Skip to main content

Afectos de hombre vs. Afectos de niño

Hace un tiempo me termine de dar cuenta qué es lo que hace a una buena relación. La mayoría de los consejos y cosas que se hablan en las comunidades de seducción se enfocan en acostarte con mujeres. Ponerla es lo mas fácil que hay en el mundo una vez que lo hiciste por un tiempo. Lo que no es para nada fácil es mantener una excelente relación. Voy a jugármela y decir que la MAYORÍA de las relaciones son una mierda. Y aun así hay solo dos principios fundamentales que determinan el éxito de cualquier relación. La verdad que es una ridiculez que me haya tomado tanto tiempo en darme cuenta.
Mis relaciones solían ser promedio. Tener una novia, a veces llevarte bien, otras veces no. A veces es una conchuda, a veces es re buenita. Tarde o temprano tenes esos cruces celosos tan molestos donde te preguntas si te esta siendo infiel, y también están todas las discusiones y separaciones. Boludez estándar.
Para darte cuenta que la mayoría de las relaciones son una mierda, tenes que eventualmente mirar que tipo de conexión emocional estas buscando:
  • Validación emocional de tu pareja
  • Poder ‘confiar’ en tu pareja
  • Apoyo de tu pareja
  • Algo que podríamos llamar amor incondicional de tu pareja, ‘amarte así como sos’
  • Buscar aprobación de tu pareja

Somos criaturas simples. Estamos programados para tener una conexión emocional con el sexo opuesto, a ponernos raritos la verdad. Pensá un poco de que forma se expresa esta programación:

Hay dos tipos de amor masculino que tu cerebro es capaz de expresar.
Uno, el amor que tuviste, quisiste tener, ansiabas tenes, quizá experimentaste – de tu madre, como un niño. Este es un tipo de conexión emocional hacia una mujer y, así enfermo como suena, es el tipo de conexión que la mayoría de los hombres intentan encontrar nuevamente durante su vida adulta – de su novia / esposa.
Pensalo en serio. Mira la lista que puse arriba… ¿Qué tipo de ‘amor’ es ese? No lo juzguemos, simplemente miremoslo objetivamente. Así es como la mayoría de los hombres ven al amor. No lo piensan conscientemente, pero ese es el amor que experimentaron cuando chicos.
Pero te tengo noticias: no hay mujer que te pueda amar como lo hizo tu mamá. Antes de profundizar en esto, echemosle una mirada al otro tipo de amor masculino que nuestro cerebro es capaz:
El amor de un padre por su hija.
De nuevo, quitando toda sexualización incestuosa, cosas raras y eso, demosle una mirada a los componentes emocionales que impulsan este tipo de interacción, expectativa, dependencia, y resultados. ¿Cómo ama un padre a su hija?
  • Dándole validación emocional
  • Razonando la confianza, usando la ‘mano’ – control
  • Dando apoyo
  • Moldeándola a su imagen
  • Dando aprobación, siempre que la niña haga lo que se supone
Compará esta lista a las descriptas anteriormente. ¿Qué te hace sentir? Olvidate del tema madre / hija por un momento. Mira la proporción entre dar y entregar, fijate que parte tiene el control.
Siempre hay control en una relación, la pregunta es – ¿Quién lo tiene?

Nuestro cerebro no puede tener otros tipos de conexiones emocionales y romanticas, solo hay dos, sea buscando el amor que tuviste de tu madre cuando niño o creando el amor que te da tu descendencia.

Todo lo que la hombresfera discute cabe dentro de este modelo. Todo el concepto del ‘beta’ se enmarca en cómo se manejan los hombres con las mujeres con quienes buscan amor maternal. Estos son los débiles, buscando aprobación, esperando apoyo ilimitado, poniendo a la mujer en un pedestal, y adivina – no funciona una mierda. El amor de una madre se termina una vez que maduras. Darte cuenta de esto implica alejarte de eso, darte cuenta de que este tipo de unión emocional YA FUE. Ser un hombre implica estar en la cima de la jerarquía social. Por el otro lado, cuando tratas a una chica no como un adulto del que buscas validación, sino como una niña, las relaciones repentinamente comienzan a funcionar increíblemente bien.
Pensalo un minuto. ¿Pruebas de mierda? De un adulto, quizá, ¿Pero de una niña? ¿Cómo tratas a una niña que te hace una prueba de mierda? Bueno… muchos hombres no crecieron lo suficiente como para ser llamados hombres todavía, asi que muchos no sabrían cómo. Pero para algunos de nosotros, todo lo que nos hace falta es caer en la cuenta. No buscas validación de una niña ¿no? No le preguntas a una niña si esta bien que salgas, ¿no? Y cuando querés que una niña haga algo, ¿Cómo lo manejas?

No estoy diciendo que ‘seas un forro’. Todavía es necesario seducir a los niños, un montón. Querés premiarlos cuando se portan bien. Tratar con niñas no es fácil tampoco. Pero una vez que te des cuenta cómo, te vas a encontrar con una relación saludable con una chica. No soy muy creyente que las tácticas del ‘forro seductivo’ estén muy evolucionadas. Pero es mucho mejor que esperar una mamá de reemplazo. Así que cuando una chica tiene que elegir entre un hombre adulto (que es un forro) y un nene llorón que quiere a su mami – por supuesto que va a elegir al forro.

Pero dale una opción entre una figura paterna, un forro y un nene llorón y la figura paterna va a ganar siempre. Parte de ello es dar validación, crear limites, tener claramente el control.
Si querés tener una relación genial, empezá a leer libros de psicología paterna (evita los de la nueva ola feminista) Y libros sobre entrenamiento de perros. Lo podes llevar tan lejos como quieras una vez que te sientas cómodo. A mi me gusta actuar como un padre. Es genial. ¿Un poco depravado? Quizá. Pero mucho mejor que la cultura popular que saca películas de Disney y esas mierdas, como las comedias romanticas que emulan las relaciones de amor maternales entre dos adultos (que no existen)
Mis relaciones cambiaron y se convirtieron en algo totalmente diferente desde que asumí el enfoque de la figura paterna. A las mujeres les encanta. Y están dispuestas a hacer de todo y lo que sea, y en general recibo un 5% de las boludeces que antes recibía – antes de caer en la cuenta sobre esto.

 

(Enlace al original en ingles)

La enciclopedia de las pruebas de mierda – Parte 1

Esta entrada es la parte 1 of 4 de la serie La enciclopedia de las pruebas de mierda

Contenido:

  1. Introducción
  2. ¿Qué son las pruebas de Mierda y Cuál es su propósito?
  3. Pruebas de Mierda y Seducción
    1. Pruebas pasadas y pruebas falladas: Un ejemplo
    2. Ejemplos: Pruebas de mierda estándares que usan las mujeres
  4. Variaciones y severidad de las Pruebas de Mierda
    1. Pruebas de Mierda básicas – Sondeo del relato y Juegos de palabras
    2. Pruebas de Mierda avanzadas – Juegos psicológicos
    3. Pruebas de Mierda nucleares
  5. Superando Pruebas de Mierda
  6. Cierre
  7. Lectura Relevante

 

Introducción

Mucha gente parece pensar que las pruebas de mierda son un mecanismo social único a las mujeres; por el cual una especia de prueba social se utiliza para determinar la aptitud social de un hombre y así discernir si es una opción sexual viable o no. Aunque esto no esta errado de por si, es una forma muy rudimentaria y limitada de ver a las pruebas de mierda. Las pruebas de mierda son una parte básica, pero de vital importancia en el entendimiento y aplicación de la filosofía de la Red Pill a tu vida. Incluso si no estas de acuerdo con la filosofía de la Red Pill, las pruebas de mierda igual te afectan. Como una dinámica social básica, las pruebas de mierda son algo tan intrincado que vas a querer ser capaz de identificarlas y sofocarlas a su debido tiempo. Ahora, sin otra introducción, empecemos.

¿Qué son las pruebas de Mierda y Cuál es su propósito?

¿Por qué se les dice pruebas de mierda? Bueno, cuando alguien te «tira mierda» y te fastidia para para ver sacarte y como reaccionas, lo que típicamente estas experimentando es una prueba de mierda (o serie de pruebas). A todo el mundo le hicieron pruebas de mierda, a todo el mundo se las hacen y todo el mundo seguirá recibiendo pruebas de mierda; Es una parte inevitable de la interacción humana. Usamos las pruebas de mierda para hacer juicios de valor sobre las personas y de la misma forma pueden ser usados para determinar como reaccionas bajo presión. El mecanismo subyacente de las pruebas de mierda es probar tu temple. Las pruebas de mierda no siempre tienen que ser preguntas, pueden ser afirmaciones generales que son acusatorias o provocativas por naturaleza. tales afirmaciones están diseñadas para provocarte una reacción emocional y empujarte a un estado de reactividad, causando que reveles información sobre vos mismo.

«Ok, entiendo, pero por que no mejor preguntarme qué es lo que querés saber en lugar de jugar estos juegos tontos?»

Los ignorantes que ya prejuzgaron el tema que cubre este ensayo seguramente ya pensaron esto. Los humanos son propensos a mentir y a decirle a la gente lo que ellos piensan que ellas quieren oír. Esto es especialmente así con las mujeres y con los hombres afeminados que las emulan; ambos son criaturas ansiosas de consenso que se la pasan buscando la aprobación del grupo por encima de todo. Esto en parte explica por qué las mujeres sin importar su estatura social se entregan a rápidos placeres sociales que los hombres de importancia no tienen ni el tiempo ni la inclinación. Son anti confrontación al nivel mas sublime, pero, sin embargo, no estoy de acuerdo.

En el nivel superficial mas inmediato, se puede observar que la mayoría de la gente esconde su verdadera identidad. Entonces, para poder hacer deducciones precisas sobre las personalidades que nos rodean, nos desafiamos mutuamente de forma implícita y sacamos conclusiones sobre «como es realmente la otra persona» cuando medimos sus respuestas. Las pruebas de mierda pueden ser manifestás u ocultas, la forma en la que se manifiestan dependen de la intención y la personalidad del individuo utilizando la prueba. La combinatoria potencial de los diferentes escenarios posibles es tan vasta que no se podría dar un ejemplo de cada uno en este artículo. Por lo tanto voy a conferirte con el conocimiento necesario para que refinas tus capacidades analíticas y así actuar acordemente cuando te encuentres ante una prueba de mierda.

La gente tiene la tendencia a exagerar sus fortalezas y a proyectar una imagen falsa, pero mejor, de si mismos. Si alguna vez entraste a Facebook seguramente viste esto con tus propios ojos. Estas personas no están mostrando quienes son realmente o lo que realmente valen, lo que están haciendo en su lugar es mostrarte lo mas destacado de sus vidas y haciéndote creer que así es como viven su vida todo el tiempo, que «son simplemente increíbles!».  Quieren hacerte creer que su valor social es mas alto del que realmente es. Bueno, sorpresa, sorpresa, las personas no hacen esto solo en Facebook, también lo hacen en la vida real.

Aquellos que se consideran a si mismos «totalmente francos» ej: hombres masculinos que van a romper las pelotas (léase: tirarte prueba de mierda hasta que te quede el culo rojo) sin descanso para determinar «si sos un verdadero hombre». Si sos un hombre afeminado o tímido te vas a sentir acosado e intimidado en lugar de desafiado y esto le dice al grupo todo lo que necesita saber de vos. Fallas en entender que lo que estas experimentando es un ritual de iniciación social al que todos los hombres tienen que superar cuando son nuevos en un grupo predominantemente masculino. Vas a ser ridiculizado sin tregua para determinar cómo sos y a que lugar de la jerarquía perteneces. Si sos demasiado reactivo, vas a ser rechazado y exiliado del grupo, o relegado a la ultima posición como un felpudo emocional al que todos ridiculizan para reírse fácilmente. Para evitar encontrarte condenado a tal destino tenes que demostrar que podes luchar verbalmente sin tomarte nada a pecho.

Las pruebas de mierda se utilizan para «determinar tu relato». El Relato es un concepto que esencialmente significa «compostura y auto-control». Si necesitas una metáfora visual, imaginate que sos una obra de arte colgado en la pared de una galería. Te mantenés derecho y presentable gracias al marco en el que estás. Si te quitaran ese marco tu dibujo se doblaría y caerías al suelo. Psicológica y simbólicamente, doblarte quiere decir que «te fuiste al mazo y te diste por vencido», al igual que un jugador de poker cuando se va al mazo y se rinde por esa mano.

Si podes mantener tu compostura/aparecer imperturbable y/o mantener tus limites a pesar de una prueba de mierda, se puede llegar a considerar de que pasaste esa prueba de mierda. Si te enojas, ofendes, dudas de vos mismo o demostrás debilidad de alguna otra forma cuando te prueban, entonces podemos decir que fallaste la prueba.

Voy a sumarizar este capítulo con una conclusión muy valiosa: Pasar una prueba de mierda eleva psicológicamente tu valor social que percibe la persona que te esta probando, fallar una prueba de mierda reduce psicológicamente el valor social que percibe la persona que te esta probando. Pasá las pruebas de mierda de la gente para cosechar popularidad y éxito social, fallalas y te vas a convertir en un marginado.

 

(Enlace al original en ingles)

Sobre el Amor y la Guerra

En general a ninguno de los dos sexos les gusta que otro le defina qué es el amor. El concepto de amor esta cargado de subjetividades, y como es de esperar terminas ofendiendo las sensibilidades e interpretaciones de la gente al intentar hacer que su idea de amor entre en tu definición. Es una de las razones por la cual el amor es una idea tan buena y tan humana, pero su ambigüedad es al mismo tiempo la causa de muchas de las tragedias y sufrimiento humano que vivimos. Vemos al amor en contextos religiosos, interpretaciones personales, tratados filosóficos, dinámicas biológicas y un montón de otras áreas, así que es fácil entender cuan universalmente intrincado, manipulativo y a la vez también cuan natural y vinculante puede ser el amor según cuan bien o cuan mal se alinee nuestro concepto de este al de los demás.

Para esbozar (no definir) la perspectiva masculina del amor y contrastarla con la perspectiva femenina es necesario entender como cambia el amor del hombre a medida que madura. Muchos intentan encontrar la raíz del concepto en la relación con sus madres. Por mas que suene muy Freudiano, no puedo decir que es un mal comienzo. Los hombres realmente reciben las primeras impresiones del amor intimo y físico de sus madres, y a su vez esto termina armando los cimientos de lo que se espera del amor de sus potenciales esposas (o amantes). Aunque los niños no tengan la habilidad de pensar en términos abstractos, tienen un entendimiento innato de la condiciones que se deben cumplir para mantener ese amor materno. Yohami escribió un artículo muy bueno describiendo esto con su experimento de la cara.

Así lo describe:

Este circuito se imprime en tu mente incluso antes de que aprendas a hablar = antes de que seas capaz de formar conceptos abstractos. Es un circuito básico de cuatro piezas emocionales y de comportamiento.

Hay muchas maneras en las que el circuito se puede grabar «mal». Uno es que la madre (o padre) sea el que recibe, haciendo del niño el que da. Otras es hacerlo a reconocer su relato. Otra es que la madre (o padre) responda solo cuando el niño actúa. Otra es hacer que el niño actúe y cuando lo haga silenciarlo / castigarlo por haber actuado. Etc. En resumen, el niño entiende el juego y empieza a jugarlo.

Y a partir de ahi construis todo el resto.

Las experiencias que tuviste entre los 12 a 21 años ayudaron por supuesto a formarte, porque ahora tenes 35 y sos el resultado de la suma acumulativa de estas. Pero para ser honestos, lo que te pasó en entre los 12 y 21, son los mismos mecanismos que ya venían sucediendo, solo que con mas influencia del mundo externo, impulso sexual y otras presiones adicionales.

Intento localizar el origen del dolor, y es este; al igual que un compás o cualquier forma geométrica que intenta encontrar equilibrio, el dolor intenta reencontrar con lo «bueno» (de el bueno, el malo y el feo), pero solo sabe alcanzar ese «bueno» balanceándose violentamente entre lo malo y lo feo y episodios de furia y si eso no funciona, separando / cortando / auto mutilándose (cortando partes no deseadas de vos, tu pasado, tu identidad, emociones, personas, relaciones, bloqueando cosas, etc)

Es una búsqueda constante de la elusiva parte «buena» de la dinámica.

Yohami continua (énfasis mio):

[Pero] no fuiste seguro de vos mismo sobre tus necesidades y deseos, porque todavía estabas negociando cómo sentirte siquiera «bien» y seguro. es por eso que no desarrollaste tu seducción ni viste a las chicas / relaciones por lo que eran – pero terminaste agregando todo esto a la mezcla irresoluta que ya existia, como, buscando lo «bueno» (amor básico, maternal, paternal, donde te encontras indefenso y sos amado y cuidado íntimamente de forma segura) de las mujeres, mezclando no tener defensas y sentirte seguro con el impulso sexual agresivo y añorando el afecto a largo plazo y una sensación de desesperación de nunca más sentirte seguro, etc.

Desde el momento en que nacemos nos damos cuenta de que el amor es condicional, pero queremos que sea incondicional; nuestro estado idealizado es el del amor incondicional. Ser un Hombre es actuar, ejecutar, destacar, ser el que recibe afectos libremente en  apreciación y adoración. A un nivel base es este esfuerzo constante por conseguir ese estado de amor idealizado el que nos ayuda a ser más de lo que eramos, pero viene con el costo de una creencia equivocada de lo que las mujeres son capaces de hacer, mucho menos dispuestas a amarnos de la forma en la que creemos que es posible.

Un lugar donde relajarse

Peregrine John resumió muy bien el tema en un comentario en el blog de Jacquie:

Queremos poder relajarnos. Queremos ser honestos y abiertos. Queremos tener un lugar seguro en donde no hay conflictos, donde recuperemos nuestras fuerzas y descansamos en lugar de gastarlas. Queremos dejar de estar con las defensas en alto todo el tiempo, y tener la oportunidad de simplemente estar con alguien que nos entiende por nuestra humanidad básica sin envidiarla. De no luchar más, de poder dejar de jugar el juego, al menos por un rato.

Lo deseamos tanto.

Si lo logramos, pronto no vamos a poder hacerlo.

Los hombres no se dan cuenta de esto hasta que no están en una ‘relación amorosa’ con una mujer. Para los hombres esto es (o debería) el catalizador para madurar ese deseo por encima del ideal del amor incondicional.
Es en ese momento en el que completan el circulo y entienden que ese amor conceptual al que deseaban poder volver con su madre no existe en la mujer de la que están ‘enamorados’, y en realidad nunca existió entre el y su madre de la infancia hasta la adultez.

No hay descanso, no hay respiro ni tregua ni indulto por actuar, pero el deseo de asegurarse ese amor incondicional es tan fuerte que los hombres pensaron que era prudente escribirlos en los votos «tradicionales» del matrimonio – ‘y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y la enfermedad, todos los días de mi vida hasta que la muerte nos separe.’ – en otras palabras una promesa del amor incondicional a pesar de cualquier circunstancia. Esos votos son una suplica directa de un seguro contra la hipergamia femenina que de otra manera correría sin trabas si no se dijeran en frente de Dios y el hombre.

En mi artículo ¿Cuál es tu problema? menciono a un hombre de 65 años al que solía atender, cuya esposa lo había chantajeado emocionalmente durante mas de 20 años. Había estado casado antes y se divorció después de 12 años por «no cumplir con las expectativas de ella» de provisión financiera. Nunca hizo la conexión de que la mujer que el ‘amaba’ tenia un concepto diferente de lo que significaba el amor para el. En cambio, modificó rotundamente su concepto original del amor para que coincida con el de la mujer que ‘amaba’, y así su idea de amor era uno basado en una serie interminable de tareas para poder calificar a ese amor. Durante el primer año de su segundo matrimonio perdió su trabajo y estuvo sin empleo por 5 meses, quedando su mujer como el único ingreso de dinero para el hogar. Al final del 4to mes de desempleo, al volver de una entrevista, llego a su casa y encontró las cerraduras cambiadas y dos bolsas de basura «llenas de sus cosas» esperándolo en la puerta. Encima de ellas había una nota escrita por su segunda esposa que mas o menos leía: «No vuelvas hasta no tener un trabajo».

Recuerdo patentemente como me contaba con orgullo esta historia, porque dijo que a pesar del enojo que le generó esto, igual le estaba ‘agradecido’ a ella por haberle dado tal patada en el culo para que se convierta en un «mejor hombre». Para este entonces ya su concepto de amor había sido alterado completamente a partir de sus casi idénticas experiencias con la esposa numero uno. Transformado ese concepto en un modelo donde el amor dependía por completo de su capacidad de ganar el amor de su mujer. Desaparecida estaba la idealización del amor incondicional por el solo mero de amar, reemplazado por el concepto táctico, oportunista del amor femenino de su nueva esposa. Y el estaba agradecido por eso.

Después de 20 años, a los 65 (ahora mas de 70) y con una salud empeorando termino dándose cuenta de que todos sus esfuerzos por asegurar su ‘amor’ indefinidamente nunca habían sido apreciados, solo esperados; y es entonces que se enfrento a la cruel realidad de que si empeoraba su salud también significaba que empeoraban sus medios para mantener esa incesante calificación por el amor y afecto de ella.

La Reconciliación

Recibo muchos correos sobre lo directo y cruel que soy en mi artículo sobre Novias de Guerra. Los hombres se la ven difícil en aceptar la amoralidad de la capacidad innata de las mujeres de formar uniones con sus captores como una traza de supervivencia psico-social adaptativa y de como esto termino evolucionando en la marcada facilidad que tienen las mujeres para ‘superar’ a sus antiguos amantes tanto mas rápido que lo que los hombres parecen ser capaces. A las mujeres no les gusta que detalle este fenómeno por obvias razones, pero creo que a los hombres les desagrada la noción de ser tan fácilmente ‘descartables’ por la misma inconsistencia entre los conceptos de amor de ambos géneros. Incluso como mártires, incluso muertos, ese concepto de amor incondicional masculino se ve refutado por el concepto fluido y utilitario de las mujeres. Como dije en el otro artículo, aceptar esto es uno de los aspectos mas difíciles de tomar la Red Pill.

Entiendo que todo esto parezca excesivamente nihilista, pero esa es la idea. Todos los aspectos positivos y beneficiosos de la realidad de la Red Pill tienen como costo el abandonar los idealismos Blue Pill balo los que estuvimos condicionados por tanto tiempo. Dejar atrás ese sueño esperanzador se siente como matar a un viejo amigo, pero desaprender ese viejo paradigma te permite beneficiarte de la existencia muchísimo mas esperanzadora de la Red Pill.

No estoy debatiendo la sinceridad o autenticidad del a capacidad de las mujeres de amar. Lo que estoy postulando acá es que el concepto de amor que tienen las mujeres no es el que los hombres queremos creer que es.

(Articulo original en ingles)

Confesiones de un perdedor reformado

AVISO – Este es un artículo traducido, del blog de M3 sobre sus Confesiones de un perdedor reformado. Su tono es agresivo adrede ya que es el estilo del autor original.

 

Antes de empezar, por favor leete este articulo. Es necesario leer este tipo de cosas para poder sentir bien fuerte esa sensación de inequidad.

Ok, bienvenido.
Cuando leo historias como esa, SIENTO LO SIGUIENTE (si ya se que los ‘sentimientos’ son para las mujeres, chupala)
  • Cuando una mujer me dice de que esta pasando por una sequía y hace unas semanas / meses que no tiene sexo, me dan ganas de romperle la cara de una trompada.
  • Cuando una mujer me dice de que se siente fea o poco amada o no deseada porque su pareja no la toca hace 6 meses, me dan ganas de cagarme de risa en la cara, a un centímetro del a cara.
  • Cuando una mujer me dice de que tuvo que levantarse a un tipo cualquiera para pasar la noche porque se siente muy sola, agradezco a dios de no tener una pistola en ese momento.
  • Cuando una mujer me dice de que no me debería sentir mal porque hace tanto que no cojo, y que después de todo es solo sexo, me dan ganas de desfigurarle la cara con un bisturí.
Es un chiste cruel y una ironía cósmica todo en uno. Yo, como hombre, motivado biológicamente a producir y eyacular tanto esperma como pueda los 365 días del año, y con el deseo y empuje a querer ponerla en todo momento, despreciado por la sociedad por tener ese impulso natural, forzado a sentir vergüenza de mi propia sexualidad, obligado a controlarla y someterla para ajustarme al imperativo femenino, tengo que escuchar a las mujeres, que en su solipsismo, no pueden siquiera imaginar el martirio de lo que voy a escribir a continuación. Mujeres que ovulan y cuyo deseo sexual es bastante infrecuente comparado con el de los hombres, mujeres que pueden hablar y celebrar sobre su sexualidad, sus deseos y motivaciones, mujeres que se lamentan por sus cortísimas sequías sexuales como si el mundo se terminara para ellas. Nunca van a poder entender la diferencia de poder que hay entre esos dos impulsos.
Las mujeres dicen que aman el sexo tanto como los hombres. Mentira. Hasta que no vea una sobresaturación de hombres prostitutos, escorts masculinos, salas de masajes de hombres solo para clientas mujeres, una demanda para que existan mas trabajadores sexuales hombres, voy a seguir diciendo que no. ¿O quizá todas las mujeres se la pasan teniendo sexo con alfas sin que nosotros no enteremos? ¿O me vas a decir que tocarse mientras leen 50 sombras de Grey les alcanza? Las mujeres simplemente NO NECESITAN el sexo de la misma forma que los hombres lo necesitan…
Bueno, volviendo a mi vida de mierda.

No tengo ninguna foto mía del periodo que va del secundario a casi mis 30, excepto por alguna que alguien puede haberme sacado. No tengo muchos recuerdos de mi época del secundario ni de la universidad. No tengo historias de fiestas, novias o levantes. Es un periodo totalmente borrado de mi mente, como si tuviera un estrés post traumático. La única forma en la que puedo recordar algo es si me siento a pensar mucho somos el tema. Y la verdad no lo hago mucho porque me termino sintiendo para el culo al hacerlo.

Yo era ese típico beta/omega/zeta. Deje que me PPSA demasiadas veces al ser el típico «chico bueno» que las mujeres odian con tanta fuerza. Siempre jugué siguiendo las reglas que me dieron las autoridades femeninas sobre que buscan y que les gusta a las mujeres de un hombre. Me pidieron que les crea lo que me decían, y no lo que hacían. «Solo se vos mismo» (es decir, ese buen chico beta que se somete a todas) era palabra santa.
Así que acá tienen…. mi infierno celin (celibato involuntario)
43c7eecb6d7f908498f79e47ed4ec9be1382c844
Acá te vas a quedar los próximos 12 años. Disfruta tu estadía.
Vivir siguiendo los códigos feministas me ganaron 12 años de infierno. Procesemos esos 12 años, dale.

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12

no, eso fue muy rápido, a ver de esta manera.

365 + 365 + 365 + 365 +  365 + 365+365 + 365 + 365 + 365 + 365 + 365

4380 días mas o menos.
4380 días sin que nadie te valide como un ser sexual.
4380 días sin contacto físico con otro humano.
4380 días de aislación y soledad.
4380 días de sufrir en silenciosamente y gritarle en silencio a los espejos.
4380 días de sentir un ridículo incapacitante y de que mis pares me destruyan la autoestima.
4380 días durante los cuales debería haber disfrutado de los mejores años en el máximo de mi potencial sexual…
…mas o menos…
PERDIDOS.

9ed279e60fbca7d9e1fb643893d053fdb1a9c717

Puse fotos graciosas para poder mantener el tema como algo leve y bajar un poco mis ganas de matar a alguien.
Del blog «Audacious Amateur Blogger» en su artículo sobre lagunas sexuales:
El sexo es Pene y Vagina, pero también es humano y humano. Incluso si es por solo una noche, te permite sentir que no estas solo en el mundo, de que compartiste tu imperativo biológico con alguien, de que experimentaste su placer junto con el propio.
6. Nadie me abrazó, tocó o sostuvo la mano en tanto tiempo… Los humanos necesitamos del contacto físico. No me siento humano.
Humano y Humano.
No me siento humano.
No me puedo ni imaginar lo increíblemente productivo que hubiera sido SI me hubiera criado con valores masculinos y hubiera vivido satisfecho sexualmente. En lugar de eso pase toda mi vida tratando de vivir un cuento e intentando entender cuál era mi problema, qué estaba mal en mi, y viviendo como un maníaco con un desorden bipolar depresivo.
Y acá estoy, un HHLS (Hombre Haciendo La Suya), sin poder encontrar ninguna razón o deseo de ser mas productivo que lo que necesito para cubrir mis propias necesidades.
De los 18 a los 29 seguí un camino que me llevo a creer que no era humano, que no era digno de recibir amor ni merecía compañía y que probablemente era mejor si estaba muerto.
Perdí mi virginidad a los 17 con una chica en una relación que duró apenas 5 meses. Cuando terminó caí en una profunda depresión. Lo que me deberían haber dicho en ese momento era que identifique qué era lo que me hacia sentir poca seguridad en mi mismo, arreglarlo y volver a salir al mundo. Escuchar a los chicos que estaban #ganando. En su lugar seguí mi programación feminista y los consejos de las mujeres hasta caer en un precipicio infernal.
El Feminismo me enseño un montón durante los 80 y 90. Me enseño a no dudar las elecciones sexuales de las mujeres. Me enseño a tratarlas con deferencia y respeto. Me enseño a no insistirles mucho por sexo, y a tratarlas como seres humanos. Me enseño que que TENGO que controlar mis impulsos egoístas, superficiales y peligrosos, pero que tenia que permitirle a las mujeres a que satisfagan los suyos. Me enseño a ser bueno solo por el hecho de ser bueno y a no esperar sexo a cambio. A entregar toda mi habilidad emocional y platónica y no intentar siquiera preguntar por un poco de intimidad a cambio.
Me enseño todo lo que necesitaba para ser repugnante, enfermito, poco atractivo y listo para que me traten como un felpudo.
Y estas enseñanzas eran reforzadas por CADA mujer con la que hablaba.
Lo que me deberían haber dicho es “anda al gimnasio, ponete musculoso, los chabones musculosos me calientan mucho” – “ponete aparatos en los dientes ahora, vas a sonreír mucho y me encantan los hombres con una linda sonrisa” – “anda al dermatólogo, me encanta un hombre con una piel sexy” – “cortate el pelo, no pareces un rockero sino un hippy, los cortes militares son sexys, te verías bien con uno” – “aprendé algo y volvete bueno, gana seguridad en vos mismo, no hay nada que me caliente mas que un tipo seguro”

Lo que obtuve en cambio fue un martilleo constante de “sos un tipo tan bueno, solo tenes que esperar, hay alguien ahí afuera para vos” – “no necesitas cambiar nada, sos una persona maravillosa, seguí siendo vos mismo” – “no necesitas músculos, los musculosos son todos pelotudos” – “no hay nada mal en vos, solo tenes que ser un poco mas seguro, eso es todo” – “la confianza viene del interior, no del exterior”
Putas mentiras todas mentiras.
Mi problema era que realmente creía que no era lo suficientemente lindo, duro o groso como para generar un poco de atención inicial. Tenia una mala imagen de mi mismo. Todos los consejos de lo contrario, diciéndome de que ESTABA BIEN EN LA FORMA EN LA QUE ESTABA me permitían  desatender mi responsabilidad de empezar a trabajar sobre mis problemas. Me llevó a creer que la gente me debería querer por quien soy, y no por lo que mi exterior presentaba. En lugar de trabajar para arreglar mis problemas superfluos y desarrollar un mejor sentido de mi propio valor, continué escuchando esos consejos de encontrar a alguien que me quisiera por mis cualidades de “bueno”. Esto termino perpetuando el circulo vicioso de vivir constantemente en amigolandia o de ser rechazado de pleno por las mujeres. Se suponía que ser yo mismo funcionaria pero los chicos malos terminaban ganando todos los días. En lugar de hacer la lectura correcta y abandonar al beta para volverme el groso, doblé la apuesta y empecé a odiar a los chicos malos y a creer de que las mujeres simplemente estaban mal encaminadas pero que eventualmente iban a encontrar el camino correcto y venir y amar mis grandiosas cualidades de amor, cuidado, compasión y empatía de las cuales tenia enormes reservas. Me termine volviendo un pelotudo a cuerda defensor de las mujeres, caballero blanco.
Tuve el placer de defender a las mujeres de los avances de mis amigos chamulleros solo para luego ver cómo esas mismas mujeres que defendí terminaban acostándose con ellos. Mi cerebro simplemente no podía comprender que carajo estaba pasando. ¿Que mierda le pasa a estas minas? ¡Oh, pará! No me esta permitido cuestionarlas.
La gota que rebalso el vaso fue cuando quede pegado en una relación de PPSA (Pero podemos ser amigos) con una persona a la cual amaba con locura. Un día le confesé como me sentía y le dije que mi dolor era demasiado grande para soportar mas tiempo sin definiciones y de que necesitaba que me dijera SI O NO. Ella solo quería ser mi amiga. Le dije “vas a perder esta amistad… por que no darle una chance igual a esto?”. Dijo que no y prefirió terminar la amistad antes de intentar tener una relación con un “tipo maravilloso y bondadoso”.
Sus palabras.
Dos semanas después se estaba cogiendo a un forro narcisista chamullero en una relación no exclusiva. Ese forro era un ex amigo mío el cual sabia muy bien lo mucho que quería estar con ella. Nunca perdió ninguna oportunidad en decirme a la cara que linda espalda desnuda que tenia. Supongo que a ella le encantaba coger en cuatro.
Ella eligió coger con alguien a quien le importaba un comino y que solo la usaba para coger en lugar de con alguien que la amaba. Pero eso estaba OK porque solo estaba buscando “divertirse” y no una relación.
Mi mundo se rompió en pedazos.
 f38b5b24368c7fa16bc7fffc6203c28996ee60cc
Solo te bancas que te derriben tantas veces antes de que decidas de que quizá es mejor quedarse tirado. La letanía de pensamientos que rondaban mi cabeza no tenían fin
  • nadie nunca me va a amar
  • incluso los que te ‘quieren’ no te desean
  • que chance tenes con los que ni siquiera conoces entonces
  • ninguna mujer quiere tener algo sexual conmigo
  • debe haber algo horriblemente mal en mi
  • debo ser una abominación horriblemente grotesca
  • nunca voy a sentir el calor de la piel de una mujer
  • ninguna mujer me va a desear nunca
  • nunca voy a poder mirar los ojos de una mujer mientras ella me inserta dentro suyo
  • nunca voy a poder acariciar la cara de una mujer
  • nunca mas voy a sentir cómo se siente un beso apasionado
  • nunca mas voy a ser validado como un ser humano
  • no merezco ser amado
  • no merezco vivir
  • la vida va a seguir sin mi
  • nadie me va extrañar seguro
  • incluso si me extrañan, a nadie le importe cuando realmente necesitaba
  • cuanto necesito dejar encendido el auto en el garaje antes de desmayarme por la falta de oxigeno
  • gira la llave, cobarde
  • mamá va a encontrar tu cuerpo en el garaje
  • lo va a entender, sabe lo que estuviste sufriendo
  • me da miedo, no puedo hacerlo así
  • donde puedo conseguir un arma
  • no puedo conseguir una, quizá una de aire comprimido
  • quizá puedo robar un banco, tomar rehenes, esperar a la policía y forzarlos a que ellos lo hagan
  • muerto por un policía
  • espero que no me duela mucho cuando me muera
Esto no es hipérbole. Viví esos escenarios en mi mente muchas veces. A toda vista era un fracaso evolutivo. Con tanta FALLA mi cuerpo había empezado a darse cuenta de que no iba a cumplir su función primaria biológica de reproducción y había empezado a contemplar formas para poder quitarme rápidamente del pool genético. La muerte se sentía como mi única respuesta.

55f0feda9d96e9d8568094d4b971dd440df6737a

Respeto, Amor, Aprobación, Pertenencia. ¿No era para mi? OK. La ruleta rusa parecía una buena opción entonces.
No creo que haya muchas mujeres en el planeta que puedan entender ante la gravedad de todo esto.
  • Yo (y la mayoría de los hombres) no puedo entrar a un bar, pestañar un par de veces y recibir validación sexual al instante para un rapidito.
  • No es solo sobre ‘sexo’ (bueno al menos para mi)
Es también sobre la conexión que el sexo implica. De sentirse deseado, buscado, amado tanto mental como físicamente, de sentirse validado, de compartir, conectar, sentirse vivo, de ser humano. O quizá solo veo el sexo de manera diferente de la mayoría de las trolas si es que solo lo ven como ‘solo sexo’. Últimamente estoy percibiendo que la mayoría de los hombres (léase Beta/Delta/Omega) ponen mas énfasis en el lado emocional del sexo que las mujeres (y mira que leí un montón sobre como los hombres son en realidad el sexo romántico)… lo cual está tan alejado del libreto que escuche creciendo donde los hombres son unos cerdos primates y las mujeres solo buscan sexo con cariño y compromiso. Pero siempre tengo que volver al comentario de Badger que me vuela la cabeza y que hizo hace ya un tiempo:
Y las mujeres nunca parecen entender de que el acceso al sexo es la mayor y mas directa asignación de valor que le pueden dar a un hombre – piensan que están haciendo un cumplido aun hombre cuando le dicen “sos un re buen tipo y algún día vas a hacer que una mujer sea realmente suertuda!, esos chicos malos con los que me acuesto son solo canas al aire temporales. No busco nada serio con ellos”
A la mierda con eso. También echa por tierra la sabiduría convencional de que el sexo es REALMENTE MUY PROFUNDO E IMPORTANTE para las mujeres y de que no se lo dan a nadie excepto a los hombres que piensan que realmente valen las pena y son un buen partido.
Es suficiente decir que de alguna manera pude aguantar. Pero perdí gran parte de mi alma en el proceso y seguramente quede dañado de por vida. Esto no es algo de lo que simplemente te recuperas, solo podes enterrarlo bien profundo y seguir echándole tierra encima, esperando que nunca pueda salir, pero siempre esta ahí presente.

3157a38088d93e771601b43a04e44e800ff70793

MAS. TIRALE MAS TIERRA. NO TERMINO MAS DE ENTERRAR ESTA BOSTA! MAS!
La misoginia, no aparece de la nada.
Acá está el tema.
Cada vez… CADA.MALDITA.PUTA.VEZ. que podría haber tomado acciones correctivas, me mintieron. Cada vez que mis amigos me decían de que necesitaba volverme un forro egocéntrico (su forma de decirme de que dejara de escuchar lo que quieren las mujeres, sino de que haga lo que da resultado) volvía a ser desviado por alguna mujer.
Por mi madre.
Por mis maestras
Por artículos de revista
Por otras chicas a las que le pedía consejo
Por Opera
Por la chica que me gustaba que me tenia en amigolandia
(y si… también por mi consejero matrimonial)
Sin falta.
Todavía me acuerdo enojarme lo suficiente después de un tiempo que empecé a actuar como un forro. Después de todo lo que estuve haciendo antes no funcionaba… bien podría intentar algo nuevo, ¿no? ¿Y que fue lo que me dijo la chica de la que estaba enamoradísimo cuando no le gustó mi nueva actitud?
“NO QUERES VOLVERTE UN FORRO EGOCENTRICO, TE CONOZCO MUY BIEN, NO CAMBIES, SOS TAN BUENA PERSONA POR DENTRO, NO TE ARRUINES A VOS MISMO
Esa frase rebotaba en mi cabeza cada vez que me enteraba que mi amigo, el forro egocéntrico, estaba en su casa cogiéndosela como un animal.
Es por eso todas las COSAS QUE SIENTO al inicio de este articulo. Es visceral, no lo puedo controlar, ahora es parte de mi. Pero a cada una de las mujeres que usé en el COSAS QUE SIENTO que puse antes, es mi firme creencia de que simplemente NO TIENEN NI IDEA de lo que significa la soledad  a menos que hayan sentido como se siente el metal frio de una pistola raspándote la lengua y presionando contra tu paladar.
Si pansas realmente que después de 2 semanas, 3 meses o un año de no tener relaciones físicas con el sexo opuesto estas sufriendo de verdad, te pregunto si sentiste que tu vida estuvo en peligro, si no… no estas sufriendo lo suficiente. Si si… INTENTA SEGUIS ASI POR 12 AÑOS y después contame.
Yo, como hombre, estoy programado para querer hacerlo casi todos los días, denigrado por quererlo, enseñado a sentir vergüenza por ello y a ajustarme a cierta forma de pensar sobre cómo obtenerlo.
Las mujeres, que lo desean principalmente durante la ovulación, controlan el acceso a el y exigen obtener recursos a cambio, lo REGALAN según se les cante, no para ‘reproducción’ sino por diversión, para explorarlo, disfrutarlo y con aquellos que la mayoría de las veces lo merecen menos en términos de compromiso o de seguir ahí si el embarazo sucede.
Este artículo me hace enojar, me hace sentir un montón de cosas. Dolor. Vergüenza. Sensación de perdida. Prisionero del tiempo. Tiempo que nunca voy a poder recuperar. Hubiera preferido perder esos 12 años recluido en una prisión. Al menos tendría una excusa. Al menos tendría alguna tipo de fama de chico malo. Quizá hasta un tatuaje.
De hecho, podría llamar a esto mi propia violación. Estoy seguro de que las mujeres se van a enojar por decirlo así, pero cual seria el criterio para esa definición? Siento vergüenza. No soy capaz de hablar del tema con otros. Siempre se me va a echar la culpa por lo que sufrí ya que es resultado de como YO actué. Ser un beta era el ‘ponerme una minifalda’. Actuar como un Chico Bueno era ‘coquetear demasiado’. Respetar a las mujeres y pedestal izarlas era ir a la habitación de un chico a las 2am para tomar un café.
Me lo merecía por no ser atractivo. Te lo merecías por ser muy atractiva. A los dos nos cogieron y no en la forma en la que quisimos. No tenias ningún poder y fuiste violada. Yo no tenia ningún poder o derecho a sentirme como un humano. Fuiste penetrada contra tu voluntad. El Feminismo y las mujeres me doblegaron y me rompieron el culo mientras se reían de mi.
Los dos quisimos estar muertos.
Sin embargo yo termine siendo una fuente de ridículo y vos el ejemplo de la sociedad.
Y así las cosas.
Pero no hay vuelta atrás, solo podes ir hacia adelante e intentar sacar el mejor provecho del tiempo que te queda. Hago lo mejor para dejar atrás a mi pasado ya que esos sentimientos no me ayudan a moverme hacia adelante en la vida, ni me permiten ser feliz. Pero la amargura de haber sido puesto en un camino que me marcó por siempre por un conjunto de temas feministas/femeninos equivocados y sinsentido  sobre hombres en contacto con sus sentimientos y las mujeres prefiriendo cualidades de chico bueno por encima del comportamiento bruto, decisivo y dominante… bueno no creo que se desvanezca con el tiempo
Pagué un precio muy caro por creerlo.
TERMINA LA SEQUIA
121c6163fd7f9143890b96fed43b33e5e13c70bd
Estaba en un boliche (club nocturno / bar / disco) celebrando los 30 años de mi ahora ex esposa. Tenia 29, realmente odiaba los boliches, la atmósfera, la pretensión, el odioso ego inflado de las mujeres, el sobreprecio del alcohol, etc.… así que me fui temprano de la fiesta y me tomé un taxi. Estaba de tan mal humor por el solo hecho de haber estado ahí y me sentía miserable. Así que le dije al taxista que me lleve a algún un club de strippers. Adentro vi a una dulce y esbelta chica Polaca bailando así que me fui a la fila de los pervertidos. Como estaba tan enojado con el mundo debo haber dominado a mi ChicoBueno™ bastante bien, porque actué totalmente como un Triada Obscura con esta chica y no tenia ni idea de que existía un termino así en ese momento. Al final la llevé a la parte de atrás para un bailecito rápido. Le dije que era hermosa y se sonrojó, le pregunté si tenia un novio y me dijo que si. No se por qué pero ahí mismo le pregunte si estaba enojada con el, no tenia ninguna razón para preguntarlo, solo lo hice. Se termino abriendo rápidamente y dijo que si, y empezó a explicarme el porqué, todo esto mientras yo la estaba tocando en los lugares correctos. Entonces le dije “por que no vamos a tu casa y le damos una razón para que realmente este enojado”… calculo que mis manos estaban haciendo algo muy bien porque se agachó, me agarro la pija y me dijo “le voy a decir al DJ que hoy termino mas temprano, nos vemos a la salida en 15 minutos”
Ni siquiera pagué por el baile.
Esa noche descubrí algo. Que 12 años de mirar porno europeo de buena calidad te ayuda a entender adonde tocar a una mujer justo en los lugares correctos. De lo único de lo que estaba aterrado es de cuanto iba a tardar en llegar, y sorprendentemente, no solo duré toda la noche y le di dos grandes OOOH… sino que tuve que fingir mi orgasmo. Podría haber seguido, no puedo explicarlo y la verdad no me importa. Mi nivel de confianza en mi mismo subió a mas de 9000.
632b18dff3108c56d98bacd4faa62c55326f280e
La confianza en uno mismo no viene del interior como me habían mentido a través de los años. Crece con el tiempo a través de la validación externa de tus éxitos. Si repetís el éxito te volves mas seguro. Falla suficientes veces y tu confianza sufre. Solo tenete confianza me decían. pelotudas de mierda. Clavarme a esta stripper y clavármela como un groso fue todo lo que necesite!
Durante el siguiente año me cogería 3 strippers mas, llegando incluso a salir casualmente con dos de ellas al mismo tiempo. Incluso me cogí a una adentro mismo del club… y te aseguro que el de seguridad daba miedo así que estaba jugando con fuego, pero mierda que fue emocionante. Nunca me voy a olvidar lo grande que abrió los ojos esa Puertorriqueña tan bonita cuando destruí a su amiga horripilante enfrente de ella o cuando me llamó “gay o algo” cuando me negué a pagarle un baile. Tan pronto como la fea se fue, la Latina me arrastro al VIP. 1 forro, 0 dólares, 1 linda cogida. No tiene precio.
Las mujeres del sitio HookingUpSmart me dieron con todo por tener tan poca clase y tener sexo con strippers de verdad [si, mujeres hermosas que se sacan la ropa para hombres por dinero me cogían gratis, borra ese recuerdo]. Tenían tan pobre opinión de mi, que debatían si valía siquiera la pena salir en una cita conmigo si supieran que había estado con esas strippers. Mis 12 años de infierno no fueron suficiente para apaciguar el estigma. Esas sucias strippers de clase baja.
Strippers que me trataron mas humanamente que las mujeres que yo realmente amé. Incluso la loca que apuñalo a su madre. El conocimiento de que yo me estaba cogiendo strippers termino jugando a mi favor [preselección?] y me permitió reengancharme con mi ex novia quien luego se convirtió en mi esposa. Parecía disfrutar preguntarme cada tanto sobre como se comparaba ella con esas ‘Mujeres de la noche’ como las solía llamar, siempre buscando validación de que ella estaba por encima. Y mucha satisfacción sexual se tuvo durante un buen largo tiempo. Claro está que eso duró hasta que la esposa se volvió infeliiiiizzzz con mi regresión a la betes y me mostró la puerta.
Fue ahí cuando finalmente ahonde en el reino de la Internet y descubrí la Seducción, dominación, hitos de atracción, psicología evolutiva, derechos del hombre, chamulleros, la hombres era. Y todas las lindas mentiras murieron como cuando un domino cae todo al unísono.
Con el nuevo conocimiento adquirido, la disciplina del entrenamiento con pesas y la construcción de un cuerpo del que estoy orgulloso y no avergonzado, aprendiendo a ser social, a enterrar al beta y a creer en mi propio valor, finalmente estoy en un punto de mi vida donde cambié mi forma de ver las cosas y mi forma de encarar y ver el futuro. La concha ya no me puede reinar… la conquisto en mis propios términos o la dejo seguir en su destino de inutilidad. Adopté el estilo de vida del HHLS, hago cosas pensando primero y principal en mi mismo y sigo mi propio imperativo, solo tengo relaciones con mujeres que se califican a mi, trayendo mas a la mesa que su belleza y sus vaginas, caso contrario solo les dedico un polvo. La habilidad de no pestañar siquiera cuando destruí mi ultima y toxica relación PPSA con un vampiro emocional que exigía y esperaba todos los beneficios de una relación sin darme a cambio nada de lo que yo necesitaba.
Hace 5 años hubiera terminado llorando en mi habitación o peor, pidiéndole disculpas por haber lastimado sus sentimientos. Hoy, me mantengo erguido y le digo ANDATE A LA CONCHA DE TU MADRE, mis propias necesidades e intereses vienen antes que todos los demás y estoy dispuesto a seguir adelante para encontrar a una que desea y merece toda la grosura que tengo para dar. no me importa cuanto se enojo o que un feminista pueda decir de que me hice el bueno solo para cogérmela. YA TERMINE DE JUGARLA DE BUENO. Estoy musculoso, seguro, no tengo que probarle nada a nadie y no me pueden persuadir con el poder de la concha, además hago lo que me gusta a mi. Ya no me sacrifico por las necesidades de los demás. Cuida tu propio culo primero es mi credo.
Fue un proceso largo, doloroso y sin cogidas para mi, uno que desearía que no hubiera tenido que seguir. Pero, lo que no te mata te hace mas fuerte y yo sigo acá. Así que me tomo una pausa, reflexiono, hago introspección, identifico, analizo y corrijo donde sea que me equivoco en un intento de nunca repetir los errores, esos putos errores blue pill nunca mas. Este proceso se lo llama APRENDIZAJE Y CRECIMIENTO PERSONAL. La evolución es un asunto desordenado y doloroso.
Pero me siento mucho mejor ahora, aunque si insistís en contarme tu historia de tu “sequia”, intenta ignorar la cara de dolor que hago al imaginarte envuelta en un fuego que derrite tu cara como el loco este del final de Indiana Jones.
No tenes una puta idea de lo que es una sequia sexual.
Algunos pueden decir que manera de despotricar. Blah… puede ser, pero necesitaba ser contado, este cuento de miseria y triunfo. De la manera en que lo veo, mi parte en este cuento se termino, mi capitulo ya finalizó. Soy muy viejo para hacer algo ahora, no puedo volver atrás. Todo lo que puedo hacer es prometerme no malgastar mi valioso tiempo, energía y recursos con una conchuda que ya se divirtió con su sexo alfa y ahora busca su plata beta. No, prefiero ser un alfa lobo solitario y divertirme el resto de mi vida en mis términos. Ya no es mas algo sobre mi, es sobre el próximo ‘mi’ que esta en el secundario ahora mismo, sentado en su habitación solo a la noche preguntándose porque la chica que le gusta tanto y trata tan bien, se esta cogiendo un tipo que acaba de conocer en el bar. Un chico ignorado por la hipergamia rampante, el ego inflado y las putas que solo buscan atención en Facebook que sobrevaloran en demasía su VMS y que van a terminar alineadas listas para que las achure un Chamullero o un alfa natural, solo para ir luego a quejarse a ese pobre, introvertido, celin beta, PPSA en entrenamiento, de que todos los hombres son unos forros egoístas y que ojala ella pudiera encontrar alguien como el.
Quiero romper el ciclo interminable de sufrimiento y enseñarle una lección a esos chicos en el secundario para decirle a esas sanguijuelas de mierda que se vayan a la puta que las pario. rompe el PPSA, EJERCITA TUS MUSCULOS, educate, IGNORA a las putas y enfocate en vos en lugar de andar persiguiéndolas e inflando todavía mas sus egos. Vas a estar mejor en el largo plazo y bien adelantado en el juego.
Y no tenes que preocuparte por mi. Mantengo mi nivel de vida y mi cuerpo en fama, sigo socializando y buscando a ese diamante en bruto, ese unicornio, no pienso premiar a ninguna pelotuda que se piensa que tiene derecho a algo con ningún orgasmo volador de mente pero si les puedo dar un polvo como indica su destino. Me veo 10.000 veces mejor que antes y puedo volver a ser Triada Obscura con jóvenes y apretaditas strippers de nuevo si así quiero, tengo una relación abierta con una chica casada por un lado (las mujeres casadas parecen amarme, por que será?) le tiro onda a todo lo que tenga piernas largas y una vagina, tengo el poder de hacer desaparecer todo lo que me deje plantado o me ignora un poquito, no cedo ni un poquito de poder a la vagina, y descubrí un nuevo estilo de Seducción que funciona para lo que busco en una mujer. Lo llamo Seducción Atea (en breve voy a poner un articulo sobre el tema). Digamos que esa bonita, casta y leal chica que estoy buscando es mas fácil de ubicar cuando vos mismo jugas a ser el diablo y ellas no caen. Esto es lo que mas quiero. Los polvos capsules no me van a ayudar a curar mi alma ni a volverme mejor persona. No existen las curitas para las heridas fatales.
Sigo adelante al estilo Red Pill.
61a15a4bffdcf00a11ced2fb0cd2300771200fb7
++
Epilogo:
Ahora conoces de donde viene mi cinismo y odio. Ahora sabe por que no es una buena idea para un hombre el casarse con una trola. Ahora sabes por que odio el feminismo y su ideología malvada. Ahora sabes por que veo el comportamiento promiscuo como lo veo. Ahora sabes por que nunca voy a poder creer lo que las mujeres me dicen, solo sigo lo que hacen.
Ahora sabes por que las feministas dicen que odio a las mujeres y me llaman misógino. Lo gracioso de esto es que practiqué el feminismo a rajatabla, tratando a las mujeres como seres humanos y respetarlas como esta recetado, ame mujeres y me importaron las mujeres. Hice todas esas cosas lindas no simplemente para meterme en sus pantalones, sino porque era un ser humano decente, un macho humano, y alguien que “quería” tener una relación amorosa con una mujer.
Y por amar a las mujeres de la forma en la que el feminismo pedía, casi termino destruido.
Misoginia. Ningún chico nace con esa idea. Y acá hay una pregunta ética para ponderar. Si… nadie tiene derecho a una vagina, pero para todos los hombres que tienen dificultades apareándose debido a la Hipergamia (o como le digo yo, la nueva normalidad) – que deberíamos hacer con ellos? Eutanasia (castrarlos)?
Estoy seguro de que puedo escribir mas sobre el tema, pero tengo que dejarlo ir. Además probablemente tus ojos estén sangrando de tanto leer. Pero si este articulo logra que por lo menos un joven no se tire del puente como lo hice yo, considero que valió la pena el trabajo.

Feminismo y la muerte del mentor masculino

Una de las peores fallas de la sociedad moderna es haber eliminado al mentor masculino a partir del imperativo femenino de destruir el espíritu de los niños jóvenes. Las mujeres hicieron tan buen trabajo que hasta hay hombres que sostienen pancartas como «Soy feminista porque la masculinidad da miedo». Fallamos en proveer de una salida estable para la agresión masculina y evolucionamos hacia un estado de pasividad y tolerancia. Tolerantes de la mierda feminista, de nuestras propias circunstancias, y de no poder tener lo que deseamos. No soy un fanático de Maher, pero cuando dijo «nos anestesiamos mirando deportes y pornografía» tenia razón. En lugar de permitirle a los niños que luchen, peleen, exploren y se esfuercen físicamente, los llenamos de drogas para «no molesten a las niñas» con su masculinidad incipiente. En lugar de hacer deporte, lo miramos por TV y jugamos video juegos, logrando indirectamente… nada. Esto amolda el carisma y la exuberancia juvenil de un chico hacia un adulto inseguro y mentalmente ausente que no tiene calle ni experiencia real de la vida en la cual apoyarse en tiempos de dificultad y crisis. Creamos un estado de «hombres si» hacia las feministas que terminan cediendo a cualquier capricho y berrinche del movimiento. Un «hombre» que tienen tanto miedo a la confrontación, al compromiso, al estar solo que haría lo que sea por evitarlo.

Y no hablo del compromiso al nivel de una relación con una mujer. Hablo del compromiso a tomar una decisión, a un ideal. A decidir hacerse responsable por su propia vida, de educarse, de buscar y encontrar algo por lo que luchar, y progresar hacia cualquiera que sea su objetivo final (un artista, un ingeniero, un atleta profesional). Ya no comprendemos el concepto de moderación cuando pasamos todas las horas que estamos despiertos en Internet, jugando video juegos, y nos enlodamos con cero dirección. ¿Cuántos de nosotros crecimos sin los conocimientos masculinos fundamentales como la historia, la filosofía, el arte, la música, los clásicos, la poesía, Borges, Platón, la Biblia, y otras piedras fundamentales de la civilización?. Estos textos se enseñan porque tienen la propiedad de moldear a los niños jóvenes en hombres educados y enfocados. No necesitas amar al lenguaje para que te guste Borges, y no necesitas ser un religioso para arrancarle un poco de significado y entendimiento a la Biblia. Los Grandes Hombres cómo Aristóteles, Platón, Tesla, Darwin, Miguelangel, Bernini, Borges, Homero, Virgilio, Bach, Mozart, César, Alejandro Magno, se dejan de lado por su «privilegio de ser blancos». ¿Cuántos jóvenes pueden nombrarte a todos los jugadores del equipo titular de su equipo favoríto? ¿Cuántos científicos conocen? Mientras sigan habiendo hombres con un conocimiento enciclopédico sobre el universo de la Guerra de las Galaxias que no hayan tenido tiempo de leer La Illíada, seguiremos teniendo una cultura en constante decadencia.

No sabemos de estas cosas porque nos fueron negadas por el feminismo. Los conceptos y textos duros fueron reemplazaron por textos fáciles de leer porque no era justo para las chicas que los hechos fueran mas importantes que los sentimientos y las opiniones. Le dimos mas importancia a la sensibilidad que a la verdad. Nos indignamos ante una discrepancia de opiniones. Los ensayos son mas sobre como te hace sentir lo «privilegiado» que tenia Dickens en lugar de examinar críticamente sus novelas. Buscamos el rol en la dictadura de los que opinan diferentes en lugar de ver si lo que está diciendo tiene sentido. El yugo al conocimiento masculino y la introducción del «privilegio» socavó a la civilización de tal manera que el mismísimo significado de la palabra misoginia terminó mutando a «todo lo que la mujer no puede hacer mejor que el hombre».

Si todavía no la viste, te sugiero que veas la película «El hombre sin rostro» con Mel Gibson. En ella, Gibson hace de un maestro llamado Sr. McLeod que se tiene un serio accidente automovilístico que mata a uno de sus alumnos. Las heridas físicas y la culpa emocional lo vuelven reclusivo e incapaz de procesar su pena y dolor. No es hasta que se cruza a un joven de nombre Chuck Norstadt, que descubre un renacimiento de su pasión por la enseñanza.

Es un film clásico y lleno de material Red Pill. Chuck busca escapar de la locura de la casa de su madre y dos hermanas para ir a un internado, seguir los pasos de su padre y algún día convertirse en un piloto de la Fuerza Aérea. Las mujeres no tiene idea de como manejar ni controlar su energía y exuberancia. Su madre salta de matrimonio en matrimonio, sus hermanas no lo pueden ayudar y el termina perdido en el mundo sin una forma positiva de descargar su masculinidad. La madre no para de salir con betas los cuales no pueden apuntar a Chuck en la dirección correcta, incluyendo a un profesor de Yale que se presenta a si mismo ante el chico diciendo «Llamame solo Carl. Mi ego no necesita nada  de esa mierda autoritaria imperialista post-Hegeliana». No suena tan fuera de lugar en nuestra sociedad llena de «justicia social» ¿no?.

En McLeod, Chuck encuentra un mentor, un maestro y un amigo. Mientras McLeod le enseña a Norstadt cosas esenciales como la Geometría, el Latín y el Ingles, también le imparte cosas más importantes: el concepto del trabajo duro, la importancia de hacerse responsable de lo que querés, por qué la integridad y la ética son virtudes por las que un hombre debería vivir, y también como aprender a razonar y pensar por uno mismo es la única forma para descubrir el significado de la verdad.
¿Cuántos de ustedes se hubieran beneficiado de un hombre como éste? ¿Cuántos jóvenes hoy en día se beneficiarían? Necesitamos reintegrar el concepto de la sabiduría masculina y volver a educar a los jóvenes, o vamos a terminar creciendo en un mundo débil, extremadamente sensible, y pasivo. Un mundo donde cosas como «violar con la mirada» son palabras legítimas (con las que te pueden meter preso).
Esas no son virtudes de una sociedad en crecimiento, tolerante ni saludable. Es el principio del fin antes de que los verdaderos hombres lleguen de afuera a reemplazarnos a todos.

Antes y Después: Describiendo dos años de transformación después de la Red Pill

Resumen: A continuación van varios ejemplos de la transformación tanto personal como interpersonales luego de dos años de haber internalizado la verdad y de practicar diariamente la sabiduría compartida en la manosfera.

Cuerpo: Tengo 40 y pico, en una relación con una mujer que tiene casi mi edad, para este artículo la vamos a llamar simplemente «Mujer». Tres hijos. Estuvimos divorciados durante algunos años y en algún momento nos reconciliamos. Cuando estaba preparándome para dejarla de nuevo por la falta de sexo y diferentes frustraciones que tenía con la relación, descubrí La Red Pill. De eso dos años ya.
A partir de ahi decidí leer un montón, y mejorarme a mi mismo, levantando pesos, aumentando mi VMS, practicando Dread, identificando y pasando sus pruebas de mierda, definiendo objetivos, siendo un groso, construyendo y manteniendo un Relato confiable.
Y gracias a ustedes y su brillantez, todo en mi vida mejoró de forma dramática y la verdad es que estoy enormemente agradecido por los que me mostraron el camino correcto (en ausencia de un padre que lo supiera).

Acá hay algunos ejemplos de las diferencias en mi vida en el antes y después…

Antes: El sexo con mi Mujer era claramente algo que no existía, la rutina era una vez por mes, a veces, con suerte, dos veces por mes, y a veces nos salteábamos un mes.

Después: Lentamente fue aumentando la frecuencia luego de varios meses de práctica, hasta que tuvimos un avance increíble al entrar en nuevo Relato. Ahora el promedio es 10 a 12 veces por mes, lo que realmente me deja totalmente satisfecho a esta edad.

Antes: Siempre buscaba tener sexo, y por ende me la pasaba frustrado. Estaba todo el tiempo buscando y planeando encontrar una forma de ponerla de humor para coger (je!), siempre viendo como hacer que todo esté bien y perfecto para lograr que ella quisiera tener sexo. Siempre negociando el deseo, y al no conseguirlo me terminaba enculando y enojandome con ella por la forma en la que ella se resistía.

Después: Cuando quiero sexo, agarro a mi Mujer, le doy una nalgada y le demuestro las ganas incontrolables que tengo por ella. Le coloco sus manos en donde las quiero, la posiciono como deseo. Me sintonizo al deseo de hacer lo que deseo / tomar lo que quiero.

Antes: Cuando el raro evento de tener sexo sucedía (esa vez al mes) siempre intentaba hacer que éste fuera increíble y de darle la mayor cantidad de orgasmos que pudiera, con la intención de que así ella quisiera tener mas sexo en el futuro (ja!). Siempre romántico, pensando en sus deseos e intentando complacerla.

Después: Me enfoco en lo que quiero y no me preocupo demasiado en su placer – Me sintonizo a la naturalidad sexual del dominante/sumiso. Le digo que hacer en la cama. Queda muy claro de que Mujer disfruta mucho mas del sexo de esta forma, con una bestia masculina y pasional cautivándola. A veces, en general durante su ventana de ovulación, me indica que necesita más atención, y le doy hasta que me pide que pare.

Antes: Para intentar que se caliente conmigo, me volvía dulce y charlador, entristeciendome cuando ella igual demostraba no estar interesada en sexo.

Después: Cierro la puerta y la trabo (para que no entren los nenes), le sonrío con una mirada de león hambriento, le saco los pantalones que se está intentando poner, la empujo a la cama, la toqueteo, la besuqueo, hago lo que quiero.

Antes: Le mostraba cuán vulnerable era, cuáles eran mis sentimientos, compartía mis problemas y desafíos en el trabajo, compartía mi confusión y exasperación con los temas de los nenes. Intentaba ser un Humano y hacerla que me ame por mi ternura y comunicación genuinas.

Ahora: Soy una roca. Un hombre con una Misión. Defino mis objetivos y perseverando celebro mis logros. Mi Mujer solo escucha de los problemas que resolví, quizá de mis planes para enfrentar desafíos futuros. Soy el Padre, seguro, sabio, disciplinado, estoico. Investigo y busco ayuda de fuentes confiables. Y a pesar de que disfruto conversar sobre nuestros hijos o mi Mujer y escuchar su puntos de vista (gracias a dios es una buena madre), igualmente solo le muestro fortaleza y felicidad en ser un hombre, marido y padre para ella.

Antes: “Perdón.” Solía decir esa palabra todo el tiempo, me defendía y siempre explicaba y justificaba mis sentimientos y todo lo que hacia.

Ahora: Me tomó meses de observar como un halcón, y ahora solo me disculpo cuando juzgo que realmente causé daño a alguien y solamente cuando realmente deseo expresar verdadero perdón. Si no, no tengo nada que explicar y termino usando el Maestro Entretenido o disfrutar de el misterioso Silencio. Me controlo constantemente para evitar justificar o racionalizar mis actos – o sea que elijo las acciones y palabras deliberadamente para aguantar cuando la Mujer y otras personas me tiran pruebas de mierda. (Tuve que controlar fuertemente mis pensamientos y palabras para poder romper los viejos hábitos. Cada vez que escucho que la palabra ‘perdón’ sale de mis labios, me detengo a analizar si realmente merecía ser dicha. A menudo no correspondía y así voy aprendiendo a limitarme y mejorar mi respuesta a futuro)

[Nota: no se puede subestimar la importancia que tienen las palabras que usamos tanto en nuestros propios pensamientos como en lo que decimos. Como ejemplo, en lugar de «perdón» podría decir «que mal…» «hmmm…» «que lástima que…[describí lo que pasó]» «ups! (quedándote en silencio y mirándola con cara de que sabes que estuviste mal)

Antes: Tomando en serio su estado de ánimo, intentando mejorarselo si era malo y tratando de que se mantenga si era bueno.

Ahora: Mi foco es mi misión y yo. Su estado de ánimo son como el estado del tiempo. No solo no me interesa su estado de animo, sino que acepto activamente el subibaja emocional que puede tener si tenemos algún tipo de conflicto. Simplemente me mantengo fiel a mi mismo y que lo que creo es lo correcto (lo que puede cambiar si ella puede demostrarme un punto de vista válido), y se que en esos momentos gracias a esa tensión se está recargando la pasión de nuestra relación. Sonrío sabiendo de que vamos a tener re buen sexo mas tarde, en lugar de sentirme ansioso y frustrado pensando que el hecho de que ella se haya alterado significa que por eso no voy a coger.

Ahora: Me enojaba por la falta de balance en nuestro deseo sexual. Deseaba que ella iniciara el sexo alguna vez, o por lo menos que me de alguna señal de que le interesaba tener sexo conmigo. Me frustraba mucho el hecho de que no eran así las cosas cuando recién empezábamos a salir.

Ahora: Acepto el rol del hombre y tomo la iniciativa cada vez que me parece, esperando siempre que se someta a esa decisión. Ahora entiendo que la tensión/excitación sexual mejora cuando yo soy dominante y ella sumisa.

[Nota: Mi programación Blue Pill femino-centrica me dictaba de que tenia que verla a mi Mujer como un ser perfectamente igual a mi, cómo yo en todo sentido excepto en los genitales. Siguiendo la regla de «Oro» de la Blue Pill, me la pasaba juzgando todas mis acciones hacia ella bajo la mirada de cómo quería yo que me trataran. Me dedicaba a hacer lo que era «correcto» y, Dios me libre, nunca intentaba dominarla. Es impresionante cuanto mejoro nuestra vida sexual durante mi transformación de Blue Pill a Red Pill, cuan liberador fue todo el proceso. Y está claro de que ella ama sentirse sumisa cuando siente que es un hombre real el que tiene al lado haciendo lo que él quiere – se la pasa diciéndome que nunca estuvo tan contenta.]

Antes: Estaba siempre estresado por la plata y tratando de que ella gaste menos. Esperaba una pareja que fuera mi igual y me enojaba tremendamente con nuestros problemas financieros. Terminé yendo muchas veces contra mis instintos al intentar agradarle o al negociar con ella.

Ahora: Separe nuestras cuentas y tome control de mis ingresos. Tuve un buen aumento en el 2015 y ademas tengo ganancias por trabajos que hago por mi cuenta. Pude aceptar que soy 100% responsable por mi situación financiera, y ya no le permito gastar de más. No me interesa su respuesta emocional a mis decisiones financieras y por ende su comportamiento cambio para adaptarse a las nuevas condiciones.

Antes: Me tomaba en serio cualquier pelotudez que me decía, a menudo crítico o pensativo, intentando siempre ayudarla. Siempre deseando que ella fuera diferente.

Ahora: No discuto mucho, no tiene sentido. Me divierte escucharla y verla como funciona. AWALT. Soy juguetón o estoico según corresponda y ella es mucho mas feliz con un hombre fuerte que la escucha sin inmutarse emocionalmente por lo que diga. Desde mi perspectiva, la vida es corta y misteriosa y ahora gracias a que entiendo su naturaleza y ya no tengo intenciones de que ella sea algo que no es, la encuentro fascinante y entretenida.

Antes: Preguntaba «si está bien» que yo hiciera algo a la noche o con amigos, intentando siempre que no se enoje, agradeciéndole si podía ir, pidiendo disculpas por la molestia. Nunca se me ocurría mencionar a otras mujeres/chicas.

Ahora: Le informo cuando planeo salir y doy la menor cantidad de detalles posibles. Demuestro entusiasmo en la salir y hacer cosas con otras personas, sin demostrar nada de preocupación en si eso puede o no afectarla. El gimnasio y el fútbol son mi prioridad. Le cuento historias de otras mujeres en mi vida, incrementando mi VMS y el dread (el alma y vida de una RLP).

Antes: La preguntaba siempre como podía ayudarla en la cocina o con algunas tareas del hogar. Le mostraba cuan servicial podía ser, negociando de esa manera un contrato encubierto de tareas hogareñas a cambio de sexo.

Ahora: Veo lo que hay que hacer y lo hago – saco la basura, ayudo en la cocina, etc. y después de una nalgada sigo con mis cosas. Estoy cuando ella me necesita, soy su roca, no su amiga.

Antes: «Te amo» todo el tiempo. Me volvía loco si ella no lo decía tan seguido como yo o cuando pensaba que debería haberlo dicho. Pensaba realmente que ella quería escuchar mi amor eterno. En resumen, negociaba la atracción.

Ahora: Regla inquebrantable: Nunca decirlo primero. Con demostraciones físicas le demuestro una intimidad apasionada y de dominación de su ser. Ahora escucho seguido esas palabras dichas en el intenso tono que desee tanto en mi vida previa. Le devuelvo una sonrisa cómplice junto con las palabras. [Nota: respondo ‘te amo’ en lugar de ‘yo también te amo’ porque elimina cualquier implicación de que podría llegar a estar diciéndolas como una respuesta educada. Mi relato es mirarla a los ojos y decirlo con intensidad y sentimiento, respondiendo a esa necesidad de seguridad con una proyección de mi esencia masculina de fuerza y protección. Y a veces no digo nada, solo la agarro y la acerco a mi, o si siento que me lo dijo sin demasiado sentimiento detrás, la burlo un poco.]

Antes: Creía en el alma gemela, esa fantasía de película donde «me ama por quien soy» existe. Pensaba que mi Mujer tenia sentimientos románticos similares, valoraba la lealtad, el sacrificio, la integridad y el honor.

Ahora: Sabiendo que mi VMS (percibido) debe estar y mantenerse por encima del de ella, de que si se va lo hace sin arrepentirse. Acepto mi soledad, sabiendo de que solo me puede amar por cómo la hago sentir en este mismo momento. Agridulce y poético, para mi Mujer solo existe el ahora, su satisfacción basada en su propia percepción del estatus y relato de su hombre a cada momento. A pesar de que la mayoría de las cosas son geniales después de mi Transformación (de Blue a Red), nunca pierdo de vista que AWALT, y soy consciente de que todo esta funcionando bien solamente porque estoy trabajando en que así sea a cada momento.

Antes: Temía perderla, o mandarme una cagada y que todo se cayera a pedazos. Temía que encontrara a otro tipo, de no poder mantener a mi familia unida. Quería trabajar junto al mamá de mis hijos y no enfrentarla en discusiones sobre cómo ser padres. Uniquitis.

Ahora: Andá a cagar, soy groso y me estoy volviendo cada vez mas increíble. Se que hay muchas mujeres, mas jóvenes, mas atractivas que ella, mojándose con el solo pensar en tener a un hombre como yo (Dominante, Seguro, armado con la Verdad). Mentalidad de Abundancia – Estoy contento con tenerla cerca siempre que se comporte y sea sumisa, encantadora, respetuosa. Bromeo con ella sobre otras mujeres, aumentando el Dread. La desafío y la motivo a que sea la mejor madre que puede ser, en lugar de pensar de que como madre siempre tiene la razón.

Está claro: Vivir bajo los verdaderos principios de la dinámica de los sexos da los mejores resultados tanto al hombre como a la mujer y a sus hijos. El camino del hombre que acepta la Red Pill, enfocado en su misión, disciplinado, solo puede terminar en una relación saludable y satisfactoria. Por supuesto, siempre AWALT, y además la buena elección de una pareja correcta es crítica y difícil. La verdad es que me siento muy afortunado en ese aspecto.

Lecciones aprendidas:

  1. Lee toda la guía definitiva de la Red Pill. Estudiá, practicá, volvé a la teoría para afianzar conocimientos si querés tener alguna posibilidad.
  2. Levantar pesas es esencial para lograr el estado mental correcto.
  3. AWALT. Para poder lograr todo esto tuve que volverme un hombre masculino, mantener mi relato, y estar dispuesto dejar todo atras.
  4. Los 5 estadíos son reales y cada uno de ellos es valioso a su manera.
  5. Poner a RP en acción produce los mejores resultados tanto para hombres, mujeres y niños.

Nota del Traductor: Cuando se implica que la mujer es sumisa en el contexto de la Red Pill, no se habla de sumisa con la dinámica de maestro/esclavo sino en la dinámica de Sargento y soldado. Cuando un Sargento da una orden el Soldado la cumple, no desafía constantemente la cadena de mandos.

(Enlace al original en ingles)

La teoría de los Platos

Girá más platos.

Mucha gente se confunde cuando uso esta analogía de girar platos y me parece prudente escribir un artículo justamente sobre lo que quiero decir cuando hablo de la teoría de los platos.

teoría de los platos
Todo hombre necesita tener muchas chicas en simultaneo girando al mismo tiempo. Pensá en cada plato como una mujer distinta a la que estas conquistando. Algunas se caen y se rompen (como los platos), otras quizá preferís dejar de girar y detenerlas, otras puede que no giren tan rápido como te gustaría. En esencia la teoría de delo platos es que un hombre se vuelve tan seguro y valioso como las opciones que tiene. Es la esencia de la mentalidad de abundancia – la seguridad en uno mismo se deriva de las opciones que tenemos o que sabemos conseguir.

El principio es clave para resolver muchos de los problemas que hacen tropezar al típico beta y aquellos que están empezando el camino de la red pill. De hecho diría que esta ideología es la piedra fundamental del éxito de un hombre en muchísimas facetas de la vida, no simplemente en atraer y conquistar mujeres. Un hombre con opciones tiene poder, y de esas opciones y esa sensación de poder, surge una sensación de confianza natural. Un hombre sin opciones se vuelve necesitado y esto lleva a la falta de confianza en si mismo y a una mentalidad de escasez. Los hombres necesitados nunca son libres.

La regla esencial de las relaciones

En cualquier relación, la persona con más poder es la que necesita menos del otro.

Cuando un hombre gira más platos, cuando pone los fierros al fuego, cuando esta conquistando varias mujeres a la vez, cuando tiene varias opciones que valen la pena, ese hombre va a tener un entendimiento natural de que si alguna de las minas no va, las alguna de las demás seguramente que si. Este entendimiento se manifiesta en el comportamiento masculino con detalles que justamente son los que las mujeres leen inconscientemente. Hay manerismos y actitudes que tiene un hombre con opciones que éste expresa a las mujeres con las que interactúa los cuales ellas interpretan de una forma que le indica a la mujer que es un hombre por el que merece la pena competir con otras mujeres.

En varios sitios de la comunidad PUA (Chamulleros), se enseña a los hombres a emular este comportamiento ya que es un elemento clave tanto para la atracción como para generar interés.
La técnica del «creído-divertido» es una que ayuda a entrenar tu comportamiento como si tuvieras mucha confianza en vos mismo, y se usa mucho para esconder una falta de opciones reales. Es decir, C&D es un comportamiento natural de los hombres con opciones que necesita ser compensado por aquellos hombres que no tienen esa aptitud. Esa es la razón por la cual los Alfas ‘naturales’ parecen emanar C&D sin ningún esfuerzo mientras aquellos que no tienen el beneficio de tener varios platos girando (ni la confianza o habilidad de girar más) tienen que luchar con cosas simples como el mirar a los ojos o iniciar acercamientos. Este es uno de los principios fundamentales de la mentalidad ‘me chupa un huevo’ que intenta lograr la comunidad – es muchísimo mas fácil que realmente ‘te chupe un huevo’ lo que pasa con una mina si estas saliendo con otras minas al mismo tiempo.

La lógica de la Escopeta

Uno de los beneficios mas importantes que le da a un hombre la Teoría de los Platos es que prácticamente elimina la tendencia al a UNIQUItis tanto dentro como fuera de una RLP.

Cuando un hombre esta soltero (fuera de una RLP), tiene a utilizar la mentalidad del francotirador. Esta es la del típico desesperado que usa todo su tiempo, esfuerzo y recursos en esperar pacientemente su objetivo, esperando la oportunidad perfecta para juntar suficiente coraje en las condiciones mas precisas y tirar ese único tiro a esa única chica, que para ese entonces es el foco de su UNIQUItis. Este proceso toma entre un par de semanas a varios años en los casos mas extremos, pero durante ese tiempo el hombre sacrifica su recurso mas valioso – el potencial de otras oportunidades. El hombre que sigue la teoría de los platos evita fácilmente esa situación al salir a cazar con una escopeta; abarcando la mayor cantidad de objetivos al mismo tiempo. Mientras que el francotirador pesca con una sola linea y un solo anzuelo, el plato-teorista pesca con mediomundo, eligiendo luego con cuales peces se queda y cuales tira de nuevo al río.

Cuando un hombre está dentro de una RLP, la teoría de los platos se vuelve mas específica. El desesperado se calma y se identifica con su pareja porque el balance se desplazó en ventaja de ella, ya que él es el que refuerza el hecho de que ella es su única fuente de intimidad. No se me ocurre una mejor receta para la UNIQUItis, ya que el hombre se vuelve cada vez mas dependiente de su único objetivo. Pero el hombre que mantiene, aunque sea mintiendo, la percepción de que tiene opciones, ya sea de forma profesional o a nivel sexual (ej, prueba social de que otras mujeres compiten por él) mantiene un balance de poder. La mayoría de los hombres exitosos tienen una comprensión innata de esto y eso explica también la ya conocida y popular reserva que tienen al comprometerse en un matrimonio. En una RLP, la teoría de los platos se convierte en una sutil danza de percepciones y de reconocer la forma en que tu pareja interpreta y reacciona a tus opciones actuales. La teoría de los platos reduce definitivamente las posibilidades de cualquier hombre de recaer en una UNIQUItis dentro de una RLP.

Selección Natural

Como ilustré con la analogía de la red de pesca, girar mas platos te permite mas oportunidades de elegir del mayor pozo de opciones y de tener citas con ellas o de dejarlas según como a vos te parezca y convenga. Esto tiene dos beneficios. Primero, te sirve como experiencia muy valiosa para aprender que es lo que un hombre necesita para su propia satisfacción personal. ¿De quién tomarías un consejo, de un marinero que recorrió el mundo o el de un hombre que solo navegó un lago artificial?. Segundo, la oportunidad y las opciones hacen del hombre un PREMIO. Las estrellas de Rock, los atletas profesionales, las estrellas de cine no son irresistibles a las mujeres por ser celebridades sino porque demuestran mayor confianza en si mismos, y ademas porque demuestran sin lugar a duda tener opciones con otras mujeres que estan dispuestas a competir por él, en lo que podríamos llamar la más alta prueba social.

Que NO es la Teoría de los platos

Los críticos suelen ser bastante blanco y negro en la discusión sobre esta idea, diciendo que «nunca podría salir con mas de una mujer por respeto a ella» o «¿le debería mentir y salir con otras mujeres ademas de ella?». Mi respuesta es que a esas son convenciones sociales feministas que intentan frustrar que un hombre tenga opciones para poder establecer a las mujeres como las principales selectoras de las relaciones sexuales. Si se puede condicionar a un niño/hombre para que ver a mas de una mujer a la vez ‘se sienta mal’, le sirve mucho mas a la dinámica de la mujer-como-selectora. No discuto que las mujeres son las que naturalmente filtran a con quien intimar, pero en esencia son los hombres los que hacen la selección sexual. El propósito escondido dentro de estas convenciones es la de inclinar la selección de con quien intimar a favor de las mujeres, y mientras los hombres sigan interiorizando esto, las mujeres van a tener siempre una ventaja social, pre-existente.

La forma de evitar esta dinámica es ser brutalmente honesto y comprometerse a ser claro en la no-exclusividad con los platos que estas girando. Si mantenés tus opciones a la vista (no, no tienen que conocerse, solo saber que no son exclusivas) y sos honesto con las chicas sobre vos y tu elección no ser exclusivo, no solo le quitas toda fuerza a la convención social de la falta de respeto (ya que las mujeres decidieron seguir adelante saliendo con vos a pesar de que saben que no son exclusivas), sino que también reforzás la percepción de un hombre con opciones. Los críticos puede decir «si llego a hacer eso con la chica que estoy saliendo me echaría a la mierda y me dejaría» a lo que podemos refutar – no, siempre que seas honesto desde el principio. La mayoría de los hombres se tragaron por completo la convención del ‘poder femenino’ y tienen mucho miedo o están muy precondicionados a siquiera considerar esta teoría como una opción al salir con mujeres. Dejar que una mujer sepa, o perciba sutilmente, que no vas a ser exclusiva con ella eleva tu valor e implica que tenes opciones y un potencial éxito en lograr que ella compita con esas otras mujeres para que la elijas por sobre las demás.

La teoría de los platos no es, además, una licencia para salir indiscriminadamente con todas las mujeres. Solo porque puedas girar un plato no quiere decir que deberías girarlo. Algunos platos no valen la pena girar y un hombre con opciones no debería tener ninguna duda en soltar un plato a cambio de uno o dos mejores. De hecho el hombre tiene que ser mas exigente en este sentido ya que cada plato es una inversión de tiempo potencial que se podría usar en otros platos mejores.

(Enlace al original en Ingles)

Relato / Marco mental / Frame

Regla de oro de Tomassi #1

El relato es todo. Estate siempre alerta sobre el balance subconsciente de quien es el Relato sobre el que estas actuando. Controla tu Relato siempre, pero dando la impresión de que no lo estás haciendo. 

El concepto de «relato» es otra idea efímera que necesitaba un término en los comienzos del gran despertar masculino de este siglo. Si la memoria no me falla, creo que fue ‘Mystery’ quien tomó lo que en realidad es un principio psicológico muy rudimentario pero a la vez bien definido. En términos psicológicos, el relato es una narrativa personal que sucede en el subconsciente, que es admitida mutuamente, y bajo cuyos auspicios se influenciará a la gente.
La capacidad personal de tomar decisiones personales, decisiones para el bienestar, la inversión emocional, creencias religiosas y persuasiones políticas (entre muchas otras cosas) se ven siempre influenciadas y sesgadas por el ‘marco mental’ y la narrativa psicológica bajo la que seamos mas propensos a aceptar como normalidad.

Lo que en la Red Pill llamamos relato sería lo que cada uno tiene como «marco de trabajo mental», la forma en la que percibís al mundo, la manera en la que ves la realidad. En sí es una forma de ver la vida que es tuya propia y a la cual tu pareja se tiene que adaptar, o vos adaptarte a la forma de ver la realidad de tu pareja. El relato es la forma en la que vos te contás tu propia vida, tus propias experiencias y la forma en la que te explicas a vos mismo las razones por las que actuás.

El concepto de relato cubre muchísimo aspectos de nuestra vida diaria, algunos de los cuales somos consientes, mientras que otros no tanto, sin embargo siempre nos vemos influenciados de forma pasiva por el relato. Sin embargo, lo que a nosotros nos importa en términos de las relaciones entre los sexos es la forma en la que el relato configura el entorno, la atmósfera, la ‘realidad’ en la que nos relacionamos tanto con las mujeres a las que encaramos en un bar como a las relaciones que tenemos con mujeres con las que vivimos 20 años. Un hecho importante para tener en cuenta, antes de que se me pase con tanto detalle, es que hay que entender que el relato NO ES poder. El hecho de controlar el relato puede resultar como un ejercicio de poder para algunos, pero voy a ser bien claro desde ya que el concepto de relato es el de quién es la ‘realidad’ sobre la cual elegís actual en relación con una mujer. El concepto internalizado de relato en ambos sexos se ve influenciado por nuestro adoctrinamiento cultural, socialización, condicionamiento psicológico, crianza, educación, etc… pero seamos claros, solo podes operar bajo un relato, ya sea el tuyo propio o el de ella. Y entendé que el balance del relato suele fluctuar seguido. El relato es fluido y va a nivelar por su cuenta cuando encuentre un déficit o un excedente, o cuando se le aplica voluntad para cambiarlo. Las fuerzas que influyen ese déficit o sobrante o voluntad son irrelevantes – solo es necesario saber que las condiciones del marco mental sobre el que actuás va a cambiar gracias a ellas.

Relato Pre-RLP (Relación a largo plazo)
A menudo veo personas en Internet lamentándose por la pérdida del relato – «¿Perdí mi relato, como lo recupero?» La mayoría de las veces los hombres creen que porque una mujer les dio al inicio muchos Indicadores de Interés (IDI) o porque ‘realmente estaba muerta con ellos’ al principio, se debía a que era porque ellos tenían un buen ‘relato’. Esta situación es otra idea desafortunadamente equivocada sobre el relato – y le echo parcialmente la culpa a la cultura del Chamullo – el tema es que el relato no afecta el nivel de interés. El solo hecho de que una mujer se vea atraída a vos no quiere decir de que está lista para ‘entrar en tu realidad’.
El hecho de que ella ingrese en tu relato puede ser el resultado de esa atracción, pero de ninguna forma lo garantiza. De hecho, en el ambiente social actual, esperaría que cualquier mujer resista con uñas y dientes el entrar en el relato de cualquier hombre. Esta es la razón por la que las mujeres evolucionaron la tendencia natural y subconsciente de hacer pruebas de mierda; para poder verificar la legitimidad del relato de un hombre.

La mayoría de las incongruencias en la Seducción surgen alrededor de la inhabilidad del hombre en establecer su relato y por ende terminar en el relato de la mujer. Lo irónico de esto es que de alguna forma instintiva comprendemos el desequilibro del relato cuando nos sucede. Si sentís como que te están liderando o que te están haciendo esperar por sexo, es porque estas actuando bajo su relato. ¿Te sentís en ‘Amigolandia’ o aceptaste los términos para sólo ser amigos? Estas en su relato.

Lo ideal es que la mujer entre en tu realidad. El deseo genuino (sin negociar) que tiene por vos depende de que vos establezcas encubiertamente esa narrativa. Los hombres famosos, hombres con notable riqueza y estatus, y los hombres con una abrumadora prueba social tienen muy poca dificultad en definir el relato – de hecho no pueden evitar definir un relato de una forma abierta. La mujer desde el vamos quiere entrar en ese mundo. Quiere una asociación fácil con un hombre que definitivamente prueba ser una necesidad para otros y que le ofrece a su hipergamia no solo una fantasía cumplida, sino un alto nivel de afirmación personal al ser la elegida por sobre las demás mujeres por un Hombre de tamaña grandeza.

Lamentablemente ni vos ni yo somos este Hombre, ya que solo existe como una idealización femenina. sin embargo, es importante entender cuál es el papel de la hipergamia para el establecimiento del relato. El Hombre que acepta sin inmutarse la naturaleza hipergamica de la mujer la tiene mas fácil al establecer su relato desde el principio. Puede ser que ni vos ni yo seamos ese tipo famoso con un control del relato automático y abierto, pero podemos llegar a ser una forma reducida de Él, dependiendo de nuestras propias condiciones y de las condiciones de las mujeres con las que elegimos asociarnos. La pedestalización (léase: ponerlas en un pedestal como si fueran un prócer, intocables) constante que reciben las mujeres de la mayoría de los hombres es un resultado directo de aceptar el relato de la mujer como el único relato. Es medio difícil para los hombres ‘enchufados’ la comprensión de que no solo pueden, sino que deberían ejercer control sobre el relato para poder establecer una relación saludable a futuro. No es una sorpresa tampoco, considerando que cada una de las facetas de su entendimiento social sobre el relato de los géneros que tuvieron durante casi toda su vida siempre fue por defecto hacia el lado femenino. Ya sea que fueron condicionados por los medios de comunicación o porque así fue como vieron que se comportaban sus padres Beta, para la mayoría de los hombres de la cultura occidental, la realidad femenina es la norma en la que viven. Para poder lograr establecer un relato saludablemente masculino, el primer paso es lograr deshacerse de esos preconceptos de que las mujeres controlan el relato por defecto. No solo las mujeres no lo controlan por defecto, sino que tampoco quieren controlarlo.

Relato Post-RLP
En la mayoría de los matrimonios contemporáneos y convivencias RLP, las mujeres tienden a ser la principal autoridad. Los hombres buscan el «permiso» de sus mujeres hasta para intentar hacer las actividades mas mundanas, cuando la realidad es que cuando estaban solteros ni siquiera se les ocurría pedir permiso a alguien por ellas. Tengo amigos casados que me dicen cuan ‘suertudos’ son de haberse casado con una esposa tan comprensible que los ‘deja’ mirar fútbol en la TV de la habitación de los chicos…. cada tanto.

Estos son solo un par de ejemplos de hombres que se casaron mientras sus mujeres tenían un control total sobre el relato. Estos hombres viven en su realidad, porque cualquier cosa puede convertirse en normal. Lo que estos hombres no se dan cuenta es que el relato, como el poder, aborrece el vacío. Cuando una mujer sufre la ausencia de esa sensación de seguridad que busca en el relato masculino, esta necesidad de seguridad la fuerza a ella a auto-proveerse de seguridad para si misma. Así es como se esta convirtiendo en algo común que los hombres de la cultura occidental sean cornudos y sumisos, mientras que las mujeres controlan controlan las finanzas, ganan la plata, toman las decisiones, autorizan las actividades de sus maridos y reparten los castigos. La mujer está buscando esa seguridad que el hombre con el que se juntó no puede proveerle.

Es de vital importancia para la salud de cualquier RLP que un hombre establezca su relato como la base sobre la cual se define cómo van a vivir juntos desde antes de que se reconozca cualquier tipo de compromiso formal. Como dije al principio, el relato va a ser fluido y hay condiciones que van a influenciar sobre su balance, pero la temática general de la relación necesita ser liderada y moldeada por vos, el hombre. Incluso las mujeres profesionales, influyentes e intelectualizadas ansían que el hombre correcto llegue a definirles el relato en su vida. Puede que lo resistan con uñas y dientes, pero al fin de cuentas es lo que va a lograr el balance mas saludable para la relación. Hoy por hoy hay una creciente contracorriente de mujeres de mediana edad cuestionándose y lamentándose sus decisiones pasadas que las llevaron a seguir solteras pasados los 35. Y comparando sus lamentos sobre todos sus errores, lo que se puede ver que tienen en común es que todavía se rehúsan a reconocer el relato de un hombre, ese relato que su «feroz independencia» no les permite aceptar fue exactamente lo que sus egos actuales desean desesperadamente ahora que son mas grandes.

Caballeros, tienen la obligación de establecer el relato en cualquier relación monógama que tengan. O entran ustedes en su realidad o hacen que ella entre en la de ustedes.

(Enlace al original en ingles)

Programas de apareamiento

Hay varios métodos y estratagemas sociales que las mujeres usaron por siglos para permitirse elegir a los mejores genes masculinos al mismo tiempo que se aseguraban la mejor seguridad y provisión masculina que podían atraer. El Hombre ideal debería suplir ambas necesidades, pero raramente el mismo hombre contiene ambas facetas (especialmente por estos días) así que en el interés de hacer realidad su imperativo biológico, y acuciadas por el deseo innato de seguridad, el femenino como un todo desarrolló convenciones y metodologías sociales (las cuales cambian según lo necesite tanto su entorno como su condición personal) para lograrlo. Los hombres no se enfrentan solo al imperativo genético femenino, sino también a siglos de convenciones sociales establecidas y adaptadas de un tiempo antes de que los hombres pudieran siquiera definirse como especie.

La selección de una pareja es una función psico-biológica que quedó integrado en nuestros genes tras varios milenios de evolución. Este proceso se encuentra tan internalizado y socializado que nuestras psiques colectivas raramente reconocen de que nos vemos sujetos a estos motivadores incluso cuando repetimos continuamente los mismos comportamientos que causan (tales como tener un segundo hijo, esta vez con el Chico Malo Alfa). Es por eso que decir que no estamos sujetos a tales condiciones, las cuales percibimos poco y nada de forma consciente es un poco ingenuo.

Solo se requiere un poco de lógica deductiva para deducir que para que una especie sobreviva, tiene que darle a su descendencia las mejores condiciones posibles para asegurar su supervivencia -eso, o reproducirte en tal cantidad que también asegure tu supervivencia. La aplicación obvia de tal situación es cuando las mujeres comparten la inversión parental que requiere un hijo, con la mejor pareja que sus propia genética le permite atraer y que puede proveerle seguridad a largo plazo tanto a ella como a su descendencia. Es así cómo las mujeres terminan siendo biológica, psicológica y sociológicamente las guardianas de su propia reproducción, mientras que la metodología reproductiva de los hombres es la de esparcir lo mas que puedan su material genético, tanto como le sea humanamente posible, a la mayor cantidad de mujeres posibles que tenga a su disposición. Por supuesto el también tiene su propio criterio para la selección de parejas y para poder determinar cómo reproducir los mejores genes (pe: tiene que estar buena), pero este criterio es ciertamente menos discriminador que el de las mujeres (pe: no hay feas después de las 5am)
Esto se ve evidenciado en nuestra propia biología hormonal; los hombres tienen entre 12 y 17 veces mas cantidad de testosterona (la principal hormona que causa la excitación sexual), mientras que las mujeres producen substancialmente mayor cantidad de estrógeno (fundamental en la cautela sexual) y oxitocina (genera sentimientos de seguridad y crianza) que los hombres.

Dicho eso, ambas metodologías se enfrentan en la práctica. Para que una mujer pueda asegurar la supervivencia de sus hijos, es necesario que un hombre abandone su método de reproducción a favor del de ella. Esto crea una contradicción en el imperativo de él al querer formar pareja con una mujer que pueda satisfacer su propia metodología. Un hombre debe sacrificar su propio programa de apareamiento para satisfacer el de la mujer con la que forma pareja. Por lo tanto, con tanto potencial genético en riesgo de su parte, no sólo quiere el hombre asegurarse de que ella es la mejor candidata posible para reproducirse (ahora y a futuro), sino también de que su descendencia se va a ver beneficiada por la inversión de ambos padres en su crecimiento.

Nota: Un resultado interesante de esta dinámica psico-biológica, es la habilidad de los hombres en identificar a sus propios hijos en una muchedumbre de otros chicos con mayor precisión y rapidez incluso que las propias madres. Hay varios estudios que demuestran que los hombres pueden identificar con mayor rapidez y exactitud a sus propios hijos en una sala llena de niños vestidos con el mismo uniforme que las propias madres de los chicos.

Estos son los fundamentos de la selección y reproducción sexual humana. Hay muchas otras complejidades, tanto sociales, emocionales como psicológicas, asociadas a estos fundamentos, pero estas son las motivaciones y consideraciones básicas que influencian de forma subconsciente a la selección sexual.

Convenciones sociales
Para contrarrestar esta dinámica subconsciente para su propia ventaja genética, las mujeres inician convenciones sociales y planes psicológicos para poder facilitar sus propias metodologías de reproducción. Es por esto que las mujeres siempre tuvieron esa «prerrogativa de cambiar de parecer» y el por que hasta el comportamiento social mas inconstante se convierte en algo excusable socialmente, mientras que el comportamiento de los hombres se ve atado a estándares mas altos de responsabilidad para «hacer lo correcto» que invariablemente es lo correcto para ventaja del plan reproductivo de la mujer. Por eso, los hombres que son «chamulleros», o los padres que abandonan a sus mujeres con hijos  para seguir su impulso innato de reproducción son villanos, mientras que los padres que se sacrifican financiera y emocionalmente, que ceden el control de su vida a sus mujeres, a menudo para beneficio de chicos de los cuales no son padres biológicos, son considerados héroes por la sociedad, por ajustarse al imperativo genético de las mujeres.

Esta es también la raíz de la motivación de ciertos comportamientos sociales femeninos, tales como los rechazos del estilo «seamos amigos», la tendencia de las mujeres a victimizarse (ya que aprendieron que esto engendra un plan reproductivo en los hombres como ‘salvador’ – conocido también como Capitán salvaputas), e incluso el matrimonio.

Buen Papá vs. Buenos Genes
Las dos mayores dificultades que deben superar las mujeres según su propia metodología reproductiva, son que su pico máximo de viabilidad sexual dura muy poco (generalmente durante sus 20) y el hecho de que las cualidades que hacen a una buena pajera a largo plazo (El Buen Papá) y las cualidades que hacen un buen material genético para reproducirse (Buenos Genes) se manifiestan muy raramente en el mismo hombre. El potencial de seguridad y aprovisionamiento es una motivación fantástica para aparearse con un Buen Papá, pero esas mismas características lo ponen en desventaja cuando se lo compara con un hombre que de ilustra la atracción física y genética y quien con sus cualidades de toma de riesgos inculcaría a sus hijos con una mejor capacidad de adaptarse al medio ambiente (pe. más fuerte, más rápido, más atractivo a los demás, asegurándole el pasaje de su propio material genético a las futuras generaciones). Esto es conocido como la «Paradoja del Forro vs el Tipo Bueno» (Jerk vs Nice Guy paradox) descrita a escala evolucionaria.
Tanto hombres como mujeres, de forma innata (aunque subconsciente) entienden ésta dinámica, así que para que la mujer pueda tener lo mejor que el Buen Papá tiene para ofrecerle al tiempo que toma ventaja de lo que el hombre con Buenos Genes tiene, debe inventar y modificar constantemente las convenciones sociales para mantener esa ventaja biológica a su favor.

Programas de Apareamiento
Es por eso que esta paradoja requiere que las mujeres (y los hombres, por definición) suscriban a los programas de apareamiento tanto de corto como de largo plazo.
Los programas de corto plazo facilitan aparearse con el hombre de Buenos Genes, mientras que los programas a largo plazo se reservan para el hombre que es Buen Papá. Esta convención y los programas psico-sociales que lo acompañan son precisamente la razón por la cual una mujer se casa con el Chico Bueno, estable, leal, (preferentemente) doctor y aún así termina cogiendo con el chico del delivery, o aquel surfista o barman que conoció de vacaciones. En nuestro pasado genético, un hombre con Buenos Genes implicaba un hombre con la habilidad de ser un buen proveedor (por la caza), pero las convenciones modernas terminaron distorsionando esto, es por eso que las mujeres tuvieron que desarrollar nuevos planes tanto sociales como mentales.

