Skip to main content

Antes y Después: Describiendo dos años de transformación después de la Red Pill

Resumen: A continuación van varios ejemplos de la transformación tanto personal como interpersonales luego de dos años de haber internalizado la verdad y de practicar diariamente la sabiduría compartida en la manosfera.

Cuerpo: Tengo 40 y pico, en una relación con una mujer que tiene casi mi edad, para este artículo la vamos a llamar simplemente “Mujer”. Tres hijos. Estuvimos divorciados durante algunos años y en algún momento nos reconciliamos. Cuando estaba preparándome para dejarla de nuevo por la falta de sexo y diferentes frustraciones que tenía con la relación, descubrí La Red Pill. De eso dos años ya.
A partir de ahi decidí leer un montón, y mejorarme a mi mismo, levantando pesos, aumentando mi VMS, practicando Dread, identificando y pasando sus pruebas de mierda, definiendo objetivos, siendo un groso, construyendo y manteniendo un Relato confiable.
Y gracias a ustedes y su brillantez, todo en mi vida mejoró de forma dramática y la verdad es que estoy enormemente agradecido por los que me mostraron el camino correcto (en ausencia de un padre que lo supiera).

Acá hay algunos ejemplos de las diferencias en mi vida en el antes y después…

Antes: El sexo con mi Mujer era claramente algo que no existía, la rutina era una vez por mes, a veces, con suerte, dos veces por mes, y a veces nos salteábamos un mes.

Después: Lentamente fue aumentando la frecuencia luego de varios meses de práctica, hasta que tuvimos un avance increíble al entrar en nuevo Relato. Ahora el promedio es 10 a 12 veces por mes, lo que realmente me deja totalmente satisfecho a esta edad.

Antes: Siempre buscaba tener sexo, y por ende me la pasaba frustrado. Estaba todo el tiempo buscando y planeando encontrar una forma de ponerla de humor para coger (je!), siempre viendo como hacer que todo esté bien y perfecto para lograr que ella quisiera tener sexo. Siempre negociando el deseo, y al no conseguirlo me terminaba enculando y enojandome con ella por la forma en la que ella se resistía.

Después: Cuando quiero sexo, agarro a mi Mujer, le doy una nalgada y le demuestro las ganas incontrolables que tengo por ella. Le coloco sus manos en donde las quiero, la posiciono como deseo. Me sintonizo al deseo de hacer lo que deseo / tomar lo que quiero.

Antes: Cuando el raro evento de tener sexo sucedía (esa vez al mes) siempre intentaba hacer que éste fuera increíble y de darle la mayor cantidad de orgasmos que pudiera, con la intención de que así ella quisiera tener mas sexo en el futuro (ja!). Siempre romántico, pensando en sus deseos e intentando complacerla.

Después: Me enfoco en lo que quiero y no me preocupo demasiado en su placer – Me sintonizo a la naturalidad sexual del dominante/sumiso. Le digo que hacer en la cama. Queda muy claro de que Mujer disfruta mucho mas del sexo de esta forma, con una bestia masculina y pasional cautivándola. A veces, en general durante su ventana de ovulación, me indica que necesita más atención, y le doy hasta que me pide que pare.

Antes: Para intentar que se caliente conmigo, me volvía dulce y charlador, entristeciendome cuando ella igual demostraba no estar interesada en sexo.

Después: Cierro la puerta y la trabo (para que no entren los nenes), le sonrío con una mirada de león hambriento, le saco los pantalones que se está intentando poner, la empujo a la cama, la toqueteo, la besuqueo, hago lo que quiero.

Antes: Le mostraba cuán vulnerable era, cuáles eran mis sentimientos, compartía mis problemas y desafíos en el trabajo, compartía mi confusión y exasperación con los temas de los nenes. Intentaba ser un Humano y hacerla que me ame por mi ternura y comunicación genuinas.

Ahora: Soy una roca. Un hombre con una Misión. Defino mis objetivos y perseverando celebro mis logros. Mi Mujer solo escucha de los problemas que resolví, quizá de mis planes para enfrentar desafíos futuros. Soy el Padre, seguro, sabio, disciplinado, estoico. Investigo y busco ayuda de fuentes confiables. Y a pesar de que disfruto conversar sobre nuestros hijos o mi Mujer y escuchar su puntos de vista (gracias a dios es una buena madre), igualmente solo le muestro fortaleza y felicidad en ser un hombre, marido y padre para ella.

Antes: “Perdón.” Solía decir esa palabra todo el tiempo, me defendía y siempre explicaba y justificaba mis sentimientos y todo lo que hacia.

