Skip to main content

Tipos Buenos (Nice Guys) – Parte 1

Algo de lo que siempre nos critican en La Red Pill es que somos un grupo de hombres (misóginos, claro) enojados con las mujeres.

Y tienen razón.

Lo que no se percatan es que los hombres llegan enojados a La Red Pill. Es la Blue Pill la que hace enojar a los hombres. Años de alimentar a los hombres con mierda y mentiras solo para luego retarlos e ignorarlos cuando siguen al pie de la letra lo que le dicen, al tiempo que les repiten nuevamente lo que tienen que hacer mientras las mujeres siguen saliendo con los tipos que ellas mismas dicen que no les gustan, logran enojar bastante a cualquiera.

Estos tipos enojados se pueden catalogar en varios sub-grupos, uno de ellos es el Nice Guy / Tipo Bueno.

 


 

Un tema complejo, probablemente si estas acá seas en alguna medida un “Tipo Bueno” (Nice Guy). Si no lo sos, segui leyendo igual, seguro tenes un amigo o conocido que lo es, ayudalo.

Antes de empezar, el mejor libro para leer es “No More Mr. Nice Guy” de Robert Glover (en ingles, lamentablemente).

Robert explica en este libro con mucha claridad, las razones por las que probablemente sientas tanto enojo contra las mujeres. La expectativa que tiene el Tipo Bueno de las mujeres no coincide con la realidad, y terminan lastimados cuando ponen a las mujeres en un pedestal.

Aunque los Tipos Buenos digan que “aman” a las mujeres, la realidad es que la mayoría de ellos sienten odio. Y la razón de esto es porque todos eventualmente odiamos aquello que hacemos nuestro dios. Cuando nuestro dios no nos responde como nosotros queremos (o como nos dicen que nos tiene que responder), los humanos tendemos a reaccionar de dos formas. O aumentamos ciegamente nuestros actos de fe, o liberamos nuestra furia en un acto de ira justificada.

Lo que pasa cuando un Tipo Bueno pone a la mujer en un pedestal e intenta ganar su aprobación, es que tarde o temprano esa adoración se va a convertir en furia cuando ella no cumpla con sus expectativas. Y esa es la razón por la cual es común escuchar a un Tipo Bueno proclamar su amor por una mujer y en un santiamén decirle “puta conchuda” cuando no responde como él quiere a sus avances.

Este es un problema que viene arrastrándose desde hace generaciones en la cultura Occidental, en parte por habernos rendido totalmente al imperativo femenino, en parte porque se perdió la cultura donde el hombre se hacia cargo de la educación de sus hijos cuando entraban en la pubertad. Eso causó que gradualmente las mujeres empiecen a enseñar a los hombres cómo ser hombre. Y si eso no te parece loco, intenta pensar como sería un mundo donde las mujeres aprendan a ser mujeres de los hombres… Ahora invertilo, y este es el mundo en el que vivís.

Esta educación femenina del hombre tiene ciertas consecuencias, una de ellas es la de aceptar el comportamiento femenino como el correcto y el masculino como el incorrecto. Como el hombre y la mujer son diferentes (y sabemos que suelen enfrentarse, especialmente en cuanto a estrategia sexual), el hecho de que una mujer te diga qué esta bien y qué está mal, tiene un sesgo claramente hacia lo femenino. Después de todo si sos mujer no podes más que aceptar el comportamiento femenino como correcto… o rechazar tu propia esencia.

Las mujeres son seres humanos, y como tales tienen los mismos defectos que el resto de la humanidad, son egoístas, narcisistas, priorizan primero su propio bienestar por encima del de los demás.

Cómo Empieza

Suele ser en respuesta a una niñez con problemas, por ejemplo padres/madres agresivos que responden mal a los errores que pueda cometer un niño.

Esto genera que el niño adapte su personalidad alrededor de esos problemas y empiece a hacer cosas como:

  • Dar la impresión de no tener necesidades ni deseos, si el niño no necesita nada, no es una carga, y por lo tanto causa menos problemas. (Obviamente las necesidades existen pero debe suprimirlas, como una especie de auto castigo)
  • Actuar en secreto sobre sus necesidades y deseos, por ejemplo robando o destruyendo evidencias de cosas que había hecho.
  • Tratar de arreglar las cosas, intentando complacer constantemente a los demás. Si al niño lo ven como un beneficio, entonces no puede ser una carga, y por lo tanto causa menos problemas. Esto suele causar muchos problemas internos ya que rara vez puede un niño arreglar todo, y el poner siempre las necesidades de los demás antes que las propias trae consecuencias negativas a la psique.
  • Cualquier tipo de confrontación, enojo o desaprobación causaba problemas, así que retroceder y disculparse antes de que pueda siquiera empezar una discusión es un comportamiento común.
  • Intentar proyectar la imagen del hijo perfecto, conseguir los mejores resultados en el colegio, ser muy correcto y educado, callado, nunca causar problemas, esforzarse en ser un “Buen Chico”.

La estrategia

Esto lleva naturalmente a una deformación en la forma en la que el Tipo Bueno percibe que los demás lo evalúan, pensando que ésas son las cosas que hacen querible a una persona. Y termina con actitudes en su adultez tales como:

  • Distanciarse por completo de demostrar interés en el sexo – ser amistoso con una mujer sin demostrar ni un atisbo de sexualidad. Satisfaciendo sus necesidades en secreto, no solo con el sexo. Escondiendo el porno y pretender no tener interés en el mismo. Este comportamiento suele extenderse a otras cosas que le gustan, como las películas o los videojuegos.
  • Volverse un White Knight (Caballero de armadura blanca), hacer lo ridículamente imposible para hacer cosas buenas por la gente o ayudarlos en lo que pueda – usando una cantidad estúpida de tiempo, esfuerzo y dinero en regalos, ayudando a limpiar su casa – predominantemente con chicas, ya que el mayor interés está en lograr que gusten de él, pero también con hombres. No siempre es un tema de “comprarle algo a una persona para que se acueste conmigo”, es parte de la forma en la que el Tipo Bueno entiendo como hacer que los demás lo quieran, siempre intentando arreglarlo todo y agradarle constantemente a la gente.
  • Ser el hombre beta supremo, disculpándose todo el tiempo e inmediatamente cada vez que llegaba a una confrontación o desacuerdo, especialmente cuando la otra persona muestra enojo. Evitando todo tipo de confrontación posible.
  • Hacer lo que sea para lograr la aprobación de los demás – gustarle lo mismo que al otro, hacer cosas que el otro aprueba, etc – Como un camaleón, suprimen sus propios intereses y personalidad, intentando mantener una proyección de un ideal de persona que al otro le guste, sea cual sea ese ideal. En resumen, aparecer como la persona perfecta.

Te imaginaras que un tipo así no puede ser de ninguna manera alguien feliz. Constantemente luchando contra si mismo, rebajándose ante los demás. ¿Pensás que no se ve a si mismo como un debilucho? Obviamente que si, internamente su propio ser reniega de si mismo, pero gracias a los años de adoctrinamiento del imperativo femenino presentes en la sociedad, su propio instinto de reproducción no ve otra salida. Para el, dar rienda suelta a su personalidad eliminaría toda posibilidad de reproducirse.

El Tipo Bueno ve que los demás se aprovechan de el y que no lo respetan, lo que no entiende, gracias a su educación, es que la única forma en que los demás lo respeten es respetándose a si mismo.

La estrategia del Tipo Bueno es la de manipular, todo lo que hace tiene una intención oculta, un “contrato” que arman donde la otra parte nunca se entera ni accedió a sus términos. Un ejemplo muy claro es la de tratar muy bien a una mujer, escucharla, ayudarla… esperando siempre que con eso ella sienta atracción sexual por él. El problema es que el Tipo Bueno nunca hace un avance sexual durante todo el proceso previo, y el objetivo de sus afectos puede no darse por enterada (tip: sí se entera, pero como nunca se llega a forzar una definición, pueden jugar con él durante años obteniendo beneficios sin consecuencias). Eventualmente el Tipo Bueno llega a un limite, junta coraje, y se declara, solo para ser rechazado, probablemente de forma indirecta. Y acá es donde sus propias manipulaciones le juegan en contra, no consigue lo que quiere, se da cuenta del tiempo, recursos y dinero invertidos sin haber logrado ningún tipo de beneficio, y explota.

Si bien la estrategia principal del Tipo Bueno es manipular a los demás, para el no es manipulación ya que ésta estrategia es parte de su propio ser. El problema es que una vez que los demás se dan cuenta de que están en una relación con obligaciones impuestas en lugar de deseadas – obligaciones a las que casualmente nunca accedieron – terminan odiándote.

El Tipo bueno no es solo manipulativo con las mujeres, lo es en todas sus relaciones, amigos, trabajo, conocidos, etc.

De qué forma son los Tipos Buenos manipuladores? Le imponen una relación a los demás, haciéndole favores que no pidieron, forzando de esta forma el mecanismo social que tenemos los humanos de ser recíprocos (hasta cierto nivel) a los favores.

Como mejorar

Vamos a ver algunos mecanismos para empezar a desbuenizarte en la Segunda Parte de esta serie.

 

Navegación de la SerieTipos Buenos (Nice Guys) – Parte 2 >>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: