Skip to main content

Prueba Social

Vamos a hacer un ejercicio mental.

Supone, por un rato, que surge una nueva moda en el mundo donde todas las mujeres visten de negro, como una burka, pero que además de cubrirles la piel les tapa la cara y las hace a todas del mismo ancho.

Algo así

Supone ahora que salís a tomar algo en un bar, todas las mujeres están vestidas igual, acordate, como elegís con cuál intentar algo?

Partimos de la indiscutida base de que a los hombres nos gustan las mujeres lindas, siendo bastante claro que esto:

es lindo para todos.

Si no la podes ver, como haces para saber si te va a gustar?

Para de leer unos segundos y pensá.

Calculo que la mayoría de ustedes optaría por hablar con ellas y tratar de tocarlas para medirlas. Lo primero que harías es ver que sean delgadas. Luego medir si es curvilínea, si tiene buena cola. Aun así no sabes si de cara va a ser linda, o si está llena de celulitis. Pero imagínate lo molesto que debe ser tener que estar tocando a toda mujer que se te cruce. Y encima en todos los casos tenes que estar un tiempo hablando con cada una para poder tocarla sin que te de una bofetada, te das cuenta que no te gusta. A la cuarta vez que te pasa dejas todo y te vas a casa a jugar a la play.

Este es el mundo de las mujeres hoy.

Si, si tenes buen físico y se te ven los abdominales claramente sos más atractivo que si estás fuera de forma y con panza. Pero la prueba final de atracción es tu personalidad y las experiencias que podrías hacerles vivir.

Pero la personalidad está escondida, nadie la puede ver, a menos que te “toque” un poco.

Esas son las pruebas de mierda.

Tocar a todos los hombres es insostenible. Tiene que haber una forma de saber cuáles chicos valen más la pena y cuáles menos.

Esa es la prueba social.

Un hombre que está rodeado de otras mujeres lindas puede llegar a indicar no solo que se siente cómodo alrededor de mujeres lindas sino que las demás mujeres por algo están con él.

¿Es seguro? No. Pero es un indicio en el camino correcto.

¿Los demás lo miran cuando se ríen o mientras hablan como si buscarán su aprobación? Otro indicio en el camino correcto.

¿Hay otras mujeres que lo miren con lujuria? Otro indicio.

¿Se viste bien? Otro indicio.

¿Los demás hombres y mujeres de su grupo se visten bien? Otro indicio.

Parece injusto, ¿Por qué me tengo que vestir bien si lo importante es mi personalidad?
Porque en un océano de hombres la mujer tiene que filtrar a todos esos desconocidos que no puede ver usando todas las herramientas que tiene a su disposición. Y en este caso los demás son herramientas a aprovechar.

¿Hay excepciones? ¿Como puedo evitar eso?
Siempre hay excepciones. La única forma que conozco que puedas evitar estar físicamente en forma y bien vestido es si tenes la habilidad de ir a un grupo de hombres y mujeres, presentarte y empezar a hablar con la que a vos te guste sin titubear, demostrando con un lenguaje corporal seguridad en vos mismo, y que no te importa nada si esa chica con la que hablas tiene el novio al lado o no.

Ah, qué, ¿Eso es jodido y difícil? Bueno esa es la única excepción existente que no incluye pagarles por tener sexo con vos.

Enfocate en vos, crecé como hombre, no pierdas de vista que tu máxima prioridad sos vos, pero que también priorizar lo que te mejora a vos y además, te vuelve más atractivo a las mujeres, va a darte mas satisfacción a mediano y largo plazo.

Es decir, largá la play y andá a jugar al basquet de verdad.

Abrazo

Ejemplo – Un plato me explica por que los Redpilleros somos “diferentes”… o no

Hace unas dos semanas que estoy saliendo con una chica. La ultima vez, ayer a la noche, en una cafetería dándonos unos besos cuando, entre beso y beso, me dice: “Me gustas porque sos diferente a los demás”. Un poco de curioso y otro poco porque me gusta que me masajeen el ego cada tanto, la agarre y le dije: “Ahora no te pienso besar mas hasta que no me des al menos tres razones por las que soy increíble”. Después de un pequeño tira y afloja y un poco de mantener el relato de mi parte, terminó cediendo y me dijo lo siguiente:

1 – “Sos muy lindo”.

Esto me sonó a absurdo, si bien mi físico esta bastante bien, musculoso y afinado, todavía no me vio sin remera, y la realidad es yo me puntuaría entre 6 y 7 con buena luz. De hecho solía considerarme tan feo que pensaba que no podía gustarle a ninguna chica en su sano juicio.

Lo que pienso yo que surgió de esta frase es lo siguiente: Cuando maximizas tu potencial genético en el gimnasio, vistiéndote bien, cultivando un buen estilo, y lo juntas con una actitud de seguridad y confianza, y un buen nivel de seducción, podes “engañar” a las mujeres para que piensen que sos mucho mas atractivo de lo que podrías considerarte que sos. No es que diga que la estética facial no valga nada, solo digo que si sos alguien como yo que no le toco suerte en el departamento de belleza, podes compensar si mejoras la forma en la que te presentas a los demás. Si te vendes de la mejor manera posible vas a lograr que su hamster haga el resto del trabajo.

2 – “Me gusta tu estilo, los demás tipos ni saben como combinar colores”.

Y procedió a hacer un listado de la ropa que mas le gusta de mi. Honestamente no me sorprendió. Considero que mi sentido del estilo es genial y tengo algunas combinaciones de ropa muy bien pensadas. Solía vestirme con un par de nikes (verde neón), unos jeans azules y remeras y buzos con capucha de varios colores. Desde entonces pase bastante tiempo aprendiendo en la red qué hace un buen y un mal guardarropa y se ve que el esfuerzo esta dando sus frutos.

3 – “Puedo confiar en vos, siento que puedo contarte todo”.

Le costó poner en palabras esto ultimo. Pienso que lo que estaba tratando de decir es que le inspiro confianza y seguridad. Ya le probé que no dudo en expresar mi propia opinión, incluso cuando vaya en contra de lo que ella piensa o quiere. Esta seguridad parece ser liberadora para ella, porque sabe que cualquier pregunta va a ser respondida con honestidad, sin necesidad de endulzarla a cambio de obtener sexo seguro. Acordate, ser muy dependiente de la aprobación de una mujer no es sexy, la hace sentir sofocada por tu dependencia.

Hay otra explicación posible. Su padre es un neurocirujano de plata, y por lo que pude entender, bastante autoritativo. Tienen una buena relación. Al exhibir trazas Alfa puedo haber llegado a evocar una figura patriarcal en su mente, haciendo que me sienta como un padre y creándole sentimientos de confort y seguridad.

¿Qué aprendimos?

  • No es tanto con lo que naciste sino que con trabajo podes maximizar tu potencial
  • Tu estilo necesita estar afilado; las mujeres notan este tipo de cosas y aprecian una buena atención al detalle.
  • Expresar tu honesta opinión no la va a ofender, le va a dar lugar para respirar y le inspirará respeto.

No tan rápido amigo

Una vez una chica me elogio mi pene y no pude evitar reírme y preguntarle sarcásticamente que me diga mas de mi genial pene. Las mujeres son inconscientemente Maquiavélicas. Saben que los hombres se sienten mas amados cuando son respetados, así que inventan cumplidos.

Estos cumplidos pueden o no ser verdad, ojo, eso no importa la verdad. En ese momento ella sentía que te amaba, y al hacerla justificar esa sensación, se fabricó una explicación de por que sentía ese amor. Ella creó cuidadosamente respuestas que tocarían mas efectivamente tu ego.

¿Te dijo que sos lindo? A vos no te parecía por un tema genético, pero lo diste vuelta para que significara que lo que le gusta es las cosas por lo que trabajaste tan duro, hiciste la mitad del trabajo.

¿Sabe que sentís orgullo en tu ropa? Elogiemos eso. Fácil.

Por ultimo dice que confía en vos y terminaste hamstereandolo para que quiera decir que es porque sos tan seguro y IDGAF, también cosas en las que trabajaste y con las que te sentís orgulloso.

La realidad es que no tiene ni idea de por que le gustas, solo responde a sus sentimientos y racionaliza retroactivamente razones por las cuales se siente de esa manera. Pueden ser verdad o mentira, pero no importa. El punto es, si no te importa si le gustas o no a una chica o si puede o no encontrarte defectos, entonces de la misma forma no te tienen que importar sus cumplidos, porque son vulgares y deshonestos. Que una mujer te masajee el ego es un ejercicio sinsentido porque siempre terminan usando su capacidad superior para la empatía, deducen la forma en la que vos funcionas emocionalmente, y te lo reflejan haciéndote sentir que “te entienden”. Es como un truco de magia, con cero substancia.

(enlace al original en ingles)

A la Hipergamia no le importa…

A la hipergamia no le importa cuan buen Padre sos con tus hijos.

A la hipergamia no le importa si reorganizaste los días, materias, ni la carrera de la Universidad para acomodarte a los tiempos de ella.

A la hipergamia no le importa cuán inspirado o completo te sentís siendo un “amo de casa”.

A la hipergamia no le importa que te hayas ido a vivir a otra provincia para poder estar mas cerca de ella.

A la hipergamia no le importa cuanto apoyo ni cuan ‘comprensivo’ sos de todas las decisiones que ella toma ni si te identificas como un ‘hombre feminista’.

A la hipergamia no le importa cuan sincero sos respecto a tus convicciones religiosas ni a tus grandes aspiraciones.

A la hipergamia no le importa las palabras que hayas dicho en tus votos del matrimonio.

A la hipergamia no le importa cómo le financiaste la carrera para que pueda hacer la que le gustaba (pero no podía pagar).

A la hipergamia no le importa cuan buen tipo sos al adoptar como tuyos a los hijos que tuvo con otros hombres.

A la hipergamia no le importa tu naturaleza divina e indulgente cuando le perdonas sus ‘indiscreciones de juventud’.

A la hipergamia no le importa cuan magnánimo hayas sido asumiendo la responsabilidad por el costo de sus estudios, tarjeta de crédito o gimnasio luego de casados.

A la hipergamia no le importa si ‘el era tu mejor amigo’.

A la hipergamia no le importa que le lleves el café en la cama a la mañana ni que seas buen cocinero.

A la hipergamia no le importa que hayas dicho que te gustaban todas esas películas romanticas que aceptaste ver por ella.

A la hipergamia no le importa cuán bien hagas tu parte de los quehaceres del hogar.

A la hipergamia no le importa cuan bien le caigas a su familia y amigos.

A la hipergamia no le importa si pensas que sos un tipo “Bueno” o cuan divertido pensas que sos.

A la hipergamia no le importa que los hijos sean o no biológicamente tuyos.

A la hipergamia no le importa si ‘estaba borracha, el era lindo y una cosa llevó al a otra…”.

A la hipergamia no le importa cuan dulce, divertido o intelectual sos.

A la hipergamia no le importa si ‘nunca lo viste venir’.

Agrega los tuyos… seguro hay mas.

 

(enlace al original en ingles)

El regalo de la ansiedad

Una bloguera conocida de la esfera del feminismo parece tener problemas con la ansiedad que genera la competencia por otro hombre (lo que acá llamamos dread).

Vamos a parafrasear un articulo escrito acá hace no mucho, sobre el dread.

Las mujeres no quieren que un Hombre sea infiel, pero se enamoran del hombre que podría serlo. Obviamente no querés aparentar que estás coqueteando otras mujeres – eso sería hacer dread de forma directamente abierta – lo que buscas es seguirles el juego a las que  te intentan seducir. Yo fomenté o le seguí el juego a mas de un coqueteo casual con otra mujer mientras mi mujer estaba presente que le dejan la impresión de que otras mujeres también me encuentran deseable. Cuando estuviste juntos lo suficiente como para formar una unión emocional fuerte, te sorprendería saber cuantas pruebas de mierda y evaluaciones hipegamicas te podes evitar por el simple hecho de que ella perciba que es común en vos que otras mujeres te encuentren atractivo. La Sra. Tomassi me dijo por lo menos una docena de veces que le parece halagador que otras mujeres me encuentren atractivo. Recordá siempre que la atracción que generas en otras mujeres refleja cuan atractivo le resulta a tu mujer mantener tu interés sexual en el largo plazo.

El truco es en cómo la seguís después de coquetear. Ella tiene que sentir que a pesar de que ella sigue siendo la elegida, vos tenes opciones claras y probadas. Las mujeres siempre están evaluando de forma subconsciente al hombre con el que están. Su propio valor esta asociado al valor de su hombre. Y esto es exactamente el porqué las mujeres que están hasta en las relaciones mas estables siguen haciendo pruebas de mierda. Hay muy pocas formas para que un Hombre en una RLP establezca su prueba social y demuestre mayor valor que el de reciprocar al coqueteo con otras mujeres. Nada estimula mas a una RLP ya gastada como la sospecha o los celos. Su imaginación es la herramienta mas importante en tu caja de herramientas de Seducción. El Hamster nunca para de girar la rueda incluso después del matrimonio, pero es tu responsabilidad asegurarte de controlar su marcha.

El problema que Susan tiene con mi punto de vista sobre este tema es que lo ve enmarcado términos absolutos a todo-o-nada y de como si fuera de forma descarada. Como si todo aspecto de la relación terminara bajo la sombra de un ‘dread’ malévolo de pérdida que bordea el chantaje emocional. Te sorprendería saber que no estoy de acuerdo con la idea de usar el miedo del ‘dread‘ per se.

Si miras mas allá de todo el melodrama, te vas a dar cuenta de que coquetear casualmente es de hecho un halago a la mujer que está con ese Hombre. Satisface cualquier duda hipergamia de si el tipo con el que la mujer se comprometió hace años sigue siendo ese Hombre que otros hombres quieren ser y que otras mujeres quieren cojer.

¿Te das cuenta Sue? El problema con tu perspectiva es que ves las relaciones entre los sexos con una prioridad ‘primero la seguridad’ (de que no haya chance de que me deje). Y esto no es solo debido a tu condicionamiento femino-centrico, sino también a que estas en una fase de la vida donde la ‘seguridad’ para vos significa mucho mas de lo que significaba cuando tenias 20 o 30 años. Es difícil ver el valor de agregar una pizca de inseguridad en una RLP cuando tu seguridad a largo plazo se vuelve tu preocupación mas importante. Después de pasar por la Pared, las mujeres se ven aterrorizadas por la idea de tener que volver a empezar a competir en un mercado sexual en el que están claramente en desventaja, así que cualquier desviación del guión de ‘seguridad por siempre’ se convierte en una amenaza grave.

Una RLP basada en dread, miedo, amenazas, o un ultimátum implícito no se puede basar en el verdadero deseo, y el verdadero deseo es algo muy importante para mi. Lo veo mas como un entendimiento general de que un Hombre todavía es deseado por otras mujeres y que esto se manifiesta en un comportamiento seductor. Es claro que si el tipo esta abiertamente buscando oportunidades para restregarle ese coqueteo a su pareja, eso sería un indicador de que tiene otros problemas por resolver. Los hombres subestiman groseramente la sensibilidad de las mujeres a lo sutil y la comunicación indirecta; no se necesita mucho para hacer saltar su imaginación, pero la mayoría de los hombres piensan que necesitan restregarle en la cara las cosas que el quiere que ella entienda; y por supuesto esto va en contra del propósito inicial – es demasiado obvio.

(enlace al original en ingles)

El peso de controlar

Una de las principales ideas que ofrecí desde que empecé este blog es la sobrecogedora influencia del imperativo femenino sobre la sociedad. Es un tema recurrente sobre mi visión sobre las relaciones entre los sexos porque creo que realmente es el ambiente que aceptamos por defecto. Las mujeres, claramente, tienen muy pocas razones para cuestionar la importancia de su propio imperativo cuando les sirve, y los hombres se ven poco dispuestos a analizar el tejido social en el que viven si intuitivamente sienten que eso puede hacer que se les rechace intimidad, sexo o afirmación social. Desenchufarse de la Matrix femenina es un acto de voluntad.

Mi eufemismo cuando me refiero a los detalles y convenciones sociales del imperativo femenino es llamarlo “mundo de chicas”, y creo que mis lectores interpretan el incremento del feminocentrismo como algo único que pasó solo en finales del siglo 20 hasta el presente en el que nos encontramos, no creo que esa interpretación tome en cuenta la directiva o motivación principal que demanda el imperativo femenino, algo que este ha demandado desde antes de nuestra feminización actual.

Esa motivación es el control.

Riesgo vs. Seguridad

Es muy fácil pensar que esa necesidad por el control de lo femenino es simplemente una búsqueda de poder, y aunque en cierta forma es cierto, esto sería interpretar esa necesidad desde una perspectiva masculina. Los hombres tienden a querer poder; poder sobre los demás, sobre sus propias vidas, para afirmar su estatus, estima, influencia, etc. Desde la perspectiva femenina, sin embargo, puede haber una minoría de mujeres que desean realmente ese poder masculino, pero la gran mayoría busca control en el sentido de que buscan satisfacer una necesidad innata de su propia seguridad. Para las mujeres la seguridad viene en diferentes variantes, financiera, emocional, autoestima, etc. Pero su necesidad de control nace de minimizar el riesgo y la incertidumbre que están asociadas a conseguir esa seguridad.

A partir de una combinación entre la testosterona y su proceso neuronal, los Hombres prosperan y crecen en toda actividad donde haya toma de riesgos – tenemos una propensión hacia los comportamientos que se benefician del riesgo. Y somos capaces de hacer cualquier cosa para poder tomar riesgos. El impulso primario de las mujeres es el de evitar los riesgos; al ser el vehículo principal por el cual la siguiente generación va a aparecer y ser criada, es lógico que el software neural y bioquímico de las mujeres haya evolucionado hacia la aversión al riesgo. Al buscar seguridad, las mujeres desarrollaron y evolucionaron su propio set de propensión a la seguridad. Por lo tanto, se terminaron volviendo el sexo con capacidad mas desarrollada para la comunicación, por esa necesidad de poder tomar la decisión mas segura de la que disponga en cada momento.

Con el catalista que fue la revolución sexual, la dinámica de poder se movió hacia el imperativo femenino de una forma nunca vista en sociedad. Una vez liberadas de las normas sociales, las mujeres fueron alentadas por lo femenino (y sus nuevos simpatizantes masculinos) a perseguir su propia independencia de la forma que le guste, pero lo que generaciones de mujeres hicieron con esta nueva libertad fue perseguir mas fuertemente todavía hacia lo que fueron diseñadas después de cientos de miles de años de evolución psicológica, a consolidar su propia seguridad.

Cada ley que los hombres ven como terriblemente misandrista, cosas como las leyes de divorcio (división igualitaria de bienes aunque uno haya ganado mas que el otro), cuota de alimento, custodia de los chicos, cuotas mínimas de empleo, #NiUnaMenos, etc, parten de la necesidad innata que tienen las mujeres por su seguridad. Prácticamente todas las convenciones sociales femeninas fueron diseñadas para que las mujeres consoliden una seguridad a largo plazo para ellas mismas. La seguridad es la razón por la que buscan el control. Si pueden controlar las opciones, controlar el riesgo, controlar las precondiciones de las futuras decisiones que tomen, pueden consolidar mucho mas su necesidad de seguridad. El mundo de las chicas, nuestra sociedad moderna y feminista, moldeada por el imperativo femenino, se fundó con la idea de lograr un mejor ambiente para que las mujeres utilicen este control y logren obtener mucho mas fácilmente la seguridad que necesitan.

Cada marido intimidado que termino abdicando su encuadre para apaciguar a su esposa lo hace porque ella no confía en el como para darle el control de su seguridad. Alentadas tras generaciones para ser mujeres independientes y auto-suficientes, y combinado eso con generaciones de ridiculizacion de lo masculino, termina tomando como regla que no se puede confiar en que los hombres le provean seguridad. Y para poder cumplir con esa necesidad, se ve forzada a tomar las riendas como precondición a cualquier tipo de unión o casamiento, a pesar de querer un hombre que lo haga por ella.

A los hombres se los avergüenza al no ser el tipo de hombre que las mujeres esperan que sean cuando parecen incapaces de proveerles seguridad. En el mundo de las chicas esto se convierte en una norma preconcebida, lo hombres no lo hacen así que tenemos que hacerlo nosotras (proveer seguridad).

Reescribiendo la evolución

Sin embargo lo confuso de toda esta movida en el empuje por el control femenino es la influencia de los Hombres y su cooperación en contra de su propio imperativo sexual. Ya sabemos que son los Hombres quienes definen qué es sexy en la mujer (y viceversa). Pero en el mundo de las chicas esto es una afrente; las mujeres necesitan controlar los deseos del hombre para poder volverlos obedientes a sus necesidades generales de seguridad. La hipergamia no puede funcionar eficientemente si se le permite a los hombres definir el valor de las mujeres en el mercado sexual. Esa necesidad de controlar se ve exacerbada por la innata disposición biológica que tienen los hombres a preferir a las mujeres que a ellos le parecen sexy. ¿La solución? Reescribir las reglas sociales para que definir que tienen permitido los hombres encontrar como sexy. Y así llegamos a la ofensiva feminista para hacer que los hombres se interesen por “cómo es por dentro” y definir todo lo que le genera atracción física al hombre como “superficial” y “vacío”. Es la mayor demostración de arrogancia y solipsismo del imperativo femenino el pensar que puede reescribir las indicaciones de atracción que los hombres fueron evolucionando durante siglos.

