Skip to main content

Todo lo que se de las mujeres

Estaba sentado en un café tomando algo cuando un joven se acercó a hablarme.

“¿Eres Roosh?” – me preguntó.
“Si, soy Roosh.”
“Quiero tener éxito con las mujeres. Por favor enséñame todo lo que sabes”
Le respondí, “Antes de enseñarte todo lo que se, quiero que pruebes que puedes comprometerte con mis enseñanzas. Ve a la Internet, busca un par de frases de seducción, y ve y háblale a 100 mujeres. Luego ven y cuéntame como te fue.”

El volvió un mes más tarde.
“Roosh, hice lo de las 100 mujeres. Con algunas me fue bien pero con muchas me quedaba sin tema del que hablar. No pude acostarme con ninguna. Así que ahora estoy listo para que me enseñes todo lo que sabes”.
“Antes de enseñarte todo lo que se, quiero que vayas y leas 30 libros. Pueden ser de lo que quieras. Luego ven a contarme qué libros has leído.”

Unos seis meses después el joven volvió a verme. Me contó de los libros que leyó y las cosas interesantes que aprendió de ellos. Me mostró su nuevo e-reader y me contó que de alguna manera el leer se había vuelto su nuevo hobbie favorito.
“Bueno Roosh ya hable con 100 mujeres y leí los libros. Vas a enseñarme ahora todo lo que sabes?”
Le respondí, “Estaré más que feliz de hacerlo, pero no te ves saludable. Tu cuerpo es débil. Ve y lee Starting Strenght, sigue el programa al pie de la letra y vuelve a verme en 3 meses”.

Cuando el joven volvió, caminaba con más seguridad y sus músculos eran más grandes. Noté que también se había cambiado el corte de pelo.
“Roosh, ya fui y hablé con 100 mujeres, leí los libros y puedo levantar 120 kilos de peso muerto. Me siento más seguro de mí mismo. Pero puedes simplemente enseñarme todo lo que sabes sobre conquistar mujeres?”.
Le dije, “Seguro que si. Pero antes quiero que hagas los primeros tes niveles de un curso de Portugés. Cuando los hayas hecho quiero que viajes a Brasil por dos semanas para practicar el idioma.”
“Pero por Dios Roosh! Cómo va a ayudarme eso con las mujeres?”
“Quieres que te enseñé todo lo que se de las mujeres o no?” Le respondí.
“Si quiero, pero aprender Portuges y ahorrar para viajar a Brasil me va a tomar mucho tiempo. Solo quiero tener mucho sexo como lo haces tú. Además no sé ni a qué parte de Brasil ir.”
“Haz lo que te digo y te voy a enseñar todo lo que se.”

El joven volvió nueve meses después y me saludó en un Portugués decente. Me contó un montón de historias graciosas sobre Brasil, incluyendo una donde tuvo un pequeño amorío con María, una chica a la que conoció consultando direcciones en Porto Bello.
“Todavía quiero que me enseñes todo lo que sabes sobre mujeres.”
“Seguro, pero antes quiero que hagas una ultima cosa. Ve e intenta nuevamente con 100 mujeres. Te prometo que cuando vuelvas, te voy a enseñar todo lo que se.”

Tres meses después el joven volvió a la cafetería. Detrás suyo lo seguía una chica linda.
“Hey Roosh está es Romina. La conocí en el súper y hace dos meses que salimos”.

En un momento en que ella salió a atender un llamado, el me dijo, “Roosh me has sido de muchísima ayuda. He madurado muchísimo en este último par de años y apenas puedo reconocerme en el espejo, pero finalmente estoy listo para que me enseñes todo lo que sabes sobre…”

Dejó de hablar repentinamente y se quedó mirándome. Una sonrisa se formó en su cara. Me dio un apretón fuerte de manos y se fue con su chica. Nunca más volví a verlo.

(enlace al original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: