Skip to main content

Ley 8 – Hace que los demás acudan a vos, mentí si es necesario

Cuando forzás a otra persona a actuar, sos vos el que está en control. Siempre es mejor hacer que tus oponentes vayan contra vos, abandonando sus propios planes en el proceso. Atraelo con la promesa de ganancias fabulosas, y después atacá. Vos sos el que reparte las cartas.

Charles Maurice de Talleyrand, el ministro de relaciones exteriores de Napoleón puede dar fe de esto. Talleyrand fue el maestro manipulador detrás de el dramático escape de Napoleón luego de su exilio a la Isla de Elba. Talleyrand sabía que la debilidad de Napoleón era su arrogancia y aprovechó esa debilidad con la habilidad estratégica de un jugador de Poker. Talleyrand se tomó su tiempo y generó las conexiones correctas que lo ayudó a crear el un plan increíblemente elaborado para destronar a una de las personas mas infames, Napoleón Bonaparte.

Estrategias para Recordar

Reaccionar en lugar de dirigir

Hace que los demás reacciones a tus movimientos, forzarlos a ir a la defensiva. Aprovechá sus ineficiencias para mantenerte calmado.

Agresión vs acción efectiva

No gastes mucha energía tratando de tener razón, tomate tu tiempo como Talleyrand. Hace que los demás vengan a vos, prepara tu carnada para ello.

Controla la situación

Conocé las debilidades de tus oponentes. Aquel que tiene el control, tiene el poder.

Controla tus emociones

Nunca te dejes influenciar por tu enojo. La gente agresiva nunca tiene el control

Un buen ejemplo es el de Japón durante la guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905, Japón logró plantar información falsa que desvió a la flota Rusa por 10.000 kilómetros forzándolos a meterse en territorio hostil. Para cuando volvieron, los marineros Rusos estaban debilitados y exhaustos por el largo viaje que habían hecho. A pesar de tener una milicia naval mas débil, los Japoneses plantó el cebo que les permitió obtener la ventaja sobre los Rusos y, por supuesto, terminaron destruyéndolos gracias a su reacción a un rumor.

5 Beneficios de hacer que tus oponentes vengan a vos

  1. Es algo sabio atraer a tus oponentes a territorio hostil; es una forma sutil de ponerlo a la defensiva.
  2. Tu oponente va a estar nervioso lo que va a causar que se apure en sus acciones y cometa errores.
  3. Querés crear la ilusión de que tu oponente tiene control de la situación.
  4. A menudo, la codicia, deseos y emociones de tus oponentes pueden ser usados como grandes motivadores lo que significa que pueden ser fácilmente distraídos y/o derrotados.
  5. Lograr que alguien se cave su propia tumba fuerza su mano y te hace aparecer mas poderoso y comandar respeto.

¿Te preguntas si hay algún momento en el que sea beneficioso ir hacia tu oponente? Si, por supuesto que como toda regla tiene excepciones. Dependiendo de la situación, tirar el anzuelo y sentarse a esperar es la elección mas sabia, pero tomar la iniciativa y atacar a tu oponente tiene sus ventajas. El elemento de la sorpresa deja al oponente sin tiempo para pensar un contraataque. Quedan a tu merced y sin otra opción que responderte en tus propios términos.

El mayor tema es saber que táctica usar y en que momento hacerlo. Poner la carnada y esperar o atacar con fuerza, ese es el verdadero dilema. Podes ser como el cazador de osos que pone la trampa de miel. No se cansa ni arriesga su vida buscando un oso al que casar, al contrario pone la trama y espera pacientemente a que el oso vaya hacia el. O, si no tenes el tiempo de tu lado, atacas rápidamente para intimidar y tomar control. Elegí tu táctica con sabiduría.

(enlace al original en ingles)

Navegación de la Serie<< Ley 7 – Hace que otros trabajen por vosLey 9 – Ganale a los demás con acciones, no palabras >>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: