Skip to main content

Mujeres Enamoradas

Los hombres creen en el amor como algo en si mismo, las mujeres aman de forma oportunista.

La cita de hoy viene del blog “Xpat Ranting”, es breve pero muy perspicaz.

Realmente no veo la hora de que el mito de que las mujeres son perdidamente romanticas se termine. Todos necesitamos darnos cuenta que los hombres son los “románticos pretendiendo ser realistas” mientras que las mujeres, vice versa.

Encontré esta frase muy provocadora – Los hombres son los románticos que se ven forzados a ser realistas, mientras que las mujeres son realistas que usan al romanticismo para llevar a cabo su imperativo (hipergamia). Esto puede parecer una cucharada de realidad un poco fuerte para tragar, pero encaja muy lindo con la sexta Regla de Acero de Tomassi:

Regla de Acero de Tomassi #6

Las mujeres son incapaces de amar a un hombre de la manera que un hombre espera ser amado.

Esta regla, en su simpleza, define claramente la condición del hombre. Expresa con mucha exactitud el nihilismo generalizado que los Hombres solo pueden enfrentar y aceptar, o volverse locos negandolo por el resto de sus vidas cuando fallan aceptar su propia desilusión.

Las mujeres son incapaces de amar al hombre de la forma en la que el hombre idealiza al amor, son incapaces de hacerlo de la forma en la que el hombre piensa que ella debería ser capaz de amarlo.

De la misma manera que las mujeres no pueden apreciar los sacrificios que los hombres se supone que tienen que hacer para poder facilitar sus imperativos, tampoco pueden darse cuenta como es que un hombre termina siendo amado por ellas. No es el estado natural de las mujeres, y en el momento en que el intenta explicar su amor ideal, es el momento en el cual esa idealización se transforma en su obligación. Nuestras novias, esposas, hijas e incluso nuestras madres son todas incapaces de tener este amor idealizado. Sería lindo poder relajarse, confiar y ser vulnerable, sincero, racional y abierto, pero la falta de habilidad de las mujeres de amar a los Hombres como los Hombres quieren convierten esa idealización en un abismo imposible de cruzar.

Para el beta enchufado, esta faceta del ‘despertar’ es muy difícil de enfrentar. Incluso a pesar de las constantes dificultades, a veces traumáticas que debe superar un hombre con la esperanza de que luego de haber cualificado por el amor y la intimidad de una mujer, sigue creyendo en ese ideal de Disney.

Es muy importante entender que este modelo de amor es un vestigio del condicionamiento femenino que recibimos desde pequeños. Es mucho mas saludable aceptar que no es posible vivir bajo esos parámetros. Si ella está ahi para vos, está, si no, y bueno, mala suerte. Las mujeres no son incapaces de amar de la manera en la que ellas lo definen, pero si son incapaces de amarte de la forma en la que vos querés que te ame. No carece de capacidad de conexión, ni es incapaz de involucrarse emocionalmente, solo carece la capacidad de conexión que a vos te sienta bien.

El amor que termina definiendo a una relación de largo plazos el que resulta de comprender y aceptar esta imposibilidad y de reimaginar cómo debería ser para los Hombres. Los Hombres siempre fueron, y deberían seguir siendo, el género dominante, no por derecho divino o proeza física, sino porque en un nivel psicológico bien rudimentario, tenemos que darnos cuenta que el amor de una mujer se refleja en nuestra capacidad de mantener ese amor a pesar de la hipergamia femenina. La hipergamia es la que define a quien ama una mujer y a quien no, dependiendo de sus propias oportunidades y de su capacidad de obtenerlas.

También discuto sobre cómo aman los hombres aquí.

(Enlace al original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: