Skip to main content

Ley 5 – Demasiadas cosas dependen de tu Reputación – Protegela con tu vida

Esta entrada es la parte 5 of 13 de la serie 48 Leyes del Poder

¿Por qué la reputación es tan importante?

La reputación es el pilar del poder. En el reino de lo social, las apariencias son el barómetro de casi todas tus decisiones. Tu reputación es tu protección en el peligroso juego de las apariencias, dándote un control sobre cómo te juzga el mundo y distrayendo las miradas inquisidoras de los demás de ver cómo sos en realidad, una posición muy poderosa de conseguir.

Una reputación fuerte aumenta tu presencia y exagera tus cualidades sin necesidad de utilizar mucha energía. También puede ayudarte a crear un aura a tu alrededor donde inspiras respeto, e incluso temor. Durante la lucha en el desierto del Norte de África en la Segunda Guerra Mundial, el general Alemán Erwin Rommel tenia la reputación de realizar ingeniosas maniobras engañosas que causaban terror a todo aquel que lo enfrentaba. Incluso con sus fuerzas diezmadas y con los tanques Británicos superándolos en numero de cinco a uno, se evacuaban ciudades enteras con la sola noticia de su llegada. Como bien dicen, tu reputación inevitablemente te precede, y si esta inspira respeto, mucho del trabajo ya va a estar hecho incluso antes de que aparezcas en escena, o digas una sola palabra.

Durante la guerra China de los Tres Reinos (207-265 D.C.), el General Liang pudo engañar a su rival Sima Yi  de una forma tan simple como dejar que su historial como líder invicto en la batalla haga su trabajo por el. Las tropas de Liang se encontraban superadas en numero por las de Sima Yi, sin embargo Liang elaboro un astuto plan como último recurso. Liang se puso una túnica Taoista y salió afuera de la ciudad que defendía mientras tocaba la luta. Sus soldados, en lugar de esperar fuera de la ciudad a los enemigos, entraron en ella, cerraron las puertas y se escondieron. Cuando las tropas de Sima Yi llegaron a una ciudad sin defensas, Yi reconoció a su oponente apoyado contra la pared. Temiendo una trampa, Sima Yi llamó a la retirada.

Cómo construir una reputación

Al principio tenes que concentrarte en establecer una reputación para una cualidad sobresaliente, ya sea generosidad, honestidad o astucia. Esta es la cualidad que te destaca del resto y pone a los demás a hablar de vos. Mas adelante haces que esa reputación sea conocida por cuanta persona puedas (sutilmente, eso si; tomate tu tiempo para construir la reputación con una base solida), y luego observá como se esparce como el fuego. La reputación es un tesoro que se debe reunir y acumular meticulosamente. Especialmente cuando recién la estas estableciendo, es importante que la protejas estrictamente, anticipando todos los ataques contra ella que puedan surgir.

Simplificá tu reputación basándola en una cualidad brillante. Esta sola cualidad -por ejemplo ser eficiente, o seductor- se transforma en tu tarjeta de presentación que anuncia tu presencia y encanta a los demás. Una reputación por la honestidad, por ejemplo, te permite practicar todo tipo de engaños. Casanova usaba su reputación como un gran seductor para allanar el camino de sus futuras conquistas; las mujeres que habían oído de sus poderes se volvían inmensamente curiosas, y querían descubrir por si mismas que era lo que lo hacia tan románticamente exitoso.

4 Formas de salvaguardar y fomentar tu reputación

1 – Nunca te muestres desesperado en tu defensa contra las calumnias de los demás

No te permitas enojarte o volverte defensivo ante comentarios injuriosos de tus enemigos, solo logras mostrarte como inseguro y con poca confianza de tu reputación. Seguí tu camino y nunca te muestres desesperado cuando te defiendas.

2- Sembrá la duda y esparcí rumores sobre tu rival

Un ataque contra la reputación de otro hombre es un arma poderosa, en particular cuando vos tenes menos poder que el. En ese tipo de batallas siempre vas a tener menos que perder y mas que ganar, podes aprovechar que tu reputación todavía es mucho mas pequeña y dificulta sus ataques.
P.T. Barnum usó tales tácticas con gran éxito en los inicios de su carrera. Pero cuidado, para ejecutar esta táctica necesitas habilidad; nunca tenes que dar la impresión de que estas vengándote. Si no arruinas la reputación de tu enemigo inteligentemente, vas a terminar arruinando la tuya. Incluso cuando lo niegan vehementemente, la gente se va a preguntar por que están tan a la defensiva. Barnum uso esta táctica para arruinar la reputación de su competidor Peale al sembrar dudas sobre la estabilidad y solvencia de su museo. La duda es un arma poderosa: una vez que aparece en forma de rumores insidiosos, tus oponentes quedan atrapados en un dilema horrible. Por un lado pueden negar los rumores, incluso probar que fuiste vos quien los injurió. Pero siempre va a quedar una capa de sospecha: ¿Por qué se defiende tan desesperadamente? ¿Quizá porque hay algo de verdad en el rumor?. Si, por el otro lado, siguen su camino y te ignoran, las dudas, sin contrapartida, crecerán todavía mas. Si se hace correctamente, plantar rumores puede ser tan indignante y causar tanto malestar a tus oponentes que al defenderse cometan varios errores. Es el arma perfecta para aquellos que no tienen reputación propia sobre la cual trabajar.

3- Si se te pasa la mano atacando la reputación de otro, llamas la atención sobre tus actos en lugar de sobre la persona a la cual estas injuriando.

Thomas Edison, considerado el inventor que dominó la electricidad, creía que para funcionar el sistema debía estar basado en la Corriente Directa (DC). Cuando el científico Serbio Nikola Tesla parecía haber tenido éxito en crear un sistema basado en la Corriente Alterna (AC), Edison se puso furioso. Decidió arruinar la reputación de Tesla haciendo que el publico creyera que el sistema AC era inherentemente inseguro, y Tesla un irresponsable por promoverlo. Para eso atrapó todo tipo de mascotas hogareñas y las mató electrocutándolas con Corriente Alterna. Cuando incluso esto no fue suficiente, en 1890 logró que las autoridades de la prisión del Estado de Nueva York organicen la primera e ejecución por electrocutación. Pero los experimentos de Edison habían sido todos con pequeños animales; la carga del AC era demasiado débil y el hombro no terminó de morir. Y quizás en la ejecución estatal mas horrible de la historia, se tuvo que repetir el experimento. Fue un espectáculo espantoso. Y aunque, a la larga, solo el nombre de Edison sobrevivió, en el momento estas acciones dañaron mas la reputación de Edison que de Testa. La lección es simple -nunca dejes que se te vaya la mano en ataques como este, porque terminas  llamando mas la atención sobre tus acciones que sobre la persona que estas injuriando.

4- Usa el humor o la burla a costas de tu rival

Cuando tu propia reputación es solida, usa tácticas más sutiles, tales como la sátira y el ridículo, para debilitar a tu oponente mientras te haces ver como un bromista encantador. El poderoso león juego con el ratón que osa cruzarse en su camino -cualquier otra reacción dañaría su temible reputación. Volviendo al ejemplo de Barnum, una vez que logró tener reputación propia, usó la tecnica del falso hipnotismo: ridiculizó a su rival Peale y su reputación con gran éxito. Una vez que tu base de respeto es sólida, al ridiculizar a tu oponente lo forzás a que se ponga a la defensiva y llamás todavía más la atención sobre vos, aumentando así tu reputación. Las injurias e insultos son demasiado una vez llegado a este punto; son feos y pueden terminar dañándote mas de lo que te ayudan. Pero un poco de humor y burla sugiere que tenes suficiente sentido del humor como para reírte a costas de tus rivales. Un frente humorístico te puede hacer ver como un animador inofensivo mientras llenas de agujeros a la reputación de tu rival.

Cómo mejorar una mala reputación

Quizá ya hayas manchado tu reputación, así que ahora no podes establecer una nueva. En tales casos es inteligente asociarte con alguien cuya imagen es la opuesta de la tuya, aprovechando su buen nombre para limpiar la tuya. Es difícil, por ejemplo, de borrar una reputación de mentiroso por vos mismo; pero una persona considerada un modelo de honestidad te puede ayudar. Cuando P.T. Barnum quiso limpiar su reputación de promotor de entretenimiento vulgar, trajo a la cantante Jenny Lind desde Europa. Jenny tenia una reputación estelar, de altísima clase, y el tour Estadounidense patrocinado por Barnum mejoró muchísimo su imagen. De igual manera los grandes Barones del robo del siglo 19 de E.E.U.U. no podían deshacerse de su reputación por crueldad y maldad. Solo pudieron suavizar su imagen cuando empezaron a coleccionar arte, y de esa forma los nombres de Morgan y Frick se asociaron permanentemente con aquellos como Da Vinci o Rembrandt.

(enlace al original en ingles)

Navegación de la Serie<< Ley 4 – Siempre decí menos de lo necesarioLey 6 – Llamá la atención a toda costa >>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: