Skip to main content

Mujeres Tóxicas

Uno de los problemas más frecuentes de los beta con las mujeres tiene que ver con la falta de opciones que tienen de estás en su vida.

Si nunca conociste el mar y tu primera vez a los más de 20 años es una ciudad de mierda como Mar del Plata (en Argentina) probablemente tengas una buena experiencia, el hecho de conocer el mar, el agua, ilimitable, las olas, la sal, la arena, el sol, la gente…

Probablemente vuelvas muchas veces a ese lugar mágico.

Pero si antes de ir a Mar del Plata estuviste por alguna playa en el Caribe o el Sudeste Asiático, y luego de eso es que conoces Mar del Plata, tu experiencia va a ser muy diferente.

El agua es marrón y sucia y fría, las olas son bajas e irregulares, hay viento constante y te llenas de arena todo el tiempo, cada día en la playa es un día que tenes que bañarte profundamente y que sabes que por semanas vas a seguir sacándote arena del cuerpo. Y la gente…. la gente

La Gente...

No necesito decir más nada.

Esta misma experiencia es la del beta con las mujeres, ellos conocen desde el punto de vista sexual a solo unas pocas de ellas, y su falta de experiencia sumado a la necesidad biológica del hombre de intimar hace que hagan oídos sordos a los gritos pelados que reciben de todo su ser avisándole de los problemas que tiene esa mujer con la que el está.

Para ayudar un poco hoy voy a escribir una lista, lo más completa posible, de cosas, características, actitudes, situaciones que son “de peligro”. Es decir, por si mismas nunca deberían suceder ni existir, pero como todos somos seres humanos podemos llegar a tolerar alguna de ellas por aislado. Más de dos de la lista en la misma mujer…. es una clara señal de que no es material de pareja (pero si de sexo hay!). No se te ocurra ceder y tener una relación seria con ninguna mujer que incumpla más de dos puntos de está lista. O hacelo, pero después no llores.

En los comentarios me pueden preguntar el razonamiento que me llevó a cualquiera de los puntos de está lista, no los incluyo acá por un tema de espacio.

Acá están, en ningún orden particular, si una mujer:

  • No tiene amigas
  • Prioriza su carrera por encima de la relación contigo
  • Siempre se maquilla
  • Estuvo con más de 10 hombres (admite más de 4)
  • Evade decir con cuántos estuvo
  • El numero de hombres con el que estuvo cambió mientras te conocía
  • Cambió porque estuvo con otro mientras estuvo con vos
  • Cambió porque se “había olvidado” de contar alguno.
  • Te contradice en público.
  • Se asusta o no le gusta como manejas tu auto.
  • No te quiere hacer sexo oral.
  • Si la toqueteas en público (secretamente, por ejemplo apoyándola en el transporte público) se enoja y no le gusta.
  • No traga
  • Estuvo en un trío alguna vez
  • Algún hombre le regalo un departamento o un auto.
  • Pesa más de 60 kilos (midiendo menos de 1,75)
  • Su altura/peso da más de 15 puntos de grasa corporal.
  • Tiene celulitis.
  • Tiene amigos hombres (amigos “de en serio”)
  • Tiene muchos “amigos” hombres.
  • Nunca invita ella, ni siquiera paga su parte cuando salen.
  • En medio de una conversación saca su teléfono y lo usa (y no recibió una llamada)
  • Te falta el respeto en público
  • Te rebaja de cualquier manera, tanto en público como en privado (un ejemplo extremo te dice pito corto o te “carga” con algún defecto)
  • Tuvo algún aborto
  • Tiene hijos
  • Es divorciada
  • Tuvo sexo contigo en la primera cita
  • No tuvo sexo contigo hasta después de un mes de citas
  • Tiene deudas (y no se compro ninguna casa)
  • No tuvo una figura paterna fuerte en su casa.
  • Tiene una familia conflictiva
  • No te llevas bien con los amigos / familiares / etc. (uno o dos puede ser pero la mayoría? No)
  • Toma o tomó algún tipo de medicación psiquiátrica.
  • Tiene la mirada de las mil pijas
  • Quiere saber cuánto dinero haces o tienes.
  • Dice ser feminista
  • Engaño a alguna de sus parejas alguna vez

No es una mujer para salir, solo merece que tengas sexo seguro con ella, como máximo.

¿Que otras señales crees que debería incluir?

Convenciones Sociales Operativas

 

La ‘comunidad’ está bastante familiarizada con el típico conjunto de problemas por los que nos consultan…

  • “¿Debería salir con mujeres mas grandes/jóvenes con/sin hijos?”
  • “¿Y mujeres con plata/carrera?”
  • etc

Son preguntas tan comunes que terminamos creando una respuesta estandarizada que repetimos cada vez que nos hacen nuevamente este tipo de consultas. Soy consciente de que también hago esto y termino respondiendo el típico “girá mas platos” o “Déjala ya”. Y si bien estas respuestas son novedosas para aquellos que las escuchan por primera vez (y con suerte sirven para quitarle la venda de los ojos), me doy cuenta de no estar viendo las razones por las cual hay ciertos problemas recurrentes para los Beta y los novatos en Seducción. Para la mayoría, la teoría de los platos cubre una multitud de pecados beta, pero me preocupa entender el por qué estas preguntas surjen tan a menudo y cuál es la raíz que las genera. Es por esto que intenté ‘destilar’ desde los síntomas (o sea, los problemas más comúnmente relacionados) hasta la motivación detrás de ellos (la enfermedad, no los síntomas). Esto me llevó a crear una nueva teoría del Plan “Convenciones Sociales”.

Este blog está lleno de entradas del tema, pero creo que nunca exploré la idea en profundidad. En esencia todos los síntomas de estas convenciones se manifiestan en los típicos problemas que los hombres tienen tan a menudo, pero la enfermedad es el propósito latente de estas convenciones. Por cada tipo que pregunta si es una buena idea salir seriamente con una madre soltera, o una mujer mayor (hablamos de una mujer post-pared), hay una madre soltera o mujer mayor perpetuando esa convención con el objetivo de asegurar su capacidad de encontrar un hombre capaz de proveerla. No voy a desviarme por el lado del aspecto biopsicológico del tema de por qué esta búsqueda de seguridad es un motivador tan importante para las mujeres (y los hombres en algunos casos), en cambio me voy a enfocar en ciertas convenciones, la forma en la que operan, y su función operativa latente.

Verguenza

Esta es quiza la convención social más facil  de todas, y la más reconocida. No solo eso, sino que es la mas facil de emplear y la más aceptada – no solo por mujeres de todas las edades y descripciones, sino por la misma cultura popular y los medios.

  • Los hombres deberían salir con mujeres de su misma edad.Los hombres no deberían ser superficiales y considerar a las madres solteras como parejas viables para una relación seria.

  • Los hombres tienen un ‘ego frágil’ y necesitan afirmación constante y un respeto casi infantil.Los hombres se sienten amenazados por las mujeres ‘exitosas’.

Ademas de ser mitos populares, todos estos son manipulaciones sutiles (y no tan sutiles) de la vergüenza. Cada frase es una convención social que pone al hombre en la posición de tener que estar a la altura de un estándar idealizado que al mismo tiempo eleva el estándar para las mujeres, logrando así ponerla en una mejor posición en la selección sexual y en algunos casos, nivelando el terreno de juego en cuanto a la dinámica de la competencia femenina (hace que madres solteras, mujeres profesionales y/o mayores sean sexualmente tan valiosas como las mujeres más jóvenes que los hombres prefieren biológicamente)

El efecto ‘Superficial’ – El muy útil mito de la superficialidad

Separo este tema de la metodología de la verguenza ya que para mi es la raiz de la operatoria de este. En todos los ejemplos (o síntomas) anteriores, todo el peso y expectativa que se le pone al hombre viene atado de la amenaza de ser percibido como ‘Frívolo’ o superficial. En otras palabras, el solo hecho de preguntarse si un hombre debería salir o no seriamente con una madre soltera viene con la amenaza velada de permitir a las mujeres (madres o no) juzgar al hombre con ser ‘superficial’. Este efecto ‘Frívolo’ es tan generalizado en la mayoría de los betas que para muchos de los que ayudé, tanto jovenes como mayores, lo tienen incorporado como un mecanismo automático de defensa. Incluso en condiciones de total anonimidad, el Efecto Superficial se vuelve una parte de la propia personalidad al punto que se evita de forma inconsciente hasta la más mínima posibilidad de ser percibido como ‘superficial’. Este es uno de los principales obstáculos en transicionar de ser un beta felpudo hacia la masculinidad positiva. Todos los beta se ríen inicialmente de las técnicas de Seducción (A&A, Negs, Peacocking, etc) porque todas ellas llevan el potencia de ser percibidos como ‘superficial’. La realidad es que individualmente somos tan superficiales como nuestra percepción de nosotros mismos nos permita, pero el Efecto Superficial es una convención útil en tanto mantenga a los hombres dudando de su propio valor cuando lo intercambien por la intimidad con las mujeres.

Si vos pensas que vales menos, las mujeres de menos valor pueden acceder a vos, porque vos pensas que valen tanto como vos, por lo tanto eleva el valor de esas mujeres hasta tu valor real, que es mas alto que el que vos percibís.

Seguro de Posición de Selección

  • Las mujeres ‘pueden’ entender a los hombres, pero las mujeres siempre deben ser un misterio para los hombres.
  • Tener ‘suerte’ con una mujer cuando nos referimos al sexo.

Las metodologías que se utilizan para asegurarse la posición de selección giran en torno a fomentar la mentalidad de escasez en los hombres. Si el valor puede ser inflado, el valor puede ser aumentado, y esto conlleva el poder de controlar el relato. Esta convención va de la mano de la ‘Mística Femenina’ o la mitología de la Intuición Femenina. En tanto las mujeres puedan mantenerse como ‘inentendibles’, habrá menos motivación para intentar entenderlas. De hecho esta convención desalienta activamente cualquier intento de entender lo femenino al punto de que los hombres lo terminaron adoptando y terminaron repitiéndolo como loros sin tener consciencia de ello. Esta es la mismísima razón por la cual los mismos hombres ridiculizan a aquellos hombres que intentan comprender a las mujeres cuando buscan cosas como ‘cómo conseguir chicas’, o cuando se anotan en seminarios de Seducción, etc. Lo mismo sucede con los hombres que dicen ‘conocer’ cómo funcionan las mujeres. Es la paradoja perfecta – intentar entender a la mujer O decir que se la entiende no solo resulta en cargadas, sino que coloca al hombre dentro del Efecto Superficial al mismo tiempo.

Clausulas de Escape Social – La prerrogativa femenina

  • La mujer siempre tiene la prerrogativa de cambiar su parecer. El hombre debe ser resuelto e inmutable.
  • Rechazos proactivos o reactivos del tipo pseudo-amistosos, el rechazo de “Pero seamos amigos“, “Tengo novio” o “No estoy buscando una relacion”.
  • La mujer como víctima por defecto

Las clausulas de escape convencionales siempre le ofrecen una salida a la mujer y la absuelve, o reduce dramáticamente su responsabilidad personal en la forma de refuerzos sociales. Una stripper puede quejarse de ser objetificada y degradada por los hombres, pero estar totalmente exenta de culpa por las decisiones que toma solo por la virtud de las condiciones sociales, que, de nuevo, se perciben como resultado de una sociedad controlada por los hombres. El Prerogativo Femenino se acepta como la norma social desde por lo menos los inicios del Renacimiento y la aparición del cortejo. Al igual que la convención “Seguro de Posición”, esta sirve para asegurar que la ‘mujer misteriosa’ vea validada su arbitrariedad utilizando una plausibilidad en sus acciones que se ven socialmente reforzadas. El completo opuesto de esta convención se aplica a los hombres, que deben ser decididos y resueltos, pero al mismo tiempo tiene que aceptar que la mujer “tiene derecho a cambiar de parecer”. Esto y el hecho de que se utiliza la posibilidad de intimar con la mujer como una zanahoria es lo que causa que sea totalmente aceptable socialmente que un hombre espere horas a que una mujer se prepare o llegue a una cita, y que al mismo tiempo sea mortal e imperdonable que un hombre llegue 5-10 minutos tarde. El debe ser puntual, ella tiene indulgencia.

No creo que sea necesario que entre en mucho detalle en cuando a la clausula social del “Pero podemos ser amigos“, ya que hablamos de eso hasta el cansancio, y quizá vuelva a ahondar en ella en otra ocasión, pero si voy a agregar que ésta clausula es quizá la convención social más útil jamas concebida por las mujeres. Este tipo de rechazos le asegura a la mujer poder rechazar a un hombre y aun así mantener su nivel de atenciones de él hacia ella previos al rechazo. Además pone toda la responsabilidad del rechazo encima del hombre ya que si él llega a rechazar la ‘oferta de amistad’, queda como culpable y manipulador (‘era falsa tu pretensión de amistad’). Por supuesto que esta táctica puede fallar y lograr que el típico beta frustrado acepte esta oferta de amistad con la equivocada esperanza de tener que ‘probarse’ merecedor de su intimidad, transformándose así en el ‘novio muleta’ perfecto, es decir, llenándola de atención y lealtad sin expectativa de que ella responda con su intimidad. El PPSA también le sirve como una forma de preservar su ego, ya que al haber ofrecido esa falsa pretensión de amistad, puede dormir tranquila de noche sabiendo nadie pensará mal de ella. Después de todo, ella ofreció ser amigos, ¿no?. Así termina evitando cualquier sentimiento de culpabilidad o responsabilidad alguna por los sentimientos de él.

Competencia sexual en forma de sabotaje

Ejemplos:

“Es una trola/puta, es un boludo/gay” y todas las sub-comunicaciones de ésta terminología

Comentarios sarcásticos, rumores, chismes, metodologías de comunicación femeninas.

Esta convención destruye reputaciones y es fácil de encontrar en este terreno de juego. Está dentro de los más aceptados socialmente y más alardeados, ya que le sirve a la mujer como forma de obtener atención hacia ella. Cuando la mujer utiliza rumores y chismes, le sale de forma natural ya que es una forma emocional de comunicación (los hombres son menos propensos a chismear), pero el propósito de esto es el de descalificar a una potencial competidora sexual. En términos de rumores entre mujeres, satisface la necesidad de atención natural de las mujeres, pero cuando se involucra a un hombre es cuando se vuelve en una herramienta de descalificación. Al decir que otra mujer es una ‘trola’, el mensaje escondido es el de “ella duerme con muchos hombres y por lo tanto no es elegible como candidata a merecer la capacidad de aprovisionamiento a largo plazo del hombre, ya que es obviamente incapaz de mantenerse leal a un solo hombre”. Así, esto se convierte en el arma definitiva para influenciar la selección sexual del hombre (para el largo plazo).

Quiero agregar que este sabotaje no se limita solo a las mujeres. ¿Qué es lo primero que la mayoría del os hombres atinan a decir sobre otro hombre, que no conocen pero que es extremadamente atractivo? “Probablemente sea gay”. Los hombres aprendieron esta convención de las mujeres, también descalifican sexualmente a la competencia de la forma mas completa posible; “puede que este tipo sea tan atractivo como un modelo de revistas, pero nunca tendría sexo con una mujer y por lo tanto queda descalificado para competir por tu intimidad”.

Redefiniciones de los roles de género

Ejemplos:

“La masculinidad es ridícula y/o negativa y tiene el potencial de ser extremadamente violenta”

“Los hombres deberían encontrar su lado femenino” – Identificación como falsa atracción

Aunque tengo varias convenciones más en mente, voy a terminar esta entrada con ésta, la convención mas obvia y discutida de todas. Hay miles de artículos dedicados a esta convención, así que voy a intentar evitar lo ya escrito. En su lugar, quiero que veas el propósito latente detrás de la popularidad y de la aceptación que tiene en la cultura popular ésta, la convención que más daño causa. La función detrás de esta convención podría ser la androgenia (falta de sexo) como un estado idealizado, o una lucha de poder para redefinir los atributos masculinos y femeninos, o incluso para asegurarse que las mujeres sean las principales selectoras en el apareamiento. Todas esas cuestiones pueden ser argumentadas y son válidas, especialmente si consideramos cuán propensos somos los hombres en aceptar y perpetuar a esta convención, pero creo que hay un propósito más profundo, que la función latente y real de ésta es el proceso de selección sexual.

Es el hombre que se mantiene en contacto con su lado masculino, el tipo que a pesar de todo lo que la cultura pop ridiculiza y denigra a su género y los mismos aspectos que lo vuelven una fuerza necesaria y positiva de la sociedad humana, esos hombres son los que van a soportar y resistir firmemente las influencias que quieren convertirlo en algo que nunca debió ser; es el tipo con esa seguridad en si mismo que las mujeres encuentran irresistibles. El encarna la atracción sexual masculina que las mujeres estuvieron buscando y que no pueden explicar. Es la prueba de mierda mas grande en cuanto a selección sexual – descubrir o aprender que ser positivamente masculino y mantenerse así en un mundo que se la pasa atacando e insultando a tu género, que le dice que está envenenado por su propia testosterona al mismo tiempo que confirma esos mismos atributos masculinos como positivos para la mujer. Es el tipo que entiende que son las diferencias entre los sexos y no las similaridades andróginas, las que nos hacen fuertes. Es el Hombre que puede ver que los sexos se supone que sean complementarios, no adversarios, el que pasa esta prueba de mierda. La redefinición del sexo, como convención social, sirve como un mecanismo de filtrado de Alfas.

(enlace al original en ingles)

Escalar sexualmente una conversación

La clave para escalar sexualmente una conversación es mantenerte en control, ella tiene que poder confiar en que puedas mantener la compostura y que seas capaz de guiarla en toda la noche. También tienes que hacerla sentir que lo que están haciendo no solo está bien, sino que además es lo correcto, y que si decide bajarse de ese tren, la única que saldrá perdiendo es ella. Y por supuesto, tienes que aparentar estar menos interesado emocionalmente en la interacción que ella, al mismo tiempo que escalas la conversación.

Los hombres suelen fallar al escalar simplemente porque tienen miedo de verse como creeps o desesperados. Este miedo es real y legítimo, las mujeres se ven constantemente acosadas por tipos y ya rechazan automáticamente a cualquier hombre que le ponga un poco de presión o que la haga sentir un poco incómoda. Pero el hombre parece creepy cuando se muestra demasiado interesado en la interacción. Las mujeres suelen tardar más que los hombres en interesarse, así que hay un periodo de “análisis” donde ella intenta averiguar si le gustas y/o si quiere acostarse contigo. Durante este tiempo debes demostrar que estás interesado y que quizá quieras acostarte con ella, al mismo tiempo debes tener cuidado en no apurarte y no asustarla. Si no demuestras interés sexual, va a asumir que no estás interesado en ella o que eres un miedoso marica. Si muestras demasiado interés sexual se va a sentir presionada y asustada. En cualquier caso, tú pierdes.

Teoría

“Puede ser” y el doble significado

Debes dejar claro desde el principio de la interacción que “puede ser” que estés interesado en acostarte con ella. Si dejas en claro que te acostaras con ella sin importar qué diga o haga, estás demasiado interesado y le estás diciendo que no tienes ni estándares ni límites.
Para mostrar que mi interés es “puede ser”, suelo hablar en frases con doble sentido, uno que diga que quiero acostarme con ella y otro que diga lo contrario. Hablar con doble sentido la mantiene dudando e intentando descifrarte, y le quita la presión de encima. Al no dejar ver de forma explícita tus intenciones sexuales, la ayudas a justificar la interacción.
Los siguientes son ejemplos de cosas que digo. No copies literalmente estas líneas. Tienes que utilizar tu propia inteligencia emocional y hacer que lo que sea que digas encaje en la conversación que estés teniendo.
Estos son solo ejemplos.
Ejemplo al principio de la interacción:
  • Yo: ¿Eres soltera?
  • Ella: Si
  • Yo: Que bueno.
  • Ella: ¿Por qué?
  • Yo: Porque quiere decir que no va a aparecer ningún tipo de la nada a sacarme a patadas.
Esta conversación tiene un claro tinte de “que bien que estés soltera porque voy a intentar encamarte” pero que también puede ser enmarcado como “que bien que estés soltera porque no quiero que me golpeen”.
Si una chica te dice algo sexual, tienes que ser prudente y usar el doble sentido para no fallar su “prueba”:
  • Ella: Dios que caliente que estoy
  • Yo: Bueno, con suerte alguien te podrá ayudar con eso.
Obviamente aquí le estoy diciendo que me quiero acostar con ella, pero el “doble sentido” le deja una “salida” para evitar sentirse como una puta. Otra manera de utilizar el doble sentido es con chistes que puedan ser interpretados como serios o simplemente como un “chiste”. También se puede aplicar el doble sentido “rechazándola”, pero dejando en claro que todavía te gusta.
Puedo llegar a decirle “sabes, Karina, realmente me gustas pero puede que no seamos compatibles, nos parecemos demasiado”. De primeras, esto es un rechazo, pero si puedes leer entre líneas veras que en realidad es un desafío hacia Karina para que se valide ante ti.
Obviamente no puedes utilizar la teoría del “doble sentido” al escalar físicamente. Sería creepy y tonto (“No estaba intentando tocar tu trasero, pensé que era el sillón!”). La escalada física debería ser directa y sin dudas.

Seguridad en ti mismo

La seguridad en ti mismo es la confianza en que tendrás éxito en lo que estés haciendo. También es el pensamiento y sentimiento intelectual que lo que haces es fundamentalmente correcto y que no es para nada extraño, raro, ni creepy.
Cuando tenía 6 años, mi madre estaba cosiendo y yo me senté sobre uno de sus alfileres. Mi madre podía ver que estaba intentando entender si llorar o no, así que inmediatamente tomo un alfiler y pincho a mi padre en el trasero, como si fuese algo divertido. Mi padre a su vez tomo otro alfiler y le devolvió el gesto a mi nadre. Todos empezamos a reir, y nunca me di cuenta que lo que había sucedido era “malo”.
Las mujeres, al igual que yo cuando era un niño, necesitan que seas tú quien decide si lo que está pasando es “malo” o no. Si actúas como si no es malo, igual puede pensar que lo es, y también puede pensar que es bueno. Pero si actúas como si lo que hacen podría ser malo, definitivamente va a pensar que es malo.

Tornando la conversación en una sexual

Para no entrar en la friendzone, debes dejar en claro tus intereses sexuales. A las mujeres no les disgustan los hombres que quieren sexo, les disgustan los hombres que se ponen raros o creepy por ello (es decir, demasiado interesados). Ellas también quieren sexo, pero lo quieren cuando ellas lo desean.
Me encanta la chocotorta, pero si intentaras dármela a la fuerza en medio de una serie en el gimnasio, vamos a tener un problema.
No es necesario tornar la conversación en una sexual para escalar, y hasta puede llegar a ser poco apropiado en muchos momentos, pero si quieres hacerlo, así es como yo lo hago:
  • Hablo de sexo en forma abstracta.
  • Hablo de mis propios deseos sexuales.
  • Hablo de mis deseos de tener sexo con ella.
Cada cambio es un gran paso en la escalada, y debe hacerse utilizando inteligencia emocional. Yo hablo en un tono lógico, casi profesional, como si pudiera controlar mis emociones y mi pene por completo y que no voy a hacer nada raro, loco, inseguro o que parezca de violador. Los mejores primeros golpes son aquellos que surgen del flujo de la misma conversación. Ejemplo:
  • Ella: Creo en los derechos de los gay.
  • Yo: Yo también! Mi filosofía es que cualquiera debería poder tener sexo con quien quiera. Quien soy para juzgar? Que se enfiesten.
Puede que también traiga de forma casual un tema con sexo. Quizá le diga sobre un documental donde una mujer policía tiene sexo con un jefe de la mafia para poder infiltrarse. Y escaló desde allí con algo como “eso es tener buena dedicación a tu trabajo” o “quizá le gustaba, quizá quería tener sexo con los tipos malos”. Presta atención que todavía no estoy hablando de nosotros teniendo sexo.
El siguiente paso es tocar mi propia sexualidad. Suelo hacerlo en forma de chiste. En una fiesta navideña puedo llegar a señalar una decoración en el árbol y decir “así es como se ven mis bolas” o señalar un edificio alto que se vea en el horizonte y decir “que buen monumento a mi pene que han hecho”.
Este tipo de comentarios son de bajo riesgo porque no estoy apuntando mi sexualidad masculina hacia ELLA. Quizá incluso haga un comentario donde me ría de mí mismo si el tema lo amerita. Si estamos hablando de tomar, puedo decir “no tomo cocaina porque a mí pene no le agrada”.
El paso final en hacer que la conversación se vuelva sexual es hablar sobre hacerlo con ELLA. Este es un gran paso porque la sexualidad masculina puede dar miedo. Es mejor hacerlo con doble significados para hacerla sentir que tiene una salida. Una buena forma de traer el sexo a colación es dentro del contexto de las relaciones, de manera inteligente. Por ejemplo:
  • Ella: (dice algo sobre relaciones)
  • Yo: Permíteme adivinar cuál es tu problema. Quieres un hombre fuerte y dominante y tienes difícil encontrar uno porque la mayoría de los hombres se intimidan contigo y los terminas “quebrando”, incluso a tipos que antes de conocerte se serían seguros.
  • Ella (a menudo): Wow, es verdad! ¿Cómo es que sabes eso?
  • Yo: Porque te ves como una mujer segura, una alfa entre las mujeres. Y obviamente sos muy linda e inteligente, así que es probable que los hombres se vuelvan locos.
  • Ella: Bueno, no quiero alardear.
  • Yo: Tu solución es encontrar a alguien que pueda manejar lo increíble que eres y aún después que siga siendo seguro y dominante. También necesidad de un tipo que te domine en la cama y te de hasta que te desmayes.
  • Ella: Tienes razón!
  • Yo: Creo que conozco a alguien que te puede ayudar.
NO TE OBSESIONES CON EL TEMA SEXO. No quieres que sea raro ni incómodo, y menos aparecer como desesperado o necesitado. Este es un terreno complicado, así que tu mejor apuesta es entrar, decir lo tuyo y salir. La vibra que deberías dar es “Me interesa acostarme contigo, pero si dices que no le voy y encuentro a alguien más, no hay problema”. A veces también es bueno bajar un cambio en la escalada así las chicas no se sienten que están en un tren imparable del que no se pueden bajar. No quieres verte como un zombie excitado por haber olido sangre. Y por favor ten en cuenta que no todas las mujeres quieren hablar de sexo. Muchas simplemente quieren ir directo al hecho, sin hablar tango. Tienes que leerlas y ver que tipo de personas son. Muchas de las mujeres más liberales, “alternativas” son mucho más abiertas para hablar de eso que las más conservadoras.

Kino

Kino (tocar) es tanto necesario como importante, pero requiere que puedas leer la situación y utilizar tu inteligencia emocional. Como con todo, debes estar menos involucrado emocionalmente que ella. Yo suelo involucrarme por un poco de tiempo, luego doy un paso atrás para luego volver a avanzar. No necesitas ponerle la mano encima toda la noche para que quiera acostarse contigo, solo es necesario que crees es “union” biológica que genera el tocarse. No quiero que la chica se sienta que la estoy manoseando ni “atrapando”, así que siempre busco darle una salida si es que no le agrado. A veces las chicas tienen miedo de decir que no, así que si doy un paso hacia atrás le doy la oportunidad de re-evaluar la situación. Pero debes volver en un tiempo razonable para que no sienta que perdiste el interés.
Si te sientes incómodo solo empieza de a poco y parte de ahí. Cuando recién empezamos a conversar, no la toco para nada. Pero cuando empieza a demostrar interés y quiere decirme algo, me acerco a ella para que pueda hablarme al oído mientras pasó lo brazo por su cintura. Cuando lo que sea que quería decir ya está dicho, doy un paso atrás y continuó la conversación. Repito esto algunas veces a medida que la charla avanza para hacerla sentir cómoda con el hecho de que nos toquemos, en algún momento me voy a poner más agresivo con el kino, cuando sienta que ella ya está lista.
 Otras formas de escalar:
  • Mírala a los ojos profundamente.
  • Tírale suavemente del pelo.
  • Susúrrale cosas en su oído.
  • Reacciona solo sonriendo a cosas que ella digas

Rechazos

Si alguna escalada falla, toma el rol de líder y asúmelo para así evitar que las cosas se vuelvan incómodas. Yo puedo decir algo como “Bueno, lo intenté”. Ni me disculpo ni empiezo a actuar raro (suplicando, etc….) porque no hice nada malo ni raro. Si ella intenta hacerte sentir mal por escalar, mantén tu posición y actúa como si no hubieras hecho nada malo (tip: esto funciona mejor cuando realmente no hiciste nada malo, así que no hagas nada malo).
Algunas respuestas que uso luego de que me rechacen:
  • Te estaba haciendo un favor.
  • No te preocupes, quizá tengas otra oportunidad.
  • Mi mamá me enseñó que si no te están rechazando es por que no te estás esforzando.
  • No hay culpa en intentarlo.
Si dice que no pero se empieza a disculpar mucho, puedo decir “te comprendo completamente. No todo el mundo es rapidito como yo” o “no te disculpes, hazte valer”.
Si realmente se enoja, que nunca me sucedió, creo que diría “Me disculpo, tenía una impresión equivocada”.
Cuando te rechaza un intento de escalar, enfríate por completo con ella y haz otra cosa. Nada de “por favor” ni insistir. No es atractivo y presionar solo logra ponerlas nerviosas. Luego de decir algo gracioso para desarmar la incomodidad, hago que la conversación vuelva a ser platónica. Si intento hacer algo con una chica en la cama y me dice que no, inmediatamente me doy vuelta, digo “Ok, lo intenté. Buenas noches!” Y me voy a dormir. Una de las actitudes más atractivas que puedes tener es la de intentar escalar, ser rechazado, y volver a actuar completamente normal.
Las chicas siempre respetarán al tipo que sabe lo que quiere, intenta obtenerlo, pero entiende los límites cuando le dicen que no.
Hay una idea de que a las mujeres les “gusta” ser “tomadas” sin consentimiento. Hay un poco de verdad en esto, pero hagas lo que hagas siempre ten en cuenta las repercusiones legales de lo que estás haciendo y también ten presente COMO se siente ella. Esto requiere un montón de inteligencia emocional y sensibilidad. Al final de cuentas la mujer tiene que querer lo que le estás haciendo. Hay veces en las que cuando hago algo “salvaje”, hago otra movida y después de unos minutos le preguntó “¿te gusta esto?” Y si dice que si, continúo haciéndolo. No voy a arriesgar mi futuro solo porque a alguna mujer le guste sentirse realmente violada o le gusten cosas raras, luego de conocernos más probablemente podamos explorar esa parte de su sexualidad pero el riesgo de un falso positivo es muy alto.

Práctica

Estos son mis pasos para escalar:
  1. Le pregunto si está soltera.
  2. Establezco que me quiero acostar con ella.
  3. Le hablo platónicamente sobre temas que nos interesan a ambos y que NO SON SOBRE ELLA.
  4. Uso mi inteligencia emocional para leerla, y cuando siento que está lista y que es apropiado, escalo con seguridad usando kino o frases con doble sentido.
  5. Una vez que ella aceptó mi escalada, vuelvo al modo platónico.
  6. La hago moverse de lugar conmigo, otro bar, otro lugar. Le dejo saber el plan.
  7. Repito los pasos 3-6 hasta ponerla.

1 Le pregunto si está soltera

Siempre pregunto esto tan pronto como me es posible. Está lleno de chicas que con felicidad te harán perder el tiempo buscando atención y validación, solo para hacerte saber al cerrar la noche que ya están tomadas.
Que se vayan a la mierda. Quiero saber desde el vamos. Algunos perdedores se piensan que preguntarle a una chica si está “soltera” es de desesperado o muy agresivo, pero la desesperación es una consecuencia de tu forma de actuar y tu relato, no de tus palabras. Cuando le pregunto a una chica si está sola, la estoy forzando a calificarse ante mi, todavía puedo irme incluso si está soltera porque me aburre.

2 Establezco que me quiero acostar con ella.

Este paso requiere que utilices tu inteligencia emocional. A menudo con solo preguntarle a la chica si está soltera alcanza para dejarlo en claro. A veces puedo decir “ahora estás muy sexy”. Otras veces no digo nada porque queda implícito en el contenido emocional de la conversación. De todas formas necesito dejar en claro que la charla no es “amistosa”. Incluso si me llega a decir algo como “pensaba que solo estábamos hablando” le puedo responder con seguridad “no, deje en claro que quería acostarme contigo”.
Muchos hombres tienen miedo de establecer este enfoque sexual porque piensan que asustaran a la mujer. De nuevo, cuan agresivo o desesperado re sienten depende de cuán involucrado emocionalmente te vuelves con ella. A más mujeres no les molesta que los hombres se las quieran mover, les molesta cuando lo demuestran de forma incomoda, insegura, manipuladora, demasiado agresiv, etc.
Míralo de esta forma: si desde el vamos rechaza la idea de acostarse contigo, ¿no te gustaría saberlo antes de perder un montón de tiempo con ella?

3 Le hablo platónicamente sobre temas que nos interesan a ambos y que NO SON SOBRE ELLA.

Es necesario tener charlas platónicas entre escalada y escalada, por varias razones.
Primero, no es necesario que estés toda la noche tocándola y diciéndole cosas sexuales toda la noche para que ella se acueste contigo. Solo necesitas abrirle las puertas y asegurarte de que se sienta “aceptada” y cómoda contigo.
Segundo, escalar toda la noche es agotador. Si hubieras salido con tu chica no estarías escalando con ella sin parar, entonces ¿por qué hacerlo con una completa desconocida?.
Tercero, escalar toda la noche es agotador, y al final de la noche quiero tener bien sexo, pero hasta entonces también quiero pasarla bien, divertirme y tener buenas conversaciones.
Cuarto, calmarse un poco y charlar platónicamente ayuda a liberar la presión y la hace sentir a ella que no sos un zombie sexual con un solo objetivo en mente. Le deja saber que realmente eres un tipo interesante y divertido que es mucho más que sus ganas de tener sexo. Además este tipo de momentos la deja pensando si sigues interesado. Desde su punto de vista, dijiste que querías hacerlo con ella, pero ahora estás hablándole como a una persona cualquiera, y ahora estás escalando. ¿Qué pasa con este tipo? Manter ese misterio y duda la va a dejar estimulada e interesada.

4 Uso mi inteligencia emocional para leerla, y cuando siento que está lista y que es apropiado, escalo con seguridad usando kino o frases con doble sentido.

Ya expliqué anteriormente estos conceptos. Mi forma de escalar es a través de las emociones, pero ten en cuenta que no es mi responsabilidad “entretenerla” para que se quede. Muchos tipos suelen volverle payasos para las chicas y están todo el tiempo intentando impresionarlas o hacerlas reir. A la mierda con eso. Esto no es un “show” que puedas hacer para mantenerla interesada toda la noche. Lo más atractivo que puedes tener es tu forma de actuar, es decir, el que sigas tu propia misión, la cual en ese momento es pasarla bien. La atraerás mucho más siguiendo tu misión y pasándola bien que intentando crear picos emocionales de forma artificial para así poder escalar.
Cuando escales, léela para saber cuán interesada está en ti. Si pones tu mano en su cintura una reacción positiva sería que te rodee con su brazo, una reacción neutral sería que se deje tocar pero no haga nada y una reacción negativa sería que se aleje o que te saque la mano de su cintura.
Si reacciona de forma positiva, sigue adelante (pero espera un poco antes de seguir escalando, para no parecer súper agresivo). Si reacciona negativamente, detente y evalúa si lo hace porque te estás moviendo demasiado rápido o porque no le interesas.
Si te estás moviendo demasiado rápido, baja un cambio. Si es que no le atraes, termina y vete a hacer otra cosa. Si actúa de manera neutral, puede ser que lo haga porque no sabe decir que no o porque simplemente no es muy expresiva. Sigue escalando, pero léela para asegurarte de no estar perdiendo tu tiempo ni la estás poniendo incómoda a ella.

5 Una vez que ella aceptó mi escalada, vuelvo al modo platónico.

Este punto es la contraparte del punto 3.

6 La hago moverse de lugar conmigo, otro bar, otro lugar. Le dejo saber el plan.

Este sea quizá el paso más importante de todos. El objetivo final es que la chica se involucre emocionalmente contigo, y para esto es necesario que logres que ella HAGA COSAS POR TI. La palabra no vale nada, las mujeres son entrenadas por la sociedad desde pequeñas para siempre decir lo que sea que un chico quiere oír. Y en el contexto de un bar o una disco, la mejor forma de lograr que ella se involucre emocionalmente contigo es haciendo que te siga. Si se niega a seguirte, es porque no está interesada en ti, o porque tú estás demasiado interesado. De todas formas es hora de aplicar el freno.
Si logras cambiar físicamente de lugar dos o más veces con ella, probablemente ya estén listos. También es necesario hacerle saber cuál es el plan. Yo me la paso verbalizando mis planes para la noche.
  • Hay vamos a tomar algo aquí y luego vayamos a [otro bar]
  • Mis amigos van a estar en [bar] dentro de 20 minutos, vamos a conocerlos después de aquí.
  • Me encanta esta canción. Después de esta canción vamos a mi casa a tomar algo.
Si has podido establecer el marco donde tú eres el líder y ella te sigue, va a seguirte a casa. No hay una frase mágica que puedas decir para lograrlo, yo suelo decir “vamos a mi casa a tomar algo” con eso dejo en claro que vamos a tener sexo.

Palabras finales

Recuerda que lo que dices no es tan importante como la forma en la que lo dices. Es muy difícil transmitir seguridad y emociones si no lo estás sintiendo, así que intenta no ponerte demasiada presión encima e intenta ir paso a paso de esta guía con diferentes chicas. Poco a poco iras avanzando hasta llegar a casa con la chica que quieras (y que le gustes)

El hombre no llora

Hoy le conté a mi padre algo que me había pasado (positivo), y de la emoción se largó a llorar desconsoladamente, lo tuve que sostener en brazos ya que del llanto perdió la fuerza para sostenerse.

Lo primero que pensé, es “no puede ser mas beta, pobre”, pero algo en se pensamiento me hacia ruido.

¿Por qué es beta? ¿Por llorar? Los hombres no lloran, pero, ¿Por qué? ¿De donde viene esa frase y por qué es tan fuerte?

Analicemos

Por un lado lo podemos pensar como que el hombre que llora demuestra que no puede controlar sus emociones, que esta desbordado por ellas. Y sabemos que el hombre es racional y la mujer es emocional, así que tenemos la frase “El hombre no llora”. Ya que si lo hace esta demostrando cualidades femeninas y no masculinas.

¿Pero quien dice que llorar no es una cualidad masculina? Decir que el hombre no llora simplemente porque es hombre solo le da la razón al feminismo rampante que dice que lo masculino es tóxico, y en este caso si lo dejamos ahí, tendrían razón, un hombre necesita llorar y se lo estamos “prohibiendo” solo porque es hombre.

Alguno puede decir, “Bueno, es que las mujeres no encuentran atractivo al hombre que llora, porque demuestra debilidad y emocionalidad en demasía. Entonces pasamos de “El hombre no llora” a “El hombre no llora frente a una mujer” (al menos una con la que le interese tener sexo”.

Pero de nuevo caemos en, ¿Y quien dice que a la muer no le resulta atractivo eso?. ¿Nosotros?, porque las mujeres se la pasan diciendo que los hombres sensibles son “sexys”, bueno tranquilo, ya se que el mensaje es lo que hace, no lo que dice, pero si no vamos mas allá de la observación pura, el contra-argumento mas fácil es “la sociedad machista de occidente hace que el hombre vea mal llorar”. Ok, tomemos eso.

Vamos mas allá

Hace un tiempo leí las razones por las cuales en prácticamente todos los idiomas del mundo, papá se dice “papá” y mamá se dice “mamá”. Son simplemente los primeros sonidos que puede hacer un bebé humano, y se fueron identificando con sus dos principales cuidadores, su madre y su padre.

Así podemos llegar a una raíz biológica para la utilización de estas dos palabras, y lo mismo podemos intentar hacer para encontrar una raíz biológica a la frase “El hombre no llora”.

Lo mas simple para empezar sería ver más allá de la cultura occidental, busquemos alguna cultura donde el hombre llore.

Hay infinidad de ejemplos de otras culturas bastante diferentes a la nuestra donde el hombre no llora.

Si varias culturas dispares apuntan a lo mismo, estamos antes una evidencia de un rasgo biológico por encima de lo cultural. Después de todo tené en cuenta que lo Social es una extensión de lo natural.

El hombre si llora

Sin embargo una búsqueda un poco mas exhaustiva sobre el llanto masculino encuentra infinidad de ejemplos, pero todos con ciertas cosas en común.

El Hombre llora en momentos de perdida extrema, la muerte de un amigo, el fallecimiento de un hijo, etc. No hay ejemplos (exceptuando los rituales judíos de llanto) donde el hombre llore porque una mujer lo dejó, o por ninguna otra cuestión que no sea extremadamente fuerte.

Recordemos que todo lo que hace el hombre (y la mujer) gira alrededor de una sola cosa, poder reproducirse más y mejor. Si a las mujeres les resultara atractivo que el hombre llorara, el hombre lloraría por cualquier cosa.

Y ese es uno de los problemas actuales, a los hombres les estamos enseñando a escuchar lo que dicen las mujeres, y no a ver lo que hacen (especialmente si contradicen lo que dijeron). Esto causa que haya generaciones de hombres (beta) que fueron educados pensando que eso de que a la mujer le resulta sexy un hombre sensible es verdad. Y por eso están llorando por cualquier cosa.

Lo que no se dan cuenta es que están autoexcluyendose de la sociedad secreta al hacerlo. Con suerte tendrán el premio consuelo con una mujer que decidió sentar cabeza y salir del mercado sexual antes de quedar sola… solo van a ser el plan B (o C, o D) de una mujer en plena decadencia de su atractivo sexual.

Conclusiones

  • Somos humanos, llorar no está mal.
  • Somos hombres, exceptuando casos muy extremos, llorar está mal.
  • Si sos hombre y lloras, y no se murió ningún pariente cercano, ni un amigo, ni un hijo, llorar está mal.

 

El matrimonio y la Religión

Premisa

El instinto mas básico del humano es el de reproducirse. Pero ambos sexos tienen características diferentes que hacen que sus estrategias para reproducirse sean diferentes.

  • La estrategia sexual masculina es la de reproducirse con todas las mujeres que pueda, por el método que sea necesario.
  • La estrategia sexual femenina es la de reproducirse con el mejor perfil genético que consiga, y lograr que ademas la ayuden durante los años que dura la gestión y crianza de sus hijos.

Se puede ver claramente que la estrategia del hombre y de la mujer están enfrentadas.

La idea del matrimonio es común en todas las religiones, y tiene una raíz fuertemente biológica:

  • El hombre necesita confirmar que se reprodujo
  • La mujer necesita de un hombre que la asista en la crianza

¿Cual es la forma más optima de cumplir con ambos objetivos? Que ambas partes cedan para el bien común.

Matrimonio

Y así surge la idea del matrimonio, en común, todas las religiones coinciden con lo mismo.

  • La mujer entrega su exclusividad sexual
  • El hombre entrega la exclusividad de su productividad

En si, la mujer entrega su capacidad reproductiva a cambio de que el hombre la proteja, y asista en la crianza de sus hijos. Con ese compromiso ambos obtienen algo que necesitan, el hombre se asegura que los hijos son suyos, y la mujer se asegura que va a recibir ayuda durante el embarazo y la crianza.

  • En la concepción original del matrimonio no existía el concepto de divorcio.
  • En la concepción original del matrimonio los hijos eran del hombre, sean o no de él, todos los hijos que producía su esposa eran su responsabilidad.
  • En la concepción original del matrimonio si la esposa no podía tener hijos se anulaba el matrimonio.
  • En la concepción original del matrimonio si la mujer era infiel se la podía castigar de múltiples maneras, desde la muerte, hasta el divorcio y la expulsión del a sociedad.

Analicemos estos conceptos y veamos las razones, te va a abrir los ojos para ver las relaciones actuales, mas allá del matrimonio o la religión.

Divorcio

El divorcio no era una opción, en parte como protección a la mujer que había entregado su fertilidad a cambio de protección, esto impedía que los hombres la utilizaran para hacer hijos y luego quiten su parte del “acuerdo”.

Hijos

Los hijos del matrimonio eran del hombre, si había algún tipo de separación o divorcio el hombre se quedaba con la responsabilidad de ellos. Esto era una espada de doble filo, por un lado como un paracaídas de protección para la mujer, ya que en caso de que el divorcio sucediera, por lo menos no quedaba con la responsabilidad de proteger, alimentar y cuidar de ellos.

Infertilidad

Nada deja mas en claro el tipo de acuerdo que era el matrimonio que esta cuestión. El hombre y la mujer se juntaban con el objetivo de que el hombre se asegure la reproducción, si la mujer no podía darle hijos el acuerdo quedaba sin efecto. Un matrimonio que no podía tener hijos era considerado algo terrible, y en algunas religiones como el Judaísmo el hombre tiene prohibido no tener mínimo dos hijos, es su obligación reproducirse.

Infidelidad

Otra cuestión que deja bien en claro las razones por las que hombres y mujeres contraían matrimonio. Si una mujer era infiel eso ponía en riesgo la posibilidad del hombre de reproducirse, después de todo podía quedar embarazada de otro hombre y el esposo no enterarse que estaba criando hijos que no tenían sus genes. El castigo era acorde a lo importante que es para el hombre asegurarse su propia reproducción.

 

Cómo seducir mujeres – Parte 01

Esta entrada es la parte 1 of 3 de la serie Cómo seducir mujeres

Coquetear con mujeres es un concepto que parece que se perdió en la mayoría de los hombres. Y seamos realistas – la mayoría de nosotros no tenemos idea de como coquetear correctamente.

Lo que vamos a hacer en este articulo es discutir los tres mejores consejos de citas para hombres que tengo y que va a exponer los errores que cometemos cuando intentamos coquetear.

Esperar demasiado para acercarte o para iniciar la conversación

Si hay un consejo de citas para hombres que resiste el paso del tiempo, es este. Las mujeres miden tu nivel confianza y seguridad basándose en cuanto tiempo tardas en acercarte. Cuanto mas tardes, mas pierde ella atracción e interés en vos.

Desde el momento en el que te nota y sabe que ya la viste, empieza un contador en su cabeza. Y si dudas, eso le dice que no te sentís tan seguro como ella quiere que lo estés. Y si tardas demasiado, va a sentir que mirarla sin hacer nada es algo que hace un enfermito y le vas a generar rechazo.

Este es mi consejo para los hombres que quieren evitar este error:

Desde el momento en que ves a una mujer atractiva, tu cabeza va a intentar detenerte para que no vayas a conocerla. No hay ninguna razón lógica del porqué esto sucede, mas allá de una indecisión natural que tienen los hombres.

El truco es crearse el habito de acercarte a una chica que quieras hablar a los 3 segundos de verla. 1, 2, 3, adentro.

No necesitas decir nada inteligente para lograr hablar con ella. De hecho, usar “lineas” para levantarse minas suele hacer que respondan menos. Solo con decir hola y empezar a hablar de cualquier cosa alcanza. No trates de hacerte el langa o seductor.

Coquetear con tu boca en lugar de con todo tu cuerpo

Los hombres a menudo cometen el error de ser un poco muy directos cuando hablan con las mujeres. Lo mas importante a recordar sobre ellas es que les gusta la comunicación “indirectamente directa”. Es decir que si bien podes tirarle tiros con la boca, necesitas darle siempre una “negación plausible” sobre todo lo que estén charlando.

¿Qué es una “negación plausible”?

Es la habilidad de las mujeres de negar el haber tomado la iniciativa en el coqueteo, el de haberte llamado la atención de alguna manera. Quiere darte indicios de que le interesas, pero a menudo no puede hacerlo porque hay una presión social importante sobre las mujeres para que no sean ellas las que avanzan. Por otro lado a la mujer le gusta ser avanzada, así que tenes que darle la posibilidad de que pueda escribir su propia historia sobre como sucedió el encuentro.

Este es mi consejo para los hombres que quieran evitar este error:

En lugar de decir cosas como: “Guau, sos linda eh…” o “Dios debe extrañar su ángel que cayó del cielo…”, encontrá maneras de comunicar tu interés utilizando el lenguaje corporal.

Una de las mejores formas de hacer sentir buscada y gustada a una mujer es simplemente usar mas contacto visual. Simplemente con mirarla fijo a los ojos mientras hablan, dejando caer ocasionalmente tu mirada a su cintura, o a su pelo. Esto demuestra que estas interesado  y que la encontrás atractiva sin sonar como un tarado.

Acordate de que mostrás interés no quiere decir “babosearte”. Podes apreciar visualmente a una mujer sin que parezca que te la estas imaginando desnuda. (Mejor no imaginar y verla realmente, no?)

Pedirle una cita en lugar de una “venta”.

Es un error muy común en los hombres. Van, hablan con la chica, logran que haya charla y la terminan con un: “¿Hey por que no salimos un día?”.

Si la filmas con cámara lenta podes ver el cambio completo que tiene su expresión y sus ojos en cuanto el tipo dice esa frase.

Pedir una salida es una cagada cuando se hace muy pronto. Es como ir a una tienda de electrodomésticos a preguntar por un lavarropas y apenas entras que el vendedor te quiera mandar a la caja a pagar por uno. ¡Pará un poquito!

Incluso si es por teléfono, no querés ser tan rápido. Acordate que para las mujeres el hombre representa un montón de “¿qué pasa si?”, y tu objetivo no es empezar a esquivar el campo minado de ansiedades que tiene ella con el riesgo de que todo vuele por los aires.

En lugar de eso, el mejor consejo en esta situación es hacer una “venta”. Este es mi consejo para los hombres que quieren evitar este error al coquetear con mujeres:

Si alguna vez fuiste a McDonald’s, seguro te ofrecieron una “venta” en algún momento u otro (el famoso, querés agrandar las papas?).

Esta es una estrategia brillante de marketing que aumento las ganancias de McDonald’s de forma masiva. Solo por ofrecer esa pequeña “venta” extra, que la mayoría de la gente acepta.

No propongas una salida, proponé un café o te. Una mini salida como esa no asume nada, y vas a lograr una tasa de aceptación mas rápida en las mujeres. No van a ver esa salida como algo que les cause ansiedad ni como una amenaza, lo van a ver como una forma natural de llegar a conocerte más.

Ademas vas a reducir radicalmente la cantidad de desplantes que recibas. La mayoría de las mujeres te plantan en las citas porque simplemente se olvidan si realmente le interesabas o no. Se enfrían y listo.

 

Acá tenes entonces, tres de mis mejores consejos para el coqueteo con mujeres que podes empezar a usar ya mismo.

(enlace al original en ingles)

Buffer

Ser Rechazado es mejor que Arrepentirse

Casi el 90% de lo que defendemos en La Red Pill se puede reducir a superar el miedo al rechazo. El 90% de los dilemas que enfrentan los AFC (Zoquete Frustrado Promedio), y la mayoría de las preocupaciones de los hombres de cara al sexo opuesto nacen de los métodos y actitudes que usan para reducir su exposición al rechazo femenino. Todos estos son buffers cuyo objetivo es reducir el potencial de rechazo a la intimidad. Claramente no solo los hombres usan estos buffers – las mujeres también hacen su parte – pero creo que seria mucho mas productivo para los hombres reconocer la predisposición que tienen y ver qué métodos usan, y como terminan incorporando estos buffers contra el rechazo en su propia psicología.

Prácticamente todos los típicos problemas que los hombres encuentran son causados por estos buffers:

RLD – Relaciones de Larga Distancia. El AFC acepta una RLD porque se basa en una aceptación previa de intimidad y al dejar de ser conveniente (dada la distancia) el tipo se queda aferrado a la “relación” porque es un buffer contra el potencial rechazo que le puede dar una nueva mujer si acepta que la relación esta terminada y vuelve a la soltería. Esta relación es percibida como “algo seguro”, aunque rara vez sea gratificante.

Jugar a ser Amigos – A menudo después de un rechazo del estilo “podemos ser amigos” queda la percepción de que calificándose ante la chica y que con tiempo, ella “pueda llegar a” intimar con el. No importa cuan equivocado sea, el tiempo y esfuerzo utilizado por un AFC para probarse a si mismo como el próximo “novio perfecto” es un buffer contra futuros rechazos de cualquier mujer que pueda venir después. Esto se potencia con un sentido moralista del deber de realmente ser un Amigo de verdad a esta chica PPSA. En si, este buffer contra potenciales rechazos futuros es una dedicación equivocada hacia la chica PPSA. Otra variación de esta dinámica es la del “Capitán SalvaTrolas”.

Email, Chat, etc – Podríamos incluir también cualquier tipo de conversación a largo y tendido en esta lista. La realidad es que cualquier tecnología que aparenta aumentar la comunicación en realidad sirve como un buffer (para ambos sexos) limitando la comunicación interpersonal. En el caso del AFC, la racionalización es que se puede mantener en constante contacto con la mujer que le interesa (lo cual en si es un error), pero solo le termina sirviendo como un buffer contra el rechazo de ella. La percepción latente parece ser que es mas fácil leer un rechazo (o escucharlo) que ser potencialmente rechazado en persona. Un montón de tipos me van a decir ahora que los textos y el chat son simplemente la forma en la que esta generación juega al juego de la Seducción. A mi favor argumento que cuando las comunicaciones digitales se vuelven tu método preferido para interactuar con las mujeres, es un buffer.

Facebook y las Citas Online – Este debería ser bastante obvio por las mismas razones que lo anterior – Las Citas Online son posiblemente el mayor buffer jamas concebido – particularmente para las mujeres menos agraciadas (o sea las mas feas). Es tan efectivo de hecho que hay negocios enteros que se pueden construir utilizando las inseguridades y miedo al rechazo que ambos sexos comparten.

Objetificación – Aunque no parezca obvio, ambos sexos tienden a cosificar al otro. Cuando pensamos en el tema naturalmente llegamos al a noción popular de que los hombres cosifican a las mujeres como objetos sexuales, pero las mujeres también tienen una tendencia a hacer lo mismo, cosificando a los hombres como “objetos de éxito”. Es mas fácil aceptar el rechazo de una cosa que de un ser humano vivo y cantante. Y es por eso por lo que nos referimos a la comunicación entre los sexos como un “Juego”. “Anotamos” o “Nos bajan”, haciendo de esto un juego nos separamos personal y emocionalmente del rechazo. El buffer en este caso está en el lenguaje y el enfoque mental.

Idealización del Género – Esto sería el mito de la “Mujer de Calidad”. El buffer opera con auto-limitaciones percibidas que se basan en la búsqueda de una pareja idea. Es por eso que existe la tendencia de enfocarse en una sola mujer (UNIquitis) o un solo tipo de mujer (un arquetipo del género). Al limitarse o enfocarse en solo una mujer (o un tipo de mujer) el potencial de rechazo disminuye y al mismo tiempo asegura que cualquier rechazo real viene de una mujer que luego va a ser considerada como una mujer que no calificaba de todas formas. Así, el Rechazo = ‘Mujer de poca calidad’ y por lo tanto no es un rechazo real. Este buffer funciona de manera similar al de Objetificación en donde la mujer que da el rechazo es reducida a un objeto.

Mentalidad de escasez – La mentalidad del “Agarro lo que puedo y debería estar feliz de que algo al menos conseguí” actúa como un buffer completamente opuesto al de Idealización. La carencia de algo causa motivación por conseguirlo, y al quedarse con “lo seguro” como si fuera “lo único”, el potencial de nuevos rechazos termina siendo eliminado.

Mujeres mas viejas, Mujeres mas jóvenes – Podríamos incluir también cierto tipo de cuerpos en esta categoría, pero el buffer es en cierto tipo de mujeres que tienen una menor tendencia a rechazar un hombre gracias a circunstancias personales previas. El buffer de las “Puma” o “Cougar” es que una mujer mas grande, de acuerdo a las condiciones en las que se encuentre, va a estar mas propensa a aceptar los avances de un hombre mas joven. De la misma forma que una mujer muy joven esta mas abierta a aceptar los avances de un hombre mayor debido a su inocencia. Y que las gordas son mas fácil de encamar por la falta de sexo y atención que reciben. No es algo tan complejo, pero una preferencia internalizada hacia un cierto tipo de mujer se desarrolla al asociar ese tipo de mujer particular con la minimización del potencial de ser rechazado.

Ligas – Lo opuesto al buffer de tener “altos estándares” y se podría agrupar con el de Escasez. Siempre esta esa mujer a la que ciertos tipos realmente le temen porque es percibida como mucho mas valiosa que el AFC. Pensa en algo así como esa mina HB9+, directora corporativa que corre maratones, viaja un montón, tiene muchas buenas amigas, se viste bien, etc, etc, etc. El AFC se dice a si mismo “wow esta mina esta fuera de mi liga, me va a rechazar porque necesito tener A, B y C para tener un estatus social que la equipare y lograr que mínimamente se interese en mi”. Ergo, la idea de las ligas es una racionalización útil como buffer contra el rechazo.

Pornografía – Seguro esto va a avivar la discusión entre los que están a favor y en contra de ella, pero el porno (de la forma en que los hombres lo usan) es un buffer contra el rechazo. El porno no responde, el porno no necesita un par de tragos para relajarse, ni requiere ningún tipo de habilidad social para lograr resultados. Es una liberación sexual conveniente, inmediata que solo necesita una PC o un celular y una conexión a Internet (o una revista si es que te va el estilo analógico). Podemos discutir el aspecto obsesivo-compulsivo del tema, o el razonamiento de “con mi novia disfrutamos de ver porno juntos”, pero para el tipo soltero la raíz de todo el razonamiento es la de facilitar el porno como un Buffer. Debería agregar acá que esta es también la misma razón por la que las mujeres odian tanto a la pornografía (cuando la odian). El porno le da una recompensa al hombre gratuitamente, una recompensa y liberación que debería ser su mejor carta y que termina siendo completamente anulada y dejada sin valor cuando se enfrenta contra la posibilidad del hombre de acabar con una variedad infinita de experiencias sexuales con un solo click de su mouse. Es la posibilidad del acceso ilimitado a una cantidad ilimitada de sexo sin el estress de aprender métodos para ganarse ese acceso como recompensa.

 

Estos son solo algunos pocos ejemplos notables, pero una vez que te volves consciente a la forma en la que se manifiestan los buffers vas a empezar a verlos como lo que son y a entender por qué son útiles contra el rechazo. Los buffers suelen ser el camino del menor rechazo que terminan siendo adquiridos como parte de las “preferencias” personales. No tratan tanto sobre las “preferencias” sino mas sobre la motivación detrás de ellos.

Seguro debes estar pensando, “bueno y que, si no me gusta sentirme rechazado, ¿por que no utilizar buffers contra eso?”. La razon principal para aceptar el rechazo en lugar de un buffer es que ser rechazado es mejor que sentir remordimientos. Releete la lista, ¿Cuantos de estos buffers se terminaron volviendo problemas mas grandes a largo plazo, en contraste con un rechazo doloroso pero corto? Los buffers tienen la tendencia de acumularse exponencialmente, en una cadena interminable donde uno encaja con el siguiente. Hasta que lo que originalmente era una metodología de prevención al rechazo se transforma en una parte real de tu personalidad. Después del suficiente tiempo estos buffers terminan volviéndose en “simplemente como soy”.

Por ultimo, nada enseña mejor y mas fuerte que la experiencia real. El rechazo, ese rechazo real y crudo dicho en la cara que duele como la puta madre. Algo que termina siendo tan intolerable que los humanos conciben incontables construcciones sociales y psicológicas con la sola idea de evitarlo. Pero sin embargo no hay mejor maestro que quemarse con la leche. Como Hombre, vas a enfrentar el rechazo en muchas mas facetas de tu vida que solo en tus tratos con las mujeres. Los buffers que aprendas en un área de tu vida simplemente van a estorbarte cuando se transfieran a otros aspectos de ella. Todos estos buffers listados y muchos mas, se vuelven indicadores de la forma en la que manejas con seguridad la adversidad. Algunos te hacen ver como un maricón miedoso, otros son mas sutiles y terminan siendo una parte molesta de una personalidad internalizada, pero depender de ellos cada vez mas revela tu verdadera personalidad a las mujeres. ¿Sos lo suficientemente Alfa como para recibir un rechazo al mentón, sonreír con confianza y volver por mas? ¿O vas a correr, bloquearte y esconderte detrás de tu escudito de buffers?

 

 

(enlace al original en ingles)

A la Hipergamia no le importa…

A la hipergamia no le importa cuan buen Padre sos con tus hijos.

A la hipergamia no le importa si reorganizaste los días, materias, ni la carrera de la Universidad para acomodarte a los tiempos de ella.

A la hipergamia no le importa cuán inspirado o completo te sentís siendo un “amo de casa”.

A la hipergamia no le importa que te hayas ido a vivir a otra provincia para poder estar mas cerca de ella.

A la hipergamia no le importa cuanto apoyo ni cuan ‘comprensivo’ sos de todas las decisiones que ella toma ni si te identificas como un ‘hombre feminista’.

A la hipergamia no le importa cuan sincero sos respecto a tus convicciones religiosas ni a tus grandes aspiraciones.

A la hipergamia no le importa las palabras que hayas dicho en tus votos del matrimonio.

A la hipergamia no le importa cómo le financiaste la carrera para que pueda hacer la que le gustaba (pero no podía pagar).

A la hipergamia no le importa cuan buen tipo sos al adoptar como tuyos a los hijos que tuvo con otros hombres.

A la hipergamia no le importa tu naturaleza divina e indulgente cuando le perdonas sus ‘indiscreciones de juventud’.

A la hipergamia no le importa cuan magnánimo hayas sido asumiendo la responsabilidad por el costo de sus estudios, tarjeta de crédito o gimnasio luego de casados.

A la hipergamia no le importa si ‘el era tu mejor amigo’.

A la hipergamia no le importa que le lleves el café en la cama a la mañana ni que seas buen cocinero.

A la hipergamia no le importa que hayas dicho que te gustaban todas esas películas romanticas que aceptaste ver por ella.

A la hipergamia no le importa cuán bien hagas tu parte de los quehaceres del hogar.

A la hipergamia no le importa cuan bien le caigas a su familia y amigos.

A la hipergamia no le importa si pensas que sos un tipo “Bueno” o cuan divertido pensas que sos.

A la hipergamia no le importa que los hijos sean o no biológicamente tuyos.

A la hipergamia no le importa si ‘estaba borracha, el era lindo y una cosa llevó al a otra…”.

A la hipergamia no le importa cuan dulce, divertido o intelectual sos.

A la hipergamia no le importa si ‘nunca lo viste venir’.

Agrega los tuyos… seguro hay mas.

 

(enlace al original en ingles)

El peso de controlar

Una de las principales ideas que ofrecí desde que empecé este blog es la sobrecogedora influencia del imperativo femenino sobre la sociedad. Es un tema recurrente sobre mi visión sobre las relaciones entre los sexos porque creo que realmente es el ambiente que aceptamos por defecto. Las mujeres, claramente, tienen muy pocas razones para cuestionar la importancia de su propio imperativo cuando les sirve, y los hombres se ven poco dispuestos a analizar el tejido social en el que viven si intuitivamente sienten que eso puede hacer que se les rechace intimidad, sexo o afirmación social. Desenchufarse de la Matrix femenina es un acto de voluntad.

Mi eufemismo cuando me refiero a los detalles y convenciones sociales del imperativo femenino es llamarlo “mundo de chicas”, y creo que mis lectores interpretan el incremento del feminocentrismo como algo único que pasó solo en finales del siglo 20 hasta el presente en el que nos encontramos, no creo que esa interpretación tome en cuenta la directiva o motivación principal que demanda el imperativo femenino, algo que este ha demandado desde antes de nuestra feminización actual.

Esa motivación es el control.

Riesgo vs. Seguridad

Es muy fácil pensar que esa necesidad por el control de lo femenino es simplemente una búsqueda de poder, y aunque en cierta forma es cierto, esto sería interpretar esa necesidad desde una perspectiva masculina. Los hombres tienden a querer poder; poder sobre los demás, sobre sus propias vidas, para afirmar su estatus, estima, influencia, etc. Desde la perspectiva femenina, sin embargo, puede haber una minoría de mujeres que desean realmente ese poder masculino, pero la gran mayoría busca control en el sentido de que buscan satisfacer una necesidad innata de su propia seguridad. Para las mujeres la seguridad viene en diferentes variantes, financiera, emocional, autoestima, etc. Pero su necesidad de control nace de minimizar el riesgo y la incertidumbre que están asociadas a conseguir esa seguridad.

A partir de una combinación entre la testosterona y su proceso neuronal, los Hombres prosperan y crecen en toda actividad donde haya toma de riesgos – tenemos una propensión hacia los comportamientos que se benefician del riesgo. Y somos capaces de hacer cualquier cosa para poder tomar riesgos. El impulso primario de las mujeres es el de evitar los riesgos; al ser el vehículo principal por el cual la siguiente generación va a aparecer y ser criada, es lógico que el software neural y bioquímico de las mujeres haya evolucionado hacia la aversión al riesgo. Al buscar seguridad, las mujeres desarrollaron y evolucionaron su propio set de propensión a la seguridad. Por lo tanto, se terminaron volviendo el sexo con capacidad mas desarrollada para la comunicación, por esa necesidad de poder tomar la decisión mas segura de la que disponga en cada momento.

Con el catalista que fue la revolución sexual, la dinámica de poder se movió hacia el imperativo femenino de una forma nunca vista en sociedad. Una vez liberadas de las normas sociales, las mujeres fueron alentadas por lo femenino (y sus nuevos simpatizantes masculinos) a perseguir su propia independencia de la forma que le guste, pero lo que generaciones de mujeres hicieron con esta nueva libertad fue perseguir mas fuertemente todavía hacia lo que fueron diseñadas después de cientos de miles de años de evolución psicológica, a consolidar su propia seguridad.

Cada ley que los hombres ven como terriblemente misandrista, cosas como las leyes de divorcio (división igualitaria de bienes aunque uno haya ganado mas que el otro), cuota de alimento, custodia de los chicos, cuotas mínimas de empleo, #NiUnaMenos, etc, parten de la necesidad innata que tienen las mujeres por su seguridad. Prácticamente todas las convenciones sociales femeninas fueron diseñadas para que las mujeres consoliden una seguridad a largo plazo para ellas mismas. La seguridad es la razón por la que buscan el control. Si pueden controlar las opciones, controlar el riesgo, controlar las precondiciones de las futuras decisiones que tomen, pueden consolidar mucho mas su necesidad de seguridad. El mundo de las chicas, nuestra sociedad moderna y feminista, moldeada por el imperativo femenino, se fundó con la idea de lograr un mejor ambiente para que las mujeres utilicen este control y logren obtener mucho mas fácilmente la seguridad que necesitan.

Cada marido intimidado que termino abdicando su encuadre para apaciguar a su esposa lo hace porque ella no confía en el como para darle el control de su seguridad. Alentadas tras generaciones para ser mujeres independientes y auto-suficientes, y combinado eso con generaciones de ridiculizacion de lo masculino, termina tomando como regla que no se puede confiar en que los hombres le provean seguridad. Y para poder cumplir con esa necesidad, se ve forzada a tomar las riendas como precondición a cualquier tipo de unión o casamiento, a pesar de querer un hombre que lo haga por ella.

A los hombres se los avergüenza al no ser el tipo de hombre que las mujeres esperan que sean cuando parecen incapaces de proveerles seguridad. En el mundo de las chicas esto se convierte en una norma preconcebida, lo hombres no lo hacen así que tenemos que hacerlo nosotras (proveer seguridad).

Reescribiendo la evolución

Sin embargo lo confuso de toda esta movida en el empuje por el control femenino es la influencia de los Hombres y su cooperación en contra de su propio imperativo sexual. Ya sabemos que son los Hombres quienes definen qué es sexy en la mujer (y viceversa). Pero en el mundo de las chicas esto es una afrente; las mujeres necesitan controlar los deseos del hombre para poder volverlos obedientes a sus necesidades generales de seguridad. La hipergamia no puede funcionar eficientemente si se le permite a los hombres definir el valor de las mujeres en el mercado sexual. Esa necesidad de controlar se ve exacerbada por la innata disposición biológica que tienen los hombres a preferir a las mujeres que a ellos le parecen sexy. ¿La solución? Reescribir las reglas sociales para que definir que tienen permitido los hombres encontrar como sexy. Y así llegamos a la ofensiva feminista para hacer que los hombres se interesen por “cómo es por dentro” y definir todo lo que le genera atracción física al hombre como “superficial” y “vacío”. Es la mayor demostración de arrogancia y solipsismo del imperativo femenino el pensar que puede reescribir las indicaciones de atracción que los hombres fueron evolucionando durante siglos.

Derechos

La forma en que lo femenino se siente con derecho a todo es un tema candente en la hombresfera, pero es un elemento que creo que esta faltando en la discusión sobre el rol que juega la seguridad femenina en toda la sociedad actual. Esa sensación de tener derecho a todo es una extensión de esta necesidad de controlar – los hombres le deberían deber a las mujeres el darle seguridad siempre que puedan, ya sean pareja o no, les gusten o no, y están enojadisimas por que eso no sucede.

Y se puede ver claramente que estamos en una pendiente ascendente de una ofensiva femenina por el control, como muestra un botón, el nuevo sitio de ‘citas’.

Tawkify.

La premisa es una descripción abierta de la necesidad de seguridad y control a la que las mujeres sienten que tienen derecho a tener y que los hombres están obligados a darle. ¿La premisa?

Le das al sitio tu nombre, teléfono y email. Recibís un código en el celular, completas diez preguntas – edad, donde vivís, sexo, etc. – y subís una foto. Por último seleccionas si querés un match o tres (uno sale USD8 y tres USD15), y pagas, listo. Los dueños del sitio van a matchearte personalmente con alguien basándose en la información que proveíste y vas a poder tener una charla telefónica de siete minutos con ellos el Lunes siguiente.

Lo bueno es que nadie espera que una mujer a que adapte una foto de si misma en beneficio de un hombre. Sus intereses dependen enteramente del factor de control del ‘casamentero’ y la determinación de ella de aceptar o no al hombre que le ofrecen. ¿Y qué motivación dan los creadores para haber empezado este servicio?

LAS MUJERES ESTÁN ENOJADAS. Las mujeres hablan sobre hombres, hombres jóvenes, hombres con quienes quisieran salir y casarse, y vaya que están enojadas. Esto es lo que dicen: “Lo único que quieren es sexo. No les importa nada las relaciones.” “Son muy vagos” “Lo único que hacen es jugar a los jueguitos” “No son hombres, son nenes”. Las mujeres están un poco perplejas. Son buenas chicas. Siguieron todo al pie de la letra: les fue bien en la escuela, fueron a la universidad, salieron, consiguieron un trabajo, empezaron a buscar a alguien especial con quien compartir su vida, y… “Conocí un chico la otra noche. Era muy lindo, inteligente. Tenia 28. Todavía vive en casa. Con su mamá.” Los hombres jóvenes tienen mas del doble de posibilidades de seguir viviendo con sus padres que las mujeres; el 59% de los chicos entre 18 y 24 años y el 19% entre 25 y 34 años viven con sus padres. Según la encuesta de hogares, hay 64.000 jóvenes hombres solo en Filadelfia que ya nunca dejaron el nido o que ya regresaron a el. Y todos tienen a sus madres, ex novias, abuelas, padres y otros amigos y conocidos preocupándose por su condición.

En si, el fundador del sitio, E. Jean Caroll, tomó el modelo feminista de ‘hacete hombre’ y lo llevó al campo de las citas en forma de un nuevo paradigma como una especie de masculinidad evolucionada – monetizando al mismo tiempo la inseguridad de las mujeres sobre los hombres infantiles, reforzando el sentido de derecho por encima de todo de las mujeres y absolviéndolas de las decisiones que hagan que las pongan en situaciones incomodas en este nuevo paradigma. En si, Carroll vende citas hipotéticas con hombre “de verdad” que tienen los medios para proveerles a las mujeres la seguridad que les deben. Y de nuevo se repite el tema; no se puede confiar en que el hombre te provea seguridad chicas, así que Carroll se va a asegurar por ustedes.

(enlace al original en ingles)

El peso de ser selectivos

Chicas, tienen los hombres que se merecen

En general no suelo prestarle atención a los artículos/quejas escritos por mujeres feas post-pared, donde se muestran enojadas con los hombres (beta) por no perdonar sus indiscreciones y no entender que ellas les hicieron un favor a ellos (los beta) al entregarles una relación estable en esta época de sus vidas, cuando a los 28 los hubieran rechazado con bastante malicia. Pero si me interesó el debate que se armó en SoSuave respecto a cómo la discrepancia en la selectividad que tiene cada genero al elegir una pareja.

Creo que hay concepción errónea de que los sexos tienen en común varios criterios compartidos que buscan por igual en el amor de su vida. Las mujeres, sumidas en su “mundo de chicas” tan solipsista, tienden a encontrar como inconcebible que el hombre no comparta exactamente las mismas expectativas ni planes que las mujeres. La realidad femenina que se nos impone presume que los hombres van a saber automáticamente que todo aquello que sea lo mejor para la mujer es siempre “lo correcto”.

A pesar de eso, me parece que asumimos falsas equivalencias con respecto a como hace cada sexo para escoger una pareja de por vida. Del lado superior de los 30 o 40 años es muy fácil reflexionar sobre nuestras experiencias pasadas y presumir que como hombres tuvimos alguna idea sobre qué cualidades de las mujeres que conocimos eran o no determinantes para seguir adelante con una relación. Sin contar la infidelidad, ¿Qué era para vos una señal de peligro en una mujer cuando tenias de 20 a 30 años? Yo estoy seguro que no tengo ni idea.

La naturaleza hipergamia de las mujeres las vuelve mas rigurosas en su proceso de selección, desde temprano, y su lista de atributos y características que tienen como pre-requisito es mas rígida que la de cualquier hombre. Esta misma hipergamia innata las vuelve mas susceptibles a dudar constantemente sobre lo que eligieron y a lo que se comprometieron. Por eso mismo existe esa necesidad biológica arraigada de hacer pruebas de mierda incluso después de 10 años de matrimonio.

Para los hombres no es así. Si ella es relativamente linda, es sexualmente accesible y demuestra aunque sea un poquito de amor, ya estamos adentro. ¿Sabés por qué? Porque en ese momento se ve como una buena idea – y eso es justamente lo que nos pone en problemas cuando somos jóvenes. De hecho no se nos fomenta a siquiera presumir que realmente si podríamos ser selectivos. Eso significaría tomar la delantera a las mujeres al volvernos los principales selectores de su realidad impuesta – incluso el educar al hombre sobre la señales de peligro en una mujer se vuelve pretencioso y merece ser humillado. El hombre es mucho menos propenso a rechazar algo ‘seguro’ que produzca recompenzas / beneficios (sexo) semi-regularmente incluso si se encuentran ante algo ‘no tan seguro’ que puede llegara a dar mejores resultados. Solo con el tiempo, cuando podemos despegarnos de la situación y ver las cosas mas objetivamente es que empezamos a tener una inclinación hacia qué características necesita tener una mujer, más allá de la atracción física y sexual para que decidamos que si funcionaría una relación con nosotros.

Y ahi, Dios no quiera, puede el Hombre actuar basándose en su evaluación personal de las características qué el decidió buscar. Desde un punto de vista social los hombres nunca van a poder disfrutar del mismo nivel de apoyo social que tienen las mujeres al “hacer lo que es mejor para ellas”. Cualquier hombre con la sabiduría necesaria para rechazar o romper con una mujer basándose en sus propios requisitos es etiquetado inmediatamente como ‘superficial’ y atacado por atreverse a rechazar a la pobre y victimizada mujer que por “suerte” lo había aceptado a el.

El truco en la selectividad de pareja de las mujeres esta en mantener a los hombres ignorantes sobre qué cualidades (mas allá de las sexuales) hacen la mejor RLP durante todo el tiempo posible, permitiéndole a la mujer aprovechar su juventud y belleza, pero no lo suficiente como para pasarse de su fecha de vencimiento chocando con la Pared. Esa es la razón por la que la edad entre los 28 y 30 años son tan pivotales para las mujeres. Su década (mas o menos) de belleza y selectividad se está terminando. Es mentira que es el mítico “reloj biológico” de la mujer el que la lleva a considerar sus instintos maternales – es la, ahora a esa edad muy real, realización de que necesita obtener el compromiso de protección de un hombre quien, para cuando ella tenga entre 30 y 35 años, va a estar avivándose de la forma en la que juegan las mujeres y va a empezar a sentirse mas cómodo en calificar a las mujeres basado en su experiencia de vida.

Nada asusta y excita mas simultáneamente más a una mujer que el Hombre que es consciente de su propio valor del mercado sexual. Esa es la razón por la que se hacen todos los esfuerzos utilizando convenciones sociales para reprimir a ese hombre de descubrirlo, y se hacen todos los esfuerzos por aislarlo y humillarlo una vez que se vuelve consciente de esto – un ejemplo clarísimo de esta naturaleza dual son los artículos de Bolick insultando a los hombres por no estar dispuestos a crecer y darle a las mujeres la vida que deberían darle “haciendo lo correcto”, después de 20 años de insultar a los hombres por no respetarlas y dejarlas ser independientes de los hombres.

(enlace al original en ingles)