Skip to main content

Las mujeres no se quieren sentir “bien”, solo quieren “sentir”

No tengas miedo de hacer sentir incómoda a una mujer, ni de parecer un “forro”. Las mujeres quieren sentir tanto emociones positivas como negativas. Quiere que su estado emocional fluctúe con mucha frecuencia. Hace eso por ella, y es mucho mas probable que se sienta sexualmente atraída a vos.

Analogía con la Física (Básica)

Para aquellos de ustedes que tuvieron al menos una clase básica de Física, hay algo llamado la “Ley de Faraday“. Se demuestra con un experimento muy sencillo. Imaginate una bobina metálica que se conecta en ambas puntas a un medidor de corriente y flujo de electricidad, algo como esto:

Si movés un imán por dentro de la bobina, este va a inducir (causar) que los electrones de la bobina se muevan en una sola dirección (corriente positiva) dentro del circuito. Y si alejas el imán de la bobina, va a inducir una corriente en la dirección opuesta (corriente negativa).

  • Imán = Vos
  • Bobina = Chica
  • Corriente “Positiva” = Emociones positivas en la chica (pull)
  • Corriente “Negativa” = Emociones negativas en la chica (push)
  • Medidor = Tus ojos

Teniendo esto en mente, fijate la ecuación de este fenómeno conocido como Inducción Electromagnética

Solo enfocate en los triangulitos e ignorá el resto de los símbolos. Esos triangulitos, llamados ‘deltas’, indican la ‘tasa de cambio’, que quiere decir que si dejas de mover el iman, no se induce ninguna corriente. Tenes que manipular constantemente sus sentimientos para encender la atracción. Sin flujo, no hay sensaciones. Sin sensaciones, no hay cosquillas. Vos, el imán, tenes que inducir constantemente (manipular) los niveles fluctuantes de electricidad (sensaciones) dentro del circuito (la mujer), para hacer que le den ganas.

Respuesta predecible

Antes de que hayas terminado de digerir la Red Pill, este concepto es un ataque a tus sensibilidades; vas a pensar, “¿Qué clase de loco de mierda tengo que ser para hacerle sentir a una mujer otra cosa que no sea ser feliz, mucho menos hacerla sentir insegura? ¡Que estupidez, es pura crueldad! ¡Tratá a los demás (mujeres) como vos (hombre) quieras ser tratado!”.

Esto es proyectar. Como hombre, te gusta sentirte neutral o bien. Si alguna vez tenes sentimientos negativos, tratas de volver al estado neutral porque es en ese estado en el que podes pensar con claridad. Esto no es verdad para las mujeres. Vos asumís de forma fundamental que hombre = mujer. Y al contrario de vos, las mujeres se quieren sentir bien, no solo felices, todo. Alegre, insegura, y todo lo que hay entre medio. A pesar de lo que vos pienses, a pesar de lo que ella diga, le gusta sentir el estrés de tener que esperar por un mensaje / llamada tuyo cada tanto. Imaginate el gráfico como una medida de corriente (sus emociones) en el tiempo. Así es como se quiere sentir:

Para una mujer, la estabilidad es aburrida. Lo seguro es aburrido.

“Pero vos decís que ellas quieren sentir todo, incluso las emociones negativas, y sin embargo se quejan, diciendo que se sienten mal y que nunca se sentirían atraídas a una persona que las haga sentir así. ¡A esos tipos los llaman “forros”! Te darás cuenta de que lo que decís es una ridiculez.

Primero que nada, cometiste el error de tomar un consejo sobre mujeres de una mujer (no le preguntes a un pez como pescar uno, preguntale al pescador). Y también cometiste otro error, vos pensás que los dos hablan el mismo idioma. Las mujeres no dicen lo que quieren decir, y no quieren decir lo que dicen. No hablan para transmitir información, hablan para conseguir lo que quieren. Quieren sensaciones y atención y no les importa como la obtienen. La verdad y nada mas que la verdad no es necesaria y a menudo juega en contra. Las mujeres tienen diccionarios diferentes. “Forro” para vos quiere decir lo que estas pensando: un tarado abusivo. “Forro” para ellas quiere decir “[…] hombre que no permite que la gente, especialmente las mujeres, tomen ventaja de el. Le dicen esa boludez de forro a sus orbitadores para conseguir simpatía y hacerse las victimas, cuando la realidad es que el tipo suele estar bastante lejos de ser un verdadero “forro””. /u/gzb424.

Mira lo que hace y no lo que dice. No te dejes distraer por los espejitos de colores y las excusas, intentos de manipularte emocionalmente, ni de avergonzarte, ni los llantos; mantenete enfocado en el tema. Si llama a Juancho Talarga un “forro” por inducirle una “corriente negativa” en su “circuito”, pero se lo sigue cojiendo, ¿Sirve de algo su palabra?

No andes con pies de plomo a su alrededor

Las mujeres prefieren sentirse tristes que aburridas. Preferirían tener sexo (pero no noviar) con un ladrón vendedor de drogas que sea abusivo física y verbalmente y que vive en la villa, pero que le induce un caos emocional, antes que con ese tipo rico que tiene un buen auto, una linda casa, se viste de traje y la trata como princesa, le compra cosas caras y siempre intenta mantener la paz. No estoy diciendo ni de cerca de que esté bien ser abusivo, solo estoy intentando ilustrar el punto con extremos.

Pero, pero… ¡las mujeres “de verdad” no hacen eso!

Fijate que dije “Preferirían tener” y no “tienen”. Todas las mujeres son asi (AWALT) =/= Todas las mujeres hacen lo mismo.

En algún momento, vas a tener que hacerle sentir cosas “malas”. Incluso ella misma te va a ofrecer oportunidades para hacerlo en la forma de “Pruebas de mierda“. Nota como esa lista no incluye desprecio ni desagrado ni repugnancia. A menudo el hecho de que demuestres tener amor propio es justamente lo que causa esos supuestos “malos” sentimientos. No permitir que ella te manipule puede causar que use su ultimo recurso, el llanto. ¿Por qué deberías dudar o disculparte por mostrar autoestima o amor propio? Una persona que llora porque no puede obtener lo que quiere esta actuando infantilmente, tratala acorde a esa actitud.

Recordá siempre que las emociones de una mujer son superficiales y no son proporcionales con el estimulo que los causo (es decir, sobreactúan un montón), a menudo mienten descaradamente para probarte.

Conclusión

Dale la montaña rusa de emociones que realmente desea, pero no te montes vos en ella. Vos sos la roca, ¿te acordás?. Siempre dentro de los limites del respeto y la moral; no le pongas mucha energía al tema tampoco. Un poco de dread acá, un toquecito allá, una provocación acá, un poco de silencio allá. Lo mas importante es no tener miedo de “lastimar” sus sentimientos ni de hacerla sentir “incómoda”. Se llama tensión sexual por una razón. Mové ese imán e inducí esa corriente con mucha frecuencia, y va a ser mucho mas común que ella te agradezca con el hermoso calor de su entrepierna.

 

(enlace al original en ingles)

Ejemplo – Un plato me explica por que los Redpilleros somos “diferentes”… o no

Hace unas dos semanas que estoy saliendo con una chica. La ultima vez, ayer a la noche, en una cafetería dándonos unos besos cuando, entre beso y beso, me dice: “Me gustas porque sos diferente a los demás”. Un poco de curioso y otro poco porque me gusta que me masajeen el ego cada tanto, la agarre y le dije: “Ahora no te pienso besar mas hasta que no me des al menos tres razones por las que soy increíble”. Después de un pequeño tira y afloja y un poco de mantener el relato de mi parte, terminó cediendo y me dijo lo siguiente:

1 – “Sos muy lindo”.

Esto me sonó a absurdo, si bien mi físico esta bastante bien, musculoso y afinado, todavía no me vio sin remera, y la realidad es yo me puntuaría entre 6 y 7 con buena luz. De hecho solía considerarme tan feo que pensaba que no podía gustarle a ninguna chica en su sano juicio.

Lo que pienso yo que surgió de esta frase es lo siguiente: Cuando maximizas tu potencial genético en el gimnasio, vistiéndote bien, cultivando un buen estilo, y lo juntas con una actitud de seguridad y confianza, y un buen nivel de seducción, podes “engañar” a las mujeres para que piensen que sos mucho mas atractivo de lo que podrías considerarte que sos. No es que diga que la estética facial no valga nada, solo digo que si sos alguien como yo que no le toco suerte en el departamento de belleza, podes compensar si mejoras la forma en la que te presentas a los demás. Si te vendes de la mejor manera posible vas a lograr que su hamster haga el resto del trabajo.

2 – “Me gusta tu estilo, los demás tipos ni saben como combinar colores”.

Y procedió a hacer un listado de la ropa que mas le gusta de mi. Honestamente no me sorprendió. Considero que mi sentido del estilo es genial y tengo algunas combinaciones de ropa muy bien pensadas. Solía vestirme con un par de nikes (verde neón), unos jeans azules y remeras y buzos con capucha de varios colores. Desde entonces pase bastante tiempo aprendiendo en la red qué hace un buen y un mal guardarropa y se ve que el esfuerzo esta dando sus frutos.

3 – “Puedo confiar en vos, siento que puedo contarte todo”.

Le costó poner en palabras esto ultimo. Pienso que lo que estaba tratando de decir es que le inspiro confianza y seguridad. Ya le probé que no dudo en expresar mi propia opinión, incluso cuando vaya en contra de lo que ella piensa o quiere. Esta seguridad parece ser liberadora para ella, porque sabe que cualquier pregunta va a ser respondida con honestidad, sin necesidad de endulzarla a cambio de obtener sexo seguro. Acordate, ser muy dependiente de la aprobación de una mujer no es sexy, la hace sentir sofocada por tu dependencia.

Hay otra explicación posible. Su padre es un neurocirujano de plata, y por lo que pude entender, bastante autoritativo. Tienen una buena relación. Al exhibir trazas Alfa puedo haber llegado a evocar una figura patriarcal en su mente, haciendo que me sienta como un padre y creándole sentimientos de confort y seguridad.

¿Qué aprendimos?

  • No es tanto con lo que naciste sino que con trabajo podes maximizar tu potencial
  • Tu estilo necesita estar afilado; las mujeres notan este tipo de cosas y aprecian una buena atención al detalle.
  • Expresar tu honesta opinión no la va a ofender, le va a dar lugar para respirar y le inspirará respeto.

No tan rápido amigo

Una vez una chica me elogio mi pene y no pude evitar reírme y preguntarle sarcásticamente que me diga mas de mi genial pene. Las mujeres son inconscientemente Maquiavélicas. Saben que los hombres se sienten mas amados cuando son respetados, así que inventan cumplidos.

Estos cumplidos pueden o no ser verdad, ojo, eso no importa la verdad. En ese momento ella sentía que te amaba, y al hacerla justificar esa sensación, se fabricó una explicación de por que sentía ese amor. Ella creó cuidadosamente respuestas que tocarían mas efectivamente tu ego.

¿Te dijo que sos lindo? A vos no te parecía por un tema genético, pero lo diste vuelta para que significara que lo que le gusta es las cosas por lo que trabajaste tan duro, hiciste la mitad del trabajo.

¿Sabe que sentís orgullo en tu ropa? Elogiemos eso. Fácil.

Por ultimo dice que confía en vos y terminaste hamstereandolo para que quiera decir que es porque sos tan seguro y IDGAF, también cosas en las que trabajaste y con las que te sentís orgulloso.

La realidad es que no tiene ni idea de por que le gustas, solo responde a sus sentimientos y racionaliza retroactivamente razones por las cuales se siente de esa manera. Pueden ser verdad o mentira, pero no importa. El punto es, si no te importa si le gustas o no a una chica o si puede o no encontrarte defectos, entonces de la misma forma no te tienen que importar sus cumplidos, porque son vulgares y deshonestos. Que una mujer te masajee el ego es un ejercicio sinsentido porque siempre terminan usando su capacidad superior para la empatía, deducen la forma en la que vos funcionas emocionalmente, y te lo reflejan haciéndote sentir que “te entienden”. Es como un truco de magia, con cero substancia.

(enlace al original en ingles)

El peso de controlar

Una de las principales ideas que ofrecí desde que empecé este blog es la sobrecogedora influencia del imperativo femenino sobre la sociedad. Es un tema recurrente sobre mi visión sobre las relaciones entre los sexos porque creo que realmente es el ambiente que aceptamos por defecto. Las mujeres, claramente, tienen muy pocas razones para cuestionar la importancia de su propio imperativo cuando les sirve, y los hombres se ven poco dispuestos a analizar el tejido social en el que viven si intuitivamente sienten que eso puede hacer que se les rechace intimidad, sexo o afirmación social. Desenchufarse de la Matrix femenina es un acto de voluntad.

Mi eufemismo cuando me refiero a los detalles y convenciones sociales del imperativo femenino es llamarlo “mundo de chicas”, y creo que mis lectores interpretan el incremento del feminocentrismo como algo único que pasó solo en finales del siglo 20 hasta el presente en el que nos encontramos, no creo que esa interpretación tome en cuenta la directiva o motivación principal que demanda el imperativo femenino, algo que este ha demandado desde antes de nuestra feminización actual.

Esa motivación es el control.

Riesgo vs. Seguridad

Es muy fácil pensar que esa necesidad por el control de lo femenino es simplemente una búsqueda de poder, y aunque en cierta forma es cierto, esto sería interpretar esa necesidad desde una perspectiva masculina. Los hombres tienden a querer poder; poder sobre los demás, sobre sus propias vidas, para afirmar su estatus, estima, influencia, etc. Desde la perspectiva femenina, sin embargo, puede haber una minoría de mujeres que desean realmente ese poder masculino, pero la gran mayoría busca control en el sentido de que buscan satisfacer una necesidad innata de su propia seguridad. Para las mujeres la seguridad viene en diferentes variantes, financiera, emocional, autoestima, etc. Pero su necesidad de control nace de minimizar el riesgo y la incertidumbre que están asociadas a conseguir esa seguridad.

A partir de una combinación entre la testosterona y su proceso neuronal, los Hombres prosperan y crecen en toda actividad donde haya toma de riesgos – tenemos una propensión hacia los comportamientos que se benefician del riesgo. Y somos capaces de hacer cualquier cosa para poder tomar riesgos. El impulso primario de las mujeres es el de evitar los riesgos; al ser el vehículo principal por el cual la siguiente generación va a aparecer y ser criada, es lógico que el software neural y bioquímico de las mujeres haya evolucionado hacia la aversión al riesgo. Al buscar seguridad, las mujeres desarrollaron y evolucionaron su propio set de propensión a la seguridad. Por lo tanto, se terminaron volviendo el sexo con capacidad mas desarrollada para la comunicación, por esa necesidad de poder tomar la decisión mas segura de la que disponga en cada momento.

Con el catalista que fue la revolución sexual, la dinámica de poder se movió hacia el imperativo femenino de una forma nunca vista en sociedad. Una vez liberadas de las normas sociales, las mujeres fueron alentadas por lo femenino (y sus nuevos simpatizantes masculinos) a perseguir su propia independencia de la forma que le guste, pero lo que generaciones de mujeres hicieron con esta nueva libertad fue perseguir mas fuertemente todavía hacia lo que fueron diseñadas después de cientos de miles de años de evolución psicológica, a consolidar su propia seguridad.

Cada ley que los hombres ven como terriblemente misandrista, cosas como las leyes de divorcio (división igualitaria de bienes aunque uno haya ganado mas que el otro), cuota de alimento, custodia de los chicos, cuotas mínimas de empleo, #NiUnaMenos, etc, parten de la necesidad innata que tienen las mujeres por su seguridad. Prácticamente todas las convenciones sociales femeninas fueron diseñadas para que las mujeres consoliden una seguridad a largo plazo para ellas mismas. La seguridad es la razón por la que buscan el control. Si pueden controlar las opciones, controlar el riesgo, controlar las precondiciones de las futuras decisiones que tomen, pueden consolidar mucho mas su necesidad de seguridad. El mundo de las chicas, nuestra sociedad moderna y feminista, moldeada por el imperativo femenino, se fundó con la idea de lograr un mejor ambiente para que las mujeres utilicen este control y logren obtener mucho mas fácilmente la seguridad que necesitan.

Cada marido intimidado que termino abdicando su encuadre para apaciguar a su esposa lo hace porque ella no confía en el como para darle el control de su seguridad. Alentadas tras generaciones para ser mujeres independientes y auto-suficientes, y combinado eso con generaciones de ridiculizacion de lo masculino, termina tomando como regla que no se puede confiar en que los hombres le provean seguridad. Y para poder cumplir con esa necesidad, se ve forzada a tomar las riendas como precondición a cualquier tipo de unión o casamiento, a pesar de querer un hombre que lo haga por ella.

A los hombres se los avergüenza al no ser el tipo de hombre que las mujeres esperan que sean cuando parecen incapaces de proveerles seguridad. En el mundo de las chicas esto se convierte en una norma preconcebida, lo hombres no lo hacen así que tenemos que hacerlo nosotras (proveer seguridad).

Reescribiendo la evolución

Sin embargo lo confuso de toda esta movida en el empuje por el control femenino es la influencia de los Hombres y su cooperación en contra de su propio imperativo sexual. Ya sabemos que son los Hombres quienes definen qué es sexy en la mujer (y viceversa). Pero en el mundo de las chicas esto es una afrente; las mujeres necesitan controlar los deseos del hombre para poder volverlos obedientes a sus necesidades generales de seguridad. La hipergamia no puede funcionar eficientemente si se le permite a los hombres definir el valor de las mujeres en el mercado sexual. Esa necesidad de controlar se ve exacerbada por la innata disposición biológica que tienen los hombres a preferir a las mujeres que a ellos le parecen sexy. ¿La solución? Reescribir las reglas sociales para que definir que tienen permitido los hombres encontrar como sexy. Y así llegamos a la ofensiva feminista para hacer que los hombres se interesen por “cómo es por dentro” y definir todo lo que le genera atracción física al hombre como “superficial” y “vacío”. Es la mayor demostración de arrogancia y solipsismo del imperativo femenino el pensar que puede reescribir las indicaciones de atracción que los hombres fueron evolucionando durante siglos.

Derechos

La forma en que lo femenino se siente con derecho a todo es un tema candente en la hombresfera, pero es un elemento que creo que esta faltando en la discusión sobre el rol que juega la seguridad femenina en toda la sociedad actual. Esa sensación de tener derecho a todo es una extensión de esta necesidad de controlar – los hombres le deberían deber a las mujeres el darle seguridad siempre que puedan, ya sean pareja o no, les gusten o no, y están enojadisimas por que eso no sucede.

Y se puede ver claramente que estamos en una pendiente ascendente de una ofensiva femenina por el control, como muestra un botón, el nuevo sitio de ‘citas’.

Tawkify.

La premisa es una descripción abierta de la necesidad de seguridad y control a la que las mujeres sienten que tienen derecho a tener y que los hombres están obligados a darle. ¿La premisa?

Le das al sitio tu nombre, teléfono y email. Recibís un código en el celular, completas diez preguntas – edad, donde vivís, sexo, etc. – y subís una foto. Por último seleccionas si querés un match o tres (uno sale USD8 y tres USD15), y pagas, listo. Los dueños del sitio van a matchearte personalmente con alguien basándose en la información que proveíste y vas a poder tener una charla telefónica de siete minutos con ellos el Lunes siguiente.

Lo bueno es que nadie espera que una mujer a que adapte una foto de si misma en beneficio de un hombre. Sus intereses dependen enteramente del factor de control del ‘casamentero’ y la determinación de ella de aceptar o no al hombre que le ofrecen. ¿Y qué motivación dan los creadores para haber empezado este servicio?

LAS MUJERES ESTÁN ENOJADAS. Las mujeres hablan sobre hombres, hombres jóvenes, hombres con quienes quisieran salir y casarse, y vaya que están enojadas. Esto es lo que dicen: “Lo único que quieren es sexo. No les importa nada las relaciones.” “Son muy vagos” “Lo único que hacen es jugar a los jueguitos” “No son hombres, son nenes”. Las mujeres están un poco perplejas. Son buenas chicas. Siguieron todo al pie de la letra: les fue bien en la escuela, fueron a la universidad, salieron, consiguieron un trabajo, empezaron a buscar a alguien especial con quien compartir su vida, y… “Conocí un chico la otra noche. Era muy lindo, inteligente. Tenia 28. Todavía vive en casa. Con su mamá.” Los hombres jóvenes tienen mas del doble de posibilidades de seguir viviendo con sus padres que las mujeres; el 59% de los chicos entre 18 y 24 años y el 19% entre 25 y 34 años viven con sus padres. Según la encuesta de hogares, hay 64.000 jóvenes hombres solo en Filadelfia que ya nunca dejaron el nido o que ya regresaron a el. Y todos tienen a sus madres, ex novias, abuelas, padres y otros amigos y conocidos preocupándose por su condición.

En si, el fundador del sitio, E. Jean Caroll, tomó el modelo feminista de ‘hacete hombre’ y lo llevó al campo de las citas en forma de un nuevo paradigma como una especie de masculinidad evolucionada – monetizando al mismo tiempo la inseguridad de las mujeres sobre los hombres infantiles, reforzando el sentido de derecho por encima de todo de las mujeres y absolviéndolas de las decisiones que hagan que las pongan en situaciones incomodas en este nuevo paradigma. En si, Carroll vende citas hipotéticas con hombre “de verdad” que tienen los medios para proveerles a las mujeres la seguridad que les deben. Y de nuevo se repite el tema; no se puede confiar en que el hombre te provea seguridad chicas, así que Carroll se va a asegurar por ustedes.

(enlace al original en ingles)

El peso de ser selectivos

Chicas, tienen los hombres que se merecen

En general no suelo prestarle atención a los artículos/quejas escritos por mujeres feas post-pared, donde se muestran enojadas con los hombres (beta) por no perdonar sus indiscreciones y no entender que ellas les hicieron un favor a ellos (los beta) al entregarles una relación estable en esta época de sus vidas, cuando a los 28 los hubieran rechazado con bastante malicia. Pero si me interesó el debate que se armó en SoSuave respecto a cómo la discrepancia en la selectividad que tiene cada genero al elegir una pareja.

Creo que hay concepción errónea de que los sexos tienen en común varios criterios compartidos que buscan por igual en el amor de su vida. Las mujeres, sumidas en su “mundo de chicas” tan solipsista, tienden a encontrar como inconcebible que el hombre no comparta exactamente las mismas expectativas ni planes que las mujeres. La realidad femenina que se nos impone presume que los hombres van a saber automáticamente que todo aquello que sea lo mejor para la mujer es siempre “lo correcto”.

A pesar de eso, me parece que asumimos falsas equivalencias con respecto a como hace cada sexo para escoger una pareja de por vida. Del lado superior de los 30 o 40 años es muy fácil reflexionar sobre nuestras experiencias pasadas y presumir que como hombres tuvimos alguna idea sobre qué cualidades de las mujeres que conocimos eran o no determinantes para seguir adelante con una relación. Sin contar la infidelidad, ¿Qué era para vos una señal de peligro en una mujer cuando tenias de 20 a 30 años? Yo estoy seguro que no tengo ni idea.

La naturaleza hipergamia de las mujeres las vuelve mas rigurosas en su proceso de selección, desde temprano, y su lista de atributos y características que tienen como pre-requisito es mas rígida que la de cualquier hombre. Esta misma hipergamia innata las vuelve mas susceptibles a dudar constantemente sobre lo que eligieron y a lo que se comprometieron. Por eso mismo existe esa necesidad biológica arraigada de hacer pruebas de mierda incluso después de 10 años de matrimonio.

Para los hombres no es así. Si ella es relativamente linda, es sexualmente accesible y demuestra aunque sea un poquito de amor, ya estamos adentro. ¿Sabés por qué? Porque en ese momento se ve como una buena idea – y eso es justamente lo que nos pone en problemas cuando somos jóvenes. De hecho no se nos fomenta a siquiera presumir que realmente si podríamos ser selectivos. Eso significaría tomar la delantera a las mujeres al volvernos los principales selectores de su realidad impuesta – incluso el educar al hombre sobre la señales de peligro en una mujer se vuelve pretencioso y merece ser humillado. El hombre es mucho menos propenso a rechazar algo ‘seguro’ que produzca recompenzas / beneficios (sexo) semi-regularmente incluso si se encuentran ante algo ‘no tan seguro’ que puede llegara a dar mejores resultados. Solo con el tiempo, cuando podemos despegarnos de la situación y ver las cosas mas objetivamente es que empezamos a tener una inclinación hacia qué características necesita tener una mujer, más allá de la atracción física y sexual para que decidamos que si funcionaría una relación con nosotros.

Y ahi, Dios no quiera, puede el Hombre actuar basándose en su evaluación personal de las características qué el decidió buscar. Desde un punto de vista social los hombres nunca van a poder disfrutar del mismo nivel de apoyo social que tienen las mujeres al “hacer lo que es mejor para ellas”. Cualquier hombre con la sabiduría necesaria para rechazar o romper con una mujer basándose en sus propios requisitos es etiquetado inmediatamente como ‘superficial’ y atacado por atreverse a rechazar a la pobre y victimizada mujer que por “suerte” lo había aceptado a el.

El truco en la selectividad de pareja de las mujeres esta en mantener a los hombres ignorantes sobre qué cualidades (mas allá de las sexuales) hacen la mejor RLP durante todo el tiempo posible, permitiéndole a la mujer aprovechar su juventud y belleza, pero no lo suficiente como para pasarse de su fecha de vencimiento chocando con la Pared. Esa es la razón por la que la edad entre los 28 y 30 años son tan pivotales para las mujeres. Su década (mas o menos) de belleza y selectividad se está terminando. Es mentira que es el mítico “reloj biológico” de la mujer el que la lleva a considerar sus instintos maternales – es la, ahora a esa edad muy real, realización de que necesita obtener el compromiso de protección de un hombre quien, para cuando ella tenga entre 30 y 35 años, va a estar avivándose de la forma en la que juegan las mujeres y va a empezar a sentirse mas cómodo en calificar a las mujeres basado en su experiencia de vida.

Nada asusta y excita mas simultáneamente más a una mujer que el Hombre que es consciente de su propio valor del mercado sexual. Esa es la razón por la que se hacen todos los esfuerzos utilizando convenciones sociales para reprimir a ese hombre de descubrirlo, y se hacen todos los esfuerzos por aislarlo y humillarlo una vez que se vuelve consciente de esto – un ejemplo clarísimo de esta naturaleza dual son los artículos de Bolick insultando a los hombres por no estar dispuestos a crecer y darle a las mujeres la vida que deberían darle “haciendo lo correcto”, después de 20 años de insultar a los hombres por no respetarlas y dejarlas ser independientes de los hombres.

(enlace al original en ingles)

Apreciación

Estoy en un matrimonio fantástico ya hace mas de 15 años, pero no voy a endulzar el hecho de que el matrimonio requiere sacrificios vitales para los hombres y que ninguna mujer puede entender o apreciar por completo. No estoy en contra del matrimonio, sino en contra del matrimonio desinformado, optimista, como-no-lo-viste-venir, impulsado por la uniquitis, inducido por la vergüenza, destinado a la bancarrota, marcando a tus hijos de por vida. Estoy en contra de ese matrimonio.

A las mujeres les encanta cuando te da por sentado. Se que suena raro, pero es cuando no te esta adulando constantemente y ya estas en tu décimo año de matrimonio y ya es parte de la conversación normal. “Ok, te amo, chau” es el cierre de todas las llamadas. No estas pensando en eso, porque no necesitas. Si te estas preguntando “¿Cómo saber cuándo me ama?”. No estas en un matrimonio saludable. Solo cuando se elimina esa familiaridad y confort cotidiano, es cuando ella puede apreciarte. Una vez que el amor se vuelve ordinario, la mujer rara vez lo expresa abiertamente – de hecho se espera que vos seas el que lo exprese – así que tenes que buscarlo de forma oculta.

Toda esa pelotudez de flores que lees en las tarjetas o ves en el Día de los enamorados o en tu aniversario fue escrito por alguien mas. Y si bien es lindo tener esos gestos ocasionales de apreciación, es mas importante ver el bosque detrás de los arboles. Los actos individuales de afecto no suman tanto como lo que ambos hacen en el día a día. Lo importante es la relación que tienen después de compartir tu desayuno numero 300 un sábado a la mañana mientras los chicos pelean por el control de la TV y ustedes hablan sobre qué facturas pagar primero y si el pasto hay que cortarlo esta semana o no, eso define el amor y el matrimonio. Si precisamente el tipo de cosas que nunca pensarías cuando la estas poniendo en su lugar o considerando subirla en tu categoría de plato.

De esto se trata el matrimonio; no es necesariamente aburrido (aunque a menudo lo es), sino ordinario. Es normal, común, o al menos se convierte en eso. Pensá en cuanta gente en el mundo vivió, se casó y murió haciendo exactamente lo mismo que vos. Esa es la verdadera prueba del matrimonio que nadie que no la haya experimentado antes puede encontrarle un verdadero sentido. La idea “feliz” es que tenes que “mantenerlo fresco” al matrimonio, pero incluso después de una noche de frescura, cuando la lencería ya está en el cesto de la ropa y vas a buscar a los chicos a la casa de la abuela la mañana siguiente, volvés al matrimonio rutinario que siempre tuviste. Esta es la mierda que nadie te cuenta cuando te venden el objetivo del matrimonio – el sentimiento de “¿Y ahora qué?” que viene inmediatamente después de que encontraste a LA INDICADA que estabas buscando, o el de “hice lo correcto” al casarte con ella porque de repente redescubrió la religión DESPUÉS de una maratón sexual de tres meses que termino en un embarazo (y no, no es lo que me sucedió a mi).

Apreciación

Creo que la mayor mentira que los hombres se dicen a si mismos es la de que eventualmente la mujer va a terminar apreciando los sacrificios que hace. Aprendetelo ahora mismo, nunca lo va a hacer. No lo hace porque las mujeres no tienen la habilidad de darse cuenta, y mucho menos de apreciar los sacrificios que hace el hombre para facilitar su realidad. Incluso la mujer mas iluminada, y apreciativa que conozcas opera en una realidad femino-centrica. Que los hombres hagan sacrificios personales por honor, respeto y amor son algo habitual. Se supone que haga esas cosas. ¿Sacrificaste tus ambiciones y potencial a cambio de darle una mejor vida a ella? Se suponía que hagas eso. ¿Resististe la tentación y no te acostaste con esa secretaria sexy que estaba lista para un polvo? Se supone que lo hagas. Tus responsabilidades para mantener el matrimonio, el hogar, la familia, etc, son cosa habitual – son lo esperado. Solo se los aprecia cuando están ausentes.

Esta es la totalidad de la realidad femino-centrica. Los hombres solo existen para facilitar la realidad femenina, y cualquier hombre que disputa esto (o que se anime a analizar sus aspectos) no es por lo tanto un “hombre”. Incluso el rebelde mas egoísta entre los hombres solo se define como rebelde porque no obedece las practicas comunes de los “hombres” en una realidad definida por la mujer. Irónicamente es justamente este rebelde quien es apreciado por el femenino por encima de aquellos hombres que si cumplirían con esa realidad (o incluso que la promueven).

El concepto de apreciación encaja muy bien en un montón de otros aspectos de las relaciones entre los géneros.

Por ejemplo en este hilo de conversación de El Hombre Maduro; asumí por un momento que un hombre de 40 años que tiene la posibilidad de salir con mujeres mas jóvenes “hace lo correcto” y busca relacionarse con una mujer de su propia edad. ¿Sería apreciado por haberle dado una nueva chance a una mujer mayor? ¿O se lo vería como que esta haciendo lo que se esperaba de él?

¿Sería apreciado el hombre que se casa con una madre soltera y la ayuda a criar el hijo de otro hombre? ¿Tendría aunque sea alguna influencia en la estimación que hace la mujer de su carácter, o simplemente estaría el hombre haciendo lo que se esperaba de el? Esta cuestión de la apreciación es el verdadero dilema del Caballero Blanco.

Las relaciones no son un trabajo

La familiaridad alimenta de hecho el menosprecio… y la mediocridad, y la rutina, la banalidad, la ordinariez… y es por eso por lo cual tantos matrimonios terminan en el tacho. Tanto hombres como mujeres se dejan estar.

El meme de “Las relaciones son un trabajo” es una Convención Social. ¿Cuántas veces escuchas a los hombres decir esas palabras? Esto termino filtrándose en la consciencia popular incluso entre los hombres. Para los hombres en una relación que adhieren a esto, especulo también que muchos de ellos están en una relación donde ELLOS son los que “hacen el trabajo” para la mujer quien a cambio los puntúa, por así decirlo. Y de los hombres solteros que adhieren a esta mitología, cada uno de ellos tuvo que ser condicionado por las mujeres para creer que este es el caso cuando se está en una relación. Las raíces de todo surgen de la creencia equivocada de que tanto las acciones de los hombres como sus sacrificios pueden ser apreciados en algún momento por las mujeres.

¿Cuál sería el mejor método para lograr que un hombre cumpla con la idealización que tiene una mujer sobre cómo debería ser su pareja perfecta (sin tomar en cuanta cuan retorcida y complicada sea esa definición)? Las mujeres creen en “arreglar”. “Sería perfecto si solo _____”, también dicen cosas como “estoy trabajándolo”. El problema es que cuando el condicionamiento pasa de “estoy trabajándolo” a “estamos trabajando en nuestra relación” es porque el hombre internalizó el relato de ella como propio. Es acá de donde deriva la mitología de “Relaciones como trabajo”. ¿Cuán a menudo es la mujer la que tiene que ‘trabajar’ para la relación?. Y si es ella, la terminología de la relación y las asociaciones cambian. ‘Trabajo’ implica que un hombre esta ajustando mejor su identidad a la de la relación ideal de ella, para encajar mejor en la realidad femino-centrica. Y ¿Que mejor forma de lograr esto que condicionándolo psicológicamente para que el quiera personificar el ideal de ella, incluso antes de haber siquiera conocido una mujer o haber estado en una relación?

(enlace al original en ingles)

La prueba del extraño – Sé para ella como un desconocido

Cuando te casas con una mujer, o convivís con ella, o entras en una relación exclusiva y te mantenés exclusivo durante un período de tiempo, logras que ella se sienta cómoda con vos. Cómoda en el sentido de que siente que estas involucrado con ella. Cómoda de que no vas dejarla. La comodidad, el tiempo y la familiaridad alimentan la rebeldía.

Con solo pasar 30 segundos en la Internet, vas a encontrar una lista enorme de historias sobre hombres quejándose de que sus esposas y novias son crueles, desagradecidas, criticonas, odiosas, perras, locas, etc, etc. Esta situación ya se transformo en una costumbre social. Es algo de lo que nos reímos. Las mujeres llevan con orgullo remeras proclamando que son unas perras. “Soy una chica genial. ¡Sólo que a veces me pongo un poco loca! JAJA!” Si no aguantas lo peor de ella, entonces no la mereces, ¿no?. Los hombres de verdad deberían ser capaces de manejar a una mujer fuerte e independiente que no tiene miedo de expresarse, ¿no?

Las cosas no empezaron así para estos hombres. Esas mujeres solían ser re copadas. Divertidas, animadas, sexualmente generosas. Sus ojos se encendían cuando veían a su hombre. Sonreían. Le daban “esa” mirada. Lo tocaban espontáneamente. Hacían cosas por el. Les importaba lo que su hombre pensaba. Se preocupaban por que su hombre estuviera feliz. Hacían cosas para hacer feliz a su hombre y se enorgullecían de hacerlas. Pero la comodidad, el tiempo y la familiaridad alimentan la rebeldía. Esos hombres permitieron que sus mujeres se vuelvan demasiado cómodas, demasiado familiares. Invirtieron demasiado tiempo en ellas.

La respuesta mas común de la Red Pill a las mujeres molestas es reírse. Aceptar y Amplificar sus pruebas de mierda. Aplicar Dread y devolverle el miedo de perderte a su cuerpo. Quizá incluso hacer un soft next (dejarle de dar bola a menos que ella te busque), bajarla de novia a plato, y en lugar de miedo de  perderte, realmente hacerle sentir la realidad de haberte perdido, aunque sea temporalmente. O incluso un hard next (dejarla del todo y nunca mas hablarle), si es que esta especialmente revoltosa.
Después de todo, si sos lo suficientemente “alfa” para pasar varios de sus pruebas de mierda, mágicamente ella se va a comportar, ¿no?. Bueno, quizá durante algunos días. Y de nuevo vas a estar en la misma. Pero si sos un buen líder y le enseñas y la entrenas bien, vas a poder lograr que ella se convierta en una buena novia, ¿no?. No.

Porque las mujeres ya lo saben. No necesitan ser “lideradas”. Y saben. Las mujeres saben que a los hombres no les gustan las forras que no cojen. No necesitas decirles eso. Si te ves en algún momento teniendo una charla con una mujer sobre su mal comportamiento – algo que ella ya sabe de antemano y que tiene bien en claro – es porque ya te probó que no es material ni de novia ni de esposa. Ella ya sabe que hacer y que no, pero elije ser una forra desagradecida, malvada, que no coje para despreciarte. Piensa que te la vas a aguantar, porque sos un perdedor que no la puede dejar por alguien mejor. Quizá deberías probarle lo equivocada que está.

Ojo, todas las mujeres son malvadas, forras, locas y desagradecidas cada tanto. Todas las mujeres te prueban. Si estas buscando una mujer que no lo haga, lo que estas buscando en realidad es un perro de mascota. Un perro al que tratas bien siempre va a estar agradecido y nunca te va a tratar mal.

Pero si tu intención es interactuar con mujeres, entonces tenes que esperar pruebas de mierda, comportamiento errático, maldad, locura y una falta completa de gratitud por lo que sea que hagas. No podes dejar a cada mujer que alguna vez se porte mal, porque nunca la vas a poner así. Pero si necesitas tener limites. Ponerlos y hacerlos cumplir. Si dejas que una mujer te pase por arriba y te pruebe a placer, solo vas a lograr ser un perdedor muy infeliz, que no la pone nunca, y muy involucrado con alguien que se la pasa quejándose, corneandote y forreandote. Una forma de medir el estado de la reacción es la prueba del extraño. Simplemente mira como trata tu novia o esposa a los extraños.

Si tu esposa o novia es una forra con todo el mundo, esta loca y es una inestable y necesitas dejarla ya mismo, cambiar tu numero de teléfono y mudarte de barrio. A menos que tengas un buen sistema para esconder cadáveres. No gastes tu tiempo con las sociópatas y las enfermas mentales.

Pero si no lo hace (que sería la mayoría de las mujeres), entonces el problema no es ella, sos vos. No te enfoques en el como te trata a vos. Mirá como trata a los demás. A todos los demás. La cajera del supermercado, mozos del restaurante, sus amigos, su familia, desconocidos que le tiran onda. Todo el mundo. Eso te va a ayudar a poner las cosas en perspectiva.

Cuando tu novia o esposa este siendo mala con vos y comportándose como una puta desagradecida y buscándote, acordate, no es que ella sea una forra, simplemente es que ella es una forra con vos. Es totalmente respetuosa y agradable con sus amigos, sus compañeros de trabajo, incluso con desconocidos que conoce en la calle. Ni soñaría con ser una forra a los demás, porque sabe que si lo fuera perdería sus amigas, la despedirían y perdería cualquier posibilidad de generar una buena impresión en un desconocido. Pero es una forra constantemente con vos porque piensa que sos un perdedor y que no podes hacer nada para cambiarlo. Si la dejaras ya mismo y salieras con otra chica sin hacer ningún cambio en vos mismo, esa otra chica se va a poner tan forra con vos como tu ex en unos pocos meses.

¿Notas que tu novia o esposa te hace cosas, se niega a hacer cosas por vos y te dice cosas terribles que nunca en su vida, ni en un millón de años le diría a un amigo, compañero de trabajo ni a un desconocido que conoció en Starbucks?
Entonces te respeta menos que lo que respeta a un completo desconocido. Te esta tratando a vos, el hombre al que supuestamente ama, peor de lo que trata a los transeúntes de una cafetería. La tenes en su peor forma, mientras que un tipo cualquiera en la linea del banco tiene su mejor comportamiento. Su ser mas atractivo, agradable, respetuoso que solo te mostró a vos mientras salían y mientras pensaba que te perdería si se portaba mal.

¿Querés a esa mujer de vuelta? ¿Querés ser tratado por lo menos tan bien como ella trata a sus compañeros de oficina y a los desconocidos que conoce mientras hace los mandados? O sea, ¿Con un mínimo de decencia humana y respeto en lugar de un desprecio y maldad total, y una completa falta de gratitud?
A la mierda con eso. ¿Acabas de pensar “si” para adentro?. A la mierda con eso y ¿sabes que? andate vos también bien a la mierda. Pelotudo.

Si elegiste a esta mujer para que sea tu novia o tu esposa, ella debería estar tratándote mejor que a sus amigos, compañeros de trabajo y desconocidos que conozca. Los demás no están haciendo una goma por ella, vos si, y aun así ¿Estás esperando el mismo respeto que le da a un extraño? ¿Estas entregándole e invirtiendo tu tiempo gratis, como si no valieras nada? Con razón te odia tanto.
¿Sabés por que es buena con un desconocido, pero una forra con vos?  Porque la opinión del desconocido todavía esta no esta decidida. Ese desconocido se puede ir inmediatamente.
Se mas como un desconocido para ella. Hace tus propias cosas, viví tu propia vida, y dejala a ella que se preocupe por quien sos, en qué te convertiste y por que de pronto siente que ya no te conoce. Hace que audicione y re-audicione para el rol de novia/esposa todos los días. Hacela sentir que tu opinión de ella siempre es cambiante, y que puede fracasar en cualquier momento. Como que mañana te pudiera perder. Como si su estatus en la pareja pendiera del un hilo.

Porque vos no sos un desconocido. Vos tenes poder sobre ella. Ya sea que le guste el sexo con vos, tu plata, tu tiempo, el estatus de estar al lado de alguien tan copado y lindo como vos, o lo que sea que tengas a favor. Ella quiere algo de vos. Y vos tenes que estar siempre dispuesto quitárselo. O incluso a dárselo a otra persona. Vos trabajaste muy duro para ganarte eso que ella quiere. Hacela trabajar el doble de duro para disfrutarla, al menos así podes beneficiarte vos también.

Leete este articulo y mas en el sitio oficial de la Red Pill fuera de Reddit. Acá hay un enlace (en ingles).

(enlace al original en ingles)

La realidad femenina

Creo que una de las premisas básicas a las que adhiero en mis artículos es a la que incluso los hombres mas ‘iluminados’ de la ‘comunidad’ no terminan de comprender. Y esta es la presunción de una realidad femenina. A veces me refiero a ella como el imperativo femenino, otras veces, coloquialmente lo expreso en términos de “La Matrix” para una comprensión más fácil, pero siempre presumo que mis lectores (incluso de mis comentarios en otros blogs y foros) tienen una comprensión básica de esto.

Me parece que estoy un poco equivocado y no todos lo tienen en claro.

Absolutamente todo lo que un hombre experiencia, cada condicionamiento social que recibe desde tempranísima edad, cada norma social aceptada y cada expectativa de que el califique de la forma en la que se define a un Hombre adulto y maduro en la sociedad contemporánea, esta diseñado para servirle al imperativo femenino. Los moralistas se revuelcan en ella, los absolutistas y los caballeros blancos dependen existencialmente de ella, incluso la mayor parte de los relativistas todavía (en general involuntariamente) alimentan y sirven al propósito femenino. De hecho esta realidad es tan omnipresente que definimos nuestra masculinidad en términos de cuán bien podemos satisfacer esa influencia femenina.

Los medios lo celebran, y no admiten disidentes. Hay muy poca disidencia, de hecho, ya que correr el velo implica enfrentarse a una realidad definida por el propósito femenino. Te sentís solo porque no podes entender su verdadera influencia, y el condicionamiento al que fuiste sujeto define la solución objetiva para curar esa sensación. Basas tus decisiones de tu futuro, tu educación, tu carrera, tus creencias religiosas, incluso el dónde vivir, para acomodar mejor la influencia femenina ya sea en el presente o como preparación para acomodarla en el futuro.

Te casas, por miedo de que no te encuentren casable, o por presión social por no haber aceptado todavía tu rol en servicio del imperativo femenino. Ofreces a tus hijos como tributo a este imperativo, al mismo tiempo que sin saberlo, lo perpetuas en ellos. Pagas ese tributo en forma de pensión alimenticia, trámites de divorcio, en los sacrificios que tu carrera y la sociedad como un todo espera de vos para mantener su influencia durante toda tu vida. Solo existís para facilitar la realidad femenina.

Podemos excusarla con moralismo, podemos asociarla a nociones de honor o estabilidad, nos podemos auto convencer de que el imperativo femenino es nuestro imperativo, pero sea como sea, los hombres no dejan de servirle.

Estrategias Sexuales

Para que uno de los sexos haga realidad su imperativo sexual, el otro sexo debe sacrificar el suyo. Esta es la raíz del poder que el imperativo femenino usa para establecer su propia realidad como la normativa. De esta razón fluyen las reglas de participación para las citas y para la procreación,  las convenciones sociales utilizadas para mantener esta dominación cognitiva, y las reglas y leyes que atan a la sociedad en beneficio de lo femenino. De esto surge que el estatus por defecto del hombre en la sociedad es el del sexo ‘descartable’, mientras el de la mujer es el del sexo protegido. Es la raiz que utiliza el imperativo para justificar (sin disculparse) de las inconsistencias y atrocidades mas descaradas y evidentes de la mujer.

La monogamia y la fidelidad solo son útiles cuando se asocian a una hipergamia optimizada. Sin esa optimización son simplemente obligaciones inconvenientes para la realidad femenina.

Para poder realizar esta realidad, los hombres necesitan ser y estar convencidos de tener un nivel de control mayor que el que ejerce el imperativo femenino. Tienen que realmente creer que son ellos los maestros de la realidad definida por lo femenino, y al mismo tiempo mantenerse dependientes de los sistemas que la realidad femenina les define. Así que se les dice que son Reyes, brutos, salvajes, patriarcas, intelectuales, lo que sea para convencerlos de que la realidad en la que existen es una realidad privilegiada y que expresamente solo sirve a sus propósitos. Ya siendo el ‘sexo protegido’ esto solo alienta la presunción por defecto de la victimización femenina.

La mayor ironía de la realidad femenina es que a los hombres se los debe acusar de patriarcas mientras que al mismo tiempo estos permiten y favorecen la realidad femenina. La estrategia sexual femenina es la victoriosa porque incluso bajo los auspicios artificiales de la opresión masculina, es el objetivo femenino el que se acepta como el esfuerzo correcto. La condición normativa es la de satisfacer el imperativo femenino, el de lograr cumplir la estrategia sexual femenina. Mientras que los objetivos Masculinos son aberrantes, los femeninos son beatificados.

Disculpame si me puse un poco poético, pero es importante que veas a la Matrix por lo que realmente es. La próxima vez que te enfrentes contra las opiniones de la mujer mas bienintencionada del mundo (o mangina) sobre la vida, las relaciones, el matrimonio, el tener hijos, la religión, etc. tenes que entender que sus percepciones se basan es esta realidad. Ella está en lo correcto porque sus creencias se alinean con lo que el funcionamiento de la realidad le hizo ver como correcto. Cualquier otro marco de referencia es completamente alienígena para ella como mínimo, enfermo y malvado como máximo.

Morfeo: La Matrix es un sistema, Neo. Ese sistema es nuestro enemigo. Pero cuando estas adentro de él, y miras alrededor, ¿Qué es lo que ves? Hombres de negocios, maestros, abogados, carpinteros. La mismísimas mentes de las gente que estamos intentando salvar. Pero, hasta que no lo logremos, esta gente sigue siendo parte de ese sistema y eso los hace nuestros enemigos. Tenes que entender, la mayoría de esta gente no esta lista para ser desconectada. Y muchos de ellos están tan habituados, son tan dependientes del sistema, que están dispuestos a pelear para protegerlo.

(enlace al original en ingles)

En Internet no hay mujeres

Una de las reglas de Internet es que no hay mujeres en Internet. Esta regla no quiere decir lo que vos pensás que quiere decir.

Dejame aclararte un poco el tema:

En la vida real, a la gente le gustas porque sos una chica. Te quiere coger así que te prestan atención y pretenden que lo que tengas que decir es interesante, o te hacen sentir inteligente y lista. En la Internet, no tenemos chances de cogerte. Esto quiere decir que tu ventaja de ser “chica” no existe. No tenes una ventaja en la conversación solo porque quiero poner mi pene en tu vagina.

Cuando escribís algo del tipo “hey hay soy una chica” simplemente estas mendigando atención. La única razón por la que estas aclarando eso es porque querés recuperar tu ventaja por ser chica, seguramente porque sos tan insulsa y estúpida que no podes hacer ni decir nada interesante sin esa ventaja. Y te olvidas de las reglas, no hay mujeres en Internet.

La única excepción a esta regla, la única forma en la que podes recuperar esta ventaja solo por ser una chica en Internet, es el de publicar tus tetas. Esto es y debería ser, degradante para vos, ya que es una admisión de que lo único interesante sobre vos es tu cuerpo desnudo.

En resumen, Tetas, o andá a cagar. (Tits, or get the fuck off)

(enlace al original en ingles)

 

El miedo primordial de las mujeres

La gente de la Hombresfera y los tradicionalistas que las mujeres tienen una tendencia que bordea lo patológico de invadir lo que antes eran espacios exclusivamente masculinos sin importarles el efecto que su invasión tiene en la dinámica existente en el grupo; incluso si el propósito original del grupo se ve desbaratado por la presencia de mujeres, e incluso si las mujeres no tienen ningún interés en las cosas que causaron la formación del grupo en un primer lugar, de todas formas insisten en que se las admita, o en destruirlo.

Ciertamente los hombres comparten algo de la culpa en permitir, como es usual, este tipo de estupideces feministas, al menos como grupo. Los hombres suelen correrse y dejar que las mujeres se salgan con la suya sin oponer mucha resistencia. Y digo esto no para poner el foco de este articulo en esto, no me interesa hablar del tema en este momento. Pero si voy a intentar el porque las mujeres se comportan de la forma que lo hacen; el hecho de que los hombre las deberían haber detenido está más allá del punto.

¿Por qué, entonces, es tan importante para las mujeres que se las incluya en todo?
¿Por qué rompen una larga relación con una amiga porque se olvidó de invitarla a una fiesta? ¿Por qué tienen que insistir en unirse a los clubs de golf exclusivamente masculinos y quieren cerrar los antiguos club de caballeros? Me imagino que estas preguntas desconciertan a muchos hombres. Ciertamente me desconcertaron a mi, hasta hace poco. Podía ver lo que estaban haciendo las mujeres y reconocía los efectos negativos de sus patrones de comportamiento, pero no entendía su motivación.

Sin embargo, ahora creo que lo entiendo. Mira, el miedo primordial de la mujer es la exclusión social. Mas que nada en el mundo, la mujer teme ser desterrada de la tribu.

En los tiempos y medio ambiente ancestrales, las mujeres eran criaturas completamente dependientes. (Honestamente, pienso que todavía lo siguen siendo, pero ya no es tan obvio como antes; la tecnología hace que muchas dinámicas sociales no sean fácilmente comprensibles). Las mujeres dependían de los hombres para que las protejan contra tribus hostiles, animales salvajes, clima adverso y otros peligros físicos, además de la provisión de las necesidades básicas materiales. El hombre, por supuesto, se beneficiaba enormemente al formar parte de un grupo social; pero si lo desterras, probablemente pueda sobrevivir lo suficiente como para encontrar una nueva tribu a la cual unirse. Para una mujer, en cambio, ser echada a su propia suerte era una sentencia de muerte.

Por esto, las mujeres fueron adaptándose naturalmente a la tarea de asegurarse la protección y provisión masculina. Lo logran a través del mantenimiento de los lazos sociales, tanto para hombres particulares (esposos, padres e hijos, mayoritariamente), como para la tribu en su conjunto. En consecuencia, las mujeres desarrollaron una forma de expresarse adaptada al reino de las relaciones interpersonales en las que habitan, y, todavía mas, desarrollaron deseos y temores que las empujaron hacia el logro de este objetivo evolutivo. En este artículo me voy a enfocar en los miedos.

Resulta lógico que si el mantenimiento de los vínculos sociales es el camino por el cual una mujer asegura su pasar, entonces el deshacer  esos lazos sociales sea su mayor temor. La idea de que la gente cercana a ella tenga un espacio social de la que ella es completamente excluida le causa una gran molestia psíquica. No le interesa el hecho de que su presencia interferiría con la habilidad del grupo de cumplir su propósito, ni con el hecho de que no le interesan las actividades que realiza el grupo. Todo lo que le interesa es el hecho que, fundamentalmente, tiene un profundo miedo biológico que se vio activado, es decir, el miedo a ser dejada a sus propios medios.

Esta misma realidad también explica el deseo obsesivo que tienen las mujeres por recibir atención, en todas sus manifestaciones; la attention whore (buscona de atención), la que busca atención dando lástima, la necesidad constante de la validación masculina, etc. Si lo que las mujeres mas necesitan es la protección y provisión de un hombre (usualmente, un padre al principio, un esposo y luego sus hijos al final de su vida), entonces para ellas ser descuidadas u olvidadas por los hombres cercanos a ella es el equivalente a pequeña escala de ser desterrada de la tribu, y es tan aterrador como si fuera de verdad.

Esto explica las diferencias clave entre el comportamiento de los hombres y las mujeres:

  • Para el hombre, el abuso es peor que el ser descuidado.
  • Para la mujer, el ser descuidada es peor que el abuso.

Esta claro que esto no quiere decir que a los hombres les gusta que los descuiden, o que a las mujeres les gusta ser abusadas. Pero si quiere decir que si una mujer tiene que elegir entre ser abusada o ser ignorada completamente, a menudo va a elegir ser abusada. Al menos el hombre abusivo le presta atención. En los tiempos ancestrales, incluso el hombre que golpeaba a su mujer por cualquier excusa, probablemente no la dejaría que se muera de hambre ni que fuera comida por animales. ¿Subóptimo? Por supuesto. Pero, ¿Era mejor para ella jugársela por su cuenta? Para nada.

Esta claro que una mujer que tiene opciones es mucho menos probable que se quede con un abusador. ¿Qué tipo de opciones tenia una mujer en los tiempos ancestrales? Realísticamente, lo único que tenia una mujer que fuera maltratada por su marido era volver a la custodia de su padre.

La ausencia de un padre, por ende, tiene dos efectos negativos en una mujer:

  1. Crece carente de atención, protección y validación masculina, y aprenden a buscar esto en donde sea que puedan encontrarlo. Rápidamente aprende que la forma más fácil de obtener la atención masculina es entregando sexo.
  2. Se crea una tendencia a tolerar mas el abuso, parcialmente por esta hambre de atención que mencionamos en (1) y parcialmente porque no tiene un padre sobre el que volver si dejara a su marido.

No es necesario hacer un análisis científico para darse cuenta que las mujeres que crecen sin padre son tendientes a:

  1. Ser más promiscuas.
  2. Tolerar mas abuso que otras.

Esta hipótesis explica un montón el comportamiento femenino que suele desconcertarnos. Como ejemplo final, tomemos las diferentes respuestas que tienen los hombres y las mujeres ante la humillación.

Es bien conocido que las mujeres responden bien a la humillación pública; quieren que la sociedad en general piensen bien de ellas, y por lo tanto, si la masa de hombres o mujeres desaprueban su comportamiento, lo cambian (también suelen cambiar su comportamiento si uno de los pocos hombres que realmente respetan las desaprueba, pero los hombres tienen la misma respuesta por lo tanto no es interesante). Los hombres, en cambio, suelen ser relativamente indiferentes a las opiniones de las personas que no respetan. Las mujeres son animales re rebaño que temen constantemente ser desterradas de la tribu, el hombre si bien también teme el destierro, no lo considera algo de vida o muerte.

Cuando entendés este punto, que es crucial, las actitudes y el mal comportamiento de las mujeres empiezan a tener un montón de sentido.

(enlace al original en ingles)

Guardando lo mejor para el final

Analicemos un articulo publicado en el sub de la Red Pill en Reddit hace un tiempo. Más que dar mi propio resumen sobre la situación del que escribió, voy a dejar que lo leas completo. Si querés ver el original, esta acá.

Ya publiqué esto en otro subreddit pero me terminaron borrando porque se armo mucha pelea en los comentarios. Resumo lo que viene sucediendo hasta ahora. Conocí a mi esposa hace siete años, en ese entonces ella era muy exquisita respecto al sexo. Me dijo que solo había estado con un solo hombre antes de mi. Me dijo que nunca me daría sexo oral, y que solo haría ciertas posiciones. Casi todos los actos sexuales le parecían degradantes. La verdad es que esta situación me frustraba bastante, pero la verdad es que me gustaba mucho y esperaba que con los años se fuera abriendo más sexualmente. Con el pasar de los años al final nunca mejoró, pero yo aprendí a superarlo.
Bueno, resulta que termine encontrando un video muy viejo de ella en sus años de universitaria donde se la ve teniendo sexo grupal con otras seis personas, 5 chicos y 1 chica. En el video tiene sexo anal, sexo oral, doble penetración y se la escucha gritar múltiples veces  “soy una puta de mierda”. A todo esto, se la ve bastante entusiasta en todo momento. Terminé sintiéndome muy triste. Puedo entender que hay ciertas cosas que a alguno puede no gustarle, pero lo que me molesta no es el hecho de que ella no haya querido hacerlas. No quiso hacerlas conmigo, pero para todos los demás hombres ella fue su putita. Quedé enojado, dolido y le termine diciendo muchas cosas estúpidas a mi esposa.

Le pedí que deje a nuestra hija en la casa de su hermana porque quería hablar con ella. Me preguntó por qué y le dije que lo hablábamos cuando volviera.

No recuerdo todos los detalles de la conversación, así que voy a intentar resumirlos. Antes de que volviera estuve tomando un poco, lo cual en retrospectiva no fue la mejor idea.

Yo: ¿Hay algo en tu pasado que me estés ocultando?
Ella: ¿Por qué estamos hablando de algo así?
Yo: Solo quiero saber si alguna vez hiciste porno o algo parecido.
Ella: ¿Estas drogado?
Yo: Encontré tu video de tu época universitaria con los otros hombres. Ya no se quien sos ahora y me enferma estar siquiera cerca tuyo.

Ella empieza a llorar

Yo: ¿Tenés algo para decir?

Sigue llorando. Era al pedo seguir así que agarre las llaves para irme. Ahí ella intenta detenerme.

Yo: Si no querés que me vaya entonces vas a tener que ser 100% honesta conmigo, y decirme porqué me mentiste todos estos años.
Ella: No quería que pienses que yo era una puta.
Yo: Hubiera estado perfecto si me decías. Me hubiera encantado poder hacer todas esas cosas salvajes con vos. Mirá, entiendo que no te caliento tanto como esos otros tipos. Después de todo te encantaba chuparles la pija pero no la mía.
Ella: No es así, no quería que pienses menos de mi.
Yo: No es eso, una cosa es mentir sobre con cuanta gente te acostarte. El tema es que no es que no te gustaba hacer esas cosas. El tema es que no te gustó hacerlas conmigo.
Ella: Pero puedo hacer esas cosas con vos. Me gustas, lo sabes, ¿no?
Yo: No quiero que lo hagas porque sentís que tenes que hacerlo. Quiero estar con alguien que realmente me desee.
Ella: Puedo cambiar. Te prometo que no voy a dejar que este matrimonio se caiga, podemos cambiar. Podemos ir a un consejero matrimonial, en serio, ¿hablame?
Yo: El consejero no va a cambiar cómo te sentís sobre mi. Mirá, podemos probar ir a uno pero por ahora quiero una separación.
Ella: Por favor no hagas esto. No tires nuestro matrimonio por algo que hice en la universidad, ¡por favor!

Yo: Deja de actuar como si hubiera sido una sola puta vez. Se honesta sobre cuantos tipos de tiraste antes de mi. Cuantas pijas chupaste y a cuantos les dejaste que te rompan el orto?
Ella: ¿Que importa? Te dije que ahora lo voy a hacer con vos también.
Yo: ¡Soy un puto suertudo! Me casé con una puta que coje como una monja.
Ella: Por favor no arruines nuestro matrimonio por esto. Estoy dispuesta a cambiar.
Yo: No nos estamos divorciando pero me quiero separar para ver como viene la cosa, ahora mismo me enferma solo verte.

Me terminé yendo mi esposa intentando detenerme. Seguía rogándome diciendo que podía hacer todo lo que quisiera con ella, realmente era algo patético y termine de perder todo el respeto por mi esposa y la forma en la que estaba intentando manipularme con sexo.

Ahora mismo estoy en un hotel; Tengo el teléfono lleno de llamadas perdidas de mi esposa. Me pregunta donde estoy, si le digo se que va a venir a enfrentarme y no me siento listo para eso. Me siento totalmente desgastado. Me siento mal diciéndole esas cosas a mi esposa pero no se que otra cosa hacer estoy demasiado dolido.

Como dije antes no me hubiera importado si hubiera sido promiscua antes de conocerme, en serio, no me importaría pero el hecho de que si hizo todas esas cosas con otros pero no las hace conmigo es lo que realmente me lastima profundamente.

No veo forma de recuperar este matrimonio, no puedo cambiar su atracción por mi. A mi viejo hace poco le diagnosticaron un tumor en los pulmones y eso ya me tiene bastante estresado.

Por favor díganme exactamente que puedo hacer, mi orgullo masculino esta completamente destruido. Antes de enterarme de todo esto, intenté que mi esposa se abriera sexualmente pero se negó rotundamente. Creo realmente que no la atraigo para nada de la forma en la que estaba atraída a esos otros tipos. Es por eso por lo que para ella estaba totalmente bien “ser su puta de mierda” pero a mi ni siquiera me la chupaba. Quiero una mujer que me mire con lujuria, no una que tiene sexo conmigo para cumplir con su deber de esposa.

No me siento con derecho a exigirle a mi esposa que tenga otro tipo de sexo del que quiere conmigo, pero si quiero que quiera hacerlo. Ahora se que si ella los empieza a hacer, va a ser por la culpa y no por un deseo real. No veo forma de recuperar este matrimonio. Me siento para el culo porque se que no voy a poder ver tanto a mi hijita, especialmente durante su niñez.

Ya hice algunos llamados y cambié el banco donde recibo mi sueldo, hablé con un contador para poner mis finanzas en orden si es que terminamos en divorcio. Mi hermano trabaja en un estudio de abogados conocido. Estoy pensando en contactarlo al menos para saber qué es lo que debería estar haciendo. El tema es que se que una vez que lo llame ya no hay vuelta atrás.. Si le digo a mi familia, voy a destruir la imagen que tienen de mi esposa. Y también me tengo que asegurar porque ahora mismo su seguro médico depende de mi, y no quiero que no tenga acceso a la salud si nos divorciamos, ya que estuvo con algunos problemas de salud. No quiero arruinar nada pero no puedo ver como pueden volver a estar bien las cosas. Si no vas a darme ningún consejo y solo me vas a juzgar, no pierdas el tiempo comentando. Ya se que dije le cosas que la lastimaron pero no tenes idea del nivel de dolor que estoy sintiendo ahora. Ya le pedí disculpas a mi esposa por eso, pero sigo sin ver como podemos recuperar la relación que teníamos.

Edit – Quiero intentar recuperar las cosas con mi esposa. Entiendo que no quiera hacer ciertos actos sexuales. Estoy considerando proponerle la idea de un matrimonio abierto. De esa forma podemos estar juntos como familia y ambos tener las vidas sexuales que queremos.

Hay demasiado pasando todo al mismo tiempo en esta situación, pero creo que lo primero que debería decir es que, personalmente, pienso que este tipo de revelaciones de vidas pasadas son muchísimo mas comunes que lo que muchos hombres se sienten cómodos en admitir. Me gustaría decir que es la primera vez que escucho una historia así – pero de hecho es las 7ma vez, y cuatro de ellos son de hombres a los que traté como consejero.

A medida que nuestra cultura se vuelve tecnológicamente más adepta, los registros electrónicos – ya sean ‘selfies’, fotos incriminadoras subidas a todo tipo de red social, videos de despedida con strippers, o pornografía amateur / semi-profesional – van a empezar a tener cada vez mas participación en completar el rompecabezas que constituye el pasado sexual y  amoroso de la mujer. El verdadero problema va a dejar de ser el de hacer el trabajo detectivesco de encontrarlo, sino que va a ser qué permitirá el Beta creer sobre ese ‘copo de nieve especial’ cuando lo pueda contrastar con el océano de información sobre el comportamiento general de esa mujer.

Hace poco en Return of Kings hubo un articulo publicado por Emmanuel Goldstein donde detalla cómo en la Seducción es necesario presumir que todas las mujeres son putas. En vista de historias como estas se hace difícil no ver ese articulo como puramente pragmático, pero al menos mientras te mantengas soltero, Seductor y sigas girando platos, podes (y deberías) darte el lujo de y previsión de saber que incluso las Chicas Buenas ‘También’ tienen la inclinación de volverse locas con el Alfa sexy en la fiesta de la espuma de Cancun durante las vacaciones de verano cuando esté en los días fértiles de su ciclo.

Espero con ansias la horda de críticos de “oooh, pero los hombres también lo hacen!” que intentan desviar la atención que pongo en las dinámica feroz del lado sexual de la hipergamia femenina. Y si fuera por solo uno de los lados de la estrategia sexual (Sexo Alfa & Plata Beta) podrían tener algo de razón, pero es la otra mitad de la ecuación hipergámica la que las diferencia de los apetitos sexuales a corto plazo de los hombres, la parte que requiere que consigan un aprovisionamiento a largo plazo por parte de un hombre, en conjunto con una unión y desenvolvimiento emocional.

Lo mejor de ella

El autor de este hilo de charla en Reddit esta del lado filoso de la ecuación Hipergámica. Y aunque estoy seguro de que muchos intentan pintar a la mujer de este tipo como rota, dañada emocionalmente, victima de abuso sexual (no lo sabemos, pero esta fue la asociación inicial en el hilo original), lo que estamos viendo acá no son sus experiencias individualizadas, sino una metodología que tanto ella como todas las mujeres utilizan para justificar su pluralismo sexual.

Antes de la llegada de tecnologías que pudieran probar evidencialmente las aventuras sexuales de una mujer, los aspectos mas viscerales de la sexualidad de una mujer y los inconvenientes impulsos cerebrales/hormonales que las motivaban, se podía mantener en secreto el tiempo suficiente como para comprometer a un hombre con un buen potencial de proveedor para que se comprometa a dar seguridad a largo plazo a la otra mitad de las demandas Hipergámicas. A medida que la tecnología para llevar un registro de esto se vuelve mas presente, mas permanente y mas fluido en su uso, y a medida que los hombres se vuelven mas interconectados por ella, a medida que las mujeres disfrutan mayor auto afirmación de ello, el racionalizar sus indiscreciones pasadas se vuelve mas un imperativo.

A los hombre se los condiciona y satura la por lo menos la mitad de su vida con el imperativo femenino para transformarlos en los cornudos conscientes que necesita la Hipergamia femenina – hombres como el autor de esta confesión – tienen un interés egoísta al presumir que la mujer con la que se juntan le “va a dar lo mejor de ella” cuando le toque a él salir con ella y que toda su paciencia y creencias igualitarias finalmente van a rendir fruto.

El tema es que los hombres descubren demasiado tarde, usualmente después que se dan cuenta que su dedicación a esa mujer les planchó su potencial de VMS, que no solo fueron cornudos retroactivos (a veces, incluso moralísticamente orgullosos de eso), sino que fueron condicionados socialmente para serlo durante casi toda su vida, por sus madres, su emasculados padres, sus hermanas, sus amigas, maestras y absolutamente todo el imperativo femenino.

Una de las razones por las cuales yo y la mayor parte de la hombresfera recibe tanto desprecio de la sociedad femenina y de los hombres enchufados (los blue pill), es que arriesgamos a exponer todo este proceso. La historia en el articulo es la inconveniente verdad de una sexualidad pluralista femenina. La capacidad de las mujeres de poder aprovechar su valor y salir del mercado sexual para tener hijos, crear algo parecido a una vida familiar que termina siendo tan opuesta a su vida de soltera y en la que ademas pueden poner sus propias condiciones, depende de que los hombres que tienen potencial de proveer a largo plazo (los Beta) se mantengan en la ignorancia de lo cornudos que son incluso antes de salir con ellas, y eso requiere que no estén al tanto del condicionamiento que tanto tiempo tomó en convencerlos de que una mujer es ahora su responsabilidad.

¡Soy un puto suertudo! Me casé con una puta que coje como una monja.

La principal razón por la cual los hombres se preocupan en conocer el pasado sexual de una mujer esta arraigado en este ‘tener lo mejor’ que ella puede ofrecerle sexualmente. Ciertamente hay mas aspectos que solo esto (fidelidad, etc), pero como dije antes, todos los hombres quieren una putita, solo que quieren que sea SU putita. En cuanto se desvanece definitivamente la creencia de que el esta obteniendo el mejor que ella puede darle, la naturaleza de la Dinámica del Deseo queda completamente al descubierto.

Quiero que me desees

Una vez que una mujer ya esta establecida en una normalidad sexual matrimonial, es natural que en cuanto se revele su verdadera capacidad sexual, su primer impulso sea el de preservar el aprovisionamiento que disfrutó mientras mantenía ‘su secreto’ trabajando para ella.

Yo: No es eso, una cosa es mentir sobre con cuanta gente te acostarte. El tema es que no es que no te gustaba hacer esas cosas. El tema es que no te gustó hacerlas conmigo.

Ella: Pero puedo hacer esas cosas con vos. Me gustas, lo sabes, ¿no?

[…]Ella: Puedo cambiar. Te prometo que no voy a dejar que este matrimonio se caiga, podemos cambiar. Podemos ir a un consejero matrimonial, en serio, ¿hablame?

Lo que se lee claramente acá es el libreto para la la negociación del deseo. Su verdadero deseo no es el de satisfacerlo a el ni ningún tipo de resolución por el engaño de su pluralismo sexual, sino una forma solipsista de mantener una normalidad para ella. Nuestro autor no tiene otra racionalización sobre las que pueda apoyarse, ya no puede negar mas su condición, no es suficiente, y empieza a darse cuenta de una cruda verdad Red Pill – el deseo genuino no se puede negociar.

El quiere que ella lo desee, quiere que ella desee tener sexo con el con el mismo vigor y entusiasmo que tuvo con los demas hombres en sus videos. Quiere que le de su mejor lado de su sexualidad, pero sus 7 años de reticencia y negativa a entregarle eso mientras disfrutaba de los beneficios de su protección, su paciencia, amor y perseverancia solo pone a su estrategia, la estrategia Hipergámica, en completo foco. El deseo genuino de ella, su mejor lado sexual nunca estuvo destinado a él desde el vamos.

(enlace al original en ingles)