Ahora: Me tomó meses de observar como un halcón, y ahora solo me disculpo cuando juzgo que realmente causé daño a alguien y solamente cuando realmente deseo expresar verdadero perdón. Si no, no tengo nada que explicar y termino usando el Maestro Entretenido o disfrutar de el misterioso Silencio. Me controlo constantemente para evitar justificar o racionalizar mis actos – o sea que elijo las acciones y palabras deliberadamente para aguantar cuando la Mujer y otras personas me tiran pruebas de mierda. (Tuve que controlar fuertemente mis pensamientos y palabras para poder romper los viejos hábitos. Cada vez que escucho que la palabra ‘perdón’ sale de mis labios, me detengo a analizar si realmente merecía ser dicha. A menudo no correspondía y así voy aprendiendo a limitarme y mejorar mi respuesta a futuro)

[Nota: no se puede subestimar la importancia que tienen las palabras que usamos tanto en nuestros propios pensamientos como en lo que decimos. Como ejemplo, en lugar de “perdón” podría decir “que mal…” “hmmm…” “que lástima que…[describí lo que pasó]” “ups! (quedándote en silencio y mirándola con cara de que sabes que estuviste mal)

Antes: Tomando en serio su estado de ánimo, intentando mejorarselo si era malo y tratando de que se mantenga si era bueno.

Ahora: Mi foco es mi misión y yo. Su estado de ánimo son como el estado del tiempo. No solo no me interesa su estado de animo, sino que acepto activamente el subibaja emocional que puede tener si tenemos algún tipo de conflicto. Simplemente me mantengo fiel a mi mismo y que lo que creo es lo correcto (lo que puede cambiar si ella puede demostrarme un punto de vista válido), y se que en esos momentos gracias a esa tensión se está recargando la pasión de nuestra relación. Sonrío sabiendo de que vamos a tener re buen sexo mas tarde, en lugar de sentirme ansioso y frustrado pensando que el hecho de que ella se haya alterado significa que por eso no voy a coger.

Ahora: Me enojaba por la falta de balance en nuestro deseo sexual. Deseaba que ella iniciara el sexo alguna vez, o por lo menos que me de alguna señal de que le interesaba tener sexo conmigo. Me frustraba mucho el hecho de que no eran así las cosas cuando recién empezábamos a salir.

Ahora: Acepto el rol del hombre y tomo la iniciativa cada vez que me parece, esperando siempre que se someta a esa decisión. Ahora entiendo que la tensión/excitación sexual mejora cuando yo soy dominante y ella sumisa.

[Nota: Mi programación Blue Pill femino-centrica me dictaba de que tenia que verla a mi Mujer como un ser perfectamente igual a mi, cómo yo en todo sentido excepto en los genitales. Siguiendo la regla de “Oro” de la Blue Pill, me la pasaba juzgando todas mis acciones hacia ella bajo la mirada de cómo quería yo que me trataran. Me dedicaba a hacer lo que era “correcto” y, Dios me libre, nunca intentaba dominarla. Es impresionante cuanto mejoro nuestra vida sexual durante mi transformación de Blue Pill a Red Pill, cuan liberador fue todo el proceso. Y está claro de que ella ama sentirse sumisa cuando siente que es un hombre real el que tiene al lado haciendo lo que él quiere – se la pasa diciéndome que nunca estuvo tan contenta.]

Antes: Estaba siempre estresado por la plata y tratando de que ella gaste menos. Esperaba una pareja que fuera mi igual y me enojaba tremendamente con nuestros problemas financieros. Terminé yendo muchas veces contra mis instintos al intentar agradarle o al negociar con ella.

Ahora: Separe nuestras cuentas y tome control de mis ingresos. Tuve un buen aumento en el 2015 y ademas tengo ganancias por trabajos que hago por mi cuenta. Pude aceptar que soy 100% responsable por mi situación financiera, y ya no le permito gastar de más. No me interesa su respuesta emocional a mis decisiones financieras y por ende su comportamiento cambio para adaptarse a las nuevas condiciones.

Antes: Me tomaba en serio cualquier pelotudez que me decía, a menudo crítico o pensativo, intentando siempre ayudarla. Siempre deseando que ella fuera diferente.

Ahora: No discuto mucho, no tiene sentido. Me divierte escucharla y verla como funciona. AWALT. Soy juguetón o estoico según corresponda y ella es mucho mas feliz con un hombre fuerte que la escucha sin inmutarse emocionalmente por lo que diga. Desde mi perspectiva, la vida es corta y misteriosa y ahora gracias a que entiendo su naturaleza y ya no tengo intenciones de que ella sea algo que no es, la encuentro fascinante y entretenida.

Antes: Preguntaba “si está bien” que yo hiciera algo a la noche o con amigos, intentando siempre que no se enoje, agradeciéndole si podía ir, pidiendo disculpas por la molestia. Nunca se me ocurría mencionar a otras mujeres/chicas.

Ahora: Le informo cuando planeo salir y doy la menor cantidad de detalles posibles. Demuestro entusiasmo en la salir y hacer cosas con otras personas, sin demostrar nada de preocupación en si eso puede o no afectarla. El gimnasio y el fútbol son mi prioridad. Le cuento historias de otras mujeres en mi vida, incrementando mi VMS y el dread (el alma y vida de una RLP).

