Skip to main content

Día Tres de tu dinámica del Capitán y el Primer Oficial

Resumen

El artículo anterior en esta serie fue un poco largo, y lo admito, no el mejor articulo del mundo. Pero es un tema crucial que permite una dinámica mucho mas amplia, la cual vamos a discutir ahora.

Te sugiero leer Día 1 y Día 2 antes de continuar.

Contexto

Hace poco leí en un comentario en Reddit sobre el por qué las mujeres constantemente tratan de retener a los hombres de progresar, cómo es que terminan diciéndonos que estamos bien así como somos, y cómo en general tratan de bajar nuestro VMS.

No me gustan los tipos musculosos. Me gustan los hombres con pancita. ¡Hace que la cucharita sea mas calentita!” Es el tema general de todo ese argumento de mierda.

Esta es mi respuesta.

Cómo inspirar

Y así, al transformarte en algo sin valor ni atractivo, ella no tiene que trabajar tanto. Se puede sentar tranquila y volverse fea y gorda ya que claramente vos así de feo no te vas a ir a ningún lado” – /u/frrunkis

Esta es la principal razón de todo. Los humanos somos naturalmente vagos. Las mujeres no son la excepción. Si no sos vos quien mide la vara, no les das ninguna razón para esforzarse. Las mujeres imitan la calidad de su hombre.

Estuve viendo a esta chica por un tiempo y ella es una… chica deportiva pero mas la del estilo que va y hace deportes con su amiga que está casada a un culturista. Sabe algo del tema pero no es algo que la apasione. Le divierte pero no tiene el nivel de dedicación de una rata de gimnasio… todavía.

Hace poco le hizo un comentario a un amigo mio de que siente que casi no me merece. Gracias a todo el aprendizaje de La Red Pill estoy evolucionando rápidamente como persona y esto le genera un dread que la hace querer hacer más por mejorar su físico.

Finalmente la llevé a una cita de gimnasio (como vimos en Día 1 y 2) para mostrarle cómo es que entreno yo. No la sobrecargué de pesos ni nada, simplemente la hacia hacer los mismos sets y repeticiones que hago yo pero con el peso que ella puede mover. Le mostré mi rutina de 21 sets de 30 repeticiones con descarga de peso (dropsets), donde descarga el peso cada 10 repeticiones.

Termino completamente destruida. Quedó asombrada por lo agotadora de la rutina que le hice hacer. Toda la semana anterior a la cita se la pasó hablando boludeces sobre lo duro que su amiga y el esposo la hacían entrenar en el gimnasio. Yo simplemente me mordí la lengua y me quedé callado. Lo que no decís no puede ser usado en tu contra. Si yo también le respondía con boludeces sobre cuan duro entreno y terminaba resultando que ella realmente si entrenaba duro, entonces iba a terminar pareciendo un boludo. Pero al quedarme callado y no decirle cuán duro le iba a dar, el golpe fue mas fuerte y directo. Siempre decí lo menos posible, 48 Leyes de poder.

En fin, terminé viendo un poco de derrota en sus ojos así que le hice una simple pregunta para ayudar a motivarla.

Cuál es la diferencia entre mis amigos y yo comparados con todo el resto de la gente de este gimnasio?” (mientras señalaba a todos los fanáticos de la cinta y la bicicleta, las chicas haciendo Pilates y los chicos parados al lado de las maquinas como si estuvieran tomándose un café)

¿No se?” me responde mientras colapsa al hacer el octavo set de abdominales del día.

Yo siempre quiero más

Análisis

El Dread es algo real, no necesita ser algo manipulativo, no tenes que ser un forro, no tenes que hacerlo con malicia pero es tremendamente efectivo. En este caso de hecho lo usé para inspirar. Esto pasó ayer, hace un par de horas me mandó un mensaje diciendo que va a tratar de reorganizar sus cosas para poder volver a ir conmigo porque le encanta cuan duro le doy y cómo la empujo a mejorar. Por otro lado hoy apenas puede caminar de lo dolorida que quedó.

Seamos realistas, es fácil ir al gimnasio solo unos meses. La motivación es efímera y no sirve a largo plazo. La disciplina, un mínimo de introspección y un entendimiento básico de cómo funciona el cuerpo y qué es saludable es lo que necesitas buscar en una chica. Mi perspectiva es que el dread eventualmente se va a gastar al largo plazo y en ese momento va a volver la vagancia, las pruebas de mierda y va a decirme de que está cansada de mis abdominales y cintura en V. Cuando la realidad es que esta cansada y volviéndose vaga y quiere que yo deje de poner la vara tan alto. Es en esos momentos en los que vos necesitas inspirarla. La inspiración alimenta la admiración pero no solo eso. Te van a admirar por mantenerlas enfocada, por mantenerte mas fuerte que ellas y por empujarlas a mejorarse pero nunca vas a poder inspirarlas si no podes ni disciplinarte a vos mismo.

Las mujeres necesitan de un hombre fuerte en esos momentos en el que quieren largar. Es fácil hacer las cosas cuando querés hacerlas, el problema es en los días en los que no querés. Las mayoría de las mujeres van a fallar en ese momento crucial. A mi me pasó, a vos te pasó. Algunos de ustedes van a ceder al deseo de mandar todo a la mierda un día. Lo sé porque me pasaba. La gente crea excusas como “Estoy muy cansado para ir al gimnasio”, no, pelotudo, estar cansado es el castigo que recibís por no acostarte a horario la noche anterior.

Permitirte vaguear tanto a vos o a aquellos que te sigan es permitir y reforzar un mal comportamiento. Cada vez que te salteas los objetivos que vos mismo te pusiste debido a la excusa que sea es otro poroto a favor de reforzar el mal comportamiento.

Soy el primero en admitir que hay días en los que no quiero ir al gimnasio porque después de haberme levantado a las 6am y trabajado 9 horas lo único que quiero es ir a casa y desmayarme. Soy humano como todo el mundo, todos lo pensamos. Hay días en los que no puedo dormir un carajo por la razón que sea. Si llegara a ceder y me fuera a casa a dormir, lo único que estaría haciendo es diciéndome “esta bien haberme quedado despierto hasta las 2 am y haber dormido solo 4 horas“, “esta bien no poder manejar mi propio estrés y permitir que este no me deje dormir a la noche“, “esta bien haberme olvidado comprar una pastilla para dormir a pesar de que sabía que iba a tener problemas para dormir

En esos momentos me tengo que forzar a decirme a mi mismo “No seas putita, esas son todas excusas. Lo único que vas a conseguir es retrasarte. Es el hamster hablando“.

Es difícil darse cuenta de estas cosas cuando están pasando. Es muy tentador dejarse llevar por los deseos corporales. Al igual que la gula de la ballena de 150 kilos de la oficina, vos también sos humano y aunque tengas un 7% de grasa corporal y una cintura en forma de V tan afilada que podrías cortar un churrasco, también sos susceptible a ser tentado por el deseo. Incluso aquellos mas introspectivos de nosotros pueden caer tan fácilmente como si nunca hubieran visto a las gordas ballenato bajándose un paquete de bizcochitos entero en una mañana.

A la mierda eso. No, voy a pagar el precio de haberme tentado con dolor y sufrimiento y de esa forma mañana no lo voy a volver a repetir. El mejor personal trainer que vas a tener en tu vida es el dolor y el sufrimiento. Cada centímetro que cedas, créeme, terminas cediendo un kilómetro.

Lecciones aprendidas

El gimnasio no solo mejora tu cuerpo, mejora tu disciplina, tu habilidad para encontrar y destruir las debilidades en tu mentalidad.

Trato a mi cuerpo como si fuera mi enemigo. Es el recipiente de mi mente. Mi mente tiene objetivos y mi cuerpo está acá solo para cumplir las cosas. En tanto no dañe mi cuerpo me chupa un huevo como se siente o cómo influencia a mi mente. Tiene deseos y necesidades que se interponen en el camino hacia mis objetivos. Mi cuerpo quiere apagarse, quiere colapsar, pero conozco a mi cuerpo mejor que él mismo se conoce. Se que no me va a matar si primero voy al gimnasio y recién después voy a casa a desmayarme. Estos sentimientos, deseos y necesidades son simplemente mi cuerpo siendo un maricón.

Lo fascinante del tema es que tu cuerpo y mente son maestros en adaptarse a nuevas situaciones. Cuanto mas situaciones incómodas lo fuerces a tener, mas fácil y naturalmente se va a adaptar tu cuerpo a estas. Cada día se vuelve mas fácil, cada día podes elevar un poco mas la vara. Empieza como una bolita de nieve y termina convirtiéndose en una avalancha.

Una vez que lograste dejar de caer en estas trampas, de identificar las excusas que pone tu cuerpo, de encontrar las excusas que pone tu mente, tu disciplina va a mejorar, y va a terminar rebalsando a los demás aspectos de tu vida.

Y entonces vas a poder ver esos defectos y excusas en los demás y en aquellos que te siguen. Cuando te niegues a dejarlos ceder a la vagancia, cuando les enseñes que pueden superar tanto a su cuerpo como a su mente con solo un poco de disciplina y fuerza de voluntad, es cuando van a empezar a admirarte.

(enlace al original en ingles)

Navegación de la Serie<< Día Dos de tu dinámica de Capitán y Primer Oficial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: