Skip to main content

Sábanas sucias

Resumen: A algunas nunca les alcanza.
Pasé un maravilloso fin de semana largo con mi novia de cinco meses. Somos monógamos desde Marzo. Tengo cuarenta y pico de años, soy un papá divorciado. Ella tiene 33 años, profesional, no tiene hijos, nunca se casó.
Ambos somos atractivos, en buen estado físico, y tenemos un deseo sexual alto.
Pasamos la mayor parte del fin de semana en mi casa. Tuvimos sexo tres veces el Viernes, Cuatro el Sábado y Dos más el Domingo. Ella es de orgasmear rápida y repetidamente. Acaba tan seguido que un orgasmo se mezcla con el siguiente. Es imposible contar cuantas veces la hice llegar.

El tiempo era perfecto. Entre sexo y sexo, comimos rica comida, miramos algo de Netflix, pasamos la tarde en la pileta y las noches en el jacuzzi. Fue un fin de semana increíblemente relajante y que ambos necesitábamos. Ella la pasó bárbaro. El Domingo a la noche, se acurrucó bien pegada. “Estos días fueron tan perfectos… no quiero te terminen!”. Pero ambos teníamos trabajo al otro día, así que eventualmente tuvo que volver a su casa.

Durante todo el Lunes, me mando mensaje tras mensaje. Dulce y sexual, muy insinuante. “¿Cuando te veo de nuevo?”. Le conteste que estaba atrasado con algunas cosas, pero que podía pasar un ratito mañana después del trabajo. “Perfecto! Necesito más de vos!”

Estuve el Lunes a la noche haciendo cosas de la casa. Tenia una heladera vacía, platos sucios y había que lavar la ropa que quedó del fin de semana. Me mandó mensajes toda la noche. Lo mismo el Martes “No puedo esperar a verte!”

Sali de la oficina y llegue a su casa justo cuando ella estaba llegando. Se acercó y me saludó con un beso apasionado en la vereda. Nos metimos en su casa.

Hablamos unos minutos y preparé un par de tragos. Ella se disculpó y fue a arreglarse al baño. Decidí que yo también necesitaba hacer pis. En lugar de esperarla, elegí usar el inodoro del baño principal. Llevé los tragos a su habitación. No tenia mucho tiempo e igual íbamos a terminar ahi. Cuando paso por su cama noto inmediatamente una mancha de semen en el medio de las sabanas.

¿Que carajo?

Hacia una semana que no pasaba por ahi.
La concha de la lora.

Voy y hago pis. Los pensamientos volaban en mi mente. ¿Qué debería hacer? ¿Debería acusarla? ¿Demandarle explicaciones? ¿O irme en silencio? Solo una cosa era clara: Para mi ella ya fue. Me metió los cuernos. Se terminó.

Cuando salgo del baño, la veo cambiando las sábanas. Muy despreocupadamente, me dice “La gata manchó la cama, espera que cambie las sábanas. Que manera de perder pelo esta gata.”

Impávido. Le comento que con estos días de calor, tenia que peinar mas seguido a la gata. Le ayudo a poner las sabanas nuevas, y comenzamos a cojer inmediatamente. Al final se acurruca en mi.

Me ronronea al oído. “Me estuviste cogiendo tanto, que me arde hace días”. Dice tener dificultades para enfocarse en el trabajo, pensando tan seguido en mi.
Le doy un apretón y le recuerdo que me tengo que ir. Nos vestimos y me acompaña a la puerta. Un ultimo beso ahi y me voy manejando.
Me manda un mensajito mas tarde a la noche. No le respondo.
Al otro día me mensajea: “Buenos días, sexy!” Seguido de un par de mesajitos mas, uno por hora, mas o menos. “¿Está todo bien?”. Le contesto que hablamos después del trabajo”
La llamo. Me pregunta si estoy enojado. Le respondo calmadamente “Por supuesto. Te acostaste con otro tipo”. Lo niega. Le digo que vi la sabana.
Se queda muda, luego trata de convencerme de que fui yo, de la semana anterior. Le digo que deje de mentir.
Mantuve un tono calmo e impasible mientras hablábamos. Te ahorro la verdad a cuentagotas. Me tomó 10 minutos sacarle la historia completa. No había mucho: Después de nuestro fin de semana largo de sexo, mientras me mensajeaba todo el Lunes durante el día y la noche, también le mando un mensajito a un amigo para comprarle $200 de marihuana.
Se fumaron un par de porros y tuvieron sexo. El fin.
Conozco al tipo. Por dios. Incluso le compre marihuana un par de veces. Es el típico porrero perdedor. Un tipo copado, pero gordito y sin ambiciones. Un nadie fuera de forma y con un laburo de mierda. Pero ella estaba con ganitas y el estaba ahi. Su concha estaba hinchada y colorada. Ella quería pija. El tenia pija.
“Ni siquiera me gusta!” protestó. “No significó nada. Yo te quería a vos y vos no estabas!”.
Le dije que habíamos terminado. Era una mujer libre para hacer lo que quisiera, pero no la iba a volver a ver. Lloró y suplicó perdón. Le dije calmadamente buenas noches y colgué.
Me volvió a llamar, no le contesté. Me mando mensajitos, pidiéndome de hablar. Bloquee su numero. La eliminé del Facebook. La borre de mi teléfono. Dos días después un amigo en común (mas de ella que mio) me preguntó que pasó. Simplemente le dije que nos separamos en buenos términos. Que seguimos cada uno su camino.
Ya pasaron dos semanas sin contacto. Nuestros círculos sociales no se mezclan mucho. Ambos somos profesionales enfocados en sus propias carreras. No espero ninguna estupidez.
Algunos de ustedes se preguntaran por que elegí cogérmela esa ultima vez. Apenas minutos después de cambiar las sabanas manchadas con el semen de otro hombre donde había cogido apenas unas 20 horas antes.
¿Por qué no me saqué y la llame una puta de mierda? ¿No tengo nada de orgullo masculino? Claro que tengo. Pero ya no me importaba. En el tiempo que me tomó hacer pis, ya la había eliminado de mi vida. Esto fue una ultima cogida con una ex. Solo que ella no sabía todavía que era mi “ex”.

Lección aprendida: Nada que ya no sepamos. Puro Red Pill de libro.

El buen sexo no alcanza para hacer que una mujer sea fiel. Tiene acceso ilimitado a las pijas. Si ella quiere, lo consigue. Ella estaba caliente para mi, pero yo no estaba ahi.
También le di mi compromiso y mi validación emocional. Igual no fue suficiente. Es una mujer grande (33) con muchas parejas sexuales pasadas. Y a pesar de que puede haber amado la forma en que la hacia sentir tanto sexual como emocionalmente, ambas cosas tienen mucho menos valor con una mujer experimentada.
Cuantas más parejas sexuales tuvo una mujer, más débil es la unión de pareja que puede formar. Incluso la mejor versión de mi no fue suficiente para mantener su lealtad.
¿Notaste la implicancia no dicha? Fue mi culpa que ella fuera infiel. Ella me quería a mi, pero yo no estaba ahi. Claramente, la cagué al no estar disponible para cogérmela un cuarto día consecutivo… 😉 Nunca es su culpa.

Cuando cortas con una chica, hacelo calmadamente y sin emociones. No hagas una escena. No le des drama como un regalo de despedida. Ellas ansían ese clímax emocional. El gran final. No sacrifiques tu relato/dignidad solo para darle a ella el placer de tener un cierre.

Estate seguro de lo que querés. No estaba enamorado. Nunca buscaba una RLP. Tampoco tengo tiempo de girar platos, asi que prefiero las relaciones a corto plazo. Lo único que queria era 6 meses de compañerismo y buen sexo. No voy a llorar porque solo conseguí 5. Fue mi amante de  de Primavera. La Primavera ya terminó. Es hora de encontrar su reemplazo.

Algunas mujeres chocan suavemente contra la Pared. Incluso a los 33, todavía tiene buen físico y es atractiva. Va a encontrar a otro tipo. Probablemente mucho mas rapido que lo que yo voy a encontrar a otra chica. No me importa, no es una competencia. Quiza se consiga un marido PB (Plata Beta). O quiza termine sola con su gata. No me importa. Asi funciona el mundo. No gano nada enojandome. Es lo que es.

(Enlace original en ingles)

Ella no te ama

Pero ama la atracción que siente por vos.

Voy a repetirlo porque es así de importante – Ella no te ama, solo ama la atracción que siente por vos.
No te equivoques, las mujeres no tienen ninguna lealtad más allá de su propio narcisismo. Los días de la pareja de por vida que tu abuela era para tu abuelo ya no están mas. La validación instantánea y la cantidad innecesaria de atención que recibe una mujer medianamente atractiva están totalmente fuera de control, y no pueden evitar volverse adictas a esos niveles altos de dopamina. Combina esto con la sociedad post-feminista que nunca le dice que “NO” a la mujer y tenes el quilombo actual. ¿En que te afecta? Bueno, es simple, te afecta en poder mantener esa atracción que lograste.
Levanta pesas, vestite bien. No aceptes mierda de nadie y se el hombre que la pone en su lugar. Las mujeres ansían el liderazgo y el dominio, sin importar lo que cualquier pseudo-marido feminista te pueda decir.
Eso si, ni por un segundo pienses que te ama, porque no. Ama lo mojada que la dejas al no ser como todos los demás hombres de bajo valor que la complacen todo el tiempo y que se la pasan golpeando su puerta. Ama los orgasmos primales cuando la ensartas contra la cama sin dejar que se mueva mientras la destruis a pijazos. ama como sus amigas suspiran mirando a su nuevo y misterioso hombre, y mas importante todavía, ama que mantengas tu relato cuando no puede evitar volverse totalmente irracional, pero no te ama a vos.
Lo peor que puede hacer una mujer es cogerse un beta por error. Los hombres del tipo Proveedor solían ser algo noble, algo por lo que luchar, pero en una época donde tenemos abundancia en todas las facetas de nuestra vida… son redundantes. Las mujeres no se tienen que preocupar mas por comida, refugio o seguridad. De todo eso ahora se encarga el Papá Estado (o los hombres beta) así que son libres de perseguir sus fantasías mas íntimas y obscuras con prácticamente cero repercusiones. Cuantas historias iguales escuchaste? Relación feliz, buen sexo, todo iba bien pero ella quiere ensalzar un poco la relación (cogerse otra pija), usualmente el tipo acepta. Su atracción esta desvaneciéndose y necesita de su dosis. Películas como “Eat, Pray, Love” hacen de esta idea algo popular.
Para que esforzarse por tu matrimonio y preocuparse por tu familia cuando podrías estar con un EXTRANJERO SEXY?! Exacto, no seas el marido perdedor, volvete ese extranjero sexy, o si no podes, solo obtené suficientes trazas de la Triada Obscura como para hacer que se moje.
Y por el amor de dios, no me hables de ese unicornio que escuchaste hablar del amigo de un amigo. En esta comunidad nos apoyamos en las estadisticas, y es muy muy poco probable de que vos te encuentres con una mujer atractiva y leal. Si, existen, como las brujas.

(enlace al original en ingles)

La regla esencial de las relaciones

Ésta es la regla esencial de las relaciones.

En cualquier relación, la persona con más poder es la que necesita menos del otro.

Ese es el cimiento de cualquier relación, no solo sexuales, sino también relaciones familiares, profesionales, etc. Es una dinámica que siempre entra en efecto. Por mi propio bien y por el bien de mi familia, necesito a mi empleador más de lo que el me necesita a mi, por ende me levanto a la mañana para ir a trabajar para el. Y a pesar de que soy una pieza vital en la continuación ininterrumpida de su compañía y emprendimientos, simplemente me necesita menos de lo que yo lo necesito a el. Claro que podría ganar la lotería mañana o el podría decidir bajarme el sueldo a la mitad o quitarme mis beneficios, o yo podría hacer un máster (MBA) y decidir de que puedo conseguir un trabajo mejor que estar todos los días trabajando para el, así, ya sea por logro propio o por alguna condición externa, terminaría en una posición donde yo lo necesito menos que el a mi. En ese momento se verá forzado a una posición de decidir cuanto valgo yo según sus ambiciones y elegir entre separar nuestros caminos o negociar una forma de continuar nuestra relación.

Lo mismo termina siendo verdad para las relaciones sexuales. Ya sea que quieras basar tu relación en el ‘poder’ o no, no es algo relevante; ya que igual  entra en juego desde el primer momento en que hay algún tipo de atracción. Sos aceptable para ella porque cumplís los criterios que ella se puso para que lo seas, y ella lo es para vos por cumplir con tus criterios. Si no fuera así, simplemente no hubieran siquiera iniciado una relación (ya sea hablar, o tener sexo).
Esta situación, la de medirse uno al otro, es la primera comparación que hacemos con otras personas. Hacemos comparaciones innatas (y a menudo inconscientes) sobre todo, y en el caso de una atracción inicial decidimos si la otra persona es aceptable o no para compartir nuestra intimidad con ella. De ahi en adelante todo es una negociación que requiere de cooperación.

regla esencial de las relacionesLa idea de este principio no es tanto el ‘poder’ sino mas el control.
Es muy fácil caer en el blanco y negro y pensar de que lo que acá llamamos regla esencial de las relaciones es de que uno de los participantes de la relación tiene que gobernar por completo sobre el otro – un dominador dominante a un felpudo sumiso.
El control, en cualquier relación saludable fluye, pasa de uno a otro participante a medida que el deseo y la necesidad de cada uno y de la relación lo dicte. En una relación enfermiza si tenes una manipulación desbalanceada del control por parte de uno de los dos. A pesar de que el control nunca esta en un balance perfecto, se vuelve manipulativo cuando uno de los dos chantajea al otro en lugar de jugar limpio. Las razones del porque el chantaje termina apareciendo son muchas, pero en si, el sumiso se termina condicionando a dejar que la manipulación suceda, y el dominante por su parte inicia la manipulación (se necesita de dos para bailar). De todas formas la regla sigue manteniéndose válida – aquél que necesite menos al otro es el que tiene mayor control. Y esta regla se vuelve evidente en las relaciones interpersonales.

Demasiadas personas asumen que con esta Regla esencial de las relaciones estoy defendiendo el mantener una posición de poder a expensas del otro; lejisimo está esa interpretación de lo que yo abogo. Lo que sí propongo es que la gente – especialmente los hombres jóvenes – se valoren más a si mismos y entiendan mejor la verdadera influencia que tienen en sus propias relaciones (asumiendo de que se deciden a tener una). Ojo, ambos sexos son culpables de manipulación; las mujeres maltratadas vuelven con sus novios/maridos abusivos y los dominados se olvidan de sus ambiciones y sueños a cambio de servirle mejor a sus novias/esposas (¿Cuántos hombres no fueron a trabajar al exterior porque la novia no los acompañaba?). La intención al mostrar esta Regla esencial de las relaciones es la de abrir los ojos a los hombres que ya tengan predisposición a devaluarse a su mismos y que estén dispuestos a poner a una mujer como objetivo en su vida en lugar de verse a si mismos como el PREMIO que tiene que ser conseguido. Siempre es necesario hacer concesiones en una relación, pero es clave darse cuenta cuándo estas son como resultado de una manipulación y cuándo no, es importante ver qué esta en juego y desarrollar una confianza en si mismo que te permita mantenerte firme en esas situaciones. Esta Regla esencial de las relaciones se vuelve esencial entonces para estas situaciones de manipulación.

No hay nada malo en bajarse de una discusión que tengas con tu novia, pero si hay algo mal cuando te la pasas cediendo vos para ‘mantener la paz’ con la idea de que si no cedieras y te mantuvieras firme, ella dejaría de coger (no querés lavar los platos? hoy no cogemos). En sí esta situación es una demostración de fuerza, también conocida como prueba de mierda. Y ya que la que inicia la ofensiva es ella, se termina convirtiendo en la que tiene el control. Nunca vale la pena ceder algo a cambio de ponerla, no solo por el juego de poder, sino porque ademas terminas devaluando tu propio valor frente a ella. Una vez que sentás precedente, además, vas a terminar siendo cada vez menos respetado – el opuesto de lo que la idea popular nos dice, de que ella va a valorar que vos cedas y que por eso te va a premiar (con sexo). Por otro lado, ¿Qué es lo que están cediendo en esta situación? En sí, ella está apostando su propia sexualidad (ya que si no cedes, ella tampoco coge). Si realmente estuviera sexualmente interesada en vos, no amenazaría con algo que también le gusta a ella. Toda la jugada es una sutil prueba psicológica (que demasiados hombres desconocen) para determinar quien necesita más del otro.
No hay mayor sensación de confianza para un hombre que aquel que comprende que no va a ceder a las manipulaciones femeninas, y que tiene la fortuna de poder irse de la relación sabiendo de que igual va a poder encontrar a una mejor pareja que la actual (que no intente manipularlo de esa forma). El hombre con esta mentalidad es el que pasa las pruebas de mierda (y termina cogiendo más, mucho más)

(Enlace al original en ingles)

Los pequeños detalles que demuestran romanticismo

Nota: Esta es una entrada escrita por una mujer Red Pill.

Sonara poco creíble, tanto por mujeres como por algunos hombres, pero no comparto como concepto de demostración de romanticismo el recibir obsequios ostentosos, joyas, típico cuarto decorado con pétalos de rosas o velas en la cena, todo muy detalladamente planificado… cursi.

De mi novio recibo mas detalles románticos que nunca antes en mi vida, esos detalles que con lo minino, algo sin valor monetario que te hace reír más, te hace más feliz, detalles espontáneos o planeados sin demasiada extravagancia, pero que te sorprenden mas que un ramo de rosas o una caja de bombones.

Por ejemplo, un día mi novio, fin de semana largo, me manda un mensajito. “Prepara mate y agarra un abrigo”. Pensé que íbamos a tomar mate o de picnic a algunos de los lugares que solemos visitar los fines de semana para salir de la jungla de cemento y la rutina. Con lo puesto, sin nada organizado, solo para salir de la rutina, ¡¡¡me llevó a la costa sin avisar!!! Cuando me lo dijo, después de un rato largo de alejarnos por la ruta hacia no sabia yo donde, mi cara era pura sonrisa, de sorpresa, felicidad y enamorada más que nunca.

[NdE: Un Beta Blue Pill diría que esto es una falta total de respeto a la mujer, ¿Qué pasa si ella tenia algo que hacer? ¿Y si no quería ir a la costa? Otro ejemplo más que suma a la montaña de evidencia que respalda a la Red Pill]

Son esas acciones simples, como que me levante a upa para cruzar una avenida ¡sin que me lo espere! Que manera de reír, sonreír y mojarme también (no de susto!).

Que mientras caminamos de pronto se pare y arranque una plantita de flores del costado de la ruta y me las regale gesticulando de forma burlona como si me estuviera entregando un ramo de rosas profesionalmente.

En una oportunidad, por unos cuantos días, más de un par de semanas no pudimos vernos. Entonces para estar mas tiempo juntos, planeó un fin de semana juntos ¡en un hotel con pileta y de sorpresa!

Así como estas demostraciones, muchas mas.

Las mujeres, o al menos yo, solemos pensar todo el día en nuestro hombre y hasta se nos cruza por la cabeza que ellos no piensan en nosotras. Pero mi novio, con sus demostraciones de amor, románticas, en forma espontanea, me demuestra que sí piensa en mi, porque significa que verdaderamente lo que hace lo hace pensando en nuestra relación.

Así mi hombre me enamora y hace feliz día a día .

Hombres Enamorados

Luego de que Dalrock publicara en su sitio “Ella es la víctima“, surgieron varios comentarios interesantes en el original.
La comentarista “Starviolet” tiró lo que parece ser una pregunta inocente.

“¿Como puede ser que los hombres no se den cuenta cuándo una mujer no los ama?”

Es una pregunta muy válida y creo que amerita una respuesta detallada:

Simplemente no pueden.

¿Por qué? Porque los hombres quieren creer que pueden estar sexualmente satisfechos, ser felices, queridos, amados y respetados por una mujer solo ser quien es. Los hombres son los verdaderos románticos, no las mujeres, pero parte del grandioso diseño de la hipergamia es que los hombres se crean que las mujeres son las romanticas.

La hipergamia, por naturaleza, define al amor de la mujer en términos oportunísticos, dejando a los hombres como único árbitro objetivo de lo que es el amor. Si, los hombres no pueden darse cuenta cuándo una mujer no los ama, porque eligen creer que las mujeres los pueden amar de la misma forma en la que ellos creen que podrían amarlos.

De Mujeres enamoradas

Regla de Acero de Tomassi #6

Las mujeres son incapaces de amar a un hombre de la manera que un hombre espera ser amado.

Esta regla, en su simpleza, define claramente la condición del hombre. Expresa con mucha exactitud el nihilismo generalizado que los Hombres solo pueden enfrentar y aceptar, o volverse locos negandolo por el resto de sus vidas cuando fallan aceptar su propia desilusión.

Las mujeres son incapaces de amar al hombre de la forma en la que el hombre idealiza al amor, son incapaces de hacerlo de la forma en la que el hombre piensa que ella debería ser capaz de amarlo.

De la misma manera que las mujeres no pueden apreciar los sacrificios que los hombres se supone que tienen que hacer para poder facilitar sus imperativos, tampoco pueden darse cuenta como es que un hombre termina siendo amado por ellas. No es el estado natural de las mujeres, y en el momento en que el intenta explicar su amor ideal, es el momento en el cual esa idealización se transforma en su obligación. Nuestras novias, esposas, hijas e incluso nuestras madres son todas incapaces de tener este amor idealizado. Sería lindo poder relajarse, confiar y ser vulnerable, sincero, racional y abierto, pero la falta de habilidad de las mujeres de amar a los Hombres como los Hombres quieren convierten esa idealización en un abismo imposible de cruzar.

Un comentarista, HeiligKo responde:

Sigo esperando que la regla #6 esté equivocada, pero no, sigue probándose real. Lo que los hombres no ven no es que las mujeres puedan o no dar este tipo de amor, sino de que no invertimos esta cantidad de energía en nuestros amigos hombres. No ven que no encontramos hombres con quienes podamos ser vulnerables, así que nos preparamos emocionalmente para las pruebas que las mujeres nos crean en nuestros hogares. ¿Será esa la razón por la cual las mujeres suelen aislar a sus maridos y novios de sus amigos hombres ya desde el inicio de la relación?

Asumiendo que “Starviolet” realmente quería saber la respuesta, este comentario remarca el origen de su confusión. El solipsismo femenino no las deja darse cuenta de que el hombre puede tener un concepto de amor que difiere del concepto que ellas perciben como amor. Por ende la pregunta, “¿Cómo pueden ser que los hombres no ser den cuenta cuándo una mujer no los ama?”

Yo no pienso que toda sea una “gran mentira“, simplemente que es la falta de comunicación y mutualidad en el concepto de amor entre ambos sexos. En todo caso la única “mentira” es la que los hombres prefieren decirse a si mismos.

Acortando la brecha

Luego, en una discusión con Jacquie (que ahora cerró su blog). surgió otra idea interesante respecto de acortar la brecha de la falta de mutualidad en el concepto de amor entre ambos sexos:

Si realmente está mas allá de lo que una mujer es capaz de dar, incluso si ella reconoce tener esa incapacidad, ¿No hay alguna manera de compensarlo? ¿Qué sucede su una mujer realmente desea intentar ir más allá de esto? ¿Tiene que tomarlo como un tema sin solución y no hacer nada? ¿O es algo por lo que debería esforzarse continuamente con la esperanza de acercarse un poco más a ese amor idealizado? ¿Es realmente tan difícil que lo pueda comprender?