Antes: La preguntaba siempre como podía ayudarla en la cocina o con algunas tareas del hogar. Le mostraba cuan servicial podía ser, negociando de esa manera un contrato encubierto de tareas hogareñas a cambio de sexo.

Ahora: Veo lo que hay que hacer y lo hago – saco la basura, ayudo en la cocina, etc. y después de una nalgada sigo con mis cosas. Estoy cuando ella me necesita, soy su roca, no su amiga.

Antes: “Te amo” todo el tiempo. Me volvía loco si ella no lo decía tan seguido como yo o cuando pensaba que debería haberlo dicho. Pensaba realmente que ella quería escuchar mi amor eterno. En resumen, negociaba la atracción.

Ahora: Regla inquebrantable: Nunca decirlo primero. Con demostraciones físicas le demuestro una intimidad apasionada y de dominación de su ser. Ahora escucho seguido esas palabras dichas en el intenso tono que desee tanto en mi vida previa. Le devuelvo una sonrisa cómplice junto con las palabras. [Nota: respondo ‘te amo’ en lugar de ‘yo también te amo’ porque elimina cualquier implicación de que podría llegar a estar diciéndolas como una respuesta educada. Mi relato es mirarla a los ojos y decirlo con intensidad y sentimiento, respondiendo a esa necesidad de seguridad con una proyección de mi esencia masculina de fuerza y protección. Y a veces no digo nada, solo la agarro y la acerco a mi, o si siento que me lo dijo sin demasiado sentimiento detrás, la burlo un poco.]

Antes: Creía en el alma gemela, esa fantasía de película donde “me ama por quien soy” existe. Pensaba que mi Mujer tenia sentimientos románticos similares, valoraba la lealtad, el sacrificio, la integridad y el honor.

Ahora: Sabiendo que mi VMS (percibido) debe estar y mantenerse por encima del de ella, de que si se va lo hace sin arrepentirse. Acepto mi soledad, sabiendo de que solo me puede amar por cómo la hago sentir en este mismo momento. Agridulce y poético, para mi Mujer solo existe el ahora, su satisfacción basada en su propia percepción del estatus y relato de su hombre a cada momento. A pesar de que la mayoría de las cosas son geniales después de mi Transformación (de Blue a Red), nunca pierdo de vista que AWALT, y soy consciente de que todo esta funcionando bien solamente porque estoy trabajando en que así sea a cada momento.

Antes: Temía perderla, o mandarme una cagada y que todo se cayera a pedazos. Temía que encontrara a otro tipo, de no poder mantener a mi familia unida. Quería trabajar junto al mamá de mis hijos y no enfrentarla en discusiones sobre cómo ser padres. Uniquitis.

Ahora: Andá a cagar, soy groso y me estoy volviendo cada vez mas increíble. Se que hay muchas mujeres, mas jóvenes, mas atractivas que ella, mojándose con el solo pensar en tener a un hombre como yo (Dominante, Seguro, armado con la Verdad). Mentalidad de Abundancia – Estoy contento con tenerla cerca siempre que se comporte y sea sumisa, encantadora, respetuosa. Bromeo con ella sobre otras mujeres, aumentando el Dread. La desafío y la motivo a que sea la mejor madre que puede ser, en lugar de pensar de que como madre siempre tiene la razón.

Está claro: Vivir bajo los verdaderos principios de la dinámica de los sexos da los mejores resultados tanto al hombre como a la mujer y a sus hijos. El camino del hombre que acepta la Red Pill, enfocado en su misión, disciplinado, solo puede terminar en una relación saludable y satisfactoria. Por supuesto, siempre AWALT, y además la buena elección de una pareja correcta es crítica y difícil. La verdad es que me siento muy afortunado en ese aspecto.

Lecciones aprendidas:

  1. Lee toda la guía definitiva de la Red Pill. Estudiá, practicá, volvé a la teoría para afianzar conocimientos si querés tener alguna posibilidad.
  2. Levantar pesas es esencial para lograr el estado mental correcto.
  3. AWALT. Para poder lograr todo esto tuve que volverme un hombre masculino, mantener mi relato, y estar dispuesto dejar todo atras.
  4. Los 5 estadíos son reales y cada uno de ellos es valioso a su manera.
  5. Poner a RP en acción produce los mejores resultados tanto para hombres, mujeres y niños.

Nota del Traductor: Cuando se implica que la mujer es sumisa en el contexto de la Red Pill, no se habla de sumisa con la dinámica de maestro/esclavo sino en la dinámica de Sargento y soldado. Cuando un Sargento da una orden el Soldado la cumple, no desafía constantemente la cadena de mandos.

(Enlace al original en ingles)

2 comentarios en “Antes y Después: Describiendo dos años de transformación después de la Red Pill

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: