Skip to main content

Cómo crearte objetivos

Definiendo Objetivos

El definir objetivos es un método efectivo para lograr éxito en la vida, sea en el corto o largo plazo. Hay cinco temas clave para poder crear objetivos con efectividad:

  1. Se específico
  2. Tienen que poder medirse
  3. Realizá un seguimiento de tu progreso
  4. Tus objetivos, ¿son prácticos?
  5. Mantenete enfocado con tu mirada puesta en el premio

Se específico

Escribí tus objetivos y especificalos en detalle así podes ver de manera clara que pensás lograr y cómo lograrlo. Indica bien claramente qué es lo que querés y como planeas obtener esos resultados buscados, como por ejemplo quien te puede ayudar o que tipo de entrenamiento podes llegar a necesitar.

  • ¿Qué? ¿Qué es lo que querés lograr (a corto y largo plazo)?
  • ¿Dónde? Encontrá los lugares o espacios donde vas a realizar tus actividades.
  • ¿Cuándo? Definí los tiempos tanto para los objetivos a corto como los de largo plazo. ¿Cual es la fecha en la que querés cumplir tu objetivo?
  • ¿Quién? ¿Quién te puede ayudar a lograr tus objetivos? ¿Buscás mentores, consejos de expertos, o compañeros que te ayuden?

Mediciones

Establecé métricas para hacer un seguimiento de tu progreso. Mantené un registro escrito de los pasos que vas dando hacia tus objetivos.

¿Cuántos? ¿Tenes como objetivo encarar una cierta cantidad de mujeres por día/noche/semana/mes/año? ¿Por cuánto tiempo? ¿Tenes como objetivo usar una cierta cantidad de tiempo para encarar mujeres?

Seguimiento

Realizar un seguimiento de tu éxito te puede alentar a seguir adelante al tiempo que te da una idea sólida sobre si los esfuerzos que estás haciendo están sirviendo o no. La mejor estrategia para mantenerte objetivos es hacer un seguimiento de tu progreso a diario, escribiendo todo cada día.
El solo acto de escribir las actividades y los pasos realizados esta demostrado que mejoran los resultados y fomentan ser consistente. Te permite aprender más sobre tus hábitos, juzgarte a vos mismo, y además te permite seguir de cerca tanto el progreso como las recaídas.

Un buen registro incluye lo siguiente:

  1. Tipo de actividades
  2. Cuánto tiempo se utilizó haciendo esas actividades
  3. Intensidad del esfuerzo. ¿Te empujaste al límite o la jugaste tranquilo?
  4. Una reseña sobre cualquier dificultad que hayas tenido que te ayude a resolver ese mismo problema en el futuro.

Practicalidad

Tus objetivos… ¿Son razonables? ¿Se pueden lograr en el tiempo definido? Conocé tus limites y trabajá dentro de ellos lo mejor que puedas. No todo el mundo puede llegar a ser un astronauta.

Manteniéndose enfocado

Mantener el progreso es uno de los desafíos mas difíciles cuando intentas hacer cambios en tu vida, sea por cambiar un hábito, ponerte en forma, o mejorar tus habilidades de comunicación. El solo hecho de empezar puede parecer difícil, pero mantener el compromiso es todavía más difícil. La clave para poder mantener con éxito tu progreso es aceptar que van a haber recaídas más allá de que hagas tu mejor esfuerzo para prevenirlos. La clave es construir consistencias y una programación regular y volver al ruedo al toque que te salgas.
Hay muchas cosas que podes hacer para mantenerte enfocado:

  1. ¡Hacé que valga la pena! Recordate continuamente lo bueno que va a estar cuando logres tus objetivos. Definir y mantener objetivos que valgan la pena y que son realistas y logrables va a aumentar tus chances de éxito. Además es mucho mas probable que te esfuerces por objetivo que te importa y que sentir que falta poco por cumplir.
  2. Cuanto más temprano te das cuenta que estas fallando, mejor. Si las agarras a tiempo, las recaídas no tienen por que indicar el inicio de una espiral de decadencia hacia la pérdida de todo tu progreso. Acordate, son inevitables y la única forma de superarlos es aceptándolos y seguir como si nada. Lo más importante que tenés que hacer cuando ocurre una recaída es no dejarlo transformarse en una cadena de fallas que terminen afectando a tus nuevos hábitos y destruyan todo los cambios de comportamiento en los que estuviste trabajando.
  3. Tené un plan de control de daños:
  • Lo más importante de todo es que vuelvas al ruedo tan pronto como puedas. De ninguna manera esperes al “Lunes” o “Principio del mes que viene” con la excusa de “empezar con todo”.
  • Aprendé del pasado. Vas a poder identificar muchos de los estas recaídas a partir de tu experiencia pasada. Analizá e identificá las situaciones donde recuerdes haber tenido mayores dificultades para mantenerte dentro del plan.
  • ¡Planificá! Cuando ya sabés que se viene una situación con problemas (como por ejemplo las vacaciones, las fiestas, etc), planificá como vas a encararlas desde antes. Si esperas hasta estar en medio del problema lo mas probable es que no puedas pensar en una solución efectiva. Usa el conocimiento que adquiriste de experiencias previas como guía para planificar e identificar futuros escollos que necesiten ser superados.

Si te das cuenta que tuviste una recaída fuerte, echá mano a todos los recursos que te hayan podido ayudar en el pasado para volver a encauzarte. Algunas de las preguntas que necesitas hacerte ante esta situación son:

  • ¿Cuáles son los obstáculos que podrían estar interfiriendo con tu plan?
  • ¿Cómo podes encarar esos obstáculos?
  • Si tu plan original ya no es factible, ¿Cuál es tu plan de Backup?

La medida del éxito no es si hay o no hay retrocesos o recaídas en tu progreso, sino si en general estas progresando, a pesar de las recaídas ocasionales.

El otro punto de vista – El objetivo es la rutina, no los resultados

(Enlace al original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: