Skip to main content

La falacia del mundo justo

El Malentendido: La gente que pierden en el juego de la vida tienen que haber hecho algo para merecerlo.

La Verdad: Los beneficiarios de la buena fortuna a menudo no hacen nada para ganarla, y la gente mala suele salirse con la suya sin consecuencias.

Es muy común en la ficción que los malos pierdan y los buenos ganen. Eso es la forma en la que te gustaría ver el mundo – justo y equitativo. En psicología la tendencia a creer que esta es la forma en la que el mundo funciona es conocido como un sesgo cognitivo llamado la Falacia del Mundo Justo.

Específicamente, este sesgo es el lente por el cual vos tendés a ver el mundo, y ver las cosas de esta forma a menudo lleva a una reacción predecible a horribles desgracias como la adicción a las drogas p la pobreza – creer que la gente atrapada en tan terribles situaciones deben haber hecho algo para merecerlo.

La palabra clave acá es “merece”. Esta no es una observación de que las malas elecciones llevan a malos resultados.

En 1966 un estudio hecho por Melvin Lerner y Carloyn Simmons, 72 mujeres observaron a una mujer resolver problemas y recibir choques eléctricos cuando se equivocaba. La mujer en realidad estaba simulando, pero la gente que la estaba mirando no sabia eso. Lerner baso estos estudios en cosas que había visto mientras trabajaba con enfermos mentales. Notó como tanto él como otros doctores, enfermeras y ordenanzas a veces insultaban a la gente que sufría o asumían cosas ellas como que tipo de personas eran, y hasta se reían de su enfermedad. Lerner pensó que este comportamiento podía ser un intento de proteger la psique cuando la gente enfrentaba una cantidad enorme y constante de miseria y sufrimiento.
En su estudio, cuando preguntó que se describa a la mujer siendo electrocutada, muchos de los que la observaban la devaluaban. Despreciaban su personalidad y su apariencia. Decían que se lo merecía. Lerner también enseñaba en una clase de Medicina y Sociedad, y notó que muchos estudiantes pensaban que los pobres simplemente eran gente vaga que quería vivir de arriba. Así que decidió conducir otro estudio donde puso a dos hombres a resolver rompecabezas. Al final, se le entregaba a uno de ellos, de forma totalmente aleatoria, una larga cantidad de dinero. Se les aclaraba fehacientemente a los observadores de que este premio era completamente aleatorio. Aún así, cuando se les pidió mas adelante evaluar a los dos hombres, la gente dijo que el que ganó el premio era mas inteligente, mas talentoso, mejor resolviendo problemas y mas productivo.

La investigación que siguió desde aquella de Lerner parece mostrar evidencia para tu tendencia a querer que el mundo sea justo. Cuando estas en la duda, pretendes que es así.

“Zick Rubin de la Universidad de Harvard y Laetita Anne Peplay de UCLA realizaron encuestas para examinar las características de la gente con fuertes creencias en un mundo justo. Encontraron que la gente con una fuerte tendencias a creer en un mundo justo también tienden a ser mas religiosas, mas autoritarias, mas conservadoras, con mas probabilidades de admirar lideres políticos e instituciones sociales ya existentes, y ademas suelen ser mas proclives a tener actitudes negativas hacia los grupos desfavorecidos. Estas personas tienden, si bien de forma significante pero mucho menor, a “sentir menos necesidad de participar en actividades para cambiar la sociedad o para aliviar el sufrimiento de las victimas sociales”

-Claire Andre y Manuel Velasquez de su ensayo en el Centro de Ética Aplicada de Markkula

Alguna vez escuchaste la frase “lo que uno da siempre vuelve”, o quiza viste a una persona obtener lo que merecían y pensar “eso es karma para vos”. Todo eso forma parte de la Falacia del Mundo Justo.

Es una mierda pensar que el mundo no es justo. Se siente mucho mejor creer en el karma y la justicia, en la equidad y las recompensas. Un mundo sin los justos en un lado de la balanza, y los malvados del otro – eso parece tener sentido. Queresa creer que aquellos que trabajan duro y se sacrifican superan a los demás, y aquellos que son vagos o hacen trampa no.

Por supuesto que esto no siempre es verdad. El éxito suele tener mas influencia por cuando naciste, donde creciste y el estatus socioeconómico de tu familia que la pura suerte. Todo el trabajo duro en el mundo no puede cambiar esos factores iniciales, lo que no quiere decir que te deberías dar por vencido por haber nacido pobre.

La Falacia del Mundo Justo puede llevar a una falsa sensación de seguridad, Querés sentirte en control, así que asumís que mientras evites los malos comportamientos, no vas a salir lastimado. Te sentís mas seguro cuando crees que aquellos que se portan mal terminan en la calle, embarazadas, adictos, violados. Es indignante cuando los vagos tramposos y estafadores salen adelante en el mundo mientras los bomberos y los policías trabajan muchas horas por poca paga. Bien en el fondo, querés creer que el trabajo duro y la virtud te van a llevar al éxito, y la vagancia, la maldad y la manipulación te van a llevar a la ruina, así que te adelantas y editas el mundo para que concuerde con esas expectativas.
Sin embargo, en realidad la maldad prospera y nunca paga el precio.

Hay historias anecdóticas de gente que al ver por primera vez a los prisioneros de un campo de concentración asumió que debían haber sido terribles criminales. El primer lugar donde la mente va es el lugar donde el mundo es justo.

¿Por que haces eso?

Los psicoanalistas no están seguros. Algunos dicen que necesitas hacerlo para poder predecir el resultado de tu propio comportamiento, o para sentirte seguro de tus decisiones pasadas. Se necesita mucha mas investigación.
Para estar seguro, quisieras vivir en un mundo donde los blancos llevan a la justicia a los negros, pero no es algo que vaya a suceder.

(enlace al articulo original)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: