Skip to main content

El regalo de la ansiedad

Una bloguera conocida de la esfera del feminismo parece tener problemas con la ansiedad que genera la competencia por otro hombre (lo que acá llamamos dread).

Vamos a parafrasear un articulo escrito acá hace no mucho, sobre el dread.

Las mujeres no quieren que un Hombre sea infiel, pero se enamoran del hombre que podría serlo. Obviamente no querés aparentar que estás coqueteando otras mujeres – eso sería hacer dread de forma directamente abierta – lo que buscas es seguirles el juego a las que  te intentan seducir. Yo fomenté o le seguí el juego a mas de un coqueteo casual con otra mujer mientras mi mujer estaba presente que le dejan la impresión de que otras mujeres también me encuentran deseable. Cuando estuviste juntos lo suficiente como para formar una unión emocional fuerte, te sorprendería saber cuantas pruebas de mierda y evaluaciones hipegamicas te podes evitar por el simple hecho de que ella perciba que es común en vos que otras mujeres te encuentren atractivo. La Sra. Tomassi me dijo por lo menos una docena de veces que le parece halagador que otras mujeres me encuentren atractivo. Recordá siempre que la atracción que generas en otras mujeres refleja cuan atractivo le resulta a tu mujer mantener tu interés sexual en el largo plazo.

El truco es en cómo la seguís después de coquetear. Ella tiene que sentir que a pesar de que ella sigue siendo la elegida, vos tenes opciones claras y probadas. Las mujeres siempre están evaluando de forma subconsciente al hombre con el que están. Su propio valor esta asociado al valor de su hombre. Y esto es exactamente el porqué las mujeres que están hasta en las relaciones mas estables siguen haciendo pruebas de mierda. Hay muy pocas formas para que un Hombre en una RLP establezca su prueba social y demuestre mayor valor que el de reciprocar al coqueteo con otras mujeres. Nada estimula mas a una RLP ya gastada como la sospecha o los celos. Su imaginación es la herramienta mas importante en tu caja de herramientas de Seducción. El Hamster nunca para de girar la rueda incluso después del matrimonio, pero es tu responsabilidad asegurarte de controlar su marcha.

El problema que Susan tiene con mi punto de vista sobre este tema es que lo ve enmarcado términos absolutos a todo-o-nada y de como si fuera de forma descarada. Como si todo aspecto de la relación terminara bajo la sombra de un ‘dread’ malévolo de pérdida que bordea el chantaje emocional. Te sorprendería saber que no estoy de acuerdo con la idea de usar el miedo del ‘dread‘ per se.

Si miras mas allá de todo el melodrama, te vas a dar cuenta de que coquetear casualmente es de hecho un halago a la mujer que está con ese Hombre. Satisface cualquier duda hipergamia de si el tipo con el que la mujer se comprometió hace años sigue siendo ese Hombre que otros hombres quieren ser y que otras mujeres quieren cojer.

¿Te das cuenta Sue? El problema con tu perspectiva es que ves las relaciones entre los sexos con una prioridad ‘primero la seguridad’ (de que no haya chance de que me deje). Y esto no es solo debido a tu condicionamiento femino-centrico, sino también a que estas en una fase de la vida donde la ‘seguridad’ para vos significa mucho mas de lo que significaba cuando tenias 20 o 30 años. Es difícil ver el valor de agregar una pizca de inseguridad en una RLP cuando tu seguridad a largo plazo se vuelve tu preocupación mas importante. Después de pasar por la Pared, las mujeres se ven aterrorizadas por la idea de tener que volver a empezar a competir en un mercado sexual en el que están claramente en desventaja, así que cualquier desviación del guión de ‘seguridad por siempre’ se convierte en una amenaza grave.

Una RLP basada en dread, miedo, amenazas, o un ultimátum implícito no se puede basar en el verdadero deseo, y el verdadero deseo es algo muy importante para mi. Lo veo mas como un entendimiento general de que un Hombre todavía es deseado por otras mujeres y que esto se manifiesta en un comportamiento seductor. Es claro que si el tipo esta abiertamente buscando oportunidades para restregarle ese coqueteo a su pareja, eso sería un indicador de que tiene otros problemas por resolver. Los hombres subestiman groseramente la sensibilidad de las mujeres a lo sutil y la comunicación indirecta; no se necesita mucho para hacer saltar su imaginación, pero la mayoría de los hombres piensan que necesitan restregarle en la cara las cosas que el quiere que ella entienda; y por supuesto esto va en contra del propósito inicial – es demasiado obvio.

(enlace al original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: