Skip to main content

Sábanas sucias

Resumen: A algunas nunca les alcanza.
Pasé un maravilloso fin de semana largo con mi novia de cinco meses. Somos monógamos desde Marzo. Tengo cuarenta y pico de años, soy un papá divorciado. Ella tiene 33 años, profesional, no tiene hijos, nunca se casó.
Ambos somos atractivos, en buen estado físico, y tenemos un deseo sexual alto.
Pasamos la mayor parte del fin de semana en mi casa. Tuvimos sexo tres veces el Viernes, Cuatro el Sábado y Dos más el Domingo. Ella es de orgasmear rápida y repetidamente. Acaba tan seguido que un orgasmo se mezcla con el siguiente. Es imposible contar cuantas veces la hice llegar.

El tiempo era perfecto. Entre sexo y sexo, comimos rica comida, miramos algo de Netflix, pasamos la tarde en la pileta y las noches en el jacuzzi. Fue un fin de semana increíblemente relajante y que ambos necesitábamos. Ella la pasó bárbaro. El Domingo a la noche, se acurrucó bien pegada. “Estos días fueron tan perfectos… no quiero te terminen!”. Pero ambos teníamos trabajo al otro día, así que eventualmente tuvo que volver a su casa.

Durante todo el Lunes, me mando mensaje tras mensaje. Dulce y sexual, muy insinuante. “¿Cuando te veo de nuevo?”. Le conteste que estaba atrasado con algunas cosas, pero que podía pasar un ratito mañana después del trabajo. “Perfecto! Necesito más de vos!”

Estuve el Lunes a la noche haciendo cosas de la casa. Tenia una heladera vacía, platos sucios y había que lavar la ropa que quedó del fin de semana. Me mandó mensajes toda la noche. Lo mismo el Martes “No puedo esperar a verte!”

Sali de la oficina y llegue a su casa justo cuando ella estaba llegando. Se acercó y me saludó con un beso apasionado en la vereda. Nos metimos en su casa.

Hablamos unos minutos y preparé un par de tragos. Ella se disculpó y fue a arreglarse al baño. Decidí que yo también necesitaba hacer pis. En lugar de esperarla, elegí usar el inodoro del baño principal. Llevé los tragos a su habitación. No tenia mucho tiempo e igual íbamos a terminar ahi. Cuando paso por su cama noto inmediatamente una mancha de semen en el medio de las sabanas.

¿Que carajo?

Hacia una semana que no pasaba por ahi.
La concha de la lora.

Voy y hago pis. Los pensamientos volaban en mi mente. ¿Qué debería hacer? ¿Debería acusarla? ¿Demandarle explicaciones? ¿O irme en silencio? Solo una cosa era clara: Para mi ella ya fue. Me metió los cuernos. Se terminó.

Cuando salgo del baño, la veo cambiando las sábanas. Muy despreocupadamente, me dice “La gata manchó la cama, espera que cambie las sábanas. Que manera de perder pelo esta gata.”

Impávido. Le comento que con estos días de calor, tenia que peinar mas seguido a la gata. Le ayudo a poner las sabanas nuevas, y comenzamos a cojer inmediatamente. Al final se acurruca en mi.

Me ronronea al oído. “Me estuviste cogiendo tanto, que me arde hace días”. Dice tener dificultades para enfocarse en el trabajo, pensando tan seguido en mi.
Le doy un apretón y le recuerdo que me tengo que ir. Nos vestimos y me acompaña a la puerta. Un ultimo beso ahi y me voy manejando.
Me manda un mensajito mas tarde a la noche. No le respondo.
Al otro día me mensajea: “Buenos días, sexy!” Seguido de un par de mesajitos mas, uno por hora, mas o menos. “¿Está todo bien?”. Le contesto que hablamos después del trabajo”
La llamo. Me pregunta si estoy enojado. Le respondo calmadamente “Por supuesto. Te acostaste con otro tipo”. Lo niega. Le digo que vi la sabana.
Se queda muda, luego trata de convencerme de que fui yo, de la semana anterior. Le digo que deje de mentir.
Mantuve un tono calmo e impasible mientras hablábamos. Te ahorro la verdad a cuentagotas. Me tomó 10 minutos sacarle la historia completa. No había mucho: Después de nuestro fin de semana largo de sexo, mientras me mensajeaba todo el Lunes durante el día y la noche, también le mando un mensajito a un amigo para comprarle $200 de marihuana.
Se fumaron un par de porros y tuvieron sexo. El fin.
Conozco al tipo. Por dios. Incluso le compre marihuana un par de veces. Es el típico porrero perdedor. Un tipo copado, pero gordito y sin ambiciones. Un nadie fuera de forma y con un laburo de mierda. Pero ella estaba con ganitas y el estaba ahi. Su concha estaba hinchada y colorada. Ella quería pija. El tenia pija.
“Ni siquiera me gusta!” protestó. “No significó nada. Yo te quería a vos y vos no estabas!”.
Le dije que habíamos terminado. Era una mujer libre para hacer lo que quisiera, pero no la iba a volver a ver. Lloró y suplicó perdón. Le dije calmadamente buenas noches y colgué.
Me volvió a llamar, no le contesté. Me mando mensajitos, pidiéndome de hablar. Bloquee su numero. La eliminé del Facebook. La borre de mi teléfono. Dos días después un amigo en común (mas de ella que mio) me preguntó que pasó. Simplemente le dije que nos separamos en buenos términos. Que seguimos cada uno su camino.
Ya pasaron dos semanas sin contacto. Nuestros círculos sociales no se mezclan mucho. Ambos somos profesionales enfocados en sus propias carreras. No espero ninguna estupidez.
Algunos de ustedes se preguntaran por que elegí cogérmela esa ultima vez. Apenas minutos después de cambiar las sabanas manchadas con el semen de otro hombre donde había cogido apenas unas 20 horas antes.
¿Por qué no me saqué y la llame una puta de mierda? ¿No tengo nada de orgullo masculino? Claro que tengo. Pero ya no me importaba. En el tiempo que me tomó hacer pis, ya la había eliminado de mi vida. Esto fue una ultima cogida con una ex. Solo que ella no sabía todavía que era mi “ex”.

Lección aprendida: Nada que ya no sepamos. Puro Red Pill de libro.

El buen sexo no alcanza para hacer que una mujer sea fiel. Tiene acceso ilimitado a las pijas. Si ella quiere, lo consigue. Ella estaba caliente para mi, pero yo no estaba ahi.
También le di mi compromiso y mi validación emocional. Igual no fue suficiente. Es una mujer grande (33) con muchas parejas sexuales pasadas. Y a pesar de que puede haber amado la forma en que la hacia sentir tanto sexual como emocionalmente, ambas cosas tienen mucho menos valor con una mujer experimentada.
Cuantas más parejas sexuales tuvo una mujer, más débil es la unión de pareja que puede formar. Incluso la mejor versión de mi no fue suficiente para mantener su lealtad.
¿Notaste la implicancia no dicha? Fue mi culpa que ella fuera infiel. Ella me quería a mi, pero yo no estaba ahi. Claramente, la cagué al no estar disponible para cogérmela un cuarto día consecutivo… 😉 Nunca es su culpa.

Cuando cortas con una chica, hacelo calmadamente y sin emociones. No hagas una escena. No le des drama como un regalo de despedida. Ellas ansían ese clímax emocional. El gran final. No sacrifiques tu relato/dignidad solo para darle a ella el placer de tener un cierre.

Estate seguro de lo que querés. No estaba enamorado. Nunca buscaba una RLP. Tampoco tengo tiempo de girar platos, asi que prefiero las relaciones a corto plazo. Lo único que queria era 6 meses de compañerismo y buen sexo. No voy a llorar porque solo conseguí 5. Fue mi amante de  de Primavera. La Primavera ya terminó. Es hora de encontrar su reemplazo.

Algunas mujeres chocan suavemente contra la Pared. Incluso a los 33, todavía tiene buen físico y es atractiva. Va a encontrar a otro tipo. Probablemente mucho mas rapido que lo que yo voy a encontrar a otra chica. No me importa, no es una competencia. Quiza se consiga un marido PB (Plata Beta). O quiza termine sola con su gata. No me importa. Asi funciona el mundo. No gano nada enojandome. Es lo que es.

(Enlace original en ingles)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: