Skip to main content

Código de Honor

El concepto de Honor que los hombres crearon fue hecho para servirle al imperativo femenino. No tengo duda que los principios del honor se remontan tan atrás como existe la civilización humana, pero como cualquier otra base social que los Hombres han constituido, lo femenino va a posicionarlo sutilmente hacia su propio beneficio.

En la introducción del libro «El arte de la seducción» de Robert Greene, se explica por qué hubo una necesidad real de desarrollar la seducción como si fuera un arte. Podemos remontarnos a las civilizaciones antiguas donde las mujeres eran prácticamente una mercancía. No tenían ningún tipo de poder externo evidente para controlar sus destinos, pero sobresalían (y todavía lo hacen) en el poder interno encubierto, y esto por supuesto coincide con los métodos preferidos de comunicación de hombres y de mujeres. El primer interés de lo femenino siempre fue la sexualidad y el manipular influencia por sus medios.

De la misma forma en que cada sexo se comunica con el otro, lo hace con el propio. Como Hombres somos respetados por mantener la palabra, sacrificarnos por una causa justa (incluso hasta morir por ella), resolver problemas racionalmente, nos atamos a nuestra palabra y un montón de otras cualidades que nos hacen respetables e íntegros. Tenemos que ser explícitos, directos y legales; y cuando encontramos un hombre que se maneja encubiertamente lo llamamos furtivo o taimado y no lo consideramos de confianza. El arte del engaño no se respeta en los hombres bajo ninguna excusa, ni bajo los propósitos mas nobles – al menos públicamente.

Es justamente esta naturaleza masculina de interactuar abiertamente la que las mujeres no dudan en aprovechar. Combinado con su propio interés sexual e influencia usan esta dinámica social de los hombres para posicionarse a si mismas en lugares donde pueden ejercer el poder indirectamente. Un ejemplo excelente de esto fue Cleopatra – enviaba ejercitos a la guerra apelando al poderoso sentido del honor y orgullo de los hombres, al tiempo que reservaba su sexualidad como una recompensa. Prácticamente todas las Convenciones Sociales Femeninas se basan en apelar o a atacar las instituciones sociales masculinas – que tienen en común una dedicación a un sentido del honor idealista. El ejemplo mas obvio es por supuesto es el contrato social de «avergonzar» (por no sacrificarse) y el de «hacer lo correcto» (sacrificarse para el beneficio de lo femenino).

De hecho, ser un «Hombre» se volvió sinónimo de estar a la altura de un imperativo femenino ingeniosamente disfrazado de Honor masculino. No es que las mujeres hayan creado el Honor, sino que lo recrearon para que les sea útil a sus propósitos. En los Diez Mandamientos de la Biblia se nos instruye no cometer adulterio – nunca dormir con la mujer de otro hombre – lo cual probablemente no era muy difícil de evitar teniendo en cuenta que en esa poca la poligamia era la norma. De hecho tener varias esposas era un símbolo de riqueza, era la forma de ostentar de esa era. ¿Por qué razón entonces hoy por hoy la poligamia es una perversión social? ¿Qué cambios ocurrieron en el medio que convirtieron la poligamia de algo honorable (incluso envidiable) en un tabú maldito?

Junto con el idioma y la cultura, las condiciones sociales evolucionan. Lo que hoy consideramos como Honorable es el resultado de siglos de modificaciones. Es muy fácil idealizar los tiempos donde reinaba el Honor entre los Hombres, y lamentar así el triste estado actual de la sociedad en comparación con esa época, pero hacerlo es de tontos. El Honor es y debería ser una base para todos los Hombres, pero solo sirve cuando entendemos la perspectiva de cómo puede ser usado en nuestra contra.

Madurá, hacete hombre o Callate – La Trampa

Una de las principales formas en las que el honor se usa en contra del hombre es en la perpetuación de la expectativa de una masculinidad tradicional solo cuando es conveniente, al tiempo que se espera una paridad igualitaria entre los sexos cuando no lo es.

Durante los últimos 60 años la femenización fue construyendo un callejón sin salida perfecto de convenciones sociales para todo lo que es masculino; Las expectativa de asumir las responsabilidades de ser un hombre (¡Madurá, hacete hombre!) al mismo tiempo que denigraba cualquier tipo de masculinidad positiva (Callate). Cualquier aspecto de la masculinidad que le sea útil al propósito femenino es una responsabilidad masculina, sin embargo todo aspecto que este enfrentado a la supremacía femenina es etiquetado como Patriarcado o Misógino.

En si, esta convención mantiene a los hombres beta persiguiendo sus propias colas por siempre. Durante el curso de su vida son condicionados para creer de que la masculinidad es una maldición (Patriarcado) pero sin embargo son responsables de «Hacerse hombres» cuando le conviene al imperativo femenino. No es de sorprender entonces que la mitad de los hombres de occidente creen que las mujeres dominan el mundo (impotencia masculina) mientras al mismo tiempo las mujeres protestan por la persistencia del Patriarcado (impotencia femenina) o al menos de sentimientos a favor de este. Esta es la trampa, el tipo que realmente se «Hace Hombre» es un machista, misógino y patriarca, pero igual necesita hacerse hombre cuando es conveniente cumplir las necesidades del imperativo femenino (como ser el que inicia un levante, o si ambos están borrachos, ser el que toma consciencia y ser el que decide no tener sexo, o el que es responsable por tener protección, etc).

En la sociedad contemporánea tenemos una idea muy diferente de lo que era el Honor, o al menos de qué era lo que se pretendía inicialmente con éste. Uno de los trasfondos psicológicos que noto en la mayoría de los AFC (Betas frustrados) es una fuerte dedicación moralista hacia una convicción muy distorsionada del Honor. Uno de los principales principios es un respeto por defecto hacia las mujeres, sin que estas necesiten ganarse ese respeto; en si, es darle Honor no merecido a una mujer por ninguna otra razón mas que por que es mujer. Esto lo aprendemos (a menudo) desde que somos chicos, «nunca le pegue a una nena». Naturalmente esto es alentado ferozmente por lo femenino desde los tiempos Victorianos ya que servia un propósito latente hasta la llegada (exclusivamente para las mujeres) del control anticonceptivo, que llevó a la revolución sexual.

Hoy por hoy, todavía hay mujeres que usan el anacronismo que es el Honor masculino de una forma que le sirve a sus intereses, pero se contrasta fuertemente con un oportunismo sexual. La responsabilidad de un Hombre debería ser «Honrarla» como el «sexo débil» al tiempo que le reconoce su «independencia». El AFC se traga entero todo este verso y en un esfuerzo de identificarse a si mismo con los ideales de la mujer, comienza a convencerse a si mismo de que él es único en el sentido de que ejemplifica de mejor manera esa falsa virtud – ese sentido del Honor definido por la mujer – que «los otros tipos».

(enlace al original en ingles)

Feminismo y la muerte del mentor masculino

Una de las peores fallas de la sociedad moderna es haber eliminado al mentor masculino a partir del imperativo femenino de destruir el espíritu de los niños jóvenes. Las mujeres hicieron tan buen trabajo que hasta hay hombres que sostienen pancartas como «Soy feminista porque la masculinidad da miedo». Fallamos en proveer de una salida estable para la agresión masculina y evolucionamos hacia un estado de pasividad y tolerancia. Tolerantes de la mierda feminista, de nuestras propias circunstancias, y de no poder tener lo que deseamos. No soy un fanático de Maher, pero cuando dijo «nos anestesiamos mirando deportes y pornografía» tenia razón. En lugar de permitirle a los niños que luchen, peleen, exploren y se esfuercen físicamente, los llenamos de drogas para «no molesten a las niñas» con su masculinidad incipiente. En lugar de hacer deporte, lo miramos por TV y jugamos video juegos, logrando indirectamente… nada. Esto amolda el carisma y la exuberancia juvenil de un chico hacia un adulto inseguro y mentalmente ausente que no tiene calle ni experiencia real de la vida en la cual apoyarse en tiempos de dificultad y crisis. Creamos un estado de «hombres si» hacia las feministas que terminan cediendo a cualquier capricho y berrinche del movimiento. Un «hombre» que tienen tanto miedo a la confrontación, al compromiso, al estar solo que haría lo que sea por evitarlo.

Y no hablo del compromiso al nivel de una relación con una mujer. Hablo del compromiso a tomar una decisión, a un ideal. A decidir hacerse responsable por su propia vida, de educarse, de buscar y encontrar algo por lo que luchar, y progresar hacia cualquiera que sea su objetivo final (un artista, un ingeniero, un atleta profesional). Ya no comprendemos el concepto de moderación cuando pasamos todas las horas que estamos despiertos en Internet, jugando video juegos, y nos enlodamos con cero dirección. ¿Cuántos de nosotros crecimos sin los conocimientos masculinos fundamentales como la historia, la filosofía, el arte, la música, los clásicos, la poesía, Borges, Platón, la Biblia, y otras piedras fundamentales de la civilización?. Estos textos se enseñan porque tienen la propiedad de moldear a los niños jóvenes en hombres educados y enfocados. No necesitas amar al lenguaje para que te guste Borges, y no necesitas ser un religioso para arrancarle un poco de significado y entendimiento a la Biblia. Los Grandes Hombres cómo Aristóteles, Platón, Tesla, Darwin, Miguelangel, Bernini, Borges, Homero, Virgilio, Bach, Mozart, César, Alejandro Magno, se dejan de lado por su «privilegio de ser blancos». ¿Cuántos jóvenes pueden nombrarte a todos los jugadores del equipo titular de su equipo favoríto? ¿Cuántos científicos conocen? Mientras sigan habiendo hombres con un conocimiento enciclopédico sobre el universo de la Guerra de las Galaxias que no hayan tenido tiempo de leer La Illíada, seguiremos teniendo una cultura en constante decadencia.

No sabemos de estas cosas porque nos fueron negadas por el feminismo. Los conceptos y textos duros fueron reemplazaron por textos fáciles de leer porque no era justo para las chicas que los hechos fueran mas importantes que los sentimientos y las opiniones. Le dimos mas importancia a la sensibilidad que a la verdad. Nos indignamos ante una discrepancia de opiniones. Los ensayos son mas sobre como te hace sentir lo «privilegiado» que tenia Dickens en lugar de examinar críticamente sus novelas. Buscamos el rol en la dictadura de los que opinan diferentes en lugar de ver si lo que está diciendo tiene sentido. El yugo al conocimiento masculino y la introducción del «privilegio» socavó a la civilización de tal manera que el mismísimo significado de la palabra misoginia terminó mutando a «todo lo que la mujer no puede hacer mejor que el hombre».

Si todavía no la viste, te sugiero que veas la película «El hombre sin rostro» con Mel Gibson. En ella, Gibson hace de un maestro llamado Sr. McLeod que se tiene un serio accidente automovilístico que mata a uno de sus alumnos. Las heridas físicas y la culpa emocional lo vuelven reclusivo e incapaz de procesar su pena y dolor. No es hasta que se cruza a un joven de nombre Chuck Norstadt, que descubre un renacimiento de su pasión por la enseñanza.

Es un film clásico y lleno de material Red Pill. Chuck busca escapar de la locura de la casa de su madre y dos hermanas para ir a un internado, seguir los pasos de su padre y algún día convertirse en un piloto de la Fuerza Aérea. Las mujeres no tiene idea de como manejar ni controlar su energía y exuberancia. Su madre salta de matrimonio en matrimonio, sus hermanas no lo pueden ayudar y el termina perdido en el mundo sin una forma positiva de descargar su masculinidad. La madre no para de salir con betas los cuales no pueden apuntar a Chuck en la dirección correcta, incluyendo a un profesor de Yale que se presenta a si mismo ante el chico diciendo «Llamame solo Carl. Mi ego no necesita nada  de esa mierda autoritaria imperialista post-Hegeliana». No suena tan fuera de lugar en nuestra sociedad llena de «justicia social» ¿no?.

En McLeod, Chuck encuentra un mentor, un maestro y un amigo. Mientras McLeod le enseña a Norstadt cosas esenciales como la Geometría, el Latín y el Ingles, también le imparte cosas más importantes: el concepto del trabajo duro, la importancia de hacerse responsable de lo que querés, por qué la integridad y la ética son virtudes por las que un hombre debería vivir, y también como aprender a razonar y pensar por uno mismo es la única forma para descubrir el significado de la verdad.
¿Cuántos de ustedes se hubieran beneficiado de un hombre como éste? ¿Cuántos jóvenes hoy en día se beneficiarían? Necesitamos reintegrar el concepto de la sabiduría masculina y volver a educar a los jóvenes, o vamos a terminar creciendo en un mundo débil, extremadamente sensible, y pasivo. Un mundo donde cosas como «violar con la mirada» son palabras legítimas (con las que te pueden meter preso).
Esas no son virtudes de una sociedad en crecimiento, tolerante ni saludable. Es el principio del fin antes de que los verdaderos hombres lleguen de afuera a reemplazarnos a todos.

La historia de Miguel (en el blog de Dalrock)

Esta historia apareció como un comentario en una de las entradas del blog de Dalrock (en ingles ambas).

Hola, ¿Hay algún lugar donde me pueda presentar en este sitio? Me llamo Miguel. Los últimos tres días me la pase leyendo el blog, y estoy fascinado al ver todo lo que yo experimenté descrito de una manera tan perfecta. Nunca había visto un sitio, ni blog, ni nada, que estuviera tan bien escrito. Estoy seguro que el escritor es un genio y me sorprende y alivia ver tantos comentarios y respuestas. Al menos eso quiere decir que no estoy solo.
Tengo 32 y nunca me casé. Desafortunadamente (o quizá no tanto, ya no estoy seguro la verdad a esta altura) no tengo hijos. Soy un hombre solo y soltero que no está saliendo con nadie. Vivo en Los Ángeles. Gané $120.000 netos (después de impuestos) en 2011, y proyecto ganar $170.000 (netos) para 2012. Soy exactamente el tipo de “hombre independiente” que las mujeres claman buscar. Manejo un auto de lujo, tengo un departamento increíble en Los Ángeles con playa propia al mar. Mina que lo conoce mina que se moja me cuesta $6000 por mes. Trabajo desde casa porque tener una oficina me costaría $2000 extra cada mes. Me mantengo en forma. Gimnasio 3-4 veces por semana + correr + dieta orgánica (gasto entre $700 y $900 por mes en suplementos y comida orgánica). Me crié en un hogar con valores del típico Cristiano del “7mo Cielo” (viejo show de TV). Siempre fuimos a misa. Una figura paterna muy trabajadora, que no escapaba del esfuerzo y siempre estuvo presente tanto para mi como para mis hermanos. Fui a una escuela privada, a la universidad, la escuela de leyes y finalmente empecé mi propia práctica legal a los 28 años.
Mis padres se conocieron y casaron en la universidad. Están juntos hace 39 años. Y me duele muy profundamente tener 32 y estar soltero. Solo. Sin una esposa que me ame. Me duele cada día que estoy vivo. Es como un puñal invisible que se me clava constantemente. Pero, quizá soy parte del problema listado mas arriba.
Déjenme explicar por que:
Fui a la misma universidad donde mis padres se conocieron y casaron. Esperaba conocer, como ellos alguna chica con la cual casarme y formar una familia. En cambio, me encontré con cientos de mujeres universitarias a quienes no les interesaba el matrimonio. Pero si estaban interesadas en:
  1. Fiestas
  2. Tener sexo

El colegio fue una orgia permanente, las 24 horas del día los 7 días de la semana. Al principio logré socializar a la fuerza. Por qué a la fuerza?

Universidad: Promiscuidad social extrema, infidelidad, drama, drogas y fiestas.

Fui un observador pero nunca un participante directo ya que mi corazón no me dejaba. Esto genero que eventualmente sobresaliera como el chico que siempre miraba en la sede. Alguien que siempre estaba “no socializando” o “participando”. Como resultado nunca disfruté de los beneficios. Rara vez tuve citas. Al contrario, se burlaban de mi. Las chicas lindas me hacia fuck you. Me usaban, como una persona a la cual contarles sus problemas. Me pasaban por encima, me veían como “débil”, “pesado” y “aburrido”. Estas mujeres me ignoraban en los pasillos, en los salones, la biblioteca, las clases. Y no ayudaba que no tuviera un mango y laburara un trabajo de mínima paga, forzándome a comer solo comida chatarra y barata.

La gran mayoría de estas chicas jóvenes y sexys perseguían vigorosamente el sexo universitario como si fuera el ultimo día en la tierra. Personalmente llamo a esto el “beso del sapo”. Estas chicas hacían lo que sea con quien sea siempre que sea “divertido” (diversión = fiestas, diversión = sexo con nuevas personas, diversión = drogas, diversión = raves, diversión = fiesta de fraternidad, etc.)

Me dolía ver a estas chicas hacer todo lo posible y perseguir hasta lograr abrís las puertas ante perdedores, completos perdedores. Hablo de: “Hola trabajo en la feria a medio tiempo, estoy cubierto de tatuajes, no tengo trabajo, fallé el psicotécnico y estoy en la banda. Estos chabones eran perdedores. ¡Algunos ni siquiera fueron a la Universidad! Igualmente se subirían a un colectivo, se quedaban con amigos y cogían esa misma noche.

Hubieron muchas noches en las que no pude dormir porque a las chicas se las estaban cogiendo demasiado fuerte…. 1, 2, 3, 4 pisos mas abajo. Los dormis eran viejas barracas militares de los 1940 con ventilación central en todas las habitaciones. Era muy ruidoso. Todo el tiempo.

Me acuerdo lo mucho que me dolió cuando una chica en particular a la que le había abierto mi desesperanzado y romántico corazón me rechazó… Teníamos muchísimo en común. La perseguía con un verdadero caballero –y eventualmente me dijo que no-. Ese mismo fin de semana en el cual me rechazó, la pude escuchar siendo cogida bien fuerte en la habitación contigua. El chabón que vivía ahí era súper descuidado, feo, abusador de drogas cubierto en tatuajes que estaba estudiando “estudios musicales”. La mina era joven, esbelta, sexy, hermosa y en el mejor momento físico de su vida. Nunca dije nada, pero me dolió tanto que me rechazara a cambio de sexo casual con un tipo como ese.
El chabón era muy abierto en sus proezas con ella y me dijo que no me preocupe porque prácticamente todos los chabones que el conocía se la habían cogido.

Con el pasar de los años lo mismo me paso una y otra y otra y otra y otra vez, de todas las maneras posibles, todas con minas diferentes. Lo que intento decir es: Estaba buscando una relación que lleve al matrimonio, conocía, intercambiaba números, charlaba y “sentía” a una chica como una buena persona. Es ahí cuando ella se iba a coger con otros tipos. O yo me terminaba enterando de cosas como estas. Cuando este tipo de cosas te pasan una y otra vez a lo largo de tu vida… te duele y me hace dudar de mis sanidad. ¿Que es lo que esta mal en mi, cuando mi corazón me dice que es una buena persona y me demuestra claramente que no?

A medida que pasó el tiempo me etiquetaron como “marido en potencia” por las chicas en mi universidad. La frase me siguió hasta pasados los 28. Esta etiqueta me dio como resultado poder salir con cero mujeres durante toda la carrera. Yo no “estaba en la onda”. Yo no “participaba” etc. (sexo, drogas, fiestas, etc.). Simplemente mi corazón no buscaba eso. Por lo tanto no me correspondía ningún beneficio (coger con mujeres sexys, jóvenes y en el mejor momento de sus vidas, etc.). Sin embargo, los fiesteros, atletas de segunda, perdedores en una banda, DJ de cuarta y autoproclamados “promotores” –conseguían siempre este tipo de minas, las mas lindas de todas. Básicamente cuanto mas perdedor era el tipo… mas minas de ese estilo conseguían cogerse. Las mas lindas de la hermandad volaban a los brazos de los jugadores de Football Americano como mariposas en una bestia. No importaba si el tipo era negro siquiera. Los atletas en la universidad ni siquiera intentaban tener sexo, lo tenían todo el tiempo como parte de su vida.

Una noche me cansé e hice frente a una habitación con entre 8 a 10 minas hermosas. Estas chicas tenían entre 18 y 24 años. Les pregunté si planeaban casarse. Todas parecieron decir mas o menos que – si. Les pregunte que pensaría su futuro marido sobre el comportamiento que estaban teniendo ahora. Inmediatamente me encontré con hostilidades e insultos. Me dijeron que el futuro marido “nunca iba a enterarse” y que “a vos que te importa”.  Las chicas me dijeron que sabían exactamente que estaban haciendo y que planeaban divertirse hasta cansarse (diversión=fiestas, diversión=sexo, diversión=verano y joda en la costa, etc.) y que pensarían en formar una familia mas adelante. Les pregunte: ¿Cuando piensan hacer eso?. Me dijeron: “Depende” y “probablemente a los 27, 28 años” o “quizá antes, eso depende”. Realmente logré que esas chicas se enfocaran. Durante este intercambio se dieron cuenta de lo mucho que me alteraban sus respuestas. Me dijeron que debería estar feliz ya que “los chicos buenos terminan siendo los primeros”. Les dije que no podían tener todo. Ahí fue cuando Karina (una rubia perfectamente linda, zarpada, súper sexy, quien por cierto me había rechazado a pesar de ser amigos y de que según su compañera de cuarto se había cogido a por lo menos 30 tipos solo ese semestre) me dijo “Miguel, déjame decirte algo: no solo voy a tener todo, sino que voy a tener todo y de lo mejor”. Todas las chicas se rieron y sonrieron en consentimiento.
Pensé que las cosas iban a cambiar después de la universidad. No lo hicieron.
Ahora que tengo 32 y soy exitoso consigo que estas mujeres me busquen. En mi mente, son las mismas mujeres que me rechazaron. No me interesan. La biblia dice algo del estilo en “no abandones a tu esposa de tu juventud” o algo como “siempre ve a tu esposa, joven como cuando la conociste” Algo así. ¿Como se supone que recuerde algo que nunca tuve? No tengo ningún tipo de historial con estas minas. El tic-tac de sus ovarios es escandaloso. Te mienten y te dicen lo que sea para lograr lo que quieren. Que es: bebés y un esposo que las ame y las mantenga. ¡Sin embargo estas minas ni siquiera estuvieron dispuestas a entregar a cambio un par de sus buenos años de juventud!
Como hombre soy muy visual. Dios me hizo así, no puedo evitar encontrar físicamente mas atractiva a una mujer joven. ¿Por que estas mujeres no me dieron por lo menos un par de sus años de juventud así yo me podía enamorar de ellas y quemar esa imagen de belleza en mi mente? Necesito algo que recordar cuando tengamos 50 y estemos casados. Sin embargo ella dedico sus 20 a regalársele a tipos que le daban nada y ahora no puede ofrecer nada al tipo que le puede dar todo.
Se supone que debo comprometer recursos que me costaron conseguir para criar un hijos con una mujer sospechosa de la cual no conozco nada de su historia. Una mujer de mas de 30 años que no esta casada tiene una probabilidad enorme de tener un pasado y una historia muy cuestionable. Creo que mientras con mas hombres estuvo una mujer, menos posibilidades tiene de comprometerse emocionalmente con los siguientes. Cuando le diste pedacitos de tu corazón a docenas de hombres diferentes, ¿Que es lo que queda para el marido que proclamas como tu verdadero amor? Que valor tiene la palabra “te amo” cuando ya se las dijo mirándolos a los ojos a 10 o 100 hombres diferentes?
La apariencia física de una mujer de mas de 30 años no tiene otro lugar que ir mas que hacia abajo. ¿Eso es lo que las mujeres quieren decir cuando dicen “guardo lo mejor para el final”? ¿Casarte después de los 30? Como pueden las mujeres gastar trillones de dólares al año en productos de belleza y al mismo tiempo proclamar que la edad de una mujer no debería ser importante para un hombre? ¿Y que es de los niños? ¿Alguna vez pensaron que quizá sus maridos quieran tener hijos? ¿Quien tiene mayores posibilidades de quedar embarazada mas rápido y de tener hijos mas saludables? ¿Una mujer fértil a los 24 en lo mejor de su vida… o un útero envejecido de 35 años? ¿Y que pasa si quiero tener varios hijos? Con mas de 30 años una mujer puede tranquilamente quedar infértil después de su primer embarazo.
Como conclusión de todo lo que vi y experimente en mi vida, me gustaría hacer un anuncio a todas las mujeres desesperadas de mas de 30 años ahí afuera. Antes de gastar mis recursos que tanto me costó conseguir, de darles mi amor, confianza y espíritu con ustedes, prefiero morirme ahogado. Y si no me puedo casar con una mujer en sus 20, me niego a siquiera considerar el matrimonio. Dados mis ingresos no debería tener problemas. Sin embargo, me preocupa que en algún punto empiece a mirar a extranjeras (Ucrania, Rusia, Europa del Este, etc.). No me pienso casar con ninguna de esas feministas envejecidas que claramente tienen un plan propio. Me pienso casar solo una vez. El matrimonio se supone que es para siempre. No voy a ser un marido de prueba para ninguna de estas mujeres usadas y rotas. No puedo contar la cantidad de hombres conozco que se casaron tarde en la vida y cuyo gran premio fue perder todo lo que construyeron durante toda su vida…
De la forma que lo veo me tocó la siguiente mano:
  1. Casarme con una mujer de mas de 30 años
  2. Casarme con una mujer en sus 20
  3. Quedarme soltero y disfrutar de mi guita

En mi edificio que da a la playa hay una chica soltera y atractiva con 28. Tiene menos de 2 años antes de que le pegue duro los 30. Le hablé un par de veces. Su auto estaciona al lado del mío. En el ínterin desde que se mudó la vi haciéndose “amiga” de por lo menos 11 tipos diferentes (de una manera muy sugestiva). Trabaja durante el día. Y hasta donde recuerdo, casi siempre que me quedo los fines de semana veo que su auto no está. Al igual que todas las noches los fines de semana.

(Enlace al original)