Como le decía a “HeligKo”, el problema es mas una falta de mutualidad en el concepto de amor entre ambos sexos. La pregunta de “Starviolet” sobre si puede o no un hombre determinar cuándo una mujer no lo ama es mucho mas profunda de lo que ella se imagina. Pensá en todo lo que los hombres enfrentan durante sus días de Blue Pill -la frustración, el enojo, la negación, la privación, la sensación de que le vendieron una fantasía que ninguna mujer cumplió nunca- todo arraigado en esa creencia fundamental de que alguna mujer, cualquier mujer ahi afuera sabe exactamente la forma en la que él necesita ser amado y que todo lo que él tiene que hacer es encontrarla, y una vez hecho eso, encarnar todo lo que se le dijo a él que ella esperaría que el haga.

Y así es como encuentra una mujer, que dice y le demuestra que lo ama, pero no de la misma forma en la que él se imagino todo este tiempo. Su amor se basa en requisitos y es muchísimo mas condicional de lo que a él le hicieron creer, o de lo que él mismo se convenció que el amor entre ellos debía ser. Su amor parece tramposo, ambiguo y al parecer fácil de perder en comparación con lo que le enseñaron durante tanto tiempo sobre cómo lo iba a amar una mujer cuando finalmente la encontrara.

Así termina dedicando sus esfuerzos monógamos en “construir la relación“, una donde ella lo ama según su propio concepto de amor, pero eso nunca sucede. Se termina convirtiendo en una carrera atrás de la zanahoria en un intento de mantener su cariño, y ajustándose él al concepto de amor de ella, todo esto mientras realiza esfuerzos ocasionales de llevarla a ella hacia su concepto de amor. La constante necesidad de calmarla y agradarle sólo para poder mantener su amor, unido a la constante búsqueda de validación de él, termina siendo una receta hipergámica desastrosa. Así que cuando ella deja de amarlo, el realmente no tiene idea por que. Su respuesta lógica entonces es volver a las viejas condiciones originales por las cuales ella le dijo amarlo, pero nada de eso funciona ya que ahora están basadas en la obligación y no el deseo genuino de amar. El amor, como el deseo, no se puede negociar.

Me tomó mucho tiempo y fue una de las facetas más difíciles de mi propia desconexión, pero al final termine aceptando que lo que yo pensaba sobre el amor y la forma en que se expresa no es universal entre los géneros. Necesité que la realidad me cacheteara en la cara mas de una vez para hacer el click, pero siento que ahora tengo un entendimiento mas saludable de el amor. Fue una de las verdades mas contradictorias que tuve que desaprender, pero realmente cambió de manera fundamental mi perspectiva en cuanto a las relaciones que tengo con mi novia, mi madre, etc. Y me ayudó a entender a mis ex novias del pasado.

Si realmente está mas allá de lo que una mujer es capaz de dar, incluso si ella reconoce tener esa incapacidad, ¿No hay alguna manera de compensarlo? ¿Qué sucede su una mujer realmente desea intentar ir más allá de esto? ¿Tiene que tomarlo como un tema sin solución y no hacer nada?

No creo que necesariamente sea imposible, pero requeriría que una mujer tome realmente consciencia de que tanto hombres como mujeres tienen conceptos diferentes de lo que es el amor ideal, algo muy improbable. La mayor dificultad, sin embargo, no es tanto que la mujer reconozca esta diferencia, sino que el hombre lo reconozca en si mismo. Hipotéticamente hablando, si, se podría, pero ahi el problema se transformaría en uno de la autenticidad de ese deseo. El amor, al igual que el deseo, solo es legítimo cuando sucede sin coerción y sin obligación alguna.

Los hombres creen en el amor como algo en si mismo, las mujeres aman de forma oportunista. El problema no es que ninguno de los sexos apoya el amor incondicional, sino que las condiciones para el amor de ambos sexos son diferentes.

(Enlace original en ingles)

Mujeres Enamoradas

Los hombres creen en el amor como algo en si mismo, las mujeres aman de forma oportunista.

La cita de hoy viene del blog “Xpat Ranting”, es breve pero muy perspicaz.

Realmente no veo la hora de que el mito de que las mujeres son perdidamente romanticas se termine. Todos necesitamos darnos cuenta que los hombres son los “románticos pretendiendo ser realistas” mientras que las mujeres, vice versa.

Encontré esta frase muy provocadora – Los hombres son los románticos que se ven forzados a ser realistas, mientras que las mujeres son realistas que usan al romanticismo para llevar a cabo su imperativo (hipergamia). Esto puede parecer una cucharada de realidad un poco fuerte para tragar, pero encaja muy lindo con la sexta Regla de Acero de Tomassi:

Regla de Acero de Tomassi #6

Las mujeres son incapaces de amar a un hombre de la manera que un hombre espera ser amado.

Esta regla, en su simpleza, define claramente la condición del hombre. Expresa con mucha exactitud el nihilismo generalizado que los Hombres solo pueden enfrentar y aceptar, o volverse locos negandolo por el resto de sus vidas cuando fallan aceptar su propia desilusión.

Las mujeres son incapaces de amar al hombre de la forma en la que el hombre idealiza al amor, son incapaces de hacerlo de la forma en la que el hombre piensa que ella debería ser capaz de amarlo.

De la misma manera que las mujeres no pueden apreciar los sacrificios que los hombres se supone que tienen que hacer para poder facilitar sus imperativos, tampoco pueden darse cuenta como es que un hombre termina siendo amado por ellas. No es el estado natural de las mujeres, y en el momento en que el intenta explicar su amor ideal, es el momento en el cual esa idealización se transforma en su obligación. Nuestras novias, esposas, hijas e incluso nuestras madres son todas incapaces de tener este amor idealizado. Sería lindo poder relajarse, confiar y ser vulnerable, sincero, racional y abierto, pero la falta de habilidad de las mujeres de amar a los Hombres como los Hombres quieren convierten esa idealización en un abismo imposible de cruzar.

Para el beta enchufado, esta faceta del ‘despertar’ es muy difícil de enfrentar. Incluso a pesar de las constantes dificultades, a veces traumáticas que debe superar un hombre con la esperanza de que luego de haber cualificado por el amor y la intimidad de una mujer, sigue creyendo en ese ideal de Disney.

Es muy importante entender que este modelo de amor es un vestigio del condicionamiento femenino que recibimos desde pequeños. Es mucho mas saludable aceptar que no es posible vivir bajo esos parámetros. Si ella está ahi para vos, está, si no, y bueno, mala suerte. Las mujeres no son incapaces de amar de la manera en la que ellas lo definen, pero si son incapaces de amarte de la forma en la que vos querés que te ame. No carece de capacidad de conexión, ni es incapaz de involucrarse emocionalmente, solo carece la capacidad de conexión que a vos te sienta bien.

El amor que termina definiendo a una relación de largo plazos el que resulta de comprender y aceptar esta imposibilidad y de reimaginar cómo debería ser para los Hombres. Los Hombres siempre fueron, y deberían seguir siendo, el género dominante, no por derecho divino o proeza física, sino porque en un nivel psicológico bien rudimentario, tenemos que darnos cuenta que el amor de una mujer se refleja en nuestra capacidad de mantener ese amor a pesar de la hipergamia femenina. La hipergamia es la que define a quien ama una mujer y a quien no, dependiendo de sus propias oportunidades y de su capacidad de obtenerlas.

También discuto sobre cómo aman los hombres aquí.

(Enlace al original en ingles)

Los verdaderos románticos

El ejemplo

Cuando veas este video o alguno similar, tratá de detectar cómo te sentís antes de mirarlo y comparalo con cómo te sentís después.

¿Se elevó tu ritmo cardíaco? ¿Sentís que se te disparó la adrenalina?

En general nos reímos de la situación para liberar la ansiedad que sentimos por el pobre tipo. Sabemos que el barco se hunde antes de verlo, pero sentimos, aunque en menor medida, lo que este tipo esta sintiendo solo por verlo, al punto que nos genera una reacción química. ¿Por qué?

¿Es debido a algún mecanismo psicológico que evolucionamos para protegernos de este tipo de situaciones en nuestro pasado animal?

Pensá bien en qué debería creer un hombre para poder dominar ese mecanismo anti ridiculez como para ponerse a si mismo en una posición de ridiculización publica donde TODO depende de la respuesta de una mujer. Una mujer a lo sumo mediocre -podríamos decir que es un 5 o 6- y este tipo se le propone en lo que sin dudas el cree es un gran gesto de romanticismo. Estoy seguro que el creía honestamente que ella iba a valorar su ‘vulnerabilidad‘, y que iba a ayudar a crear un hermoso recuerdo que ambos iban a tener mientras envejecían juntos mirando atardeceres. Dudo que alguno de ellos alguna vez olvide lo que pasó.

En algunos comentarios del video se dice de que esta todo preparado, pero, ¿Cuál es el punto? ¿Quien se beneficia?

La lección

Incluso si hubiera sido forzado, la verdadera lección te la enseña la ‘audiencia’ alrededor. Las personas todavía quieren creer que fue real. Es una ilustración muy útil del modo del pensamiento beta.

¿Cuántos tipos como el del video quisieran creer que una mujer va a apreciar su romanticismo?

Los hombres son los verdaderos románticos. Los hombres son los imaginativos en temas de romanticismo, y todo lo hacen en un esfuerzo de cumplirle a la mujer la experiencia romántica que ella dice querer.

Las mujeres no valoran los gestos románticos que fueron planeados. Estoy seguro que el tipo pensaba que estaba siendo brillante al notar la manera en la que ella cortaba un postre, “a las chicas les gusta cuando un hombre le presta atención a los detalles, ‘los otros hombres’ no escuchan a las mujeres, le voy a mostrar que yo soy único…“. Lo que la mayoría de los hombres y ninguna de las mujeres parecen querer entender es que las cosas que las mujeres ven como románticas rara vez fueron planeadas. Tu remera sudorosa es mas romántica para ella que una velada a la luz de las velas. Son las cosas que vos nunca pensarías que podrían ser románticas las que ellas recuerdan. De la misma forma en la que no podes negociar el deseo, no podes diseñar el romance genuino.

El problema del romanticismo planeado es que esta atado con el sentimiento de obligación de que tiene que ser valorado. Los hombres pueden ser románticos, solo que no de la forma en la que las mujeres dicen esperar que lo sean. Como casi todo lo demás que dicen las mujeres, no es lo que en realidad quieren, pero tampoco le pueden decir a un hombre qué es lo que quieren, esto lo tiene que descubrir por si mismo, de otra forma no sería auténtico. Para el Hombre de alto valor, el romance es un gesto sin esfuerzo e irreflexivo.

Acá tenes el punto de vista de una chica Red Pill.

(Enlace al original en Ingles)

Las mujeres sufren una transformación robótica cuando te comportas como un Beta

El principal tema que prueba la Red Pill a mi parecer, son mis experiencias anteriores al pasar del comportamiento Alfa, el hombre distante, al Beta romántico incurable con cuanta mujer he salido. Como todavía no conocía la red Pill, no me daba cuenta qué era lo que causaba que esas relaciones se deterioraran siempre de la misma forma, pero ahora todo tiene sentido.

El problema era que comenzaba a mostrarme demasiado metido en la relación, y a hacerlas sentir a ellas como si fueran el centro de mi mundo. Cuando las cosas se iban poniendo progresivamente peores, intentaba mejorar la relación haciéndole favores y tratando de hablar los problemas en nuestra relación desde un punto de vista objetivo (chocolate por la noticia, la atracción femenina no se negocia). También solía volverme hosco a veces cuando no conseguía de ella la atención ni la intensidad por la relación que yo deseaba, nada seca mas rápido la vagina de na mujer que la completa devoción de su pareja.

El brusco cambio de comportamiento de las mujeres una vez que yo hacia esta transformación de alfa a beta, era dramático. Una vez que se daban cuenta de que yo era un beta con una mentalidad de escasez, era como si un switch hubiera sido activado en sus cerebros y padecían una completa transformación de personalidad. Todo el afecto que recibía anteriormente se disipaba en una espiral decadente hasta que no necesitaban decir nada para que cualquier persona racional se diera cuenta de que ya la relación había terminado. Parecía como si estuviera tratando con un androide con cara de piedra sin parecido alguno a la chica que había conocido al principio de la relación y que parecía que le gustaba infinitamente.

Por otro lado, en las relaciones casuales, o aquellas donde realmente no demostraba mucho interés por la chica, eran las que mayor éxito tenia con respecto a mantener exitosamente la excitación y el interés femenino. Lo mire como lo mire era el peor novio que te podías imaginar, no les daba mucha bola, ocupaba poco tiempo en ellas, les contradecía sus opiniones al punto hasta de boludearlas por ellas. Una incluso me hizo un regalo de cumpleaños el cual tiré por ahi y me olvide por completo hasta que unos meses después ella lo vio sin tocar y me dijo sarcásticamente “wow, parece que realmente te importo eh”, sin embargo nunca perdió el interés por mi y el sexo siguió siendo intenso. Una vez hice que una chica llore por culpa miá, sin embargo la que pidió disculpas fue ella. Era Chad desde el vamos, hasta el inevitable final donde terminaba la relación por aburrimiento.

Actualmente estoy en una relación con una chica en la cual estoy muy interesado y hasta tengo fuertes sentimientos por ella, podríamos decir que la amo. Pero tengo que estar constantemente monitoreando para prevenir que el Beta en mi se filtre. Tengo que mantenerme distante, fresco e interesante. Termina siendo una lucha, pero la relación tiene ya varios meses y la chica nunca falla, nunca retiene el sexo y se la pasa haciéndome pequeños favores como trayéndome regalos, etc. También me habla abiertamente sobre sus orbitadores beta los cuales nunca me generan celos. Esta relación es totalmente opuesta a las relaciones que tenia cuando era Blue Pill y expresaba completamente y sin restricciones mi amor y afecto.

(Link al original en ingles)