Infidelidad
Para esta dinámica y por la practicalidad de disfrutar de lo mejor de ambos mundos genéticos, las mujeres ven el ser ‘infiel’ como una necesidad. Esta infidelidad puede ser tanto proactiva como reactiva.

Infidelidad Reactiva: En el modelo reactivo, una mujer que ya está en pareja con un hombre a largo plazo, entabla relaciones sexuales extra-maritales o extra-relación con parejas a corto plazo (pe: la típica mujer o novia infiel). No quiere decir que esta oportunidad al corto plazo no pueda terminar desarrollándose en una segunda relación a largo plazo, pero el acto de la infidelidad en si mismo es un método de asegurarse una mejora del material genético que el que su hombre proveedor ya asegurado puede proveer.

Infidelidad Proactiva: Es el dilema de la madre soltera. Este tipo de ‘infidelidad’ depende de que primero la mujer se reproduzca con un hombre con Buenos Genes, tenga sus hijos y luego lo abandone, o haga que la deje (de nuevo, a través de convenciones sociales inventadas), para poder así encontrar a un hombre Buen Papá para que la provea tanto a ella como a los hijos que tuvo con su pareja de Buenos Genes, y así asegurar su seguridad y crecimiento.

Quiero volver a remarcar, que la (mayoría) de las mujeres no tienen un plan maestro definido de forma consiente para interpretar este ciclo y atrapar a los hombres de forma deliberada. En cambio, las motivaciones que causan este comportamiento así como la racionalización social que se inventan para justificarlo son un proceso inconsciente. En general, las mujeres no están al tanto de esta dinámica, pero sin embargo se ven influenciadas por ella. Para que la hembra de cualquier especie facilite una metodología de reproducción con la mejor pareja genética, tiene que poder atraer y al mismo tiempo asegurar su propia supervivencia y la de sus descendientes con la pareja que mejor la pueda proveer; sería el equivalente al gordo de navidad evolutivo.

El Cornudo
En cierto nivel de consciencia, los hombres sienten de forma innata que hay algo mal con esta situación, aunque no puedan decir exactamente por qué sienten eso, o aunque lo malinterpreten en la confusión que les genera las justificaciones femeninas del hecho. Se terminan frustrando por las presiones sociales de ‘hacer lo correcto’ o los avergüenzan hasta que se comprometen en un martirio de responsabilidad fingida hacia estas convenciones. Sin embargo, algunos lo ven lo suficientemente claro como para evitar a las madres solteras, ya sea por experiencias pasadas o por observar a otros hombres cornudos cargando con la responsabilidad de criar y proveer -sin importar cuan involucrado esté – al éxito reproductivo de otro hombre con su ahora mujer.

Los hombres suelen caer en el rol del cornudo proactivo o reactivo. Nunca va a disfrutar del mismo nivel de beneficios que tienen los hombres elegidos para los planes de Corto Plazo por su pareja, tanto en el deseo sexual o en la inmediatez de él, mientras que al mismo tiempo debe soportar las presiones sociales de proveer a la prole de este padre con Buenos Genes. Se podría argumentar que el tiene la posibilidad de contribuir de manera mínima al bienestar de estos chicos, pero de alguna forma, ya sea emocional, física, financiera o educativa, va a contribuir algún esfuerzo a la descendencia genética de otro hombre a cambio de una intimidad/sexualidad limitada por parte de la madre. En cierta forma, (incluso si solo es por su presencia) está contribuyendo su tiempo y esfuerzo cuando podría estar invirtiéndolos en encontrar una pareja sexual con las que perseguir su propio imperativo genético usando sus propios planes.

De mas está decir que hay un sobrante de hombres con la suficiente necesidad sexual como para ‘ver más allá’ de las desventajas a largo plazo, no solo premiando, sino también reforzando las malas decisiones de la madre soltera (malas desde el punto de vista el propio interés del hombre) a favor de la selección y planes reproductivos de ella, todo a cambio de una gratificación sexual al corto plazo.
Es más, al reforzar este comportamiento también se refuerza las convenciones sociales tanto para los hombres como las mujeres. Es muy importante tener en mente que en esta época, las mujeres son las únicas responsables por los hombres con los que eligen reproducirse (exceptuando las violaciones, por supuesto), teniendo en cuenta que ellas pueden tomar la pastilla anticonceptiva. Los hombres también tienen responsabilidades por sus acciones sin duda, pero la decisión final siempre es de la mujer y su juicio es el que decide tanto su destino como el de sus hijos.

(Enlace al original en Ingles)

La ley de Briffault – ¡Explicada!

Ante la pregunta de ¿Por qué las mujeres hacen lo que hacen? o más precisamente, ¿Cómo es posible que sean capaces de hacer ciertas cosas después de todo lo que hicimos por ellas? Admito que llevo una vida entera dedicada a buscar las respuestas a esas preguntas, sin éxito… hasta ahora.

Surfeando por la red me encontré con una frase extraordinaria que explica mucho, si no todo, el comportamiento femenino. La encontré por un comentario hecho en un articulo muy interesante de un diario, el articulo, llamado «Brides of the State» (Casadas con el estado) del diario «Inside Cork» publicado el 8 de Julio de 2004. Tené en cuenta que estamos hablando sobre comportamiento, o sea, un hecho observable y no de pensamientos o deseos. Freud solía decir que nadie sabe qué quieren las mujeres. Esa opinión se mantiene vigente hasta donde sé. Como todo los grandes descubrimientos, tales como E=MC2 o F=MA, lo que encontré vendría a ser como la teoría unificada del comportamiento femenino, explicada de una forma muy elegante. Lo que encontré fue la Ley de Briffault.

LEY DE BRIFFAULT:

La hembra, no el macho, determina las condiciones de la familia animal. Cuando la hembra no puede obtener mas beneficios de la asociación con el macho, esta asociación deja de existir.

Hay algunos corolarios que podríamos agregar:

  1.  Los beneficios ya provistos por el macho no aseguran ni la continuidad ni el futuro de la asociación.
  2. Cualquier acuerdo donde el macho provee un beneficio actual a cambio de la promesa de una futura asociación es totalmente inválido y nulo tan pronto como el macho termine de proveer el beneficio (ver corolario 1)
  3. La promesa de un futuro beneficio tiene una influencia limitada en la asociación tanto actual como futura, siendo esta influencia inversamente proporcional al tiempo que falta para que ese beneficio sea dado y directamente proporcional al grado en el que la hembra confía en el macho (muy poco probable, digamos)

Ningún hombre puede entender lo que está sucediendo dentro de la cabeza de cualquier mujer, sea  de la cultura que sea incluyendo las de su propia cultura, no importa cuanto las estudie. No debemos mentirnos a nosotros mismos. Lo mejor que podemos esperar lograr es observar sus comportamientos y aprender a los golpes. Acá es donde la Ley de Briffault se vuelve de vital importancia. Todas las mujeres se asocian con un hombre solo en tanto puedan obtener algún beneficio de esa asociación.

Hay algunos estudios recientes hechos en Inglaterra que apoyan esta proposición. Se encontró que durante un periodo de tiempo entre el comienzo de los 1990 hasta el los inicios de los 2000, el 90% de las mujeres de Inglaterra practicaron la hipergamia,
La Hipergamia se puede entender como «casarse con alguien que esta en mejor situación que la de uno«. La hipótesis del estudio fue; ¿Exhiben o no las mujeres la hipergamia?. Se empieza asumiendo que no, y luego se busca refutarlo. Si las mujeres no son hipergámicas, entonces se puede decir que aproximadamente el 50% de ellas se casarían hacia arriba y el 50% se casarían hacia abajo. Durante el periodo que duró el estudio, el 90% de las mujeres de Inglaterra se casaron con hombres que ganaban mas plata que ellas, o que tenían mayor riqueza. Un 90% es una evidencia bastante clara de que las mujeres demuestran un comportamiento hipergámico. Cabe aclarar que las mujeres del estudio no eran granjeras ni pobres y que el país del estudio no era un país en desarrollo.
Este comportamiento se puede observar en cualquier parte del mundo en cualquier momento de la historia.

Antes de descubrir la Ley de Briffault, había llegado a una conclusión similar, aunque no tan bien explicada. Hace unos años, discutiendo con las mujeres de mi familia sobre mis intenciones de casarme con una chica de barrios bajos, me argumentaban que ella solo quería casarse conmigo para tener una mejor vida. Después de unos segundos de reflexión, les respondí que eso era verdad para todas las mujeres del mundo al casarse con cualquier hombre. Esa respuesta las hizo quedar mudas y sin argumentos, porque, después de todo, ¿Quién de nosotros se casa para tener una peor vida? Todos esperamos que el casamiento nos lleve a una mejora. Con las mujeres es mucho más evidente, ya que no tienen la intención de trabajar duro para mejorar sus situación.

Entonces, de acuerdo con la Ley de Briffault, si una mujer se asocia con vos (asumiendo que sos hombre), solo lo está haciendo porque ve algún beneficio, sea actual o futuro, de esa asociación. Las únicas diferencias son el tiempo de tal asociación, el beneficio esperado y el tiempo que ella acepte esperar para obtener ese beneficio. Es hora de sacarse los anteojitos de colores y ver la realidad como lo que es.

¿Y esto en qué te ayuda? En que si sabes de antemano que ella esta con vos para principalmente para obtener un beneficio, asegurate de que estas dispuesto y de que sos capaz de proveerle ese beneficio, asegurate de que estas dispuesto y que sos capaz de continuar dando ese beneficio y de que el costo de proveerlo vale el beneficio que vos obtenés de la asociación. Tené siempre en mente de que cuando el beneficio que le proveas se termine, también lo hace la relación. No tengas ilusiones. Esto es verdad tanto en Inglaterra, Francia, USA, Argentina, Tailandia y cualquier otra parte del mundo. Así que si te gastas todos tus ahorros en comprarle o refaccionarle una casa a ella o a su madre (a su nombre, claro), no esperes que la asociación continúe. Tenes que aprender a decir que no desde el inicio las veces que sean necesarias, para preservar tu habilidad de poder continuar proveyendo el beneficio. Si gastas todos tus recursos, sólo vas a obtener lo que deberías esperar (ver corolario #1).

Mantené el control sobre tu dinero, sólo vos podes y vas a ser responsable por el, y eso es porque sos vos el que tuvo que ganárselo. «Cualquier hombre que le entrega su sueldo a una mujer es un tonto«. Agregaría que darle a una mujer toda la plata que tenes en el mundo es buscar que te eche y te deje a la primera de cambio.

Querer obtener beneficios mutuos de una relación no es algo malo. Pero los hombres perdemos la consciencia cuando esperamos que los beneficios aportados en el pasado a una mujer nos generen una asociación futura continua (ver corolario #1). La lealtad, el honor, la gratitud y el sentido del deber son valores masculinos que nos gusta proyectar a las mujeres, pero hay muy, muy pocas mujeres que poseen esos valores. No nacemos con esos valores; se nos inculca desde la cuna por la sociedad y la cultura, nuestras familias y definitivamente por las mujeres de nuestra vida (eso incluye a tu mama, si). Las mujeres reciben un adoctrinamiento diferente, así que sus valores son distintos; en general, para una mujer, lo que sea que es mejor para ella y para sus hijos (biológicos) es lo mejor, punto. Así que no esperes que una mujer se sacrifique por vos y te siga agradeciendo cuando ya no podes proveerla a ella y lo que es de ella.
Y no te equivoques, nunca fuiste, ni seras, parte de lo que es de ella. Sus prioridades son primero ella, luego sus hijos (biológicos), luego sus padres, luego sus hermanos, por ultimo el resto de sus parientes.
El imperativo biológico del ser humano siempre fue y será extender la familia biológica. Ahí termina, siempre. Esta es una realidad que sucede en todo el mundo. Superalo.

Los hombres aman a las mujeres, pero yo creo que las mujeres son realmente incapaces de sentir lo que los hombres llaman amor.

«Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno que dé su vida por sus amigos.» (Juan, 15:13).

¿Cuantas mujeres están dispuestas a morir por sus maridos, amigos, país? Demasiado pocas, si es que hay alguna. Sin embargo eso es lago que si se espera de los hombres (a veces incluso a la fuerza).
¿Cuántos hombres continúan con su matrimonio, manteniendo a su familia y a su esposa, a pesar de que esta le hace la vida imposible? Demasiados.
¿Cuántos hombres elijen a sus esposas por sobre sus padres y hermanos? La mayoría.

Las mujeres no se comportan así.

Pero, ¿Cómo es que las expectativas de un beneficio mutuo en una relación se distorsionan de tal manera en Occidente? En cuanto se dicen los «Si, acepto».
¿Por que?
Porque vos, el hombre, firma un contrato no con la mujer, sino con el Estado en el que prometes que vas a proveer todo a tu mujer, mientras que la mujer no promete nada (esto cambió en el nuevo Código Civil Argentino donde se eliminaron los géneros, ahora falta eliminar el sesgo de los jueces). Por cierto, acordate que tanto el peso entero de la ley y como la opinión publica van a apoyarla a ella para que te saque todo lo que pueda, incluyendo a tus hijos y la mayoría de tus ganancias futuras, en cuanto ella decida dejarte.
Por lo tanto, una vez que firmás ese contrato no tenes mas nada que ofrecerle. Todo lo que tenes y todo lo que vas a tener, es de ella. ¿Te parece muy duro lo que te digo? Me pareció lo mismo la primera vez que lo escuche, cuando discutía con mi abogado después de mi separación. La mujer lo tiene todo, y además, puede volver nula su parte del contrato en cuanto lo desee, esa parte del contrato donde ella te debe compañía, lealtad, sexo, etc (Acordate que la violación de cónyuge ahora es una realidad, pero no pasarle un peso a ella si no trabaja es un delito). Y no solo puede anular su parte del contrato, sino que encima se queda con todos los beneficios que podes darle y que vayas a poder darle a futuro.
Una vez que te casas, la mujer pierde cualquier razón por la cual seguir asociándose con vos (ver corolario #2).
Esta situación actual del estado del matrimonio (y ahora de los convivientes) resulta totalmente destructiva para la unidad familiar, donde el hombre tiene responsabilidades y la mujer ninguna.

Hablar sobre a la Ley de Briffault es un deber que siento tengo hacia mis lectores, como un servicio publico. Necesitamos sacarnos las anteojeras y ver la realidad. Pensalo, vas a obtener de las mujeres exactamente lo que esperas; siempre que mantengas a la Ley de Briffault (y sus corolarios) en mente.

Tanto los hombres como las mujeres vamos a ser mas felices si los hombres toman el control de su relación y de sus finanzas.