Derechos

La forma en que lo femenino se siente con derecho a todo es un tema candente en la hombresfera, pero es un elemento que creo que esta faltando en la discusión sobre el rol que juega la seguridad femenina en toda la sociedad actual. Esa sensación de tener derecho a todo es una extensión de esta necesidad de controlar – los hombres le deberían deber a las mujeres el darle seguridad siempre que puedan, ya sean pareja o no, les gusten o no, y están enojadisimas por que eso no sucede.

Y se puede ver claramente que estamos en una pendiente ascendente de una ofensiva femenina por el control, como muestra un botón, el nuevo sitio de ‘citas’.

Tawkify.

La premisa es una descripción abierta de la necesidad de seguridad y control a la que las mujeres sienten que tienen derecho a tener y que los hombres están obligados a darle. ¿La premisa?

Le das al sitio tu nombre, teléfono y email. Recibís un código en el celular, completas diez preguntas – edad, donde vivís, sexo, etc. – y subís una foto. Por último seleccionas si querés un match o tres (uno sale USD8 y tres USD15), y pagas, listo. Los dueños del sitio van a matchearte personalmente con alguien basándose en la información que proveíste y vas a poder tener una charla telefónica de siete minutos con ellos el Lunes siguiente.

Lo bueno es que nadie espera que una mujer a que adapte una foto de si misma en beneficio de un hombre. Sus intereses dependen enteramente del factor de control del ‘casamentero’ y la determinación de ella de aceptar o no al hombre que le ofrecen. ¿Y qué motivación dan los creadores para haber empezado este servicio?

LAS MUJERES ESTÁN ENOJADAS. Las mujeres hablan sobre hombres, hombres jóvenes, hombres con quienes quisieran salir y casarse, y vaya que están enojadas. Esto es lo que dicen: “Lo único que quieren es sexo. No les importa nada las relaciones.” “Son muy vagos” “Lo único que hacen es jugar a los jueguitos” “No son hombres, son nenes”. Las mujeres están un poco perplejas. Son buenas chicas. Siguieron todo al pie de la letra: les fue bien en la escuela, fueron a la universidad, salieron, consiguieron un trabajo, empezaron a buscar a alguien especial con quien compartir su vida, y… “Conocí un chico la otra noche. Era muy lindo, inteligente. Tenia 28. Todavía vive en casa. Con su mamá.” Los hombres jóvenes tienen mas del doble de posibilidades de seguir viviendo con sus padres que las mujeres; el 59% de los chicos entre 18 y 24 años y el 19% entre 25 y 34 años viven con sus padres. Según la encuesta de hogares, hay 64.000 jóvenes hombres solo en Filadelfia que ya nunca dejaron el nido o que ya regresaron a el. Y todos tienen a sus madres, ex novias, abuelas, padres y otros amigos y conocidos preocupándose por su condición.

En si, el fundador del sitio, E. Jean Caroll, tomó el modelo feminista de ‘hacete hombre’ y lo llevó al campo de las citas en forma de un nuevo paradigma como una especie de masculinidad evolucionada – monetizando al mismo tiempo la inseguridad de las mujeres sobre los hombres infantiles, reforzando el sentido de derecho por encima de todo de las mujeres y absolviéndolas de las decisiones que hagan que las pongan en situaciones incomodas en este nuevo paradigma. En si, Carroll vende citas hipotéticas con hombre “de verdad” que tienen los medios para proveerles a las mujeres la seguridad que les deben. Y de nuevo se repite el tema; no se puede confiar en que el hombre te provea seguridad chicas, así que Carroll se va a asegurar por ustedes.

(enlace al original en ingles)

El peso de ser selectivos

Chicas, tienen los hombres que se merecen

En general no suelo prestarle atención a los artículos/quejas escritos por mujeres feas post-pared, donde se muestran enojadas con los hombres (beta) por no perdonar sus indiscreciones y no entender que ellas les hicieron un favor a ellos (los beta) al entregarles una relación estable en esta época de sus vidas, cuando a los 28 los hubieran rechazado con bastante malicia. Pero si me interesó el debate que se armó en SoSuave respecto a cómo la discrepancia en la selectividad que tiene cada genero al elegir una pareja.

Creo que hay concepción errónea de que los sexos tienen en común varios criterios compartidos que buscan por igual en el amor de su vida. Las mujeres, sumidas en su “mundo de chicas” tan solipsista, tienden a encontrar como inconcebible que el hombre no comparta exactamente las mismas expectativas ni planes que las mujeres. La realidad femenina que se nos impone presume que los hombres van a saber automáticamente que todo aquello que sea lo mejor para la mujer es siempre “lo correcto”.

A pesar de eso, me parece que asumimos falsas equivalencias con respecto a como hace cada sexo para escoger una pareja de por vida. Del lado superior de los 30 o 40 años es muy fácil reflexionar sobre nuestras experiencias pasadas y presumir que como hombres tuvimos alguna idea sobre qué cualidades de las mujeres que conocimos eran o no determinantes para seguir adelante con una relación. Sin contar la infidelidad, ¿Qué era para vos una señal de peligro en una mujer cuando tenias de 20 a 30 años? Yo estoy seguro que no tengo ni idea.

La naturaleza hipergamia de las mujeres las vuelve mas rigurosas en su proceso de selección, desde temprano, y su lista de atributos y características que tienen como pre-requisito es mas rígida que la de cualquier hombre. Esta misma hipergamia innata las vuelve mas susceptibles a dudar constantemente sobre lo que eligieron y a lo que se comprometieron. Por eso mismo existe esa necesidad biológica arraigada de hacer pruebas de mierda incluso después de 10 años de matrimonio.

Para los hombres no es así. Si ella es relativamente linda, es sexualmente accesible y demuestra aunque sea un poquito de amor, ya estamos adentro. ¿Sabés por qué? Porque en ese momento se ve como una buena idea – y eso es justamente lo que nos pone en problemas cuando somos jóvenes. De hecho no se nos fomenta a siquiera presumir que realmente si podríamos ser selectivos. Eso significaría tomar la delantera a las mujeres al volvernos los principales selectores de su realidad impuesta – incluso el educar al hombre sobre la señales de peligro en una mujer se vuelve pretencioso y merece ser humillado. El hombre es mucho menos propenso a rechazar algo ‘seguro’ que produzca recompenzas / beneficios (sexo) semi-regularmente incluso si se encuentran ante algo ‘no tan seguro’ que puede llegara a dar mejores resultados. Solo con el tiempo, cuando podemos despegarnos de la situación y ver las cosas mas objetivamente es que empezamos a tener una inclinación hacia qué características necesita tener una mujer, más allá de la atracción física y sexual para que decidamos que si funcionaría una relación con nosotros.

Y ahi, Dios no quiera, puede el Hombre actuar basándose en su evaluación personal de las características qué el decidió buscar. Desde un punto de vista social los hombres nunca van a poder disfrutar del mismo nivel de apoyo social que tienen las mujeres al “hacer lo que es mejor para ellas”. Cualquier hombre con la sabiduría necesaria para rechazar o romper con una mujer basándose en sus propios requisitos es etiquetado inmediatamente como ‘superficial’ y atacado por atreverse a rechazar a la pobre y victimizada mujer que por “suerte” lo había aceptado a el.

El truco en la selectividad de pareja de las mujeres esta en mantener a los hombres ignorantes sobre qué cualidades (mas allá de las sexuales) hacen la mejor RLP durante todo el tiempo posible, permitiéndole a la mujer aprovechar su juventud y belleza, pero no lo suficiente como para pasarse de su fecha de vencimiento chocando con la Pared. Esa es la razón por la que la edad entre los 28 y 30 años son tan pivotales para las mujeres. Su década (mas o menos) de belleza y selectividad se está terminando. Es mentira que es el mítico “reloj biológico” de la mujer el que la lleva a considerar sus instintos maternales – es la, ahora a esa edad muy real, realización de que necesita obtener el compromiso de protección de un hombre quien, para cuando ella tenga entre 30 y 35 años, va a estar avivándose de la forma en la que juegan las mujeres y va a empezar a sentirse mas cómodo en calificar a las mujeres basado en su experiencia de vida.

Nada asusta y excita mas simultáneamente más a una mujer que el Hombre que es consciente de su propio valor del mercado sexual. Esa es la razón por la que se hacen todos los esfuerzos utilizando convenciones sociales para reprimir a ese hombre de descubrirlo, y se hacen todos los esfuerzos por aislarlo y humillarlo una vez que se vuelve consciente de esto – un ejemplo clarísimo de esta naturaleza dual son los artículos de Bolick insultando a los hombres por no estar dispuestos a crecer y darle a las mujeres la vida que deberían darle “haciendo lo correcto”, después de 20 años de insultar a los hombres por no respetarlas y dejarlas ser independientes de los hombres.

(enlace al original en ingles)

Dread

Hay formas de garantizar una relación saludable. Lo que implico por saludable es que la chica este enamorada de vos y de que no hayan amenazas de que se vaya; vos tenes toda la influencia que necesitas para poder asegurar tu propia paz mental y una dieta sexual saludable.

Conocé a tu alma gemela

Si sos extremadamente suertudo como para cruzar caminos con tu alma gemela esta es la forma mas fácil de vivir la gloria romántica que las películas de Hollywood exaltan. Una conexión con un alma gemela es el boleto de oro a la felicidad y una existencia de ensueño. Pero esto es muy raro. No vivas como si esto te pudiera pasar a vos. Estimo que 1% de los hombres y 2% de las mujeres encuentran a sus almas gemelas. La razón de esta discrepancia es que hay menos ofertas de las almas gemelas masculinas en comparación con la oferta de almas gemelas femeninas. Las almas gemelas masculinas se comparten entre las mujeres como si fueran una pipa de la paz.

Infundí dread

Las mujeres responden visceralmente en la zona vaginal al a impredictibilidad, señales confusas, peligro y drama a pesar de sus mejores esfuerzos en convencerse de lo contrario. Gestionar tu relación de una forma tal de que ella siempre se quede con una sensación constante y molesta de que todo puede terminar, va a lograr mucho mas que todos los regalos por el día de la dulzura, tarjetas del día de los enamorados o besos franceses del mundo. Te guste o no, la amenaza de una ruptura inminente, ya sea que los hechos lo justifiquen o no, la van a alborotar lo suficiente como para que pase cada segundo pensando en vos, pensando en la relación, pensando en como arreglarla. Su amor por vos va a florecer bajo esas condiciones. Como resultado, ella va a trabajar mas para agradarte.

La clave es que el hombre adopte una postura de indiferencia y distancia emocional alternada por calidez, amor y ternura. Demasiado de una o de la otra termina apagando la llama.

Ejemplos de un buen manejo de dread

Apagá tu celular dos veces a la semana. En días dispares. No lo hagas un Viernes o Sábado a la noche a menos que la relación este tambaleándose y necesite un choque de alto voltaje de dread.

Hace una movida evidente pero plausiblemente negable en una de sus amigas cuando ella no esté presente. La noticia le va a llegar. Aprovechala.

Llamala desde un lugar lleno de gente como para que ella pueda escuchar voces de mujeres riéndose y hablando de fondo. No le digas donde estás si te pregunta. Solo decile que la vas a ir a ver en un rato.

Comentale al pasar cuán buena era montándote tu ex novia Brasileña. Volveselo a mencionar de nuevo unos días después, pretendiendo no acordarte haberlo mencionado antes. Bonus: Si las brasileñas tienen famas de ser buenas montando tenes el agregado de que va a parecer realista.

Dejá que tu novia te vea coquetear con otras mujeres en un ambiente social. Puntos extra si las mujeres ademas son atractivas. Doble puntos si coqueteas sin mirar ni una sola vez a tu novia para ver su reacción, actuando como si te hubieras olvidado que ella está ahi.

Cocinale una cena romántica a la luz de las velas en casa. Hacela una experiencia memorable, con música de jazz, chococale, pétalos de rosas. Y los siguientes cuatro días después de eso no le hables para nada.

Ignorá sus llamados por una semana. Cuando termines contestando y te empiece a criticar, actuá como si no hubiera pasado nada malo y acusala de sabotear una relación perfectamente buena, “igual que todas mujeres en este país de mierda. Pensé que eras diferente“. Cortale enojado.

Cuando su mejor amiga les diga que lindo vos y tu novia se ven juntos, encojete de hombres, rascate atrás del cuello y mira un poco hacia abajo con una expresión de un poco de molestia muy sutil mientras decís “seeeee ponele…..”. Triple puntos si tenes a tu novia al lado justo en ese momento.

Cuando intente una movida de celos por ejemplo al coquetear con otro tipo, actuá como si no te importara para nada. Dale tips de levante.

Mirala profundamente a los ojos y decile cuan linda se ve, inmediatamente mirale el culo a cualquier mujer desconocida que esté en las cercanías.

Hace un trío. Pasá un montón de tiempo admirando la vagina de la otra mujer. Asegurate de gemir mas fuerte con la otra. ADVERTENCIA: Si acabas adentro de la otra mujer vas a pasar semanas consolando a tu novia.

Decí cosas como “valoro mucho mi libertad e independencia” de la nada. Como si fuera un pensamiento que acaba de aparecer en tu cabeza.

Opción termonuclear

Sele infiel y asegurate de que se entere. Arreglá las cosas como para que la confrontación no suceda en tu casa. Cuando te confronte, no te pongas a la defensiva. No hables para nada. Dejá que se descargue, que te pegue en el pecho y grite obscenidades. Cuando tome un respiro, decile que nunca la viste mas linda y que nunca vas a dejar de amarla. Ahí mismo y sin esperar una respuesta camina calmadamente y andate del lugar, cortá contacto con ella por dos semanas. Cuando vuelva con vos… y sabelo que va a volver… vas a tener una esclava del amor de por vida.

(enlace al original en ingles)

¡Entendelo!

No suelo citar mucho a Athol Kay en este blog, pero le doy crédito por su articulo reciente en como Las Esposas que se Van, Lo hacen por tu Culpa. Hay un montón de información en ese articulo, y como es usual, Athol enfoca sus observaciones desde la perspectiva de estar casado y limitada a una sola vida de experiencias, pero hay algunos puntos fundamentales de la Seducción que realmente destacan. Aclaro, la Seducción en la relación cambia bastante en comparación con la Seducción estando soltero, pero los principios fundacionales son esencialmente los mismos – al igual que las dificultades – solo que en comparación, los riesgos son mas altos y la recompensa insignificante.

Ya lo dije antes, pero, habiendo experimentado los subibajas de la vida sexual tanto soltero como casado, puedo decir con honestidad que la Seducción nunca es mas necesaria que cuando estas dentro del contexto de un matrimonio. También escribí volúmenes sobre cómo el matrimonio es una proposición que solo conlleva riesgos para el hombre, y sobre la absoluta inhabilidad de las mujeres de apreciar los sacrificios que asume el hombre al comprometerse en un matrimonio. Debería ser obvio entonces que bajo tales condiciones, si un hombre decide considerar el estilo de vida del matrimonio, la única condición aceptable es que sea dentro de su relato y bajo sus condiciones. Y esto, caballeros, requiere no solo de comprometerse en el arte de la Seducción, sino también un entendimiento, una internalización de un tipo de Seducción mucho mas exacta que la que es necesaria en la vida del hombre soltero.

Mayores riesgos implican menos margen de error

En tu Seducción como hombre soltero, te podes dar el lujo de girar platos, tirar al suelo los que no den frutos, y disfrutar de forma no exclusiva los que si. Y aunque te pueda doler el perder alguna chica en particular por haber metido la pata en alguna parte de la Seducción, o que pierdas la oportunidad de experimentar con una mujer debido a un entre fallido, son incomparables con los riesgos inherentes de no tener la suficiente habilidad de Seducción a largo plazo para lidiar con la hipergamia femenina en el contexto del matrimonio. Dejar a una chica (o que te dejen) cuando sos soltero puede ser un calvario emocional para algunos, pero la decadencia de un matrimonio y las consecuencias emocionales, financieras y familiares por culpa de no ser bueno en la Seducción dentro del matrimonio es un castigo que hace que las lágrimas de un soltero por una ruptura amorosa parezcan una bendición. Cuando hablamos de un nivel de Seducción preciso hablamos de algo mucho mas que simplemente lograr que tu esposa te quiera cojer regularmente después de la luna de miel.

Muchos hombres van a responderme que el matrimonio no vale toda esa contextualización de la Seducción, y estarían en lo correcto. El matrimonio es casi exclusivamente riesgo con una recompensa insignificante y sin apreciación de la otra parte por esta situación, además, las obligaciones son demasiadas. Es más, hay todo un grupo de hombres que dicen que es imposible perpetuar el nivel de Seducción tan preciso que se requiere para mitigar la hipergamia femenina de forma permanente, y también tendrían razón, si para ellos la Seducción fuera un acto constante que sienten que deberían mantener para siempre. Algunos tipos se enfurecen ante la mera sugerencia de que van a necesitar Seducir a sus potenciales esposas. “¡Debería amarme por quien soy!”. Esperan poder dejar de Seducir, relajarse y mostrarse tal cual son, solo para lograr que sus esposas los vayan convirtiendo en un hombre ideal imaginado que de hecho termina no siendo el hombre que les hace sentir cosquillas en sus vaginas. Y ahi es cuando se dan cuenta que sus esposas los amaban por quienes eran.

Transición

Uno de los puntos que mas me llamo la atención del articulo de Athol:

Cuando las lineas de comunicación se cortan entre vos y tu mujer, no vas a recibir un mensaje de que esas se cortaron. Eso es lo que significa que se hayan cortado las comunicaciones. Cuando ella decide irse de la relación, no te va a avisar, justamente porque ya se fue de la relación. Eso es lo que quiere decir irse de la relación.

Cuando por casualidad escucho a un AFC (típico beta frustrado) hablar sobre cómo “las relaciones se basan en la comunicación con tu novia/esposa”, no puedo evitar tener que controlar una carcajada. Si viene de un tipo que esta soltero, puedo llegar a disculparlo en parte por la simple falta de experiencia, pero cuando lo dice uno bien enchufado en un matrimonio, se que es una evidencia innegable de lo completamente condicionado que está. La mayoría de los hombres que dicen esto simplemente están repitiendo lo que sus novias siempre le dijeron sobre cual es la clave mas importante de una buena relación, pero como siempre en todo lo femenino siempre hay un propósito latente debajo de esa fachada de verdad aforista que se venden a si mismas.

Hace unos meses estaba en una cata con mis ‘promotoras’ y en algún momento una me cuenta sobre sus problemas con un ‘novio posesivo’ que obviamente causaba un desbalance de VMS en la relación al tenerlo bastante mas bajo que ella.

“Es muy frustrante Rollo, ¿Por que este pibe no entiende?”

Con esa bien practicada y seductora mirada, y el bamboleo de sus tetas de $5 mil dolares, mi chica había revelado indirectamente uno de los temas mas complejos y desconcertantes de la comunicación entre los sexos – las mujeres quieren que los hombres “simplemente entiendan”.

Entendelo

De Consejos femeninos sobre mujeres

El Hombre por el cual vale la pena competir es el tipo que tiene la capacidad de ver a través de sus mentiras y artilugios, ese hombre que con seguridad la desarma le demuestra que es ella quien tiene que ser digna de el en lugar de al revés. En esencia el fenómeno de los ‘consejos femeninos’ es una prueba de mierda gigante a escala social. Incluso tu propia madre y hermanas están implicadas, todas esperando que simplemente ‘lo entiendas’; que entiendas el mensaje verdadero y veas el desafío por lo que realmente es, sin tener que decírtelo abiertamente.

Ella quiere que vos ‘lo entiendas’ por tu cuenta, sin que te tengan que decir cómo. Esa iniciativa y la experiencia que necesitas haber tenido para poder haber desarrollado esa iniciativa son lo que te convierten en un Hombre por el cual vale la pena competir. Las mujeres desprecian al hombre que necesita que le digan que sea dominante. Decirle abiertamente a un hombre esto tira por el suelo toda su credibilidad como un macho genuinamente dominante. El hombre que ella quiere cogerse es dominante porque así es ‘la forma en la que el es’, ella no necesita decirle que lo sea.

Observar el proceso lo cambia. Esta es la función raíz de cada prueba de mierda que haya hecho alguna vez cualquier mujer. Si se le tiene que explicar la masculinidad a un hombre, eso quiere decir que este no es el hombre para ella.

En el ejemplo de mi promotora vemos esta paradoja de ‘entendelo’ desde la perspectiva de la vida sexual del hombre soltero, y en el escenario de Athol lo vemos desde la perspectiva de la vida sexual del hombre casado (o en una RLP). Hay muchos hombres que se van a quejar de que odian esa presunción de que tengan que ser telépatas y leer las mentes de las mujeres y que lo ideal sería que las mujeres simplemente se comunicaran abierta y directamente – de la misma forma que cualquier hombre con un mínimo de uso de razón se comunica. El problema es que si así lo hicieran, cambiarían la dinámica de la hipergamia. Como digo a menudo, las mujeres dicen que quieren la verdad, pero nunca quieren toda la verdad. Con la hipergamia no se jode ni se negocia.

Y es de acá de donde sale el meme de “la comunicación lo es todo”, el responsable por la ruptura de mas relaciones que las que cualquiera puede admitir. El problema no es que si te comunicas, sino que es lo que estas comunicando, y como lo estas comunicando. Muchísimos hombres, se quiebran con un “¡SI SOLO ME DIJERA QUE ES LO QUE TENGO QUE HACER PARA QUE ME AME, LO HARÍA!”, sin darse cuenta que la misma verbalización y creencia de una comunicación abierta y racional es la misma cosa que esta matando (o mató) todo el deseo que la mujer tenia por el.

Como escribí muchas veces, una verdad inmutable del universo es que el verdadero deseo no puede ser negociado. En mismo instante en el que le decís a tu esposa o tu novia que vas a intercambiar un comportamiento o actitud o creencia o cualquier tipo de compromiso a cambio de su deseo, cambias de forma fundamental su deseo de algo orgánico y natural a una obligación. Lo que ella desea, lo que su hipergamia quiere que le confirmes, no puede ser nunca explicado, solo puede ser demostrado. Si ella desea que vos seas mas dominante, que ella te lo diga cancela cualquier tipo de autenticidad e invalida el hecho de que vos te conviertas en alguien así. De nuevo, observar el proceso lo cambia – en un nivel totalmente subconsciente su hipergamia innata esta al tanto de la verdad.

Ella quiere un hombre que sabe que necesita ser dominante con ella, esa es la confirmación de la hipergamia.

(enlace al original en ingles)

La balada de Clark Kent

Cuando Luisa Lane conoció a Superman, lo conoció luchando contra el crimen, podía doblar el acero con sus propias manos, detener locomotoras, saltar encima de los rascacielos de un solo impulso; mierda ¡Si Superman hasta podía volar! Así es como un día conoce a Luisa y se la llevó volando, sacudió su mundo en la cama y terminó enamorándose de ella porque eso es lo que los Súper Hombres hacen. Después de un año de este torbellino, Luisa empieza a sentir que a su relación con Superman le estaba faltando algo, “¿Por qué tiene siempre que salir a luchar contra el crimen? ¿Por qué tiene que estar probando todo el tiempo que es tan Macho? ¿Tiene poca autoestima?. Necesita conectarse mas con su lado femenino. ¿Y que hay con MIS necesidades y por qué no puede madurar y buscar un trabajo de verdad? No me estoy haciendo más joven, ¿Sabes? Tiene responsabilidades que cumplir. ¿Cuándo voy a ver un anillo de compromiso?

Eventualmente esto termina desgastando a Superman y termina sometiéndose a los pedidos (¿demandas?) de Luisa. Igualmente después de todo el realmente ‘debería’ madurar, ¿no? Es lo correcto. Así que Superman se cambia su nombre a Clark Kent (Después de todo, Súper-‘HOMBRE’ era demasiado masculino) y consigue un trabajo como reportero en un gran periódico metropolitano. Clark empieza a usar anteojos – aunque tiene visión de Rayos X, y dispara lasers por los ojos, usa los anteojos porque Luisa le dice que lo hacen ver mas distinguido, intelectual y ademas a ELLA le gustan.

Pasa el tiempo y Luisa y Clark se casan. 5 años después de casados Luisa se termina aburriendo. Siempre lo mismo día tras día. Clark es tan mundano y previsible. Añora los días en que se iba volando y hacia ese truco tan bueno de doblar el acero, mientras recién salían. Hace rato que no hace nada de todo eso; y no es porque no pueda, sino porque Clark tiene miedo de que ella enfado y no quiera hacerlo esa noche si es que el se hace el ‘loquito’ con ella. De hecho hace tiempo ya que no tienen sexo tan seguido como antes, y ella parece no saber exactamente el por qué.

Entonces una noche Luisa se encuentra con un tipo adinerado llamado Bruce Wayne en una fiesta de caridad. Bruce era oscuro, misterioso ¡y con un muy buen estado físico!. Bruce no podía volar como Clark, pero se las arreglaba de otras formas. ¡Lucha contra el crimen! Usa una mascara y habla de forma cortante y decidida, sin desperdiciar las palabras. No usa anteojos (¡eso es tan retro!) y viene y va a su antojo, no el de ella. Apenas empezó a salir con ella le hizo sentir a Luisa escalofríos y un cosquilleo especial ahi abajo en lugares donde hacia rato no sentía.

Pasaron las semanas hasta que, después de una semana de 60 horas de trabajo en el Daily Planet (los departamentos de lujo no son baratos de alquilar), Clark llegó a casa usando el subte (ya que volar hacia rato que no se le ocurría hacer) y compró una docena de rosas para sorprender a Luisa en cuanto llegara al departamento (el pensaba que ella solía aceptar mas fácil tener sexo cuando el le mostraba su ‘costado femenino’). Sin embargo el que se llevó la sorpresa fue el pobre de Clark al abrir la puerta y descubrir a Bruce Wayne dándole de atrás a Luisa en la mesada de la cocina. Bruce se fue rápido mientras que Clark, boquiabierto del horror, presenciaba la escena sin emitir sonido.

“¿Cómo pudiste? ¡Después de todo lo que significamos el uno para el otro!” Clark empezó a llorar al tiempo que Bruce se disculpaba mientras cerraba la puerta de calle. Hacia rato que Clark se había acostumbrado a llorar para mostrar su sensibilidad.

“¿Qué podes haber visto en un tipo como ese?” Gimió como una colegiala.

“Bueno… no pude evitarlo” dijo Luisa con indiferencia “Batman es un Superhéroe”

Y ese es el peligro, ¿Dónde terminas vos y empieza ella? La razón por la que escribí Crisis de Identidad es exactamente esta: Los hombres suelen ponerse en una posición donde están siendo constantemente calificados a cambio de la intimidad con una mujer, y, comprensiblemente, las mujeres refuerzan esta situación porque las pone en control del Relato y las ayuda en su selección sexual. La mayoría de los hombres hacen cambios fundamentales conscientemente si creen que con eso van a aumentar sus chances de calificar para tener intimidad con una mujer. ¿Lo hacen por una inspiración genuina o porque razonaron deduciendo que esos cambios implican una calificación para ser aceptados – A+B=sexo?

Lo mas insidioso de esto es que cuanto mas desprovisto de intimidad esta un hombre, es mas probable que se autoconvenza de que el cambio es genuino. Siempre que escucho a un hombre o una mujer decir que “estamos trabajando en la relación” o “las relaciones son sobre el trabajo y el ceder para acomodar al otro”, lo traduzco el hombre cambiando o cediendo para acomodarse al ideal de la mujer. Es él quien esta siendo ‘arreglado’, esta roto y necesita cambiar. Usualmente llega al punto en donde el hombre realmente cree que HAY algo mal con el – tiene que conformar con la realidad de ella porque la realidad femenina es la realidad ‘correcta’. El duro despertar llega cuando ella descubre que el hombre en el que ella cambió a su marido es el completo opuesto de aquel al que ella estuvo atraída inicialmente.

(enlace al original en ingles)

Apreciación

Estoy en un matrimonio fantástico ya hace mas de 15 años, pero no voy a endulzar el hecho de que el matrimonio requiere sacrificios vitales para los hombres y que ninguna mujer puede entender o apreciar por completo. No estoy en contra del matrimonio, sino en contra del matrimonio desinformado, optimista, como-no-lo-viste-venir, impulsado por la uniquitis, inducido por la vergüenza, destinado a la bancarrota, marcando a tus hijos de por vida. Estoy en contra de ese matrimonio.

A las mujeres les encanta cuando te da por sentado. Se que suena raro, pero es cuando no te esta adulando constantemente y ya estas en tu décimo año de matrimonio y ya es parte de la conversación normal. “Ok, te amo, chau” es el cierre de todas las llamadas. No estas pensando en eso, porque no necesitas. Si te estas preguntando “¿Cómo saber cuándo me ama?”. No estas en un matrimonio saludable. Solo cuando se elimina esa familiaridad y confort cotidiano, es cuando ella puede apreciarte. Una vez que el amor se vuelve ordinario, la mujer rara vez lo expresa abiertamente – de hecho se espera que vos seas el que lo exprese – así que tenes que buscarlo de forma oculta.

Toda esa pelotudez de flores que lees en las tarjetas o ves en el Día de los enamorados o en tu aniversario fue escrito por alguien mas. Y si bien es lindo tener esos gestos ocasionales de apreciación, es mas importante ver el bosque detrás de los arboles. Los actos individuales de afecto no suman tanto como lo que ambos hacen en el día a día. Lo importante es la relación que tienen después de compartir tu desayuno numero 300 un sábado a la mañana mientras los chicos pelean por el control de la TV y ustedes hablan sobre qué facturas pagar primero y si el pasto hay que cortarlo esta semana o no, eso define el amor y el matrimonio. Si precisamente el tipo de cosas que nunca pensarías cuando la estas poniendo en su lugar o considerando subirla en tu categoría de plato.

De esto se trata el matrimonio; no es necesariamente aburrido (aunque a menudo lo es), sino ordinario. Es normal, común, o al menos se convierte en eso. Pensá en cuanta gente en el mundo vivió, se casó y murió haciendo exactamente lo mismo que vos. Esa es la verdadera prueba del matrimonio que nadie que no la haya experimentado antes puede encontrarle un verdadero sentido. La idea “feliz” es que tenes que “mantenerlo fresco” al matrimonio, pero incluso después de una noche de frescura, cuando la lencería ya está en el cesto de la ropa y vas a buscar a los chicos a la casa de la abuela la mañana siguiente, volvés al matrimonio rutinario que siempre tuviste. Esta es la mierda que nadie te cuenta cuando te venden el objetivo del matrimonio – el sentimiento de “¿Y ahora qué?” que viene inmediatamente después de que encontraste a LA INDICADA que estabas buscando, o el de “hice lo correcto” al casarte con ella porque de repente redescubrió la religión DESPUÉS de una maratón sexual de tres meses que termino en un embarazo (y no, no es lo que me sucedió a mi).

Apreciación

Creo que la mayor mentira que los hombres se dicen a si mismos es la de que eventualmente la mujer va a terminar apreciando los sacrificios que hace. Aprendetelo ahora mismo, nunca lo va a hacer. No lo hace porque las mujeres no tienen la habilidad de darse cuenta, y mucho menos de apreciar los sacrificios que hace el hombre para facilitar su realidad. Incluso la mujer mas iluminada, y apreciativa que conozcas opera en una realidad femino-centrica. Que los hombres hagan sacrificios personales por honor, respeto y amor son algo habitual. Se supone que haga esas cosas. ¿Sacrificaste tus ambiciones y potencial a cambio de darle una mejor vida a ella? Se suponía que hagas eso. ¿Resististe la tentación y no te acostaste con esa secretaria sexy que estaba lista para un polvo? Se supone que lo hagas. Tus responsabilidades para mantener el matrimonio, el hogar, la familia, etc, son cosa habitual – son lo esperado. Solo se los aprecia cuando están ausentes.

Esta es la totalidad de la realidad femino-centrica. Los hombres solo existen para facilitar la realidad femenina, y cualquier hombre que disputa esto (o que se anime a analizar sus aspectos) no es por lo tanto un “hombre”. Incluso el rebelde mas egoísta entre los hombres solo se define como rebelde porque no obedece las practicas comunes de los “hombres” en una realidad definida por la mujer. Irónicamente es justamente este rebelde quien es apreciado por el femenino por encima de aquellos hombres que si cumplirían con esa realidad (o incluso que la promueven).

El concepto de apreciación encaja muy bien en un montón de otros aspectos de las relaciones entre los géneros.

Por ejemplo en este hilo de conversación de El Hombre Maduro; asumí por un momento que un hombre de 40 años que tiene la posibilidad de salir con mujeres mas jóvenes “hace lo correcto” y busca relacionarse con una mujer de su propia edad. ¿Sería apreciado por haberle dado una nueva chance a una mujer mayor? ¿O se lo vería como que esta haciendo lo que se esperaba de él?

¿Sería apreciado el hombre que se casa con una madre soltera y la ayuda a criar el hijo de otro hombre? ¿Tendría aunque sea alguna influencia en la estimación que hace la mujer de su carácter, o simplemente estaría el hombre haciendo lo que se esperaba de el? Esta cuestión de la apreciación es el verdadero dilema del Caballero Blanco.

Las relaciones no son un trabajo

La familiaridad alimenta de hecho el menosprecio… y la mediocridad, y la rutina, la banalidad, la ordinariez… y es por eso por lo cual tantos matrimonios terminan en el tacho. Tanto hombres como mujeres se dejan estar.

El meme de “Las relaciones son un trabajo” es una Convención Social. ¿Cuántas veces escuchas a los hombres decir esas palabras? Esto termino filtrándose en la consciencia popular incluso entre los hombres. Para los hombres en una relación que adhieren a esto, especulo también que muchos de ellos están en una relación donde ELLOS son los que “hacen el trabajo” para la mujer quien a cambio los puntúa, por así decirlo. Y de los hombres solteros que adhieren a esta mitología, cada uno de ellos tuvo que ser condicionado por las mujeres para creer que este es el caso cuando se está en una relación. Las raíces de todo surgen de la creencia equivocada de que tanto las acciones de los hombres como sus sacrificios pueden ser apreciados en algún momento por las mujeres.

¿Cuál sería el mejor método para lograr que un hombre cumpla con la idealización que tiene una mujer sobre cómo debería ser su pareja perfecta (sin tomar en cuanta cuan retorcida y complicada sea esa definición)? Las mujeres creen en “arreglar”. “Sería perfecto si solo _____”, también dicen cosas como “estoy trabajándolo”. El problema es que cuando el condicionamiento pasa de “estoy trabajándolo” a “estamos trabajando en nuestra relación” es porque el hombre internalizó el relato de ella como propio. Es acá de donde deriva la mitología de “Relaciones como trabajo”. ¿Cuán a menudo es la mujer la que tiene que ‘trabajar’ para la relación?. Y si es ella, la terminología de la relación y las asociaciones cambian. ‘Trabajo’ implica que un hombre esta ajustando mejor su identidad a la de la relación ideal de ella, para encajar mejor en la realidad femino-centrica. Y ¿Que mejor forma de lograr esto que condicionándolo psicológicamente para que el quiera personificar el ideal de ella, incluso antes de haber siquiera conocido una mujer o haber estado en una relación?

(enlace al original en ingles)