Skip to main content

Alfas vs Betas

Un tema que trae mucha confusión en la gente cuando uno le empieza a hablar sobre la red pill es el tema de los ‘Alfas’ y los ‘Betas’. Para el común de la gente y la sociedad, el ‘Alfa‘ es el macho único de una manada, quien tiene control férreo sobre sus miembros, acceso exclusivo a todas las hembras, es quien define la manada. Y está demostrado que los humanos no se comportan en manada, ni tienen ‘macho alfa’.

¿Por que entonces insistimos con el estereotipo de ‘alfas’ y ‘betas’ en la red pill, por que utilizar un termino confuso, y… que significan entonces?

Si tuviéramos que resumir la diferencia entre Alfa y Beta en términos de Red Pill:

El Alfa es quien consigue sexo a cambio de nada, el Beta es quien debe intercambiar algo a cambio de sexo.

Y de ahí los términos en ingles: AF y BB, Alfa Fucks (Sexo Alfa) y Beta Bucks (Dinero Beta). Clarísimo que por dinero no siempre hablamos de dinero contante y sonante sino algún tipo de recurso.

Los hombres y las mujeres tienen diferentes estrategias sexuales:

  • Para el hombre la forma mas efectiva de reproducirse es con números.
  • La mujer está mas limitada, necesita de un hombre que la embarace (el alfa) y otro que la cuide (el beta).

Veamos en detalle estos dos hombres y los porqué.

Antes de empezar…

La mujer necesita que sus hijos sean lo mas saludables posibles, que sean lo mas independientes posibles y que puedan liderar sus propias vidas, esto es una necesidad imperativa para ellas.

Por la misma biología sabemos que los hijos de un hombre naturalmente fuerte, independiente y decidido tienen mas posibilidades de heredar esa actitud que uno nacido de un hombre débil y sumiso. La mujer se siente naturalmente atraída y excitada sexualmente por este tipo de hombres, por eso los llamamos Alpha Fucks.

Ese tipo de hombres consiguen favores sexuales constantemente de varias mujeres a la vez. ¿Por qué habría de dejar de tener sexo con varias mujeres (aumentando sus posibilidades de reproducirse), y quedarse solo con una?. Ni hablar que suelen tener un comportamiento mas arriesgado y agresivo. No son muy buen material para pasar a una vida donde se aprecie el atardecer sentado en una roca mirando al horizonte todo el día.

Los hombres débiles y sumisos, en cambio son mucho mas “seguros”, menos agresivos y arriesgados, con mas chances de sobrevivir, pero con un material genético de menor calidad (teniendo en cuenta lo que la mujer busca). Por eso les decimos Beta Bucks.

¿A quien elegirías para que te haga un hijo? A un AF.
¿A quien elegirías para que te ayude a cuidar de los hijos que tengas? A un BB.

Aquí es donde se genera el primer gran quiebre entre AF y BB. La mujer quiere que un tipo de hombre la embarace y quiere que otro tipo de hombre la ayude con sus hijos.

El hombre solo quiere un tipo de mujer, fértil. Es la razón de la existencia del matrimonio.

Alfa y Beta se nace y se hace. Es difícil dibujar la linea entre ambas situaciones pero estamos seguros de que dos personas van a tomar el mismo hecho de dos maneras diferentes. Hay un montón de información sobre el funcionamiento del cerebro, y lo podemos resumir en:

  • Algunos se hacen responsables por lo que les sucede (bueno o malo)
  • Algunos responsabilizan a terceros por lo que les sucede (bueno o mano)

Es la diferencia entre “que hice yo para merecer esto” y “tengo que ver por que no me di cuenta que me iba a pasar esto”.

Para cerrar la introducción, hay una diferencia importante entre el imperativo femenino y el imperativo masculino.

Betas

Una de las características definitivas del beta es poner a los demás por delante de el mismo en prácticamente todas sus interacciones (especialmente a las mujeres).

Esta durmiendo con su novia, son las 3 de la mañana, la sabana de la cama esta sucia, su novia está durmiendo, en lugar de levantarse, despertar a su novia y pedirle que lo ayude a cambiar las sabanas, decide no dormir y no molestar a su novia.

Este comportamiento es tomado de forma inconsciente por las mujeres y es una de las razones por las cuales a los betas les hacen superar pruebas antes de entregarles sexo.

La betez es un tema mental, no físico, hay multitud de hombres en buen estado físico pero totalmente rendidos ante el imperativo sexual femenino.

Un caso clasicismo de ejemplo, Johnny Depp y su (ahora ex) esposa.

El Tipo bueno

Un subtipo de betas es “el tipo bueno” o en ingles “Mr. Nice Guy”. Se caracterizan por crear contratos ocultos con los demás, ocultos porque la otra parte nunca se entera de sus responsabilidades del contrato, tampoco se entera de que que hay algún contrato.

¿A que llamamos contrato? A un contrato social, por ejemplo:

Tipo Bueno: “Yo lavo los platos dejá”
Novia: “Gracias mi amor”
TB: “Cojemos?”
N: “No tengo ganas”
TB: “Pero yo lavé los platos!”

Típico ejemplo de Tipo Bueno, el que se ofrece a lavar los platos cual caballero en su armadura blanca, esperando, pero sin decirlo ni aclararlo, que ese gesto genere excitación sexual en su novia (cosa que no sucede, nada menos sexy que un hombre que hace las tareas de la casa). Cuando su novia no cumple con la parte del “contrato”, el se enoja.

La famosa “Friendzone” o “Amigolandia” esta poblada prácticamente solo por “Tipos Buenos”, hombres que hacen cosas por una mujer sin aclararle en ningún momento que lo hacen con motivos ulteriores (tener sexo con ella). Las mujeres no son idiotas, y en general se dan cuenta de la situación, pero visto que nunca se aclara, pueden salirse con la suya y usar a estos tipos por meses y años, hasta que los tipos maduran, se cansan, o se los roba alguna mina mas desesperada.

Alfas vs. Betas

Imaginate esto, Billy Beta y Juancho Alfa, ambos de la misma edad.

Las trazas atractivas de Billy lo hacen atractivo a 1 de cada 1000 mujeres.
Las trazas atractivas de Juancho lo hacen atractivo a 1 de cada 10.
Hablo de la acumulación de trazas, algunas imposibles de alterar mucho como la simetría facial, color de ojos, altura. Otras modificables en cierta medida con esfuerzo y dedicación, como el humor, etc.

Seguí imaginando cómo es la vida de estos muchachos, el mismo día, al mismo tiempo, Billy y Juancho salen a bailar a un lugar donde hay unas 100 mujeres. Juancho va a resultarle atractivo a por lo menos 10 mujeres mientras que Billy si tiene suerte encuentra una dentro de esas 100 (recordá que la tasa de billy es de 1 en 1000).

Pasan las noches, los días, los meses… Y Juancho ya salio con 100 chicas para cuando Billy pierde su virginidad.

Esta acumulación de experiencias va causando un cambio de personalidad mas marcado en ambos. Es como tocar la guitarra, Billy lo puede hacer una vez al mes mientras que Juancho toca todos los días. Al final de un año hay un solo experto y no es Billy.

Si bien ambos empezaron al mismo tiempo, y con el mismo optimismo, falta de experiencia, etc. cada uno de ellos fue desarrollando diferentes actitudes para con las mujeres a través de los años. Juancho terminará asociando salir con divertirse, sensualidad, aventura. Billy lo va a asociar con trabajo, esfuerzo, desazón. Juancho va a acumular experiencia y sabiduría sobre las mujeres mientras que Billy prácticamente va a seguir siendo un novato.

¿Que imagen te termina dando esta situación?

Juancho un alfa contento y positivo, Billy un beta pesimista y enojado.
Esa es una de las razones por las que “Solo se vos mismo” es uno de los peores consejos que te pueden dar.
Por cierto, en la foto, tanto Billy como Juancho son la misma persona, antes y después de La Red Pill.

¿Por qué Billy no aprende y empieza a usar las tácticas de Juancho?

Es una de las primeras preguntas que uno puede hacerse al leer esta “historia”, y la respuesta es que la sociedad actual esta bajo lo que llamamos el “Imperativo Femenino“, que para simplificarlo en esta historia, le dice a Billy que lo que Juancho hace está mal y que a las mujeres eso no les gusta. La realidad termina siendo otra, a las mujeres les gustan los hombres que deciden por si mismo y Billy, con su aceptación de esta regla impuesta por los demás, solo consigue bajar cada vez mas su valor ante las mujeres.

Abundancia vs Escasez

Uno de los pilares de la Red Pill es lograr el estado mental de Abundancia. Hay múltiples maneras de llegar a este estado mental, pero en la red pill a través de la prueba y el error de los cientos de miles que somos, encontramos la ruta mas simple.

 

 

 

 

 

 

El peso de ser selectivos

Chicas, tienen los hombres que se merecen

En general no suelo prestarle atención a los artículos/quejas escritos por mujeres feas post-pared, donde se muestran enojadas con los hombres (beta) por no perdonar sus indiscreciones y no entender que ellas les hicieron un favor a ellos (los beta) al entregarles una relación estable en esta época de sus vidas, cuando a los 28 los hubieran rechazado con bastante malicia. Pero si me interesó el debate que se armó en SoSuave respecto a cómo la discrepancia en la selectividad que tiene cada genero al elegir una pareja.

Creo que hay concepción errónea de que los sexos tienen en común varios criterios compartidos que buscan por igual en el amor de su vida. Las mujeres, sumidas en su “mundo de chicas” tan solipsista, tienden a encontrar como inconcebible que el hombre no comparta exactamente las mismas expectativas ni planes que las mujeres. La realidad femenina que se nos impone presume que los hombres van a saber automáticamente que todo aquello que sea lo mejor para la mujer es siempre “lo correcto”.

A pesar de eso, me parece que asumimos falsas equivalencias con respecto a como hace cada sexo para escoger una pareja de por vida. Del lado superior de los 30 o 40 años es muy fácil reflexionar sobre nuestras experiencias pasadas y presumir que como hombres tuvimos alguna idea sobre qué cualidades de las mujeres que conocimos eran o no determinantes para seguir adelante con una relación. Sin contar la infidelidad, ¿Qué era para vos una señal de peligro en una mujer cuando tenias de 20 a 30 años? Yo estoy seguro que no tengo ni idea.

La naturaleza hipergamia de las mujeres las vuelve mas rigurosas en su proceso de selección, desde temprano, y su lista de atributos y características que tienen como pre-requisito es mas rígida que la de cualquier hombre. Esta misma hipergamia innata las vuelve mas susceptibles a dudar constantemente sobre lo que eligieron y a lo que se comprometieron. Por eso mismo existe esa necesidad biológica arraigada de hacer pruebas de mierda incluso después de 10 años de matrimonio.

Para los hombres no es así. Si ella es relativamente linda, es sexualmente accesible y demuestra aunque sea un poquito de amor, ya estamos adentro. ¿Sabés por qué? Porque en ese momento se ve como una buena idea – y eso es justamente lo que nos pone en problemas cuando somos jóvenes. De hecho no se nos fomenta a siquiera presumir que realmente si podríamos ser selectivos. Eso significaría tomar la delantera a las mujeres al volvernos los principales selectores de su realidad impuesta – incluso el educar al hombre sobre la señales de peligro en una mujer se vuelve pretencioso y merece ser humillado. El hombre es mucho menos propenso a rechazar algo ‘seguro’ que produzca recompenzas / beneficios (sexo) semi-regularmente incluso si se encuentran ante algo ‘no tan seguro’ que puede llegara a dar mejores resultados. Solo con el tiempo, cuando podemos despegarnos de la situación y ver las cosas mas objetivamente es que empezamos a tener una inclinación hacia qué características necesita tener una mujer, más allá de la atracción física y sexual para que decidamos que si funcionaría una relación con nosotros.

Y ahi, Dios no quiera, puede el Hombre actuar basándose en su evaluación personal de las características qué el decidió buscar. Desde un punto de vista social los hombres nunca van a poder disfrutar del mismo nivel de apoyo social que tienen las mujeres al “hacer lo que es mejor para ellas”. Cualquier hombre con la sabiduría necesaria para rechazar o romper con una mujer basándose en sus propios requisitos es etiquetado inmediatamente como ‘superficial’ y atacado por atreverse a rechazar a la pobre y victimizada mujer que por “suerte” lo había aceptado a el.

El truco en la selectividad de pareja de las mujeres esta en mantener a los hombres ignorantes sobre qué cualidades (mas allá de las sexuales) hacen la mejor RLP durante todo el tiempo posible, permitiéndole a la mujer aprovechar su juventud y belleza, pero no lo suficiente como para pasarse de su fecha de vencimiento chocando con la Pared. Esa es la razón por la que la edad entre los 28 y 30 años son tan pivotales para las mujeres. Su década (mas o menos) de belleza y selectividad se está terminando. Es mentira que es el mítico “reloj biológico” de la mujer el que la lleva a considerar sus instintos maternales – es la, ahora a esa edad muy real, realización de que necesita obtener el compromiso de protección de un hombre quien, para cuando ella tenga entre 30 y 35 años, va a estar avivándose de la forma en la que juegan las mujeres y va a empezar a sentirse mas cómodo en calificar a las mujeres basado en su experiencia de vida.

Nada asusta y excita mas simultáneamente más a una mujer que el Hombre que es consciente de su propio valor del mercado sexual. Esa es la razón por la que se hacen todos los esfuerzos utilizando convenciones sociales para reprimir a ese hombre de descubrirlo, y se hacen todos los esfuerzos por aislarlo y humillarlo una vez que se vuelve consciente de esto – un ejemplo clarísimo de esta naturaleza dual son los artículos de Bolick insultando a los hombres por no estar dispuestos a crecer y darle a las mujeres la vida que deberían darle “haciendo lo correcto”, después de 20 años de insultar a los hombres por no respetarlas y dejarlas ser independientes de los hombres.

(enlace al original en ingles)

Código de Honor

El concepto de Honor que los hombres crearon fue hecho para servirle al imperativo femenino. No tengo duda que los principios del honor se remontan tan atrás como existe la civilización humana, pero como cualquier otra base social que los Hombres han constituido, lo femenino va a posicionarlo sutilmente hacia su propio beneficio.

En la introducción del libro “El arte de la seducción” de Robert Greene, se explica por qué hubo una necesidad real de desarrollar la seducción como si fuera un arte. Podemos remontarnos a las civilizaciones antiguas donde las mujeres eran prácticamente una mercancía. No tenían ningún tipo de poder externo evidente para controlar sus destinos, pero sobresalían (y todavía lo hacen) en el poder interno encubierto, y esto por supuesto coincide con los métodos preferidos de comunicación de hombres y de mujeres. El primer interés de lo femenino siempre fue la sexualidad y el manipular influencia por sus medios.

De la misma forma en que cada sexo se comunica con el otro, lo hace con el propio. Como Hombres somos respetados por mantener la palabra, sacrificarnos por una causa justa (incluso hasta morir por ella), resolver problemas racionalmente, nos atamos a nuestra palabra y un montón de otras cualidades que nos hacen respetables e íntegros. Tenemos que ser explícitos, directos y legales; y cuando encontramos un hombre que se maneja encubiertamente lo llamamos furtivo o taimado y no lo consideramos de confianza. El arte del engaño no se respeta en los hombres bajo ninguna excusa, ni bajo los propósitos mas nobles – al menos públicamente.

Es justamente esta naturaleza masculina de interactuar abiertamente la que las mujeres no dudan en aprovechar. Combinado con su propio interés sexual e influencia usan esta dinámica social de los hombres para posicionarse a si mismas en lugares donde pueden ejercer el poder indirectamente. Un ejemplo excelente de esto fue Cleopatra – enviaba ejercitos a la guerra apelando al poderoso sentido del honor y orgullo de los hombres, al tiempo que reservaba su sexualidad como una recompensa. Prácticamente todas las Convenciones Sociales Femeninas se basan en apelar o a atacar las instituciones sociales masculinas – que tienen en común una dedicación a un sentido del honor idealista. El ejemplo mas obvio es por supuesto es el contrato social de “avergonzar” (por no sacrificarse) y el de “hacer lo correcto” (sacrificarse para el beneficio de lo femenino).

De hecho, ser un “Hombre” se volvió sinónimo de estar a la altura de un imperativo femenino ingeniosamente disfrazado de Honor masculino. No es que las mujeres hayan creado el Honor, sino que lo recrearon para que les sea útil a sus propósitos. En los Diez Mandamientos de la Biblia se nos instruye no cometer adulterio – nunca dormir con la mujer de otro hombre – lo cual probablemente no era muy difícil de evitar teniendo en cuenta que en esa poca la poligamia era la norma. De hecho tener varias esposas era un símbolo de riqueza, era la forma de ostentar de esa era. ¿Por qué razón entonces hoy por hoy la poligamia es una perversión social? ¿Qué cambios ocurrieron en el medio que convirtieron la poligamia de algo honorable (incluso envidiable) en un tabú maldito?

Junto con el idioma y la cultura, las condiciones sociales evolucionan. Lo que hoy consideramos como Honorable es el resultado de siglos de modificaciones. Es muy fácil idealizar los tiempos donde reinaba el Honor entre los Hombres, y lamentar así el triste estado actual de la sociedad en comparación con esa época, pero hacerlo es de tontos. El Honor es y debería ser una base para todos los Hombres, pero solo sirve cuando entendemos la perspectiva de cómo puede ser usado en nuestra contra.

Madurá, hacete hombre o Callate – La Trampa

Una de las principales formas en las que el honor se usa en contra del hombre es en la perpetuación de la expectativa de una masculinidad tradicional solo cuando es conveniente, al tiempo que se espera una paridad igualitaria entre los sexos cuando no lo es.

Durante los últimos 60 años la femenización fue construyendo un callejón sin salida perfecto de convenciones sociales para todo lo que es masculino; Las expectativa de asumir las responsabilidades de ser un hombre (¡Madurá, hacete hombre!) al mismo tiempo que denigraba cualquier tipo de masculinidad positiva (Callate). Cualquier aspecto de la masculinidad que le sea útil al propósito femenino es una responsabilidad masculina, sin embargo todo aspecto que este enfrentado a la supremacía femenina es etiquetado como Patriarcado o Misógino.

En si, esta convención mantiene a los hombres beta persiguiendo sus propias colas por siempre. Durante el curso de su vida son condicionados para creer de que la masculinidad es una maldición (Patriarcado) pero sin embargo son responsables de “Hacerse hombres” cuando le conviene al imperativo femenino. No es de sorprender entonces que la mitad de los hombres de occidente creen que las mujeres dominan el mundo (impotencia masculina) mientras al mismo tiempo las mujeres protestan por la persistencia del Patriarcado (impotencia femenina) o al menos de sentimientos a favor de este. Esta es la trampa, el tipo que realmente se “Hace Hombre” es un machista, misógino y patriarca, pero igual necesita hacerse hombre cuando es conveniente cumplir las necesidades del imperativo femenino (como ser el que inicia un levante, o si ambos están borrachos, ser el que toma consciencia y ser el que decide no tener sexo, o el que es responsable por tener protección, etc).

En la sociedad contemporánea tenemos una idea muy diferente de lo que era el Honor, o al menos de qué era lo que se pretendía inicialmente con éste. Uno de los trasfondos psicológicos que noto en la mayoría de los AFC (Betas frustrados) es una fuerte dedicación moralista hacia una convicción muy distorsionada del Honor. Uno de los principales principios es un respeto por defecto hacia las mujeres, sin que estas necesiten ganarse ese respeto; en si, es darle Honor no merecido a una mujer por ninguna otra razón mas que por que es mujer. Esto lo aprendemos (a menudo) desde que somos chicos, “nunca le pegue a una nena”. Naturalmente esto es alentado ferozmente por lo femenino desde los tiempos Victorianos ya que servia un propósito latente hasta la llegada (exclusivamente para las mujeres) del control anticonceptivo, que llevó a la revolución sexual.

Hoy por hoy, todavía hay mujeres que usan el anacronismo que es el Honor masculino de una forma que le sirve a sus intereses, pero se contrasta fuertemente con un oportunismo sexual. La responsabilidad de un Hombre debería ser “Honrarla” como el “sexo débil” al tiempo que le reconoce su “independencia”. El AFC se traga entero todo este verso y en un esfuerzo de identificarse a si mismo con los ideales de la mujer, comienza a convencerse a si mismo de que él es único en el sentido de que ejemplifica de mejor manera esa falsa virtud – ese sentido del Honor definido por la mujer – que “los otros tipos”.

(enlace al original en ingles)

Levantá mas pesas, conseguí mas parejas – UCLA

Extracto

A las mujeres no solo le gustan los hombres musculosos – también se les tiran.

Los hombres que tienen mas músculos que el promedio tienen muchas mas posibilidades de tener sexo casual y varias parejas sexuales, al contrario de sus pares mas delgados, según un nuevo estudio publicado por la UCLA en el Boletín de Agosto de Personalidad y Psicología Social.

“Si estas intentando entender por que los hombres – especialmente los jóvenes – pasan tanto tiempo en el gimnasio, esta es tu respuesta”, comentó David Frederick, investigador principal de la UCLA y candidato al doctorado de Psicología para la misma Universidad.

“El estereotipo es que el hombre ejercita duro para competir con otros hombres, pero nuestra investigación nos sugiere que levantar pesas es una forma de que el hombre mejore su atractivo hacia las mujeres”.

La serie de estudios, realizados por Frederick y su co-autora Martie Haselton, una profesora adjunta de la UCLA sobre Estudios de Comunicación y Psicología, son los primeros papers publicados que realizan una cuantificación asociando la muscularidad del hombre y su éxito en tener relaciones.

La investigación duró cuatro años y también cuantificó científicamente por primera vez las percepciones de las mujeres sobre la importancia de la musculatura en cuanto a seleccionar parejas para el corto (casuales) y largo (relaciones) plazo.

“La mayoría de las investigaciones sobre selección de pareja se enfocan en qué encuentran atractivo los hombres”, dijo Haselton. “Esta investigación muestra que las mujeres le dan mucha importancia a la atracción. Las mujeres se fijan en la musculación cuando escogen con quien acostarse.”.

Frederick y Haselton lideraron un equipo que fotografió a 99 estudiantes hombres. Un panel de jueces independientes puntuaron a los hombres en una escala de 9 puntos, siendo “1” mucho menos musculoso que el promedio y “9” siendo mucho mas musculoso. Los investigadores procedieron entonces a consultar a los hombres sobre sus historias sexuales.

Cuando se compara a los hombres mas musculosos contra sus pares menos musculosos, encontraron que los primeros tenían el doble de posibilidades de haber tenido mas de tres parejas sexuales en sus vidas (hasta el momento del estudio).

En otro estudio, Frederick y Haselton entrevistaron a 120 estudiantes hombres para que se puntúen su propio físico utilizando la misma escala que el estudio anterior, luego procedieron a consultarles sobre sus historias sexuales.

Los hombres que se identificaban a si mismos como musculosos no solo tuvieron mas sexo que sus pares menos fornidos, sino que ademas tenían el doble de posibilidades de haber tenido sexo casual y sexo de una sola noche con mujeres. La diferencia de parejas sexuales que tuvieron los hombres mas musculosos fue también notable: reportaron un promedio de cuatro parejas, comparado con un promedio de 1,5 parejas de los hombres que se identificaban como menos musculosos que el promedio.

En un estudio similar, Frederick y Haselton entrevistaron a 60 estudiantes hombres una pregunta extra: ¿Cuantos amoríos tuvieron con mujeres que estaban de novias en el momento de estar con ellos? La musculación también fue importante aquí. Los hombres mas musculosos tuvieron el doble de posibilidades que la de sus pares menos fornidos de haber tenido sexo con la novia de otro.

Los investigadores, adjuntos al Centro de Comportamiento, Evolución y Cultura de la UCLA, dicen que sus conclusiones respecto al a musculación son consistentes con resultados de otras investigaciones sobre características sexuales secundarias de otros animales, tales como la cola del pavo real utilizada para llamar la atención.

“Todo el mundo sabe que la Testosterona es una hormona que promueve la fuerza en el hombre, pero menos sabido es le hecho de que la hormona también se asocia con un peor funcionamiento del sistema inmunológico” comenta Frederick. “Se cree que las características sexuales secundarias evolucionaron como forma indicar la calidad genética del individuo, ya que demuestra una habilidad de florecer frente a condiciones adversas. Los hombres que tienen el suficiente buen estado físico como para resistir los efectos negativos de la inmunosupresión tienen que estar en muy buena forma y por lo tanto es mas probable que transmitan esa cualidad a su descendencia que los hombres menos musculosos”.

“Los científicos evolutivos hace tiempo mantienen que las características sexuales exageradas – tales como los músculos muy grandes en los hombres – son señales que indican una mayor posibilidad de tener descendencia o éxito reproductivo” comenta Haselton. “En una era donde los avances médicos juegan un papel tan importante en la supervivencia y la salud de los niños y donde tanta gente utiliza anticonceptivos, no es claro que esos genes continúen ofreciendo beneficios reproductivos. Pero las mujeres de hoy continúan sintiéndose atraídas a los hombres musculosos, de la misma forma que sus antepasados lo hubieran hecho, porque esa es la forma en la que evolucionamos.”.

Interesante fue también la forma en la que las mujeres reaccionaron a los hombres musculosos. Cuando a 141 estudiantes mujeres les fueron presentadas seis siluetas estandarizadas de hombres entre mas y menos musculosos, las mujeres identificaron de forma consistente a los mas musculosos como mas difícil de que se comprometieran en una relación y también mas volátiles y dominantes. En el estudio las mujeres calificaron a los hombres “tonificados” – aquellos físicamente dos puntos por debajo del nivel mas musculoso – como aquellos mas atractivos sexualmente.

“La musculación moderada en los hombres de muestra que si bien están en buena condición física, no están tan sobrecargados de testosterona como para ser demasiado volátiles, agresivos o dominantes” comentó Frederick. “Las mujeres parecen ser capaces de sopesar las buenas y malas trazas masculinas simplemente basándose en sus propias experiencias”.

Sin embargo, en un estudio realizado por Frederick y Haselton sobre 82 colegialas, la mayoría de ellas reporto que sus parejas casuales eran mucho mas musculosas que sus parejas estables. Caracterizaron a sus parejas estables – y presumiblemente menos musculosos – como mas confiables y románticos que sus amoríos casuales.

“Esto sugiere que el enfoque del chico dulce y romántico funciona mejor para los hombres menos musculosos” comenta Frederick. “Los hombres musculosos no necesitan hacer ese tipo de esfuerzo, especialmente para las relaciones casuales”.

-UCLA- MS309

(enlace al original en ingles)

Las Niñas Buenas También

Las niñas buenas son simplemente niñas malas a las que todavía no agarraron.

Voy a relatar en este artículo un estudio típico donde personalmente hice de consejero a un amigo hace varios años atrás. Tengo un muy buen amigo, Ray, al que contrate para trabajar con el. Y a pesar de que empezamos como socios de trabajo, se volvió uno de mis mejores amigos y tuvo el beneficio de que yo personalmente lo desenchufara de la Matrix. Fue un buen estudiante (a falta de un termino mejor), pero al desenchufarse pasó por un proceso de transformación. Como le pasa a la mayoría de los hombres que se comieron la fantasía y condicionamiento femenino durante toda su vida, al principio aceptó lo que inicialmente le estaba enseñando, pero, en privado, todavía se aferraba a su mentalidad de AFC (Típico Pajero Frustrado). Eso es, hasta que llegó el momento del cambio real.

Sin que yo me enterara, Ray había empezado una amistad “insinuante” con una promotora medianamente atractiva con la que estuvimos trabajando un tiempo. Ray sabía lo que le dije sobre el rechazo “Pero Podemos Ser amigos” y lo de “jugar a ser amigos” con las mujeres, así que escondió toda la relación con esta chica para que no me entere. Ya había “salido” con ella varias veces, pero más allá del infrecuente “beso borracho”, lo mantenía a distancia usando las típicas tácticas de obstrucción femeninas como – “No estoy lista para una relación”, “No estoy buscando un novio”, “Somos buenos amigos”, etc. Por supuesto que ella igual lo mantuvo en su ‘red de atención’ con pequeñas zanahorias de afecto hacia el para que le este atrás por 3 o 4 meses. Tené en cuenta que Ray nunca fue un tonto. Se había acostado con varias mujeres, pero esta bonita “niña buena” que a lo sumo era un HB7 se termino transformando en UNIQUITIS  para él.

Todo llegó a su fin cuando una noche ella tuvo que trabajar con Aaron Lewis (si, de Staind) durante un tour acústico en el casino en nuestro casino. Para ir al punto, la promotora se termino cogiendo al manager del tour de Aaron Lewis en una clásica situación de el alfa correcto en el lugar y momento correcto. Su error fue en sentir la necesidad de confesar sus acciones a Ray, quien se sintió traicionado considerando todo lo que el había invertido en hacer lo que el pensaba era la forma correcta de hacer las cosas. Y acá hay un tipo que en una noche se la había cogido en un momento de reacción química porque “era sexy, estaba borracha y una cosa llevó a la otra…” mientras del otro lado sopesaba sus 3-4 meses de esfuerzo personal.

Aquí fue por supuesto el momento en el que me consultó e informó de todo lo que lo llevó a eso, solo que ahora estaban en un impass. Ella se disculpó fuertemente y le volvió a extender el rechazo del PPSA. Me preguntó que era lo que le tenia que responder y fue en ese momento en el que tomó la iniciativa para decirle “no, no podemos ser solo amigos”. Hizo lo que le había aconsejado y se termino alejando de una mujer por primera vez en la vida. Ése fue el momento en el que todo se vino abajo para ella. Nunca había recibido una respuesta igual en su vida y terminó entregándole todas las cartas a Ray. A partir de ese momento se lo encontraría constantemente “por accidente” en bares o eventos para “tener otra charla”, tuvo un cambio completo de actitud hacia el, todo en un esfuerzo de “ser su amiga”.

Me siento excepcionalmente orgulloso de Ray porque, al contrario de la mayoría de los hombres cuando encuentran en una situación similar, mantuvo la postura de no ser amigos en lugar de contentarse con haber logrado que ella lo persiga a el y terminar cediendo en PPSA. De hecho termino aprendiendo una herramienta muy útil que ahora utiliza a menudo – El poder de irse. Y termino entendiendo el principio del entendimiento de las mujeres, no por lo que dice, sino por lo que hace – aprendió la importancia de leer el comportamiento. Por supuesto que después de 6 u 8 meses ella dejó de buscar ser “solo amigos” y si bien hablaron en estos años posteriores, el enfoque de su conversación cambió. Ella tiene un respeto por él que nunca tuvo cuando el era el que la buscaba, y que nunca hubiera sentido si el se hubiera rendido a ser solo otro amigo.

Niñas Buenas

Esta chica, en cada oportunidad, amaba demostrar que era “buena” y siempre decía “buscar un hombre con un buen corazón” en cuanto se le preguntaba qué era lo que buscaba de un hombre. Era muy extrovertida como corresponde a una promotora, pero siempre se presentaba como alguien muy consciente de cómo la gente la percibía y cuál era su reputación. Era el típico caso de basar estimaciones en el comportamiento más que las palabras. La Biología le gana a la convicción, al menos sexualmente, por mas que querramos pensar lo contrario, y no se puede reprimir. Los curas célibes, los republicanos moralistas, y las chicas tan puras como la nieve por las que desarrollaste uniquitis, todos tienen en común que quieren cojer, y van a encontrar una forma de hacerlo.
Según Facebook, esta chica vive ahora ne Montana con un esposo totalmente Beta que seguramente no tiene idea de que ella tiene la capacidad de ser salvajemente hipergámica.

Una de las ventajas de una mujer que es percibida como ‘niña buena’ es que el hombre va a tener la tendencia de pedestalizarla por defecto. Los Caballeros Blancos obviamente que siempre, pero incluso los Seductores mas empedernidos tienden a querer leer mas en la personalidad de una ‘niña buena’. Una HB8 bonita que es percibida como ‘niña buena’ es una receta completa para desarrollar uniquitis porque ella parece estar por encima de la seducción. “Sólo quiero un hombre con un buen corazón” suena perfectamente a cuento de hadas y si se aplica la cantidad correcta de ingenuidad e inocencia, termina pareciendo que realmente cree que las películas de Disney pueden ser realidad. Para los tipos Seductores es un diamante en bruto en medio de un océano de mujeres mediocres y agresivas que pululan el nuevo paradigma de salidas. Para los tontos Caballeros Blancos es un arquetipo – la inocente damisela que necesita ser salvada del mundo antes de que le corrompa su alma y se transforme en todas las demás mujeres que no quieren saber nada con ellos. Ambos terminan igual de sorprendidos cuando se coje un manager de tours Alfa de forma espontanea.

Si todavía no lo hiciste, te recomiendo fuertemente que agregues el libro The Art of Seduction por Robert Greene a tu lista de lectura. En este trabajo fundamental caracteriza a todos los arquetipos de seductores y entre ellos encontramos que nuestra ‘niña buena’ es en realidad La Natural; una inocencia cuasi infantil que esconde un motivo seductor. Podes inclinarte a pensar en la niña buena como una monjita, pero a menudo termina siendo una equivocación. La niña buena necesita ser lo suficientemente adorable como para que la hipergamia le funcione. Cualquier tipo de pacatería solo esta reservada para mantener ahi a quien sea que la busque para una relación el tiempo suficiente como para poder evaluar mejores opciones, o, en el ejemplo de nuestra promotora, de poder capitalizar una experiencia Alfa de forma inmediata.

El método seductor de una niña buena se centra en construir un mito de “Mujer de Calidad” que es el que buscan los hombres. Quieren creer que existe en medio de un océano de putas insulsas y egocéntricas que solo buscan zafar antes de darse de frente contra la pared. No es una monjita ni es una re puta, sino que es esa bonita niña buena que esta en algún lugar entre medio de los extremos. Solo es un HB7-8, no una semidiosa HB-9+, así que también emana un atractivo potencial de que es alcanzable. Todo esto en conjunto la vuelve casi un ideal para desarrollar uniquitis. Al menos hasta que toda la mentira se desmorona muy gráficamente en frente del hombre que esta sufriendo de ella.

Y así como los hombres tienen algún tipo de método de seducción, las mujeres tienen los suyos propios. Y como vivimos en una realidad definida por lo femenino, los métodos de las mujeres no se consideran un subterfugio, simplemente se cree que así son las mujeres, o se lo achaca a la mística femenina. Lo que destaca a una niña buena de las ‘otras chicas’ sigue siendo parte de esa normalización social femenina. El Seductor sabio sabe qué es lo que mas le gusta, pero siempre tiene que estar atento de los intentos de Seducirlo a él que hacen las mujeres. Uno de los aspectos mas importantes del principio del Maestro Entretenido es el de tener la maestría suficiente como para que te entretenga. Puede sonar críptico pero lo que significa es que tenes que tener la experiencia como para saber qué esperar de la Seducción femenina, lo suficiente como para poder replicar con una risa entretenida.

Por dar un ejemplo, el objetivo principal de la seducción femenina es el de maximizar la hipergamia, es la base de su Seducción. Así que al saber esto, podes armar una respuesta a cualquier método de seducción que las mujeres usen contra vos. Las niñas buenas siempre están buscando a un Alfa, y en cuanto la oportunidad aparece, detienen el autito de niña buena para bajarse y pegarle una buena cogida. Cuando trates con una niña buena o cualquiera de sus métodos hermanos, mantenelas siempre rogando con este fin en mente.

(enlace al original en ingles)

Jugando a ser Amigos

Las mujeres tienen novios y amigas, si no te la estas cogiendo, entonces sos su amiga.

“¿Rollo, como hago para salir de Amigolandia?” Nunca entres en ella.

Las mujeres usan la forma de rechazo de “Pero podemos ser amigos” (PPSA) por cientos de años por una razón, les permite rechazarte sin quedar como mala. Algunas mas y algunas menos, pero todas las mujeres necesitan recibir atención y cuanto mas reciben, mejor se sienten consigo mismas, tanto personal como socialmente. El rechazo PPSA es en realidad una Convención Social que le asegura mantener su atención previa a pesar de haberlo rechazado. También devuelve la pelota y el peso del rechazo de vuelva al hombre, ya que si el decide rechazar esa ‘ofrenda de amistad’, termina siendo el responsable por romper esa ‘amistad’.

Por supuesto que hoy por hoy existe la posibilidad de que este rechazo le termine jugando en contra a la mujer, ya que la respuesta del ZFP (Zoquete Frustrado Promedio) va a ser el de aceptar ese rechazo de PPSA con la falsa esperanza de poder ‘probarse’ a si mismo ser digno de su intimidad al tomar la forma de un ‘novio sustituto’ – colmándola de atención y lealtad sin que ella pretenda devolver el favor entregando su propia intimidad. Debería aclarar a esta altura de que esta situación es análoga a un hombre teniendo “amigas con derecho”, donde estas “amigas” lo colman de sexo sin que se espere de el hombre el devolver el favor poniéndose de novio. De más esta decir, esta nueva posición lo único que logra es posicionar a este nuevo “amigo” como alguien que cumple la función de ‘apoyo emocional’, un Beta contrapuesto al Alfa indiferente con el que ella coge constantemente para luego quejarse. Esta posición de aguantarse toda la descarga emocional de la mujer sin recibir nada a cambio mas que una vaga pista de promesa de una posible y futura posibilidad a poder intimar con la mujer, también es conocido como Tampón Emocional.

El rechazo de PPSA también le sirve a la mujer para quedar como quien ofreció tender un puente de ‘amistad’ al hombre y por ende poder dormir tranquila esa noche con la seguridad de no sentirse mal y sabiendo que nadie va a pensar mal de ella tampoco. Después de todo ella le ofreció ser amigos, ¿No es cierto?. De esta manera se ve absuelta de todo posible sentimiento de culpa o de cualquier responsabilidad por sobre los sentimientos de el en caso de que ella quiera quedar en buenos términos con el.

Hay un proceso que lleva a este rechazo PPSA. El tipo de hombre que lo recibe son los que tienen la mentalidad de “primero somos amigos”; tipos que ponen demasiado énfasis en una sola mujer y la esperan hasta que encuentran un momento para intentar escalar hacia la intimidad, momento en el cual su rechazo mas cómodo (Buffer) es utilizar el PPSA. Este rechazo se ve totalmente facilitado gracias al proceso de levante que utilizó el hombre hasta ese momento (se intentó hacer el amigo antes).

Prácticamente todos los hombres que caen en el rechazo PPSA lo hacen porque se alinean con alguna variación de lo que yo llamo Mentalidad de Francotirador. Esperan pacientemente a su único objetivo, obviando a todos los demás, intentando constantemente probar sus cualidades delante de ese objetivo – es decir, intentan poner énfasis en el nivel de comodidad e intentan ser amigos antes que amantes. En esencia creen que si se dessexualizan se vuelven mas atractivos (por la sola virtud de no ser como los “otros hombres”). Esto es porque compraron la idea de que una mujer se tiene que sentir cómoda con ellos antes de intimar. Una vez que el ZFP llega al punto en el que junta suficiente coraje como para intentar levantarsela de verdad, momento en el que el siente que ella ‘debería’ sentirse lo suficientemente cómoda con el como para valorarlo como material de novio, el Francotirador dispara.

El problema con este proceso es que se saltea todos los estadíos esenciales de la atracción, y la necesidad de la incomodidad y la tensión sexual necesarias para que se de la intimidad, pasando directamente a congeniar de una forma familiar, cómoda (totalmente anti-seductivo), el opuesto total a lo que es la excitación sexual. Si lo pensás en términos de sexo, este estadío es el que sucede justo después del orgasmo, cuando ella busca mimos, abrazos, cucharita y sentirse abrazada en esa comodidad y seguridad inducida por la oxitocina liberada durante el sexo. Todo lo opuesto al estadío lleno de testosterona, sudor, ansiedad, incomodidad y copulación que sucede justo antes de esa liberación.
Así que en términos de “amistad” y de mentalidad de Francotirador, te salteaste toda la parte de la calentura y fuiste directo al relax. Terminas siendo percibido como un animalito de peluche que puede abrazar y volver a poner en la cama una vez usado. Es por eso que cuando ese animalito de peluche que consideras platónico de pronto te muestra su erección y te dice “creo que deberíamos tener relaciones” su reacción es la de pensar de que todo lo que hiciste por ella hasta ese momento fue todo una gran artimaña. “Hijo de puta, para lo único que me querías era para cogerme y me usaste todo este tiempo!”

La respuesta mas predecible que vas a recibir de ella es el rechazo PPSA. Después de todo vos ya le araste el camino al punto de que con un solo paso muy fácil de hacer te puede dejar suspendido en esa comodidad que vos mismo causaste – “¿Pero no podemos ser solo amigos?” Y entonces se repite el ciclo, el ZFP crea que el PPSA es una oferta genuina, real (no un rechazo) y vuelve a su mentalidad de Francotirador. Debe ser que no fue lo suficientemente convincente para probar su valor y por lo tanto vuelve a intentar probarse ante ella como el novio perfecto, hasta que demuestra nuevamente su interés en intimar en otro momento. Esto continua sin obstáculos hasta que ella termina intimando con un novio ‘real’ o hasta que él consigue un nuevo objetivo cuando termina dándose cuenta de que sus esfuerzos con la chica PPSA no esta dando los resultados esperados.

El problema con muchos de los consejos de ‘amigolandia’ que suelen ofrecer las mujeres es que dejan en duda si el rechazo PPSA es realmente un rechazo o simplemente una ofrenda genuina de amistad. La realidad es que la única razón por la que amigolandia es y ha sido un tema tan común entre hombres y mujeres durante tanto tiempo es justamente porque se repite con tanta regularidad y porque el resultado se puede predecir como un rechazo. El comportamiento de una mujer es siempre la única manera de medir su verdadera intención, por tanto, cuando contabilizamos la cantidad de rechazos PPSA con el resultado de todas esas amistades, podemos ver un patrón, y ese patrón es el de un rechazo real. Es aconsejable entonces que los Hombres se comporten acorde a lo que en realidad es, ante la duda es mejor cortar por lo sano y seguir adelante con otra mujer donde haya mejores posibilidades.

La respuesta automática de todo hombre antes este rechazo debería ser el de excusarse de esa amistad. Simplemente esta en sus mejores intereses ya sea si es que ella lo estaba probando o si realmente lo estaba rechazando. Si se siente lo suficientemente seguro de si mismo como para abandonar ese entorno sexualmente cargado, se prueba a si mismo como lo suficientemente decidió como para ponerse por encima de ser ‘manipulado’ de esa manera. Por ende termina dejando la impresión en la mujer de que el es el PREMIO, que posiblemente este en contacto con otras mujeres con mayor potencial y que es lo suficientemente seguro como para quitarle su atención; de esta forma también termina pasando cualquier prueba de mierda que ella haya implicado con el rechazo, al tiempo que termina devolviendole a la mujer la responsabilidad de volver a conectarse (que es donde debería estar de todas formas). Si realmente ella tuvo un cambio de parecer (la prerrogativa femenina, ¿Te acordás?) y realmente estaba usando el PPSA como una forma de rechazo, aún así el hombre sale beneficiado por todo lo anterior, ademas de plantar una ‘semilla de duda’ en la mujer al respecto de su estimación inicial sobre el hombre. Incluso si ella no está interesada en él, el se va caminando y no de rodillas, sin gastar mas tiempo en hacerse el “amigo”, tiempo que puede usar en prospectos mas productivos.

Realmente retirar la atención de una relación donde la mujer te rechaza con PPSA es una de las pocas situaciones donde el hombre gana o gana. Las mujeres saben muy bien que el PPSA pone una fuerte presión social sobre el hombre para aceptar lo que básicamente es un ultimátum de prueba social negativa (te doblegó y terminaste como amigos cuando no querías, si después no honras esa amistad sos mala persona y mal amigo, poco confiable, etc), y eso es una prueba de mierda de las grandes, sin importar cual sea su intención real. Si el hombre rechaza el ofrecimiento de amistad, él termina siendo el forro, y no ella. Pero el hombre que se anima a hacer lo que el sentido común y el instinto le dice que haga va a ser el que triunfe, tanto con ella, como con otras mujeres y consigo mismo.

Los seres humanos tienen una inclinación natural en evitar confrontaciones. Cuando un hombre hace un intento de intimar con una mujer la situación se vuelve agresiva. Si ella no está segura de que el hombre merezca su intimidad, solo le queda recurrir a comportamientos psico-sociales ya aprendidos para desarmar ese enfrentamiento. Y es preferible que las técnicas que usa hayan sido probadas con anterioridad como efectivas para desarmar ese tipo de enfrentamientos. Es por eso que la respuesta PPSA es utilizada hace generaciones por mujeres de múltiples culturas – simplemente funciona mas veces que las que no.

Podes aplicar el mismo análisis a la Mención del Novio; las mujeres mencionan en una conversación casual que están de novias como medida preventiva para desarmar las intenciones de un potencial pretendiente. Básicamente es un rechazo PPSA preventivo. (Si ya tiene novio no puede ser la tuya y solo podes ser su amigo)

Los hombres que no aceptan estas convenciones son los que dejan la mayor impresión de seguridad y confianza en las mujeres. Va en contra de lo que nuestra herencia humana nos dicta – evita el conflicto, no armes lío, etc. Pero al no aceptar el PPSA, transmitís empáticamente que sos lo suficientemente bueno manejando conflictos, que entendés sus motivos y que te sentís lo suficientemente seguro de vos mismo como para hacerle saber todo eso. No solamente termina impresionándola en su búsqueda de provisión y seguridad, también le implica seguridad y confianza futura. El problema para la mayoría de los hombres es poder representar esto y transformarlo en su comportamiento natural, yendo en contra de nuestra propia biología que nos hace alejarnos de los conflictos.

(Enlace al original en Ingles)

Programas de apareamiento

Hay varios métodos y estratagemas sociales que las mujeres usaron por siglos para permitirse elegir a los mejores genes masculinos al mismo tiempo que se aseguraban la mejor seguridad y provisión masculina que podían atraer. El Hombre ideal debería suplir ambas necesidades, pero raramente el mismo hombre contiene ambas facetas (especialmente por estos días) así que en el interés de hacer realidad su imperativo biológico, y acuciadas por el deseo innato de seguridad, el femenino como un todo desarrolló convenciones y metodologías sociales (las cuales cambian según lo necesite tanto su entorno como su condición personal) para lograrlo. Los hombres no se enfrentan solo al imperativo genético femenino, sino también a siglos de convenciones sociales establecidas y adaptadas de un tiempo antes de que los hombres pudieran siquiera definirse como especie.

La selección de una pareja es una función psico-biológica que quedó integrado en nuestros genes tras varios milenios de evolución. Este proceso se encuentra tan internalizado y socializado que nuestras psiques colectivas raramente reconocen de que nos vemos sujetos a estos motivadores incluso cuando repetimos continuamente los mismos comportamientos que causan (tales como tener un segundo hijo, esta vez con el Chico Malo Alfa). Es por eso que decir que no estamos sujetos a tales condiciones, las cuales percibimos poco y nada de forma consciente es un poco ingenuo.

Solo se requiere un poco de lógica deductiva para deducir que para que una especie sobreviva, tiene que darle a su descendencia las mejores condiciones posibles para asegurar su supervivencia -eso, o reproducirte en tal cantidad que también asegure tu supervivencia. La aplicación obvia de tal situación es cuando las mujeres comparten la inversión parental que requiere un hijo, con la mejor pareja que sus propia genética le permite atraer y que puede proveerle seguridad a largo plazo tanto a ella como a su descendencia. Es así cómo las mujeres terminan siendo biológica, psicológica y sociológicamente las guardianas de su propia reproducción, mientras que la metodología reproductiva de los hombres es la de esparcir lo mas que puedan su material genético, tanto como le sea humanamente posible, a la mayor cantidad de mujeres posibles que tenga a su disposición. Por supuesto el también tiene su propio criterio para la selección de parejas y para poder determinar cómo reproducir los mejores genes (pe: tiene que estar buena), pero este criterio es ciertamente menos discriminador que el de las mujeres (pe: no hay feas después de las 5am)
Esto se ve evidenciado en nuestra propia biología hormonal; los hombres tienen entre 12 y 17 veces mas cantidad de testosterona (la principal hormona que causa la excitación sexual), mientras que las mujeres producen substancialmente mayor cantidad de estrógeno (fundamental en la cautela sexual) y oxitocina (genera sentimientos de seguridad y crianza) que los hombres.

Dicho eso, ambas metodologías se enfrentan en la práctica. Para que una mujer pueda asegurar la supervivencia de sus hijos, es necesario que un hombre abandone su método de reproducción a favor del de ella. Esto crea una contradicción en el imperativo de él al querer formar pareja con una mujer que pueda satisfacer su propia metodología. Un hombre debe sacrificar su propio programa de apareamiento para satisfacer el de la mujer con la que forma pareja. Por lo tanto, con tanto potencial genético en riesgo de su parte, no sólo quiere el hombre asegurarse de que ella es la mejor candidata posible para reproducirse (ahora y a futuro), sino también de que su descendencia se va a ver beneficiada por la inversión de ambos padres en su crecimiento.

Nota: Un resultado interesante de esta dinámica psico-biológica, es la habilidad de los hombres en identificar a sus propios hijos en una muchedumbre de otros chicos con mayor precisión y rapidez incluso que las propias madres. Hay varios estudios que demuestran que los hombres pueden identificar con mayor rapidez y exactitud a sus propios hijos en una sala llena de niños vestidos con el mismo uniforme que las propias madres de los chicos.

Estos son los fundamentos de la selección y reproducción sexual humana. Hay muchas otras complejidades, tanto sociales, emocionales como psicológicas, asociadas a estos fundamentos, pero estas son las motivaciones y consideraciones básicas que influencian de forma subconsciente a la selección sexual.

Convenciones sociales
Para contrarrestar esta dinámica subconsciente para su propia ventaja genética, las mujeres inician convenciones sociales y planes psicológicos para poder facilitar sus propias metodologías de reproducción. Es por esto que las mujeres siempre tuvieron esa “prerrogativa de cambiar de parecer” y el por que hasta el comportamiento social mas inconstante se convierte en algo excusable socialmente, mientras que el comportamiento de los hombres se ve atado a estándares mas altos de responsabilidad para “hacer lo correcto” que invariablemente es lo correcto para ventaja del plan reproductivo de la mujer. Por eso, los hombres que son “chamulleros”, o los padres que abandonan a sus mujeres con hijos  para seguir su impulso innato de reproducción son villanos, mientras que los padres que se sacrifican financiera y emocionalmente, que ceden el control de su vida a sus mujeres, a menudo para beneficio de chicos de los cuales no son padres biológicos, son considerados héroes por la sociedad, por ajustarse al imperativo genético de las mujeres.

Esta es también la raíz de la motivación de ciertos comportamientos sociales femeninos, tales como los rechazos del estilo “seamos amigos”, la tendencia de las mujeres a victimizarse (ya que aprendieron que esto engendra un plan reproductivo en los hombres como ‘salvador’ – conocido también como Capitán salvaputas), e incluso el matrimonio.

Buen Papá vs. Buenos Genes
Las dos mayores dificultades que deben superar las mujeres según su propia metodología reproductiva, son que su pico máximo de viabilidad sexual dura muy poco (generalmente durante sus 20) y el hecho de que las cualidades que hacen a una buena pajera a largo plazo (El Buen Papá) y las cualidades que hacen un buen material genético para reproducirse (Buenos Genes) se manifiestan muy raramente en el mismo hombre. El potencial de seguridad y aprovisionamiento es una motivación fantástica para aparearse con un Buen Papá, pero esas mismas características lo ponen en desventaja cuando se lo compara con un hombre que de ilustra la atracción física y genética y quien con sus cualidades de toma de riesgos inculcaría a sus hijos con una mejor capacidad de adaptarse al medio ambiente (pe. más fuerte, más rápido, más atractivo a los demás, asegurándole el pasaje de su propio material genético a las futuras generaciones). Esto es conocido como la “Paradoja del Forro vs el Tipo Bueno” (Jerk vs Nice Guy paradox) descrita a escala evolucionaria.
Tanto hombres como mujeres, de forma innata (aunque subconsciente) entienden ésta dinámica, así que para que la mujer pueda tener lo mejor que el Buen Papá tiene para ofrecerle al tiempo que toma ventaja de lo que el hombre con Buenos Genes tiene, debe inventar y modificar constantemente las convenciones sociales para mantener esa ventaja biológica a su favor.

Programas de Apareamiento
Es por eso que esta paradoja requiere que las mujeres (y los hombres, por definición) suscriban a los programas de apareamiento tanto de corto como de largo plazo.
Los programas de corto plazo facilitan aparearse con el hombre de Buenos Genes, mientras que los programas a largo plazo se reservan para el hombre que es Buen Papá. Esta convención y los programas psico-sociales que lo acompañan son precisamente la razón por la cual una mujer se casa con el Chico Bueno, estable, leal, (preferentemente) doctor y aún así termina cogiendo con el chico del delivery, o aquel surfista o barman que conoció de vacaciones. En nuestro pasado genético, un hombre con Buenos Genes implicaba un hombre con la habilidad de ser un buen proveedor (por la caza), pero las convenciones modernas terminaron distorsionando esto, es por eso que las mujeres tuvieron que desarrollar nuevos planes tanto sociales como mentales.

Infidelidad
Para esta dinámica y por la practicalidad de disfrutar de lo mejor de ambos mundos genéticos, las mujeres ven el ser ‘infiel’ como una necesidad. Esta infidelidad puede ser tanto proactiva como reactiva.

Infidelidad Reactiva: En el modelo reactivo, una mujer que ya está en pareja con un hombre a largo plazo, entabla relaciones sexuales extra-maritales o extra-relación con parejas a corto plazo (pe: la típica mujer o novia infiel). No quiere decir que esta oportunidad al corto plazo no pueda terminar desarrollándose en una segunda relación a largo plazo, pero el acto de la infidelidad en si mismo es un método de asegurarse una mejora del material genético que el que su hombre proveedor ya asegurado puede proveer.

Infidelidad Proactiva: Es el dilema de la madre soltera. Este tipo de ‘infidelidad’ depende de que primero la mujer se reproduzca con un hombre con Buenos Genes, tenga sus hijos y luego lo abandone, o haga que la deje (de nuevo, a través de convenciones sociales inventadas), para poder así encontrar a un hombre Buen Papá para que la provea tanto a ella como a los hijos que tuvo con su pareja de Buenos Genes, y así asegurar su seguridad y crecimiento.

Quiero volver a remarcar, que la (mayoría) de las mujeres no tienen un plan maestro definido de forma consiente para interpretar este ciclo y atrapar a los hombres de forma deliberada. En cambio, las motivaciones que causan este comportamiento así como la racionalización social que se inventan para justificarlo son un proceso inconsciente. En general, las mujeres no están al tanto de esta dinámica, pero sin embargo se ven influenciadas por ella. Para que la hembra de cualquier especie facilite una metodología de reproducción con la mejor pareja genética, tiene que poder atraer y al mismo tiempo asegurar su propia supervivencia y la de sus descendientes con la pareja que mejor la pueda proveer; sería el equivalente al gordo de navidad evolutivo.

El Cornudo
En cierto nivel de consciencia, los hombres sienten de forma innata que hay algo mal con esta situación, aunque no puedan decir exactamente por qué sienten eso, o aunque lo malinterpreten en la confusión que les genera las justificaciones femeninas del hecho. Se terminan frustrando por las presiones sociales de ‘hacer lo correcto’ o los avergüenzan hasta que se comprometen en un martirio de responsabilidad fingida hacia estas convenciones. Sin embargo, algunos lo ven lo suficientemente claro como para evitar a las madres solteras, ya sea por experiencias pasadas o por observar a otros hombres cornudos cargando con la responsabilidad de criar y proveer -sin importar cuan involucrado esté – al éxito reproductivo de otro hombre con su ahora mujer.

Los hombres suelen caer en el rol del cornudo proactivo o reactivo. Nunca va a disfrutar del mismo nivel de beneficios que tienen los hombres elegidos para los planes de Corto Plazo por su pareja, tanto en el deseo sexual o en la inmediatez de él, mientras que al mismo tiempo debe soportar las presiones sociales de proveer a la prole de este padre con Buenos Genes. Se podría argumentar que el tiene la posibilidad de contribuir de manera mínima al bienestar de estos chicos, pero de alguna forma, ya sea emocional, física, financiera o educativa, va a contribuir algún esfuerzo a la descendencia genética de otro hombre a cambio de una intimidad/sexualidad limitada por parte de la madre. En cierta forma, (incluso si solo es por su presencia) está contribuyendo su tiempo y esfuerzo cuando podría estar invirtiéndolos en encontrar una pareja sexual con las que perseguir su propio imperativo genético usando sus propios planes.

De mas está decir que hay un sobrante de hombres con la suficiente necesidad sexual como para ‘ver más allá’ de las desventajas a largo plazo, no solo premiando, sino también reforzando las malas decisiones de la madre soltera (malas desde el punto de vista el propio interés del hombre) a favor de la selección y planes reproductivos de ella, todo a cambio de una gratificación sexual al corto plazo.
Es más, al reforzar este comportamiento también se refuerza las convenciones sociales tanto para los hombres como las mujeres. Es muy importante tener en mente que en esta época, las mujeres son las únicas responsables por los hombres con los que eligen reproducirse (exceptuando las violaciones, por supuesto), teniendo en cuenta que ellas pueden tomar la pastilla anticonceptiva. Los hombres también tienen responsabilidades por sus acciones sin duda, pero la decisión final siempre es de la mujer y su juicio es el que decide tanto su destino como el de sus hijos.

(Enlace al original en Ingles)