Skip to main content

Apreciación

Estoy en un matrimonio fantástico ya hace mas de 15 años, pero no voy a endulzar el hecho de que el matrimonio requiere sacrificios vitales para los hombres y que ninguna mujer puede entender o apreciar por completo. No estoy en contra del matrimonio, sino en contra del matrimonio desinformado, optimista, como-no-lo-viste-venir, impulsado por la uniquitis, inducido por la vergüenza, destinado a la bancarrota, marcando a tus hijos de por vida. Estoy en contra de ese matrimonio.

A las mujeres les encanta cuando te da por sentado. Se que suena raro, pero es cuando no te esta adulando constantemente y ya estas en tu décimo año de matrimonio y ya es parte de la conversación normal. «Ok, te amo, chau» es el cierre de todas las llamadas. No estas pensando en eso, porque no necesitas. Si te estas preguntando «¿Cómo saber cuándo me ama?». No estas en un matrimonio saludable. Solo cuando se elimina esa familiaridad y confort cotidiano, es cuando ella puede apreciarte. Una vez que el amor se vuelve ordinario, la mujer rara vez lo expresa abiertamente – de hecho se espera que vos seas el que lo exprese – así que tenes que buscarlo de forma oculta.

Toda esa pelotudez de flores que lees en las tarjetas o ves en el Día de los enamorados o en tu aniversario fue escrito por alguien mas. Y si bien es lindo tener esos gestos ocasionales de apreciación, es mas importante ver el bosque detrás de los arboles. Los actos individuales de afecto no suman tanto como lo que ambos hacen en el día a día. Lo importante es la relación que tienen después de compartir tu desayuno numero 300 un sábado a la mañana mientras los chicos pelean por el control de la TV y ustedes hablan sobre qué facturas pagar primero y si el pasto hay que cortarlo esta semana o no, eso define el amor y el matrimonio. Si precisamente el tipo de cosas que nunca pensarías cuando la estas poniendo en su lugar o considerando subirla en tu categoría de plato.

De esto se trata el matrimonio; no es necesariamente aburrido (aunque a menudo lo es), sino ordinario. Es normal, común, o al menos se convierte en eso. Pensá en cuanta gente en el mundo vivió, se casó y murió haciendo exactamente lo mismo que vos. Esa es la verdadera prueba del matrimonio que nadie que no la haya experimentado antes puede encontrarle un verdadero sentido. La idea «feliz» es que tenes que «mantenerlo fresco» al matrimonio, pero incluso después de una noche de frescura, cuando la lencería ya está en el cesto de la ropa y vas a buscar a los chicos a la casa de la abuela la mañana siguiente, volvés al matrimonio rutinario que siempre tuviste. Esta es la mierda que nadie te cuenta cuando te venden el objetivo del matrimonio – el sentimiento de «¿Y ahora qué?» que viene inmediatamente después de que encontraste a LA INDICADA que estabas buscando, o el de «hice lo correcto» al casarte con ella porque de repente redescubrió la religión DESPUÉS de una maratón sexual de tres meses que termino en un embarazo (y no, no es lo que me sucedió a mi).

Apreciación

Creo que la mayor mentira que los hombres se dicen a si mismos es la de que eventualmente la mujer va a terminar apreciando los sacrificios que hace. Aprendetelo ahora mismo, nunca lo va a hacer. No lo hace porque las mujeres no tienen la habilidad de darse cuenta, y mucho menos de apreciar los sacrificios que hace el hombre para facilitar su realidad. Incluso la mujer mas iluminada, y apreciativa que conozcas opera en una realidad femino-centrica. Que los hombres hagan sacrificios personales por honor, respeto y amor son algo habitual. Se supone que haga esas cosas. ¿Sacrificaste tus ambiciones y potencial a cambio de darle una mejor vida a ella? Se suponía que hagas eso. ¿Resististe la tentación y no te acostaste con esa secretaria sexy que estaba lista para un polvo? Se supone que lo hagas. Tus responsabilidades para mantener el matrimonio, el hogar, la familia, etc, son cosa habitual – son lo esperado. Solo se los aprecia cuando están ausentes.

Esta es la totalidad de la realidad femino-centrica. Los hombres solo existen para facilitar la realidad femenina, y cualquier hombre que disputa esto (o que se anime a analizar sus aspectos) no es por lo tanto un «hombre». Incluso el rebelde mas egoísta entre los hombres solo se define como rebelde porque no obedece las practicas comunes de los «hombres» en una realidad definida por la mujer. Irónicamente es justamente este rebelde quien es apreciado por el femenino por encima de aquellos hombres que si cumplirían con esa realidad (o incluso que la promueven).

El concepto de apreciación encaja muy bien en un montón de otros aspectos de las relaciones entre los géneros.

Por ejemplo en este hilo de conversación de El Hombre Maduro; asumí por un momento que un hombre de 40 años que tiene la posibilidad de salir con mujeres mas jóvenes «hace lo correcto» y busca relacionarse con una mujer de su propia edad. ¿Sería apreciado por haberle dado una nueva chance a una mujer mayor? ¿O se lo vería como que esta haciendo lo que se esperaba de él?

¿Sería apreciado el hombre que se casa con una madre soltera y la ayuda a criar el hijo de otro hombre? ¿Tendría aunque sea alguna influencia en la estimación que hace la mujer de su carácter, o simplemente estaría el hombre haciendo lo que se esperaba de el? Esta cuestión de la apreciación es el verdadero dilema del Caballero Blanco.

Las relaciones no son un trabajo

La familiaridad alimenta de hecho el menosprecio… y la mediocridad, y la rutina, la banalidad, la ordinariez… y es por eso por lo cual tantos matrimonios terminan en el tacho. Tanto hombres como mujeres se dejan estar.

El meme de «Las relaciones son un trabajo» es una Convención Social. ¿Cuántas veces escuchas a los hombres decir esas palabras? Esto termino filtrándose en la consciencia popular incluso entre los hombres. Para los hombres en una relación que adhieren a esto, especulo también que muchos de ellos están en una relación donde ELLOS son los que «hacen el trabajo» para la mujer quien a cambio los puntúa, por así decirlo. Y de los hombres solteros que adhieren a esta mitología, cada uno de ellos tuvo que ser condicionado por las mujeres para creer que este es el caso cuando se está en una relación. Las raíces de todo surgen de la creencia equivocada de que tanto las acciones de los hombres como sus sacrificios pueden ser apreciados en algún momento por las mujeres.

¿Cuál sería el mejor método para lograr que un hombre cumpla con la idealización que tiene una mujer sobre cómo debería ser su pareja perfecta (sin tomar en cuanta cuan retorcida y complicada sea esa definición)? Las mujeres creen en «arreglar». «Sería perfecto si solo _____», también dicen cosas como «estoy trabajándolo». El problema es que cuando el condicionamiento pasa de «estoy trabajándolo» a «estamos trabajando en nuestra relación» es porque el hombre internalizó el relato de ella como propio. Es acá de donde deriva la mitología de «Relaciones como trabajo». ¿Cuán a menudo es la mujer la que tiene que ‘trabajar’ para la relación?. Y si es ella, la terminología de la relación y las asociaciones cambian. ‘Trabajo’ implica que un hombre esta ajustando mejor su identidad a la de la relación ideal de ella, para encajar mejor en la realidad femino-centrica. Y ¿Que mejor forma de lograr esto que condicionándolo psicológicamente para que el quiera personificar el ideal de ella, incluso antes de haber siquiera conocido una mujer o haber estado en una relación?

(enlace al original en ingles)

Cómo ganar peso y masa muscular con la Dieta Paleo

Este artículo va dirigido principalmente a aquellos que ya están contentos con su peso y quieren aumentar considerablemente su masa muscular, sin salir del contexto de la Dieta Paleo.

El objetivo primordial de la Dieta Paleolítica es llegar a la mejor expresión genética posible de nuestro cuerpo, obtener fuerza funcional, salud óptima y longevidad ampliada. En otras palabras, darle el máximo rendimiento posible al conjunto de genes que heredaste de tus antepasados. Estos son los objetivos principales del Estilo de Vida Paleo, lo que no significa que no puedas tener un poco de músculo extra con un poco de esfuerzo adicional. La cuestión es, ¿cuánto y a qué precio?

 

La masa muscular es más saludable que la masa adiposa. Generalmente, cuanta más masa muscular tiene una persona, más tiempo vive. Pero incrementar la masa muscular en detrimento de la agilidad, fuerza o velocidad es, en mi opinión, contraproducente. ¿Qué preferirían nuestros antepasados, tener unos bíceps enormes o la habilidad para cargar una presa al poblado?

A no ser que seas un culturista, no te recomendaría simplemente aumentar tu masa muscular sin un aumento proporcional de tu fuerza real. Esos bíceps gigantes puede que se vean bien en la playa, pero también se ve bien un cuerpo de persona joven y atlética, capaz de hacer 20 dominadas o levantar el doble de tu propio peso.

Por su puesto todos somos diferentes. Los componentes principales son los mismos pero la reproducción sexual nos hace tener una genética única y pequeñas variaciones que afectan al modo en que respondemos a nuestro entorno. Es por lo que algunas personas son bajitas y otras altas, o por lo que algunos responden mejor a los carbohidratos que otros. De la misma forma, algunas personas tienen de forma natural más masa muscular. Son de forma innata más musculares que la persona media, y aumentar esta masa es normalmente fácil para ellos. Y por otro lado están quienes les cuesta ganar un kilo, puede que aumenten su fuerza pero esto no parece producir más masa muscular. Mi consejo inicial para estas personas es que no se preocupen, mientras seas constante y aumentes tu fuerza, lo estás haciendo bien.

Es gracioso ser el típico flaco del gimnasio capaz de levantar más que muchos o hacer más dominadas pero que parece no aumentar su masa muscular (¿quién no quiere acompañar la fuerza con un poco más de músculo?). Para conseguir esto en un contexto de Dieta Paleo debes saber que seguir aumentando tu fuerza inevitablemente requerirá un aumento de masa, además debes estimular las hormonas anabólicas que todos usan para ponerse grandes, sólo que con un poco más de conciencia y entusiasmo.

Las hormonas principales que contribuyen al anabolismo muscular son la testosterona, la hormona del crecimiento y el factor de crecimiento insulínico tipo 1. Veamos un poco sobre cada una y como utilizarla:

Testosterona

Entre otras cosas, tiene un papel importante en favorecer la síntesis de proteínas además de trabajar con otras hormonas como la del crecimiento y la de crecimiento insulínico de tipo 1 para mejorar su función (lo veremos más adelante). Si quieres aumentar tu fuerza y tener más músculo, la testosterona es un requisito (no te preocupes, ¡No hace falta ningún tipo de inyección!)

Hormona del crecimiento

Su propio nombre lo indica. Ayuda al crecimiento muscular y quema grasa. Mantenerse delgado es una parte muy importante de construir músculo ya que si no parecerás hinchado.

Factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1)

La hormona del crecimiento estimula la producción de IGF-1 en el hígado. De hecho, se sospecha que el IGF-1 es responsable de la mayoría de los efectos de aumento de masa de la hormona del crecimiento.

Estas hormonas trabajan juntas. De hecho para maximizar su potencia de crecimiento muscular, debes tener presentes las 3. La testosterona aumenta el IGF-1, pero sólo en la presencia de hormona del crecimiento.  Y la hormona del crecimiento funciona de forma independiente al IGF-1, pero sus efectos son mayores cuando actúan juntas.

El  papel del sistema nervioso central

 

Para que tu cuerpo empiece a producir estas beneficiosas hormonas anabólicas, primero tienes que darle una razón para que lo haga. Debes darle a tus genes una razón para que se expresen. La forma más efectiva de hacerlo es estimulando el sistema nervioso central (SNC). Pero éste no es fácilmente perturbable y no le importará un estímulo si no es lo suficientemente fuerte.

Si insistes en hacer ejercicios aeróbicos suaves o músculos aislados tu SNC apenas se dará cuenta. En cambio si haces algo como levantar mucho peso o hacer sprints tu SNC se dará cuenta de que un esfuerzo serio está siendo realizado y notificará al hipotálamo, que a su vez mandará la señal a la glándula pituitaria.  Este pequeño (pero importantísimo) miembro del sistema endocrino es la glándula que indica a tus testículos que produzcan testosterona. Es también la glándula que sintetiza y segrega hormona del crecimiento.

La IGF-1 es en su mayoría producida por el hígado, pero su producción es facilitada por la presencia de hormona del crecimiento, así que podemos ver que todo se resume a estimular el SNC. Hacer “cardio” no afecta tu SNC de forma significativa, por eso es por lo que el estilo de vida paleo no lo recomienda, sprints vigorosos y el entrenamiento de alta intensidad sí que lo estimularán así que hazlos si quieres maximizar el crecimiento muscular.

Cortisol: una hormona a evitar

Promover el crecimiento muscular y la fuerza requiere evitar excesivas cantidades de hormonas catabólicas (quemadoras de músculo) como el cortisol.

El cortisol es la hormona del stress, y existe por una razón muy importante (tratar con situaciones de “huir o pelear” , sueño inadecuado, ansiedad), pero en grandes cantidades el cortisol incrementa los aminoácidos sérum descomponiendo músculo, inhibiendo la síntesis de proteínas y reduciendo el consumo de aminoácidos de los músculos – todo cosas terribles para el crecimiento muscular.

Examinando todavía más el problema, vemos que el músculo descompuesto es convertido en glucosa en sangre, lo que aumenta la secreción de insulina  y por lo tanto te hace más resistente a la misma promoviendo el almacenamiento de grasa.

La mayoría de las personas siguiendo el estilo de vida paleo minimizan sus niveles de cortisol consiguiendo un sueño de calidad y reduciendo el stress, pero si estás preocupado por construir músculo debes saber que el entrenamiento excesivo sin suficiente tiempo de recuperación también aumenta el cortisol.

Levanta cosas realmente pesadas

Te recomiendo leer mis artículos sobre entrenamiento de alta intensidad (HIT) para que planees una rutina adecuada. Este entrenamiento producirá la respuesta hormonal que deseamos.

Recomiendo usar pesas en ejercicios que no sean de un solo músculo aislado, llegando al fallo muscular en 7-12 repeticiones (1 sola serie por ejercicio) y descansar un mínimo de 4 días los músculos que hayas usado.

Come muchas (muchísimas) plantas y animales

Simplemente si quieres subir de peso tienes que comer más que antes. Necesitas más proteínas para que tus hormonas las sinteticen. Céntrate en la carne y los huevos.

Come bastante grasa saturada y monoinsaturada. La grasa reduce la secreción de insulina y aumenta la producción de testosterona .Además come con frecuencia, si estás buscando subir de peso el ayuno intermitente  o saltarte comidas en este caso no es lo más adecuado.

En los días de entrenamiento más duros o de sprints, aumenta tu consumo de carbohidratos mediante patatas o arroz blanco (nada de granos). Si quieres más información sobre esto lee mi artículo sobre la Dieta Paleolítica adaptada para deportistas.

Yo personalmente creo que si cuidas tu dieta y haces el ejercicio adecuado, tu cuerpo tenderá hacia su estado óptimo (que suele ser bajo en grasa y musculado, pero sin hipertrofia), pero por otro lado me parece bien que haya personas que quieran ganar más músculo, sobre todo si van acompañados de una fuerza equivalente, así que aquí os dejo mis consejos.

 

(enlace al original)