Skip to main content

Pensamiento del día

El Mercado Sexual funciona como la siguiente analogía:

Las mujeres nacen millonarias.

Los hombres nacen pobres.

Las mujeres solo pueden invertir en un producto, y no pueden invertir con intereses, por lo que solo pueden gastar sus millones, ya sea dilapidandolos o poniendo sus millones en ese único producto.

Los hombres pueden invertir en cualquier producto, y ademas invertir con intereses, con el tiempo toda inversión temprana va rindiendo cada vez mas y mas frutos.

El producto en el que las mujeres pueden invertir es en si mismas, pueden desarrollar su personalidad o pueden despilfarrar sus recursos en cosas que mas adelante no les van a servir para nada.

El hombre también puede despilfarrar sus recursos, pero tiene la posibilidad de empezar a invertir, aunque tarde en si mismo, y mejorar enormemente, algo que las mujeres no pueden hacer.

A medida que una mujer envejece, sus chances de poder tener hijos disminuye, hasta que un día desaparecen del todo. En una sociedad que busca formar una familia, una mujer infértil es prácticamente una paria (para el mercado sexual), ¿Qué tipo de hombre decidiría sacrificar sus posibilidades de tener hijos por emparejarse con ella?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: