con excelentes resultados. Al final, el silencio de Luis mantuvo a aquellos cerca de el aterrorizados y bajo su pulgar. Fue una de las bases de su poder. Como escribió Saint-Simon, “Nadie supo como venderle palabras, sonrisa o incluso sus miradas. Todo en el era valioso porque el generaba diferencias, y su majestad se veía exaltada por la escasez de sus palabras”

 

Decir menos de lo necesario no es solo para los reyes y los estadistas. En la mayoría de las áreas de la vida, cuanto menos decís, mas profundo y misterioso pareces. Al hablar menos de lo necesario creas la apariencia de significancia y poder. Además, mientras menos decís, menos riesgo tenes de decir algo tonto, o peligroso para vos.

(enlace al original en ingles)

Navegación de la Serie<< Ley 3 – Escondé tus intencionesLey 5 – Demasiadas cosas dependen de tu Reputación – Protegela con tu vida >>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: