Skip to main content

… y Romina se pone celosa

Invité dos Tinderitas la otra noche… la misma noche. Susi y Romi. Con Susi me encontré a la noche apenas salí del trabajo, a Romi la veo mas tarde esa misma noche. Genial. Ambas caen en la categoría que podemos llamar ‘estándar’ para Tinder, así que después de andar jugando con fuego con una mina bastante complicada estos últimos meses (esa es otra historia para contar en otro momento), seducir a estas dos fue pan comido.

Susi llega temprano a casa. Pongo Netflix y empezamos a ‘relajarnos’ al toque. Miramos We are still here. Zarpada película de horror en Netflix. La posta, no tengo ni idea de que trata la primer mitad de la película y aun así estuvo buena.

Susi parece entender claramente su rol así que mantiene el nivel de pruebas de mierda al mínimo. Le gusta mucho la parte de relajarse conmigo.

En medio del relax me llega un mensajito. Pero ni en pedo paro, me mensajeo y me relajo en paralelo. ¿Quién dijo que los hombres no podemos hacer multitarea?

Adivina quien.

Romi. “En camino”. Una hora y media antes.

Le digo todavía no. Siguiente texto “Estoy” y el timbre.

Como estábamos con Susi relajándonos cerca de la puerta estoy seguro de que nos puede escuchar. La película, digo. Abro la puerta y la veo vistiendo un body re red, un collar sexy y un tapado.

Me quedaban dos opciones. Podría:

  1. Cerrar la puerta y contar mis perdidas
  2. Mandar todo al carajo, invitarla a que pase y tratar de lograr un trío porque a Susi le gustan las chicas y a mi me gustaría dos chicas.

Opción b.

La invito a sentarse en el sillón del amor. Me siento entre medio. Se quedan sentadas mirándose una a la otra y es recontra incomodo.

NOTA: En situaciones como esta no tenes que dejar que siga ese silencio incomodo y tenes que ser tan franco y directo como sea posible. Las dos están pendientes de cualquier inconsistencias e intentos de consolar y justificar.
En si, no actúes como si te hubieran agarrado con las manos en la masa (aunque recién le estaba dando masa a Susi). Actuá calmo, casual. Inconscientemente van a seguir tu “vibra”.

Romi dice algo plausiblemente negable onda “¿Es tu amiga?”. Le digo que si. “¿Es una amiga… especial?”. La miro a Susi para tratar de mantener la charla entre tres. Digo especial cómo.

“¿También te acostas con ella?” Y ahí no dudo. Digo si. De una, sin explicaciones ni por qués, no entro en detalles ni justifico mis acciones. Solo. Si.

“¿Qué es ella para vos?” Digo que es una amiga especial. “¿Eso es lo que soy?” Le digo que si eso es lo que sos. Y Susi sigue ahí quietita sentada. Bien por Susi.

NOTA: Si una chica te hostiga sobre otra chica responde rápido y erra del lado de la igualdad (o sea que las valoras a ambas por igual; es el camino mas fácil y seguro) o  sino indicale que la otra chica es mejor que ella (o sea “¿No soy la mejor mina con la que estuviste?” “No, Adriana fue”). Así le cambias el foto de intentar manipularte a un deseo bien profundo de ser mejor que la otra mujer (o al menos de convencerse a si misma de que lo es).
Todo el tema ese de “la princesa de papi” que recibieron desde chicas les crea una necesidad imperante de probar que son mejores que las otras princesas (y así convertirse en esa princesa especial que todo el mundo le dijo que era).
Asi que si pensas y le decís que Adriana coje mejor que ella, te va a cojer hasta dejarte seco solo por despecho contra Adriana. Te convertís en el juez sexual que cumple con su auto gratificación (“¡Ya vas a ver quien es mejor en la cama! ¡A la mierda esa Adriana y sus tetas falsas!). Decile gradualmente que esta acercándose al nivel de Adriana, sacalo a flote para mantener la situación por mas tiempo. Es un win-win. Aguante la seducción!

Romi quiere hablar a solas en la cocina así que vamos a la cocina. A Susi no le importa así que joya.

Empieza hablándome en pasado directo:

“Me gustabas…”
“Pensaba que eras…”
“Te quería…”

Y entonces dice:

“Asi que pensabas cojertela a ella y después cojerme a mu justo después?” Le digo Sip.

Y así llega a este cierre:

“Ya no puedo hacer mas esto”

Lentamente se da vuelta y empieza a caminar hacia la puerta. Espera a que la intente convencer de quedarse. Le digo “chaaau”. Solo eso. Pequeña pausa, media vuelta y vuelve a la cocina.

NOTA: Esto lo digo todo el tiempo pero vale la pena repetirlo: SIEMPRE deja que se vayan sin consolarlas ni intentes justificarte ni discutir nada con ella. Simplemente no reacciones. Un montón de tipos cometen este error. El objetivo de ella es intentar que la persigas. Si no lo haces, sin embargo, en su cabeza ustedes dos no están “sin resolver” y “sin cierre”, y asi es como vuelve.
¿Por que?
“Cerrar” para las chicas es la base de volverse no atractivas para vos. Simplemente no pueden ser las que tenían mas invertido en la relación y dejarla ir. Necesitan apoyarse en algo para cerrar las cosas. Eventualmente necesitan hacer algo beta para “superarte”. O sino se arriesgan convertirse en una Viuda Alfa.

Su tono cambia 180°. Empieza a hablar sobre cuan equivocada está y como yo le había dicho que veia otras chicas y que como no estamos juntos no tiene derecho a enojarse. No le respondo. Dice que piensa que la situación simplemente la shockeo y que se siente muy tonta caminando por la calle en un body de red.

Me pregunta que quiero que haga ella. Le digo que se quede. Dice “Quiero que la eches pero se que no lo vas a hacer”. Le digo nop. Dice que no le gustan las chicas. A la mierda el trío. Tengo otros platos a los que si así que lo intentare en otra oportunidad. Se va. Susi dice que nunca vio nada mas loco en su vida. Me río y volvemos a relajarnos. En un momento me suena el teléfono. Respondo en pleno relajamiento. Es Romi. Solo dice que le mande un mensaje cuando ella se vaya. Le digo ok.

Terminamos y Susi se va. Le mando un mensaje a Romi y en menos de dos minutos la tengo tocando la puerta.

Lo primero que me dice al entrar es: “¿Dijo algo de mi cuando me fui?”. Le digo que no. Empieza a hablar pestes de Susi y la dejo descargarse.

 

NOTA: ¿Te das cuenta? Nunca fue sobre mi. El problema era competir con Susi.

Me pregunta como fue el sexo con Susi y si ella me la había chupado y si me había gustado y si Susi era mejor que ella. Susi Susi Susi. Le digo si. Me dice y cito “Tenes que ponerte un forro porque no se que pueda tener esa puta”. Le digo no. No saca mas el tema (pero en serio ustedes chicos si usen preservativo!!).

Un par de pruebas de mierda mas. La ignoro. Empieza a hablar del a ultima vez que nos relajamos. Y ahí esta mi señal para arrancar Netflix.

 

NOTA: Dejá que las chicas riñan y se pongan celosas. Los celos son un fuerte indicador de estar involucradas en la relación y una señal de que de alguna manera la preselección esta funcionando.
Dejarle saber que hay otras chicas mejores que ella te permiten establecer estándares y dejarle saber donde cae ella en esa escala. De ahí queda en ella y su hamster decidir de que forma aumenta su ranking.

 

EDIT: Ok algunos pedían una foto mía y de mi perfil de Tinder.

(enlace al original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: