Skip to main content

El mensaje es lo que hace, no lo que dice

Odio la frase ‘Señales Confusas’ o ‘Mensajes Confusos’. En general no hay nada de ‘Confuso’ en la comunicación mas que la falla (adrede o no) de leer entre lineas lo que la mujer le está comunicando al hombre. El hombre promedio suele ‘cazar’ exactamente lo que la mujer implicó con sus palabras, pero toma mucha más práctica para leer su comportamiento y aún más práctica en auto-control en poder aplicar esa forma de comunicación a nuestro propio arsenal. Cuando una mujer pasa de caliente a fría y de vuelta a caliente, ESTE es el mensaje – se arrepiente de lo que hizo, no sos su primera prioridad, esta dudando entre vos y lo que ella percibe como un mejor prospecto (otro hombre), eras más lindo mientras estaba borracha, etc. – el mensaje no son los ‘que pasaría si’, el mensaje ES su propia vacilación y la manera en que su comportamiento lo manifiesta. ¿Diez citas antes de tener sexo? Ese ES el mensaje. ¿Cancelar citas? ¿Dejarte plantado? ¿Pasar de mucho a poco interés? Ese ES el mensaje.

Las mujeres que están muy interesadas en vos no te van a confundir. Cuando una mujer te quiere coger va a encontrar una forma de hacerlo. Si fluctúa entre estar atrás tuyo y no estarlo, enfriala un tiempo y girá otros platos. Si lo resuelve por si misma y te vuelve a buscar, entonces vos todavía vas a estar operando en tu propio relato y tenes la posibilidad de mantener el valor de tu atención por ella. Pero cuando esperas pacientemente perdiendo tu tiempo mientras te preguntas cuál es la fórmula mágica que la va a hacer decidirse por vos, es ahi cuando te inclinas hacia su relato. Vos la necesitas mas a ella que ella a vos y por ende ella va a ser la que dicte los términos y condiciones de darte su atención a vos.

Lo que la mayoría de los hombres piensan que son ‘mensajes confusos’ o comportamiento confuso de parte de una mujer es simplemente su inhabilidad (por la razón que sea) de interpretar con precisión la razón por la cual se esta comportando de tal forma. Suele reducirse a que el tipo está tan envuelto por la chica que prefiere ceder y perdonar o justificar su comportamiento que verlo como lo que realmente es. Es decir, es mas fácil llamarlo ‘mensajes confusos’ o intentar aceptar que las mujeres son inconstantes y caóticas, que en realidad es una forma de racionalizar el seguir enganchado, por así decirlo, por la simple razón de que no tienen ninguna otra opción real ni viable con otras mujeres. Cualquier mujer que este muy interesada en un hombre no necesita (ni tiene alguna motivación) en tener comportamientos que puedan comprometer su estatus con él (con el riesgo de que el la deje). Todas las mujeres sin embargo van a tirarte pruebas de mierda, y los hombres lo pasaran o no, pero una prueba es mucho más facil de reconocer cuando consideras el contexto en el cual te la tiraron.

La mayoría de las veces las mujeres dicen la verdadera verdad a través de sus acciones, solo que la comunican de una forma que los hombres no pueden o no quieren entender. Soy un firme creyente en el principio psicológico de que la única manera de determinar la motivación real y/o la verdadera intención de alguien es observar su comportamiento. Solo se necesita comparar el comportamiento y los efectos de ese comportamiento para hacer una correlación con sus intenciones. La mujer le comunicaría una gran cantidad de información y de verdades al hombre si solo este estuviera dispuesto a aceptar su comportamiento como parte de su comunicación, y no, como sucede mas a menudo, tomara exclusivamente sus palabras como la única realidad. El hombre necesita entender que esa verdad que ella revela en su comportamiento suele ser una verdad que el no quiere aceptar.

Nos frustramos porque las mujeres se comunican de forma diferente que nosotros. Ellas se comunican disimuladamente, los hombres se comunican abiertamente. Los hombres transmiten información mientras que las mujeres transmiten sentimientos. Los hombres priorizan el contenido, las mujeres priorizan el contexto. Una de las grandes mentiras fomentadas por la feminización del ultimo cuarto de siglo es la expectativa de que las mujeres son igual de racionales que los hombres, y que se inclinan hacia la resolución analítica de problemas como ellos. Esta mentalidad igualadora es la que engaña a los hombres y los hace creer de que las mujeres se comunican de igual manera que ellos. De ninguna forma quiero disminuir a las mujeres en su capacidad de resolver problemas por si mismas, pero es bastante obvio que las mujeres tienen una manera muy especifica de comunicarse. Estudio tras estudio científico que nos ilustra la capacidad natural de las mujeres de comunicarse de forma compleja (al punto de probar estos estudios que sus caminos neurales son diferentes que el de los hombres) se nos muestra con orgullo por los medios femenizados como prueba de los méritos innatos de la mujer (por ejemplo ellas pueden hacer varias tareas a la vez, el hombre no), sin embargo, como hombres, se espera que aceptemos eso de que “ella dice lo que quiere decir y quiere decir lo que dice”. La realidad es que las mujeres, de forma innata tienen una mayor capacidad para entender la multitud de matices que se comunican de una forma mucho mas efectiva que los hombres. La mejor ilustración de este cambio generacional de entre los sexos se puede tener al observar los métodos de comunicación en las heroínas de la ficción actual. ¿Cómo sabemos que es una mujer fuerte? La primer pista es que se comunica de forma abierta, centrada en la información, tal y como hacen los hombres.

No necesitas ser un médium para entender la comunicación disimulada de las mujeres, solo tenes que ser observador. A menudo se requiere una paciencia que los hombres simplemente no tienen, así que terminan declarando a las mujeres como tramposas, inestables o confabuladoras según les parezca. Incluso a los Hombres que son lo suficientemente observadores, que toman nota mental de lo que realmente están viendo, les termina pareciendo algo irracional e ineficiente. ¿Y por qué no les debería parecer eso? Somos Hombres. Nos comunicamos (en general) con información, de forma deductiva y racional, ese es el estilo abierto de comunicación de los hombres. Franco, al punto, resolvé el problema y pasá al siguiente. En contraste la comunicación Femenina parece una locura, es un método de comunicación altamente disfuncional… o para ser mas específicos, es una forma infantil de comunicarse. ¡Es lo que los niños hacen! Dicen una cosa y hacen la otra. Hacen rabietas y reaccionan emocionalmente a todo.

Si, lo hacen. Y la mayoría de las veces obtienen lo que realmente buscaban – atención. Las mujeres estarán locas, pero deliberadamente locas. La comunicación disimulada nos frustra tanto a nosotros como la comunicación abierta las frustra a ellas. Nuestro idioma no tiene arte como el de ellas, por eso es que para ellas nos vemos como torpes, tontos o simples. Es la misma razón por la que pensamos que la manera femenina de comunicación es confusa, incluso aleatoria. La diferencia es que esta confusión y frustración es utilizada. Mientras tanto las mujeres sigan siendo difíciles de comprender, mientras sigan siendo criaturas caóticas e irracionales que los hombres no deben esperar poder entender (pero siempre ser capaces de disculpar), pueden operar sin estorbos hacia sus objetivos. “Tontito, nunca vas a entender a las mujeres, date por vencido” es modus operandi. Una vez que terminas aceptando esto, ella termina ganando de por vida una forma de excusarse por cualquier cosa que haga. El mito de la ‘Mística Femenina’ y la prerrogativa de la mujer (para cambiar su parecer) depende por completo en este método de comunicación disimulado.

Muchos hombres terminan diciendo cosas como “¡Las mujeres son malvadas y manipuladoras! ¡Pónganse las pilas y hagan lo correcto, decir una cosa y hacer otra solo las hace hipócritas!” y por supuesto que en esto juega una parte nuestra naturaleza racional al hacernos escuchar abiertamente exponiendo la comunicación disimulada de las mujeres. El llamamiento a la moralidad solo funciona a su favor, porque con solo admitir la evaluación que el Hombre hace sobre ella logra que el piense que ‘esta convenciéndola’. Como Hombres, terminamos tan condicionados por la Mística Femenina de esperar que sean tramposas que cuando repentinamente una mujer se utiliza los métodos y formas de comunicación masculinas para coincidir con nosotros terminamos pensando de que tuvo una epifanía, que vio la luz. “Guau, esta mina si que es especial, es una de las pocas que parece entender”. Y lo va a hacer en tanto le convenga. Cuando deje de convenirle, la Mística Femenina va a seguir ahi para explicar y disculparla inmediatamente.

Alguna vez te pasó de estar en un ambiente social, quizá una fiesta o algo parecido con una novia o una mujer con la que salias, cuando repentinamente y de la nada te dice al oído “uuh, ¡¿viste la forma en la que me miro esa mina?!”. Vos estabas ahi mismo, físicamente presente, viste a la mina de la que te esta hablando, y sin embargo no registraste una goma de lo que te esta diciendo (otro ejemplo puede ser si comprando algo en una tienda tu chica se pone loca contra la vendedora porque “te está seduciendo mientras compras”). La preferencia femenina a las comunicaciones disimuladas se ve en mujeres tan pequeñas como de 5 años. Prefieren pelear en el ámbito psicológico, mientras que los niños pelean en el ámbito físico. Las mujeres pelean por la dominación de su propio grupo de pares amenazando con el ostracismo (o sea con sacarlas del grupo). “Si haces X dejo de ser tu amiga” es el mismo nivel de amenaza para una niña que el “Si haces X te cago a piñas” de los niños. Esta dinámica va volviéndose mas compleja a medida que las niñas entran en la pubertad, la adolescencia y luego la adultez, sin embargo a pesar de eso el método de combate psicológico se mantiene. Su método de comunicación disimulada, este uso de la insinuación, lenguaje corporal, apariencia, comunicación indirecta, gestos, etc. conlleva mucha mas información que nuestro método abierto y directo. Puede que a los Hombres nos parezca más eficiente lo nuestro, pero no cumple con el mismo propósito.

Las mujeres disfrutan más de la comunicación en si que de la información que se está transmitiendo. No es un problema a resolver, sino que la comunicación es lo principal (el cómo, no el qué). cuando un zoquete le da todo lo que tiene de una siempre pensamos, que si, ya fue, no hay mas misterio, el ya no es más un desafío, ¿Por qué seguiría interesada en el?. Y esto es verdad, pero la razón por la que se pierde la intriga es porque ella termina perdiendo el potencial de estimular esa necesidad de comunicación.

Por último cabe aclarar que las mujeres si utilizan el método de comunicación abierto cuando les resulta útil. Cuando una mujer dice algo de una forma en la que no deja margen para ser malinterpretado, podes apostar de que alguien la llevó a ese punto a la fuerza, ya sea por miedo o simple exasperación por que sus métodos sutiles no funcionaron. “¿No podemos ser sólo amigos?” es un rechazo disimulado. “¡Salí de acá enfermo!” es un rechazo abierto. Cuando una mujer termina optando por el mensaje abierto, es porque se quedó sin opciones. El anterior es un ejemplo muy claro de esto, pero estate atento, cuando una mujer llora, te grita o te hace un ultimátum es porque ya no tiene mas opciones y se vio forzada a utilizar tus método abierto de comunicación.

De igual manera, los hombres podemos aprender y dominar el arte de las comunicaciones disimuladas. Los grandes políticos, generales, hombres de negocio, vendedores, y por supuesto hasta los Chamulleros utilizan la comunicación sutil para lograr sus propios objetivos. No es correcto pensar que las comunicaciones disimuladas son deshonestas o amorales, ni siquiera es correcto pensar que tienen un contexto moral. Simplemente es una manera de cumplir tus fines, y lo único ético o no ético es ese fin, no el medio.

(Enlace al original en Ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: